El café es uno de los productos más representativos de México. Su manufactura se lleva a cabo principalmente en las poblaciones indígenas que se sitúan en los estados de Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Hidalgo, San Luis Potosí, Veracruz y Puebla. Se produce a partir de dos especies de arbustos del cafeto, estás son la arábiga, árabe o arábica y la robusta o canéphora.

La variedad genérica que mayormente se produce en territorio nacional, es la arábiga, de la que se derivan el criollo, bourbón, caturra, catimor, Maragogipe y Mundo Novo. Otras diversidades que destacan son la Coatepec, Pluma Hidalgo, Jaltenango, Marago y natural de Atoyac.

Al contar con un alto nivel de comercialización alrededor del mundo, este producto agrícola debe su gran calidad a la topografía (características de la superficie de un terreno), altura, climas y suelos del país; así como al trabajo que realizan sus productores, en su mayoría nativos mexicanos, al cultivarlo en sus tierras.

En la actualidad, nuestro país es el sexto productor mundial de café, con una producción nacional promedio histórica de 4.5 millones de sacos (60 kg c/u) en los últimos 15 años, cifra que se agradece a la labor de las familias productoras, quienes contribuyen en la mejora del crecimiento del sector alimentario.  

Sabías que…

El café es uno de los principales productos genéricos que se comercializan  mundialmente. Su producción se realiza por lo regular en las zonas tropicales. Actualmente, más de 80 países lo cultivan y lo exportan en sus diferentes tipos.