-MTRO. ENRIQUE QUINTANA LÓPEZ: Omití decir, Presidente, que intercalaremos algunas preguntas que nos han hecho llegar periodistas de El Financiero y ejecutivos de Grupo Interacciones.

Pero comenzamos con las preguntas de la audiencia. El señor Roque González, se encuentra por acá. Le pueden proporcionar el micrófono.

-SR. ROQUE GONZÁLEZ: Señor Presidente:

Usted fue pionero con la creación de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, demostrando el interés en el desarrollo urbano y en la planeación de las ciudades.

Cree usted que la planeación eficaz del desarrollo urbano es un factor vital para el desarrollo económico, como lo demuestran los casos de China y Singapur.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Muchas gracias, Roque, por la pregunta.

Efectivamente. Al inicio de mi Administración nos propusimos y hemos venido trabajando en alcance a las nuevas políticas, sobre todo de vivienda y de planeación urbana, porque hay que reconocer que el cambio demográfico, y además de asentamiento que hoy tenemos en nuestro país es muy distinto del que apenas teníamos hace unos 30 o 40 años, y ya no se diga de hace 100 años, hoy que estamos celebrando 100 años, por varios motivos, desde la creación de nuestro Ejército, nuestra Constitución.

Pasamos de ser un país eminentemente rural a ser un país eminentemente urbano. Prácticamente casi el 80 por ciento de la población de nuestro país vive en las grandes urbes.

Y lo que vimos en este proceso de crecimiento y de transformación y de migración del campo a las ciudades fue el crecimiento de ciudades de forma anárquica, poco planeada y que, además, dejaron de asegurar calidad de vida para sus habitantes.

Eso nos llevó a dar marco a la creación de esta Secretaría para hacerla rectora realmente de la planeación urbana y de la construcción de vivienda; de poder armonizar los esfuerzos de distintas instituciones del Estado mexicano, entre ellas el INFONAVIT y otras más que están dedicando esfuerzos precisamente para apoyar el desarrollo urbano y la construcción de vivienda.

Pero hoy hemos prácticamente puesto condiciones muy específicas para asegurar la debida planeación.

No más construcción de vivienda en lugares tan distantes, como se vinieron haciendo en los años recientes.

Antes de tomar las riendas de esta Administración, vimos el desarrollo de mucha vivienda en lugares muy alejados, francamente alejados de los centros de trabajo. Y eso dio por resultado que quienes adquirieron esas viviendas prácticamente hay miles, más de 100 mil viviendas que hoy prácticamente están abandonadas, deterioradas, y donde quienes las adquirieron, prácticamente no las están habitando.

Hoy estamos trabajando en mecanismos, primero, para el financiamiento, otorgado por las distintas instituciones de la banca de desarrollo y de vivienda, asegurándose que se privilegie la vivienda vertical y más cercana a los centros de trabajo.

Segundo. Estamos apoyando con mayor crédito la adquisición para nueva vivienda o para mejora de vivienda, y se han otorgado más de tres millones de créditos en este propósito, más de tres millones de familias se han beneficiado a partir de estos esfuerzos de distintas instituciones del Estado mexicano.

Solamente el crédito otorgado por INFONAVIT es casi 40 por ciento más de lo que se había otorgado en los años anteriores al inicio de esta Administración, para la adquisición de vivienda.

Sin duda, estoy convencido y con ello para no extenderme más en esta respuesta, estoy convencido de que las políticas de planeación urbana y de construcción de vivienda, tienen que estar condicionadas a asegurarle a la población y a quienes habrán de habitar esa vivienda el que tengan satisfactores y que tengan calidad de vida.

Esa es, precisamente, la premisa que hoy estamos queriendo observar.

Y esto ha significado  para todos los desarrolladores de vivienda un cambio relevante e importante. Tuvieron que ajustar sus planes, había quienes ya habían adquirido vivienda, perdónenme, tierra en lugares ya muy distantes de las ciudades, tuvieron que ajustar sus planes de edificación de nuevos desarrollos, tuvieron que ajustarse a esta nueva política de vivienda que, sin duda, está orientada, repito, y ese es el eje central, a que esa vivienda signifique calidad de vida para los habitantes o para quienes ocupen dicha vivienda.

Y, esto, sin duda, impacta en la percepción, en el sentir de la sociedad y en el desarrollo económico que tenga nuestra Nación.

Muchas gracias, Roque, por la pregunta.

-MTRO. ENRIQUE QUINTANA LÓPEZ: Presidente, si me permite, ahora tomamos una de un periodista de El Financiero, Pablo Hiriart, que por cierto se encuentra por acá. Ya nos hizo llegar previamente su pregunta.

Ante las dificultades de los gobiernos de minoría, ¿considera necesaria la segunda vuelta en la elección presidencial para formar gobiernos de coalición?

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Es una buena pregunta. Y déjenme fijarles mi posición, muy personal, la que políticamente he tenido frente a este tema.

Y lo decía al inicio de mi intervención, yo creo que el pretender ir a una segunda vuelta para garantizar gobernabilidad y la construcción de mayorías, me parece una afirmación que resulta en una ficción.

En este Gobierno hemos logrado concretar acuerdos políticos, no teniendo mayoría absoluta, precisamente, que han permitido hacer las reformas estructurales.

En consecuencia, me parece que una segunda vuelta sólo construye mayorías de forma ficticia, porque la elección presidencial no necesariamente va a acompañada de la elección de quienes son representantes en el Congreso.

