Muchas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Me da mucho gusto tener este segundo encuentro, ahora con los representantes de los sectores productivos del Estado de Chihuahua, de los 67 municipios de esta entidad, que hay presencia, que representa a la sociedad de todo este gran estado, y a todos les saludo con respeto, con afecto.

Al igual que a sus autoridades, que hoy, de manera muy hospitalaria nos han recibido: al Gobernador del estado, a los titulares de los Poderes Legislativo y Judicial, a esta gran representación de la sociedad civil organizada, de agrupaciones de productores, que han expuesto, de manera muy clara, los retos, proyectos, todo lo que traen por delante.

Quisiera dedicar unas breves palabras, en esta intervención, a decirles, como lo expuse hace un momento en el encuentro que tuve con representantes de la sociedad de Chihuahua para revisar el tema de la seguridad pública, uno de los temas más sensibles y preocupantes de la sociedad chihuahuense.

Ante ellos, como lo hago ahora ante todos ustedes, reafirmo el compromiso que el Gobierno de la República quiere trabajar al lado de los chihuahuenses. Quiere tener una presencia cercana, solidaria, de apoyo, que se sienta, que se vea, que se materialice, en la realización de acciones, de proyectos, y que dé respuesta a distintas peticiones, como las que aquí se han planteado, las que ha formulado Eugenio, desde el sector agroalimentario, donde es claro el reto que tenemos, no sólo para Chihuahua, sino para el país entero.

Se trata de lograr que la actividad del campo, que la actividad pecuaria, sea más rentable, más productiva, que genere mayor justicia social para quienes viven y dependen de estas actividades; que permita que nuestro país, no sólo sea más competitivo, y que esto significa, porque lo he comprometido, llevar más crédito al campo para impulsar proyectos productivos, a través de la Banca de Desarrollo, que este Gobierno va a transformar, para extender el crédito a distintos ámbitos de la economía, y que realmente se vuelvan más productivos.

Que significa, también, impulsar el uso de nuevas tecnologías, en sistemas de riego, en sistemas de producción, y para eso se requiere de crédito, se requiere de capacitación, se requiere de tener a un Gobierno aliado y facilitador, para que esas tecnologías realmente lleguen a las zonas que lo están demandando.

Significa, también, dentro del sector agroalimentario, generar una cadena de mayor valor agregado, precisamente, no sólo para ser exportadores de materias primas, sino para que la producción en el ámbito agroalimentario y en el ámbito de la industria, nuestros productos tengan mayor valor agregado; tengan, sin duda, o a la venta de éstos haya un mejor ingreso, y eso posibilite que las empresas asentadas, que las industrias asentadas, puedan ofrecer empleos mejor pagados. Ésta es la ruta que tenemos que seguir.

En el marco de un mayor comercio con otros países, con otras latitudes, sin duda, Chihuahua tiene una ubicación geográfica de privilegio, de excepción, que debe aprovechar y debe potenciar en su vecindad con el mercado consumidor más importante de América del Norte.

Chihuahua tiene una frontera de más de 900 kilómetros, prácticamente una tercera parte del total de la Frontera Norte de México con América del Norte, y que le ha dado, no sólo a Chihuahua, sino a todo el Norte del país, una condición de excepción, una condición de mayor desarrollo a partir del Acuerdo de Libre Comercio que celebramos con los dos países de América del Norte, y que ahora queremos que ese desarrollo no sólo se quede en esta región, sino que se extienda al resto del país.

Pero que el Norte, y Chihuahua, está para jalar, sea parte fundamental, factor de detonar mayor desarrollo para los propios, para los suyos y, con ello, una contribución importante del desarrollo nacional. Y que todos estos proyectos, en el ámbito agroalimentario que se han señalado, estarán siendo respaldados por mi Gobierno.

Porque mi Gobierno no parte, primero, de querer encontrar o descubrir una nueva receta, o el hilo negro, o el hilo nuevo a todo esto. Tenemos muy claro, a partir de experiencias, de diagnósticos, los objetivos claramente apuntados. Y desde el inicio de esta gestión, hace apenas unas semanas, claramente señalé que hay cinco grandes objetivos nacionales que queremos alcanzar.

