Se les conoce como recursos genéticos a los materiales hereditarios de valor actual o potencial, ya sea de origen animal, vegetal, microbiano u otros organismos que contengan unidades funcionales de herencia. Estos incluyen genes, moléculas, semillas, plasma, entre otros componentes.

Gracias a estas materias primas que poseen un amplio potencial de uso en la alimentación, agricultura, sector farmacéutico e industrial; las distintas formas de vida de especies animales, vegetales o microbianas se diferencian entre sí y desarrollan tanto sus características y propiedades particulares.

Son también la base del desarrollo de nuevas variedades de cultivos, productos (cosméticos y fragancias) y material para la biotecnología moderna. Asimismo, suponen alternativas a la conservación de alimentos, solución de problemas de contaminación y al control biológico de plagas.

En México, la SAGARPA cuenta con el Centro Nacional de Recursos Genéticos (CNRG), que contribuye al rescate, cuidado, uso, potenciación y aprovechamiento sustentable de la riqueza genética agrícola, forestal, microbiana, pecuaria y acuícola que existe en el país.