Y tenemos ejemplos como el de Perú, por ejemplo. Perú, que sí tiene una segunda vuelta, pues hoy tenemos que la mayoría de los congresistas en la Cámara de allá, del Perú, pues son del partido distinto al que tiene o al que sostiene hoy, al Presidente electo en una segunda vuelta.

Por eso, me parece que no es el mejor modelo para asegurar la construcción de mayorías que permitan impulsar una agenda de transformaciones, o lo que se requiera para impulsar el desarrollo de un país.

Segundo tema, y me parece hoy importante, sobre todo, cuando hoy hay varias voces que vienen invocando el tema de la segunda vuelta.

Creo que no es éste el momento más oportuno para pretender hacer un ajuste a las reglas que habrán de seguirse en la elección, particularmente, presidencial y del 2018. Estamos a menos de dos años de distancia de que tenga lugar esta elección.

Hemos hecho, en esta Administración, un cambio en el régimen político-electoral al inicio de esta Administración. Como suele ocurrir, el acuerdo y el consenso entre los distintos partidos políticos, que es fundamental y clave, que haya un amplio consenso entre las distintas fuerzas políticas para poder impulsar cambios a las reglas que rigen los procesos democráticos.

Veo inconveniente, políticamente, pretender hacer ajustes y cambios a menos de dos años de distancia. Porque lo que da lugar, precisamente, el hacer los ajustes al inicio de toda Administración, al inicio de un periodo de Gobierno, es que esas reglas que se consensan entre las distintas fuerzas políticas, se prueben en las distintas elecciones que tienen lugar durante los casi seis años antes de una nueva elección presidencial.

Hoy no estaríamos en oportunidad de probar esas nuevas reglas.

En consecuencia, creo que es un tema que todavía dará espacio a un amplio debate en el Congreso.

Creo que éste no es el momento oportuno para pretender hacer un cambio en nuestro régimen político-electoral por la distancia que estamos de la elección.

Y junto a este tema de la segunda vuelta, hay otros temas que también no se han revisado todavía y que estoy seguro serán parte de la agenda que en el futuro se tenga.

Si disminuimos o no el número de legisladores en el Congreso; si podemos ya, dada la vitalidad que tiene nuestro sistema político, la fuerza y presencia que hay de las diferentes fuerzas políticas, evitemos que tenga una representación también medio artificial, a través de la representación proporcional, ajustemos nuestro marco para eliminar en un número razonable el número de legisladores.

Yo propuse que se fuera de 500 a 400: 100 de representación, 300 de mayoría directa, y tampoco se abrió ese debate.

Son de los temas que políticamente me parece merecerán y tendrán la atención del Congreso, pero advierto que a estas alturas del partido y del juego no es posible, simplemente porque no creo que se encuentre un amplio consenso entre los jugadores, entre las distintas fuerzas políticas para hacer ajustes a las reglas de un proceso que tendrá lugar en menos de dos años.

-MTRO. ENRIQUE QUINTANA LÓPEZ: Gracias, Presidente.

Continuamos con Javier Fernández.

-JAVIER FERNÁNDEZ: Señor Presidente, muy buenas tardes.

La economía en nuestro país depende básicamente de la pequeña y mediana industria.

He participado en Los Pinos en algunas de las presentaciones de las grandes inversiones de las empresas extranjeras que están invirtiendo en México, sobre todo, en la industria automotriz.

Sin embargo, estoy convencido de la necesidad de apoyar y fomentar el desarrollo de la pequeña y mediana industria en México, y esa pequeña y mediana industria es familiar.

Tengo una gran duda, porque empezaron a surgir rumores sobre cambiar el régimen impositivo en relación a las herencias y a los donativos. Cosa que nos desalienta un poco a las familias, porque las pequeñas y medianas industrias son familiares, qué va a pasar con nuestro negocio a la hora de que lo heredemos.

Esa es mi pregunta. Cuál sería su opinión.

Muchísimas gracias.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Muchas gracias, don Javier.

Mire, lo primero que tengo que decirle es, yo creo que en el tema fiscal puede caber todavía un debate amplio sobre mejores formas para promover las inversiones, para generar mayores incentivos.

Pero yo he hecho un compromiso frente a los mexicanos: el no modificar el marco legal, el darle certeza sobre el marco que hay dentro del régimen fiscal.

Procesamos una reforma fiscal, asumiendo el costo que esto representa, en el propósito central, realmente de fortalecer la capacidad del Estado para poder hacerle frente a las demandas de la sociedad; el de darle mayor fortalecimiento financiero; el tener o evitar o tener una menor dependencia del ingreso petrolero, y más considerando que sin haber previsto entonces la caída en los precios del petróleo, como habría de registrarse.

Temas como el que usted apunta me llevan a decirle, primero, creo que la pequeña y mediana empresa han tenido, durante mi Administración, un notable e importante apoyo y respaldo.

Creamos el Instituto Nacional del Emprendedor, precisamente para fortalecer el desarrollo de pequeñas y medianas empresas.

Y no sólo impulsarlas y crearlas, sino acompañarles en el desarrollo.

Recientemente me reuní con jóvenes que forman parte de este ecosistema de emprendedores. Y es sorprendente ver el desarrollo, la innovación que están promoviendo dentro de sus proyectos y también los fracasos a los que se enfrentan.  

Yo les dejé mi mensaje, decirles: A ver, no teman fracasar, porque si hay alguna lección importante que adquirir cuando se está formando una empresa es incurrir en el fracaso, en el tropiezo, levantarse y volver a construir.