Uno de ellos es el de un México próspero, el de un México que tenga capacidad de crecer a mayores ritmos, a mayores tasas y detonar mayor desarrollo social. Que esto es bienestar para los mexicanos, oportunidades de empleo y de empleos mejor pagados. Y que lo único que entiende mi Gobierno para lograr esto es que tenemos que crecer y aprovechar nuestras fortalezas, nuestras potencialidades.

Y que en el campo, en lo mucho que tenemos que hacer para lograr que sea más productivo, más rentable, más justo para quienes viven de ello, también, tenemos que asegurar nuestra alimentación. La alimentación de los mexicanos.

Lo expuesto por Alejandra, no sólo fue una carta a Santa Claus, sino, también, a los Reyes Magos. Fue una carta extensa.

Pero lo primero que les quiero decir es: Vamos a atender los temas formulados por Eugenio, los plateados por Alejandra, los planteados por José Luis. Todos.

Quiero que mi Gobierno los atienda, y hable con toda claridad y franqueza. Y para ese propósito, hoy, instruyo que un grupo intersecretarial, del que forme parte la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la Secretaría de Economía, la Secretaría de Agricultura, cuyo titular, por cierto, el día de mañana estará aquí, en Chihuahua, la Secretaría del Trabajo, se sienten no a un encuentro para los discursos y buenos propósitos.

Sino a una mesa de trabajo que permita atender, y yo diría, desde antes, que el Gobierno conozca esto que se ha formulado o esto que se ha planteado, estos y otros proyectos que a través del Gobernador conozcamos, para venir en lo que me propongo sea el Gobierno itinerante, que haga presencia en todas las entidades del país, y trabajemos, de manera abierta o cerrada, como corresponda, en la definición de qué hará el Gobierno para darle atención y respuesta, que espero en las más de las veces sea positiva y favorable a los distintos planteamientos.

Cómo vamos a resolver los temas que se han planteado.

Alejandra planteó varios. Sólo recogí algunos, Alejandra, por eso le pedí su intervención, pero aquí va a venir la representación del Gobierno de la República en el mes de enero del próximo año, a sentarse con todos ustedes y a trabajar en los temas que aquí se han postulado.

Entre ellos, que no haya duda. Ya lo he comprometido con el Gobernador, vamos a apoyar la infraestructura aeroportuaria con el Aeropuerto de Creel, los Aeropistas de Ojinaga y de Delicias.

Vamos a detonar los parques de innovación tecnológica, porque estoy convencido que la inversión en ciencia y tecnología para la innovación de los procesos productivos de nuestra planta industrial, de nuestra planta productiva, es fundamental, no sólo para la competitividad, sino para, realmente, darle valor agregado a la producción que México haga.

México, lo hecho en México, además de ser de calidad, tiene que tener mayor valor agregado, significa que valga más.

Y para que eso ocurra hay que incorporarle ciencia y tecnología, precisamente, para lograr este objetivo de generar mayor riqueza, que se traduce en bienestar para la población. Riqueza, desarrollo del país se traduce necesariamente en mayor bienestar para las familias mexicanas.

Porque potencia nuestras fortalezas, porque permite que esa riqueza generada con la intervención del Estado se pueda traducir en beneficios económicos y sociales para los mexicanos.

Estos fueron varios planteamientos, Alejandra, que me los llevo. Y espero, así como hoy se presenta este pliego petitorio y esta carta de propuestas, regresar, también, con mi pliego, pero ya en respuesta, después de que los funcionarios del Gobierno de la República se sienten con ustedes y revisen cuáles serán las inversiones, orientación y atención que tengan.

También, le quiero decir a José Luis que, por igual, me llevo estas peticiones, las tres formuladas: el apoyo para la rehabilitación de los Centros Históricos, impulsar la proveeduría local, no sólo como queremos que ocurra en Chihuahua, sino queremos que pase en todo el país.

Queremos incrementar lo hecho en México dentro de la producción que se tenga a nivel nacional, pero que esto tampoco nos inhiba de tener una mayor competitividad en nuestra presencia en el mercado global.

Seguiremos alentando y fomentando el libre comercio, y eso debe llevarnos a ser más competitivos, no recurrir a medidas proteccionistas, sino, más bien, a aquellas que alienten la productividad en nuestro país, que alienten el valor agregado a la producción nacional.

A José Luis le quiero decir que por supuesto que, también, vamos a trabajar. Yo quiero destacar dentro de los proyectos que planteó uno que quiero apoyar y respaldar, y que no quiero perder ocasión para mencionarlo.

