Juan Manuel.

Muchísimas gracias.

Y gracias a los representantes de los medios de comunicación.

Mira nada más la expectativa que generaste.

Se trataba de un encuentro y, sobre todo, la oportunidad de poderte saludar y felicitar ampliamente, por la gran alegría que le diste a todos los mexicanos, con este importante triunfo que lograste en tu carrera profesional, pero, sobre todo, un gran triunfo después de varias peleas previas. Pero que ahora no hubo duda. Hay un campeón, y eres tú.

Felicidades, Juan Manuel, por ese nocaut que puso en la lona a tu adversario, y que le dio a los mexicanos la gran satisfacción de saber que un mexicano es triunfador, y que es ejemplo de que todo México puede ser un país triunfador, de que sí se puede.

De que demostraste lo que todos queremos tener, el ejemplo, saber que se puede; que con tenacidad, con entrega, con esfuerzo, con dedicación, con disciplina y con mucho sacrificio, pero que cuando nos trazamos una meta, somos capaces de demostrar que sí se puede.

Tú lo demostraste. Nos das ejemplo. Y solamente quiero ser portavoz de lo que, estoy seguro, todos los mexicanos queremos decirte: Felicidades campeón. Gran ejemplo de México y gran orgullo de los mexicanos.

Y, además, quiero decirle a Juan Manuel, que me ha entregado aquí. Dónde están mis guantes, mis guantes. Son guantes no para noquear a alguien, sino, realmente, para lograr muchos triunfos y dar muchos golpes en favor de México, en favor de que México tenga una senda de triunfo, de progreso, de desarrollo y de oportunidades para todos los mexicanos.

Estos son los guantes que acreditan que sí se puede. Yo los tendré ahí como motivo de gran inspiración para las muchas tareas que vienen por delante en beneficio de los mexicanos.

De veras, Juan Manuel, nos sentimos muy contentos de este triunfo tan importante, y que deseamos que tu carrera siga creciendo, sigas logrando mayores triunfos, éxitos, que, a final de cuentas, se habrán de convertir en orgullo para todos los mexicanos.

Éste es un encuentro; aquí tienes más que un auditorio, porque éste era un encuentro para saludarte, para felicitarte, pero se dejaron venir muchos representantes de los medios de comunicación, a quienes quiero saludar esta mañana, agradecer su presencia.

Y que ellos, además, de ser comunicadores, también, son mexicanos, y por igual te reconocen tu triunfo, tu logro y el orgullo que das a todo México. Ellos, también, te lo aprecian y felicitan, al igual que todos los mexicanos.

Muchas gracias, Juan Manuel.

Aprecio, de verdad, todas las muestras de amabilidad y de generosidad que has tenido para conmigo que al tenerlas para conmigo, es para todo México.

Soy el representante de esta Nación. Tengo este alto honor. Y al haberse dado esta pelea, en favor del pueblo de México y al Presidente de la República, va para cada uno de los mexicanos.

La dedicatoria de esta pelea fue para el pueblo de México y para cada uno de los mexicanos. Los mexicanos te lo agradecemos, te lo reconocemos y deseamos mayores éxitos.

Muchas felicidades, Juan Manuel.

Se dejaron venir varios de los funcionarios, que quisieron venir a saludarte. De veras que están muy emocionados.

Y todos estamos muy emocionados.

Fue un nocaut seco y directo.

De veras, muchas felicidades.

Están contentos. Son la prensa.

Que no son mexicanos. No están contentos. No se emocionaron del triunfo de Juan Manuel.

Todos quieren foto. Vénganse a la foto. A ver, vénganse.

Sí se puede. Vénganse a la foto, hombre. O qué, los regañan o qué.

Voy a agregar algo.

Está aquí el Secretario de Educación y el Director de la CONADE, y que ambos tienen la encomienda y el encargo de dar orientación a las políticas públicas que he instruido para el deporte, que habremos de compartir con todos los mexicanos, en un propósito:

Que México tenga más campeones, en todas las disciplinas. Aquí, sí, como en el box, en el fútbol, en el voleibol, en todas las disciplinas, necesitamos tener más campeones, y los vamos a tener porque el ejemplo de Juan Manuel nos deja ver que sí se puede. Y vamos por más.

Felicidades, nuevamente, Juan Manuel.