Entonces, somos un Gobierno. Mi Gobierno es uno que cree de manera muy fuerte y muy decidida en los emprendedores, en las pequeñas y medianas empresas. Creamos incentivos precisamente dentro del marco legal y el régimen fiscal para apoyarles.

Estoy resuelto a no hacer mayores ajustes. Ni más impuestos, ni mayores tasas impositivas; dejar el marco legal como lo impulsamos desde la Reforma fiscal para generar certeza.

Y además viene ahora un nuevo plan también para apoyar la creación de estas empresas en lo que hemos denominado las Zonas Económicas Especiales, donde sí habrá un régimen fiscal especial para incentivar la inversión en una proyección de largo plazo, seguramente de 10 o 15 años, para dar grandes facilidades a empresas que se establezcan en las zonas, que me parecen merecen hoy un mayor impulso en el desarrollo de estas regiones, que se han quedado rezagadas frente al desarrollo que vive el resto del país.

Pero cerrando, no habrá cambio al régimen fiscal. Nos hemos propuesto mantenernos, darle certeza, fue el compromiso hecho ante los mexicanos, después de haberse aprobado una reforma fiscal, que estas reformas nunca terminan por ser populares, pero siempre necesarias.

México era un país que recaudaba muy poco, frente a lo que otras naciones del mundo, de la región, no me estoy contrastando con los grandes países, con países como Francia que tienen tasas impositivas de más de 70 por ciento y de países de mayor desarrollo.

Me estoy comparando con países o economías emergentes similares a México, en donde los niveles de recaudación frente a ellos eran muy bajo el nuestro, y donde teníamos una enorme dependencia de ingreso petrolero, 40 por ciento de los ingresos de las finanzas públicas dependían del ingreso petrolero.

Seguramente este año sólo representarán del orden del 15 o 16 por ciento, pero al final de cuentas había que fortalecer la capacidad del Estado para hacerle frente a tantos frentes y demandas que hay en la exigencia, no en la exigencia, en la necesidad de la sociedad mexicana para atender distintos temas.

Es así como nos habremos de conducir en los próximos años.

Muchas gracias.

-MTRO. ENRIQUE QUINTANA LÓPEZ: Gracias, Presidente.

Mario Carbonell, editor en El Financiero, nos pregunta: poco antes de ser Presidente en una entrevista televisiva describió algunos personajes del nuevo PRI, aludiendo a varios exgobernadores, entre ellos Javier Duarte, actualmente acusado, ¿sigue pensando que representaban al nuevo PRI?

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: No recuerdo yo la alusión, pero seguramente en algún momento la hice.

Si es la referencia, yo creo que, si me permiten hablar del partido en el que yo milito, con gran orgullo, que es el PRI, el partido de mayor, más antiguo, más viejo de México, pero que sigue siendo un gran partido, y yo creo que ha tenido dentro de sí mismo una enorme renovación al paso de los años.

El PRI es un partido que ha sido artífice y constructor de las grandes instituciones, no exento de errores, no exento de fracasos, no exento de desaciertos, como me parece ocurre en todas las fuerzas políticas del país. Pero, cuál es la realidad que hoy tenemos.

Hoy tenemos una gran vitalidad de nuestra democracia, hemos consolidado nuestra democracia. Hoy tenemos presencia de distintas fuerzas políticas, que todas en sí mismas tienen enorme fuerza y presencia en diferentes partes de la geografía nacional.

Y eso nos hace tener obviamente en la representación nacional un Congreso, en donde tienen presencia estas fuerzas políticas.

Creo que nadie pone hoy en duda que nuestros procesos democráticos son confiables, casi nadie pone en duda que nuestras autoridades electorales realmente arbitran los procesos electorales con una gran imparcialidad.

Y algo que es notable, que a veces escapa del conocimiento la gran mayoría, cada proceso electoral, y sólo me refiero a las elecciones presidenciales, de las últimas tres elecciones presidenciales que ha habido en nuestro país, desde que llegó la primera alternancia al Gobierno en nuestro país, la participación de la población ha venido creciendo.

Resulta una ironía frente, por un lado, tener este desencanto, de acuerdo al Latinobarómetro, en la democracia, pero, al mismo tiempo, vemos una creciente participación de la sociedad en los procesos político-electorales. Y esto sólo es consecuencia de la credibilidad y confianza que hay, precisamente, en los procesos y en las autoridades.

A la pregunta específica, porque no piensen que la quiero evadir, lo que dije de quienes han sido señalados.

Yo he señalado que cada actor político, no importando el partido político en el que milite, es responsable de sus propios actos.

Los señalamientos, puede haber siempre varios, y yo lo único que sí he sido crítico es aprovecharse o pretender tomar oportunidad política en un señalamiento, a veces, poco fundado y vano. Y a partir de ahí cada quien responde de los señalamientos.

Creo que las autoridades competentes serán las responsables de definir si en ellos y en otros más señalados, hay o no responsabilidades. Esto es una tarea, precisamente, de las áreas de procuración de justicia y del Poder Judicial.

Pero creo que este tema por sí mismo no riñe y, más bien, no contraviene lo que me parece ha ocurrido en el partido en el que yo milito, que es una renovación interna, un entreveramiento generacional, que ha ocurrido con el tiempo, al ser el partido más antiguo.

Y como otros que ya, también, tienen una gran antigüedad, el segundo más antiguo ya es Acción Nacional.

Son partidos que se han consolidado y que seguramente, no seguramente, estoy convencido, cada partido ha definido sus propios procesos de renovación, de cambio y de transformación, y de ajuste a la nueva realidad política que vive nuestro país.