Vamos a apoyar el Centro de Convenciones de Ciudad Juárez, y le pido al gobernador del estado: Hagamos el trabajo conjunto para definir el lugar de realización, y pongamos manos a la obra para el Centro de Convenciones de Ciudad Juárez.

También, le quiero decir, especialmente, a Alejandra, porque fue uno de los temas que ella planteó. Dijo: Ayúdenos a recuperar la imagen de Ciudad Juárez, a proyectar a Ciudad Juárez en el mundo y deje de tener esta sombra de violencia, de crimen, que pareciera fuera lo que marcara a Ciudad Juárez, de manera particular, dentro del Estado de Chihuahua.

Hace un momento, ya decía yo que, efectivamente, Chihuahua es una entidad que tiene índices de criminalidad altos, comparados con los otros estados de la República, pero que es digno de reconocerse el esfuerzo que Gobierno y sociedad han venido llevando a cabo, que hoy le permite ser una de las entidades que si bien tiene estos altos índices de criminalidad, también, insisto, justo reconocer, que es la entidad que más ha disminuido, de manera sensible y significativa, los índices de criminalidad, logrando condiciones de mayor seguridad para los chihuahuenses. Este esfuerzo no sólo merece ser reconocido, sino conocido allá, afuera.

Y me propongo, te propongo, efectivamente, que este Gobierno que encabezo pueda dar una nueva proyección de Chihuahua y de México entero en el mundo.

México debe ser más reconocido por sus fortalezas, por sus riquezas, por su gente, que es su principal activo, su mayor capital, y que eso lo conozca, que lo conozcamos entre los mexicanos y que lo conozca el mundo entero.

Y mucho de ello va a depender de lo que internamente logremos. Así como Chihuahua, Ciudad Juárez, han venido ganando terreno a la delincuencia, y han logrado recuperarse ante este escenario adverso, eso, sin duda, además de inducirlo y de proyectarlo al mundo, se dará cuenta del avance que se tiene aquí, en Chihuahua, como queremos, en el avance que México tenga en su rendimiento local, en sus logros, en sus avances, en sus éxitos, puedan ir cambiando este rostro de violencia, de sangre, que por algún tiempo nos ha cobijado, y proyectemos lo mejor que tenemos de México, nuestra gente, nuestras riquezas.

Yo estoy seguro que el mundo entero se habrá de sorprender de lo mucho que vamos a lograr en los próximos años.

Y quiero decirles que, sin duda, de Chihuahua, y me refiero de todo el estado, me llevo un gran ejemplo que debe permear en el ánimo social. Porque Chihuahua no se ha rendido. Chihuahua no se ha postrado ante la adversidad y ante los escenarios de dolor y de criminalidad.

Chihuahua, su sociedad, le ha sabido hacer frente, está de pie y decidida a dar la lucha. Y ahí están los resultados.

Esto es lo que queremos que permee, este ánimo social que Chihuahua ha venido conformando, es el mismo que queremos tenga todo México. Que no se rinda, que no pensemos que lo que este ambiente de discordia, de inseguridad, sea lo que distinga a México.

Por el contrario. Lo que debe señalarnos a todos los mexicanos es este clima de buscar la prosperidad, el clima de armonía, de civismo, de conciliación, de unidad nacional para superar las adversidades, como Chihuahua ya lo está haciendo.

En estos primeros días de la gestión de este Gobierno, quiero venir nuevamente, como entonces lo hice en campaña, a refrendar el compromiso para trabajar al lado de los gobiernos locales, aquí, particularmente con el de Chihuahua y las autoridades locales, o municipales, en un trabajo armonioso, coordinado, en objetivos compartidos y objetivos claros, medibles y evaluables, para que realmente hagamos contribución al progreso y desarrollo de Chihuahua.

Chihuahua tendrá por delante, estoy seguro, tiempos de prosperidad y de mayor desarrollo. Y aunque no fue formulada la invitación como tal, sino que se asumió, aquí le quiero decir: Sígale Gobernador, que quiero ser padrino del progreso y desarrollo de Chihuahua.

Que vamos por más Chihuahua, y que lo que es el momento de México, lo será, también, mayor momento para Chihuahua.

Muchas gracias.