Y ahí está, yo creo que la actitud que los partidos han asumido. Cuando han perdido algunas elecciones las asumen, y las celebran cuando tienen victorias. Eso me parece es parte de la realidad política que, para fortuna, vive la democracia mexicana.

Muchas gracias.

-MTRO. ENRIQUE QUINTANA LÓPEZ: Gracias, Presidente.

Héctor Martínez.

-HÉCTOR MARTÍNEZ: Buenas tardes, señor Presidente.

Mi duda es, por qué PEMEX, siendo una empresa tan rentable, no puede pagar sus deudas.

Voy a hacer, voy a ponderar números para hacerlo más rápido. El costo de extracción de un barril es aproximadamente de 20 dólares y el precio ponderado de venta, lo voy a considerar sobre 70 dólares, lo cual me representa, bueno, hablando históricamente, hablando históricamente y ponderado.

Si una utilidad de 50 dólares, también voy a ser muy conservador, es la producción diaria que fueran dos millones de barriles, estaríamos hablando de 50 dólares por dos millones, estamos hablando de 100 millones diarios de dólares de la producción; si lo trasladamos a un mes, estamos hablando de que son tres mil millones; lo multiplicamos al año, estamos hablando de miles de millones de dólares.

La pregunta es: Por qué PEMEX no puede pagar sus deudas.

Eso es hablando de la extracción. Si metemos la refinación, que es otro negocio también tan rentable, me pregunto, por qué PEMEX no puede pagar esas deudas.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Héctor, ha hecho usted números muy alegres, ojalá y fueran de precios ponderados de 70 dólares por barril. Andamos en los 40 y queremos más o menos llegar a mejores precios.

Ya estuvo aquí el Director de PEMEX, que estoy seguro, ojalá le hubieran hecho la pregunta a él, porque creo que éste es un tema complejo, sobre todo, costos y precios, y finalmente lo que queda.

Por qué.

Porque PEMEX ha estado, ha tenido un régimen fiscal especial, es el principal contribuyente del Estado mexicano.

PEMEX ha sido el gran financiador, como empresa del Estado mexicano, realmente del desarrollo nacional.

Los ingresos del Estado, de los gobiernos, ya lo decía yo al inicio de esta Administración, representaban el 40 por ciento, y lo fueron más en otros años.

Y creo que el gran cambio que hoy PEMEX está experimentando es fruto de la Reforma Energética. PEMEX yo creo que hoy estaría enfrentando problemas mucho más serios y más agudos de no haberse hecho la Reforma Energética; los estaría enfrentando PEMEX, los estaría enfrentando el país.

Si algo nos ha permitido y, por eso, y además el mundo así lo analiza y lo valora, y me refiero a los expertos del mundo, a las grandes calificadoras, a los analistas financieros, que observan a México, somos como al final de cuentas lo es, yo digo que una nación es como cualquier familia, o tiene crédito o no tiene crédito; genera confianza al exterior o no la genera; es sujeto de crédito o no.

Somos una economía emergente, es decir, somos una economía que apenas está en ascenso, y tenemos que cuidar, y es algo que hemos privilegiado, cuidar la confianza que proyectamos hacia el exterior.

Dos reformas que, sin duda, nos han permitido como Nación sortear de mejor manera el entorno financiero complejo que el mundo a todos nos está presentando, son:

Primero. La Reforma Fiscal, que permitió que el Estado mantuviera un nivel de ingreso y una mayor recaudación, sin depender del ingreso petrolero. Cuando no lo sabíamos, que se iba a caer y que se iba a caer drásticamente.

Y segundo. Precisamente de precios como quisiéramos que estuviera. A 20 dólares llegó a estar. Algunos días llegó a estar a 20 dólares el barril.

Hoy anda, en promedio, porque lo que importa aquí es el promedio anual, hay días buenos y días malos, aquí el promedio anual yo creo que estaremos ligeramente arriba de 30 dólares por barril promedio anual, por ahí, 30 y muy bajos.

La otra gran reforma que nos ha blindado de mejor manera es la Reforma Energética. Porque lo que PEMEX, por cierto, no sé si el Director de PEMEX se los habrá adelantado, próximamente habrá de presentar el Plan de Negocios de PEMEX.

Y qué es lo que le permitirá presentar un plan, como habrá de ser, muy agresivo para impulsar el desarrollo de PEMEX, para darle viabilidad financiera o darle mayor fortaleza financiera a PEMEX, un horizonte de crecimiento y desarrollo a PEMEX, siendo PEMEX una de las grandes empresas productoras de petróleo del mundo, la octava productora del mundo hoy en día, es la Reforma Energética.

Quizá la gran herramienta que nos genera un mayor blindaje es la Reforma Energética. No haber tenido una Reforma Energética, ya tuvimos una experiencia, aquí hay generaciones que sí se acuerdan, otras que no, pero en los años 80 nos pasó más o menos igual.

A precios constantes, los dos grandes momentos que ha habido en los precios del petróleo y pareciera que eso sólo se presenta cada 30 años, fue en los años 80, que alcanzaron precios, a precios constantes de 90 dólares por barril, y en los años 2009, 2010, que llegó a estar arriba de 100 dólares el barril en promedio.

Fuera de ahí, hemos tenido otros precios. En ese escenario, repito, es la Reforma Energética lo que le da una gran palanca a PEMEX, para poder crecer.

Perdón, en lo que iba a hacer referencia. En los años 80, la caída en los precios del petróleo le significó entrar en una crisis económica, que vivimos los mexicanos, porque la única manera de hubo para hacerle frente en ese entonces a los retos que representaba la caída tan brusca en los ingresos petroleros, que además tenía un mayor componente entre los ingresos del Estado, fue a través de los recursos fiscales, prácticamente nos quedamos sin capacidad en ese entonces.

Hoy, PEMEX sí tiene otras herramientas, sí tiene una muy importante: la Reforma Energética. Eso evita que el Estado tenga que gastar, meterle recursos fiscales, lo hace, precisamente, para apoyar distintos proyectos, seguramente el Director de PEMEX les habrá mostrado, espero yo, cómo en los últimos 10 años ha crecido significativamente la inversión que se ha hecho en exploración para encontrar nuevos yacimientos.

Se nos acabó Cantarell. Cantarell por sí mismo llegó a producir los dos millones de barriles o casi dos millones de barriles. Cantarell es un yacimiento agotado. Fue muy generosa, la naturaleza fue muy generosa con México, pero no fue permanente esa generosidad.

Y ese yacimiento se acabó. Hoy, necesitamos invertir más para encontrar más petróleo. Y estoy seguro que lo hay.

Ahí hay una herramienta muy importante: la Reforma Energética que, por un lado, permite que el Estado se mantenga muy solvente en sus finanzas públicas, sin tener que arriesgar y sin tener que invertir recursos fiscales en PEMEX.

Y PEMEX tiene hoy, en la Reforma Energética, instrumentos muy importantes para crecer, consolidarse y tener un futuro muy prometedor, como una de las grandes empresas petroleras del mundo.

Ese es el futuro que tiene PEMEX y esa es la razón de hoy estar viviendo. A su pregunta concreta, por qué no paga, porque sus ingresos se han caído, porque ha tenido que hacer ajustes. No es que no pague, ya ha pagado, a sus proveedores ha habido un pago notable y este reporte recién me lo presentó el Director, como casi terminado de pagar o avanzado notablemente en el pago a muchos proveedores, donde sí se había dejado de pagar, ante la caída de los precios del petróleo, pero hoy creo que PEMEX enfrenta un nuevo escenario, está revirtiendo esta condición que le dejó, precisamente, la caída en los ingresos petroleros.

Muchas gracias, don Héctor, ojalá regresen a 70 dólares y se mantengan por largo tiempo.

Cuando estén en 70 dólares promedio, de verdad no saben, entonces, PEMEX y la Nación volverán a tener un importante ingreso que favorecerá al desarrollo nacional.

Ojalá y así sea.

-MTRO. ENRIQUE QUINTANA LÓPEZ: Gracias, Presidente.

Gerardo Salazar, Director General del Banco Interacciones, aquí, al frente.

Por cierto, nos pregunta, cuál considera que es el principal logro de su Administración y cuál su principal pendiente.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: El principal logro, yo creo que tiene la Administración y no lo asumo como exclusivo, ni solo propio, yo creo que es un logro de las distintas fuerzas políticas que han acompañado la iniciativa lanzada desde el Ejecutivo para impulsar una agenda de transformaciones.

Y podríamos entrar, pero creo que no habría ni tiempo suficiente para revisar lo que está cambiando para bien de México, cada una de las reformas estructurales que se hicieron, cada una de ellas, en qué ha impactado, en qué ha beneficiado, a qué ha servido a México.

Ya apuntaba yo lo que la Reforma Energética nos está permitiendo, es un gran blindaje ante estos escenarios adversos, y una gran fortaleza y oportunidad para que PEMEX siga creciendo y podamos producir más, y tener una mayor soberanía energética como Nación.

Pero creo que éste es un logro muy importante. Quizá, y no quizá, así habrá de ser, muchos de los beneficios que derivan de las reformas no se van a observar, o no serán tan tangibles en esta Administración, y estoy consciente de ello.

Y he asumido los costos que representa haber impulsado estos cambios, como la Reforma Fiscal, entre otras.

Pero, sin duda, el porvenir de México va a ser uno muy distinto. Lo apunto en un tema que es, quizá, de las reformas sociales más importantes: la Reforma Educativa.

Y para que veamos los frutos de la Reforma Educativa pues, quizá, tengan que pasar 10 o 15 años para ver las primeras generaciones egresar ya de este modelo y de este cambio cualitativo tan importante que prevé la Reforma Educativa.

No es la oposición, no es la resistencia, no son las manifestaciones. Claro que hay resistencia cuando se rompe con una gran cantidad de privilegios que tenían algunos sectores del ámbito magisterial.

Cuando rompes con ello, cuando se acaben esas prebendas, cuando dejan de venderse plazas, cuando dejan de heredarse plazas de maestros; cuando hoy los maestros tienen que someterse a evaluación para su desempeño, para su promoción, por supuesto que genera resistencias, incluso, entre quienes las aceptan.

Yo he platicado con maestros que acompañan la Reforma Educativa, pero no están exentos de tener temores, resistencias. Decir: oiga, es que tenemos que evaluarnos.

Y hay que decirles y recordarles, bueno, tienen oportunidad de prepararse, de capacitarse, de tener tres oportunidades para evaluarse, para quienes ya estaban dentro del magisterio.

No perderán, además, no hay riesgo para quienes ya estaban entre el magisterio de que pierdan su plaza. Tienen la oportunidad de liquidarse de manera anticipada, tienen oportunidad de ocupar un espacio distinto, si no aprobaran sus tres evaluaciones.

Para los de nuevo ingreso, para los nuevos maestros que, además, han participado en estos procesos de reclutamiento para incorporarse al sistema educativo, más de 500 mil maestros; 500 mil candidatos a maestros han participado en los procesos de evaluación para incorporarse al sistema educativo.

Éstas son las reformas eminentemente transformadoras. No vamos a apreciar los cambios en sólo dos años. Será en el tiempo y así de cada una de las reformas, no significa que muchas cosas hoy no se tengan ya como beneficios.

La Reforma en Telecomunicaciones, entre los primeros beneficios está la caída en los precios de la telefonía, el acceso al Internet; cómo ha crecido la conectividad de México, pasando de tener 40 millones de usuarios en 2012, en sólo cuatro años, hoy tenemos 70 millones de usuarios de Internet.

La campaña y esta campaña dura que se vive cada seis años, la viví en las redes con 40 millones de usuarios. El próximo candidato o los candidatos van a tener una batalla con casi el doble, yo creo que la tendrán como 80 o más millones de usuarios. Es así como ha crecido la conectividad y viene, precisamente, en la Reforma en Telecomunicaciones.

Repito, no podría ir desagregando los beneficios de cada una de las reformas, creo que es el logro más importante, yo creo que la construcción de estos cimientos, sin duda, van a cambiar el futuro de México.

Y, por eso, mi empeño y hoy el trabajo dedicado, porque dicen: bueno, ya agotó la agenda, ya hizo las reformas, qué viene.

Está la instrumentación de las reformas. El cambio legal por sí mismo no genera el cambio; el cambio del marco constitucional y las leyes secundarias no hacen el cambio por sí mismo. Hay que impulsarlo, hay que instrumentarlo; hay que llevarlo de la mano y ese es el gran reto y la gran misión, y la tarea pendiente que tiene mi Gobierno para asegurar que estas reformas, como reconocen ustedes o espero lo reconozcan ustedes, pero el mundo en general reconoce el gran cambio estructural que México ha experimentado, realmente permitan, en su instrumentación, deparar un mejor futuro a nuestra nación.

Muchas gracias.

-MTRO. ENRIQUE QUINTANA LÓPEZ: Gracias, Presidente.

Señor Adolfo Jiménez.

-ADOLFO JIMÉNEZ: Muy buenas tardes, señor Presidente.

Soy un convencido totalmente de hablar bien de México. Esta mañana el Director del Grupo Financiero Interacciones nos lo recomendaba todo el tiempo: hablemos bien de México.

En materia de turismo, el Secretario De la Madrid lo ha hecho excepcional. Hoy genera casi el ocho por ciento, o más del ocho por ciento del Producto Interno Bruto.

Hoy estamos enfrentándonos a un mundo tan global, en donde necesitamos conectividad, infraestructura, hotelería.

El reto que tenemos para 2017 es cómo hacer frente a esos retos con una baja en el recorte presupuestal para 2017.

Cómo nos da armas para poder apoyar esta iniciativa y seguir hablando bien de México, a nivel turístico.

Esa es mi pregunta.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Muchísimas gracias.

Yo creo que hay que hablar bien de México siempre, no sólo a nivel turístico, sino en todos los temas creo que hay que hablar bien de México, porque hablamos de nuestra casa.

Y, al final de cuentas, cuando de la casa se habla, la casa que queremos proyectar depende de lo que cada uno de nosotros diga sobre nuestra casa.

México es la casa de todos. México es el gran hogar de todos los mexicanos y está en cómo queramos hablar, que así será nuestra casa.

Yo creo que México es una gran Nación. En materia turística, efectivamente, ha tenido un crecimiento notable en turismo. Hay datos que valen la pena que tengan ustedes presentes, porque a lo mejor a veces se escapa, luego lo obvio escapa.

Pero México es el segundo destino de toda América, de todo el Continente Americano, más importante, más importante sólo después de Estados Unidos. El segundo con mayor número de visitantes y además donde los primeros visitantes regresan en más de una ocasión a nuestro país.

El turismo ha crecido significativamente en estos cuatro años de la Administración, pasando de ser el destino número 15, a ya convertirnos en el destino número nueve del mundo con mayor número de turistas en el mundo. Y entre 70 y 80 por ciento de los que nos han visitado, repito, regresan.

Por qué hemos hecho un ajuste en el gasto.

Por un sentido de responsabilidad, porque la manera de preservar precisamente que el turismo y otras actividades sigan creciendo, es cuidar el entorno macroeconómico, es cuidar las variables que nos permitan seguir proyectando confianza como Nación.

Cuidar estas variables económicas o macroeconómicas, que ustedes como expertos lo conocen de mejor manera, que nos permitan realmente proyectarnos como una Nación confiable.

Y aquí es muy simple: si se nos han caído los ingresos por esta dependencia, menos importante, pero no por ello presente, que es el ingreso petrolero, lo responsable es hacer un ajuste en el gasto.

Y no sólo lo hacemos para el año entrante, sino hemos venido haciendo distintos ajustes de forma preventiva, ya desde el 2015, advirtiendo este escenario desfavorable en la caída en los ingresos del petróleo.

Y en aquel entonces yo escuché voces cuando empezamos a hacer los ajustes en el gasto: No ajuste, no recorte, los precios del petróleo se van a recuperar, van a reponerse muy rápido. No recorte el gasto. Eran las voces de algunos.

A final de cuentas, fuimos bien ortodoxos y bien cuidadosos, porque lo más importante para asegurar la economía a las familias mexicanas, sus condiciones de bienestar, su oportunidad de crecimiento, de desarrollo, de obtener empleo, es cuidando la economía nacional, la estabilidad en nuestra economía y proyectar confianza al mundo.

Esa es la razón de haber hecho el ajuste.

Yo, afortunadamente, dentro de este marco, el Gobierno ha hecho un ajuste, pero para fortuna hay dentro del sector privado un importante número de inversionistas que, precisamente, a partir de ver los escenarios y ventajas que hoy México ofrece, están resueltos a invertir, o ya están invirtiendo, no están decididos a invertir, sino ya están invirtiendo.

Y esto habrá de compensar el gasto que dejemos de hacer en distintos proyectos que vienen en el sector privado.

Ahí las alianzas, los farm out, las alianzas estratégicas que haga PEMEX, las sociedades que construya, va a ser una gran oportunidad para PEMEX de encontrar inversión dentro del sector privado a los grandes proyectos de exploración y producción que tiene PEMEX.

Qué bueno que le eche usted porras al Secretario de Turismo, lo agradezco, ahorita él se lo va a agradecer más, que lo haya hecho frente al Presidente, pero sin duda creo que en el sector turístico vamos a seguir consolidando nuestros destinos, que fue el proyecto de este Gobierno, más que crear nuevos, consolidar los destinos turísticos que tenemos, que para fortuna están creciendo y reciben cada día mayor número de turistas.

Muchas gracias.

-MTRO. ENRIQUE QUINTANA LÓPEZ: Gracias, Presidente.

Elena Lozano, conductora de El Financiero Bloomberg, pregunta: si pudiera regresar el tiempo, ¿volvería a invitar a Donald Trump a México?

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Déjenme ser muy puntual.

Ya veía el día de hoy una nota en algún medio que decía que me había arrepentido y que no lo hubiese invitado a visitar México.

Yo lo que he reconocido es que sí tomé una decisión, creo yo, apresurada en lo que, sin duda, se enmarcaba en un propósito me parece positivo para México que era cuidar los intereses de México.

Hoy es el escenario bien diferente, hoy ya entonces dicen y hay voces que dicen: Cómo se le ocurrió.

Pero, en aquel entonces, cuando yo hice dos invitaciones al mismo tiempo y buscamos, y nos aseguramos que las invitaciones a ambos candidatos se recibieran prácticamente al mismo tiempo, para no darle ventaja a ninguno y nadie dijera. Las dos invitaciones se hicieron al mismo tiempo para tener un diálogo, un diálogo que nunca dije en dónde, nunca dije en México, sólo hice la invitación.

Derivó en una respuesta muy inmediata de parte del candidato republicano, de no sólo aceptar el diálogo, sino de decidir venir a México.

Y creo que es ahí donde yo debo de reconocer, ante la necesidad de buscar un espacio de diálogo, particularmente con el candidato Republicano, porque es quien en sus aseveraciones y en sus postulados había venido estando, como lo sigue estando, muy agresivo con México.

Y eso nos estaba ya generando una gran presión en distintos frentes como Nación; generaba una gran incertidumbre para México.

Es curioso, pero cuando ha venido cayendo las preferencias para Trump, el peso se nos viene apreciando; cuando estaba creciendo, precisamente, estaba ocurriendo lo contrario, nuestro peso se nos estaba depreciando.

Y empezaba haber muchas dudas en el escenario internacional sobre México, y qué habría de pasarle a México en caso de que el candidato Trump triunfara.

Cualquier cosa puede pasar. La elección no ha tenido lugar. Hoy sólo sigo las encuestas, cómo están las preferencias, que todos conocemos.

Y sí hubiese buscado, en cualquier escenario, sobre todo, en este escenario adverso, un diálogo con ambos candidatos.

Creo que la forma de hacerlo y de haberlo instrumentado hubiese sido distinta, de una manera diferente a como la hice, y como asumo la responsabilidad de haber abordado el tema.

Pero, no por ello hubiese deseado y trabajado por un diálogo, por un acercamiento con ambos candidatos para hablarles sobre la relación estratégica que hay entre México y los Estados Unidos, no sólo en lo económico, que, sin duda, es muy relevante para México, en otros ámbitos: en política migratoria, en materia de seguridad, de seguridad para América del Norte, pasa por la buena cooperación que haya entre México y los Estados Unidos.

Esos eran los temas que me gustaba, o era mi interés poner en relieve, en contexto entrando a particularizar en mayor detalle.

Y, por supuesto, que lo volvería a hacer con ambos candidatos, no en la forma en la que lo hice. No, en la forma en que se instrumentó.

Muchas gracias.

-MTRO. ENRIQUE QUINTANA LÓPEZ: Gracias Presidente.

Mónica Hernández Pérez. Verónica, perdón.

-VERÓNICA HÉRNADEZ PÉREZ: Buenas tardes, señor Presidente.

Se sabe que hay una propuesta inclusive, ya hay medidas defensivas en caso de que gane Donald Trump la Presidencia de Estados Unidos.

La pregunta es: se han tomado las mismas, esta misma estrategia para el caso Hillary. Ella, también, ya se ha pronunciado en el caso del TLC.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Puntualmente, le diría, ya lo he señalado, creo que la relación entre México y Estados Unidos es estratégica para ambos países.

Yo creo que hay que darle justa dimensión, justo contexto, y eso dependerá del diálogo que en su momento tengamos con quien resulte electa o electo Presidente de los Estados Unidos.

Lo que tengo muy claro es la responsabilidad y la misión que habré de encarar de buscar un diálogo constructivo, repito, con quien resulte Presidenta y Presidente de los Estados Unidos.

Es una relación clave, es una relación estratégica, es nuestro principal socio comercial. De ello depende millones de empleos aquí y en los Estados Unidos; la presencia de la comunidad mexicana en los Estados Unidos tiene también especial relevancia.

Creo que hay muchos temas en la agenda bilateral que son de impacto y de especial relevancia en el futuro desarrollo de nuestras sociedades, de ambas naciones.

De ahí que yo tenga muy claro, y esto será el primer paso que dé, una vez que tenga lugar el proceso electoral en los Estados Unidos, de que habré de ser absolutamente respetuoso, luego pareció que no lo fui tanto cuando visitó ya aquí el candidato Trump, parecía que me desdecía.

Pero realmente he pretendido invariablemente ser absolutamente respetuoso del proceso sin cargar dados con nadie, ni estar en preferencia de nadie, porque es un tema que corresponde a los Estados Unidos.

Así como evitaremos intromisión en México de nuestro proceso electoral, no quiero y, por supuesto, no tendré ninguna intromisión en el proceso de los Estados Unidos.

Pero sí tengo la misión clara que una vez teniendo Presidenta o Presidente Estados Unidos buscaremos y trabajaremos para construir una relación que en la suma de esfuerzos nos permita impulsar el desarrollo de las dos sociedades, de ambas naciones.

Muchas gracias, Verónica.

-MTRO. ENRIQUE QUINTANA LÓPEZ: Gracias, Presidente.

Nos pregunta José Luis Romero, Director General de Aseguradora Interacciones: Qué es lo que hoy ocupa y preocupa más al Presidente de la República.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Ocupa todos los días estar muy al pendiente de lo que pasa en todo el país, y siempre hay temas diferentes por todos lados.

Déjenme platicarles que cotidianamente salgo al interior del país, participo en foros como en el que estoy ahora; estoy en diferentes partes de la República y a veces solamente en Pinos atendiendo temas de distinta índole.

Pero permanentemente estoy recibiendo información, información, información, y luego expreso, al grado de consternación, dije: bueno, pásenme alguna positiva, porque todas son, que se volcó un vehículo acá, que el volcán está haciendo erupción, que un grupo armado se metió en tal lado, muchas notas de todos los días.

Qué me ocupa, a ver, trabajar por los temas pendientes, y además me habré de empeñar. Alguien me decía o me preguntaba hace poco, ya el ritmo del Gobierno habrá de desacelerarse, ya han concluido, han agotado la agenda de cambios que se propusieron. De ninguna manera. Al contrario, señalaba yo.

Éste es el momento en el que más tenemos que intensificar nuestro trabajo, en el que tenemos que acelerar el paso.

Y lo digo, por qué razón, porque si he puesto, mi apuesta mayor en el impacto positivo que tienen los cambios estructurales que México ha experimentado, me ocupa también, y espero que muchos otros beneficios a los ya alcanzados hoy, quizá apenas observables, muchos vendrán después, pero creo yo que en los siguientes dos años todavía hay grandes cambios cualitativos que dependerán de la acelerada instrumentación que hagamos de las reformas para que la sociedad los aprecie.

Y poder tener el amplio respaldo social sobre los cambios estructurales alcanzados depende centralmente de que los beneficios se sientan, de que la población advierta estos beneficios.

Y repito, varios ya alcanzados, no siempre reconocidos y apreciados, pero ahí están. Ahí están, ya no entro a detalle, porque ya lo he mencionado, pero ahí están y yo espero que en los siguientes dos años todavía haya más beneficios que se puedan apreciar y reconocer socialmente en la instrumentación de los mismos.

Esto es parte de la agenda pendiente. Parte de la agenda pendiente está en nuestro renovado trabajo para combatir la pobreza, de ahí están las políticas como las Zonas Económicas Especiales, que queremos darle un gran impulso, para que realmente podamos detonar regiones del país, para eso está este diseño de política pública, precisamente para impulsar desarrollo donde ha habido rezago. Y creo que es parte de la tarea pendiente.  

En materia de seguridad, sin duda, tenemos mucho que avanzar. Una es la percepción y otra es la realidad.

Los indicadores en materia de seguridad, cualquiera que se mida y además por fuentes confiables, son alentadores, porque sí ha habido avances.

En el periodo 2006-2012 fue notable cómo creció la criminalidad en la comisión de distintos delitos: homicidios, extorsiones, secuestros, robos.

Ha habido una reversión real en esta tendencia. No estamos satisfechos. Creo que será una tarea que nunca se agota, pero sin duda ha habido un fortalecimiento institucional todavía no agotado, tampoco, pero creo que hay ahí un tema y una agenda todavía pendiente.

No me siento satisfecho aún en lo que hemos logrado en materia de seguridad. Sí pasamos en el gran indicador que mide cómo está un país en términos de seguridad, el indicador era 23 homicidios por cada 100 mil habitantes, en 2012; hoy tenemos 17 y no hemos logrado romper esta barrera de los 17.

Creo que dos años hacia adelante todavía deben darnos lugar y espacio, y el esfuerzo del Gobierno, para aún mantener una tendencia decreciente de los índices de criminalidad que tiene nuestro país. Y ello nos permita avanzar en uno de los grandes objetivos que nos propusimos de lograr un México de paz y de tranquilidad.

-MTRO. ENRIQUE QUINTANA LÓPEZ: Presidente, no me queda sino agradecerle a nombre de El Financiero, de El Financiero-Bloomberg, de Grupo Financiero Interacciones, habernos permitido este diálogo con usted.