Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Me da mucho gusto saludar a las Senadoras y Senadores del PRI y del Partido Verde, a quienes saludo con gran respeto, con afecto y, sobre todo, apreciando la gran oportunidad de tener este encuentro.

De manera muy particular, quiero saludar a los señores Coordinadores de ambas fracciones; al señor Senador Emilio Gamboa Patrón y a Jorge Emilio González Martínez.

Y, sobre todo, agradecer las palabras de bienvenida, de oportunidad de encuentro y de gran disposición que el Senador Gamboa ha expresado en nombre de sus compañeros de bancada y, seguro estoy, también, en nombre de quienes integran la bancada del Partido Verde.

Sin duda, es una gran oportunidad que ustedes me dispensan, y que este encuentro se da en el marco de una relación de absoluto respeto entre el Ejecutivo Federal y los señores Legisladores, pero, sobre todo, una oportunidad de encontrarme con quienes forman parte del partido que me postulara para asumir esta gran responsabilidad, la de gobernar a todo México, la de servir a todos los mexicanos.

Por eso, aprecio, valoro, la oportunidad de este encuentro, que se anticipa a la que había yo comprometido para estar con motivo de la segunda reunión plenaria que tendrán en próximos días en el Estado de Nayarit, pero que coincide con la visita que habré de llevar a cabo a Chile y a Uruguay, y que estaremos informando de los resultados que se tenga en los encuentros en los que habré de participar en estos dos países.

Y que razón de ello es, precisamente, anticipar esta oportunidad de encuentro con varios motivos.

Primero. Porque no había tenido la oportunidad de encontrarme al término del primer periodo legislativo, y donde quería yo expresarles a ustedes, y a los demás integrantes del Senado de la República, mi reconocimiento y felicitación por los logros que tuvieron en este primer periodo legislativo.

Sin duda, de importantes reformas que se impulsaron, de debate amplio y extenso a distintas iniciativas presentadas, que, sin duda, vienen a renovar el marco legal que rige a nuestro país, que viene a actualizar la legislación en distintas materias sobre los temas que queremos cambiar, transformar e impulsar para acelerar la modernización y transformación de nuestro país.

Que la nuestra es una oportunidad de vida para acelerar el paso de México, precisamente, en esa transformación que México demanda, merece tener. Y que hay hoy entre los mexicanos una esperanza renovada para demostrar y demostrarnos a nosotros mismos que sí se puede, en un ambiente de civilidad, de concordia, de armonía, darle curso a las grandes transformaciones que el país necesita.

Y que para que eso ocurra, se hace fundamental que quienes tenemos responsabilidad pública en distintos espacios del deber público, pongamos nuestra capacidad, nuestra dedicación, nuestro esfuerzo, nuestra voluntad y compromiso en favor de lograr acuerdos y transformaciones para que México avance, para que acelere ese paso hacia un mayor progreso y un mayor desarrollo en beneficio de todos los mexicanos.

La oportunidad de estar en una gran responsabilidad, como la que ustedes tienen, de ser Senadoras y Senadores de la República, la que he asumido como Presidente de todos los mexicanos es, sin duda, un gran privilegio y una oportunidad que deriva del mandato mayoritario de los ciudadanos.

A quienes nos debemos, no sólo a ellos, no sólo a quienes confiaron su voto en favor de nosotros, sino a todos los mexicanos. Porque algo que debemos asimilar, y que me parece hemos también avanzado en esta condición, es que en el marco de nuestra democracia, que se ha venido consolidando y fortaleciendo, debe dar espacio, si bien es cierto, a una competencia político-electoral equitativa y justa entre las fuerzas y entre los partidos o actores que participen, pero, también, debe dar espacio para que una vez concluida la competencia electoral, se dé un entorno de civilidad y de acuerdo, y de normalidad democrática, que haga posible que las mayorías y las minorías se puedan poner de acuerdo y lograr gobernabilidad democrática.

Esto es lo que, sin duda, está ocurriendo en México. Lo estamos palpando y sintiendo en nuestro diario actuar, y aquí habrá que expresar reconocimiento a cada uno de ustedes, mujeres y hombres de esta fracción o de estas fracciones del PRI y del Partido Verde, y a los demás Senadores.

Creo que en este reconocimiento, que expreso a todo el Senado de la República, y en su momento lo habré de expresar a los señores Diputados, cuando muy pronto me reúna con ellos, también.

Lo hago, también, o se acredita este ambiente de colaboración institucional a partir del reciente o, más bien, en el reciente encuentro que sostuviera allá, en la sede del Senado de la República, donde ustedes trabajan todos los días, y que fui recibido por Coordinadores Parlamentarios de algunas de las fuerzas políticas que forman parte del Senado.

Nuevamente, a los señores Coordinadores y a ustedes, les expreso mi agradecimiento por las muestras de hospitalidad que tuvieron para con su servidor pero, sobre todo, por las muestras muy claras que dimos a la sociedad mexicana de este ambiente de civilidad política, de respeto político, de armonía política que, sin duda, contribuye de manera muy favorable para que México avance, para que México logre acuerdos, consensos, a veces, con el respaldo unánime y a veces con el respaldo mayoritario de varias de las acciones que México demanda y necesita.

Ustedes tuvieron un trabajo muy intenso en el primer periodo legislativo. Fue a través de los Coordinadores que me permití enviarles un saludo con motivo de las fiestas decembrinas, que ya quedaron atrás.

Y ahora, personalmente desearles todo lo mejor para este año que viene, en lo que en lo personal cada uno tenga qué emprender o se proponga llevar a cabo, pero también en lo que espero sea un periodo legislativo muy productivo, como lo fue el Primer Periodo de Sesiones.

Yo espero que a eso se refería el Senador Gamboa, cuando decía que parecía que lleváramos dos años. No. Que era más bien por lo acelerado del ritmo que se ha llevado en todos los frentes y desde todos los Poderes de la Unión, y no porque se hubiese hecho ya largo el tiempo que llevamos en estos, prácticamente, apenas dos meses.

Yo deseo que sea muy productivo el próximo periodo de sesiones.

Sin duda, tienen ante sí la oportunidad de revisar temas que son muy sensibles y que son muy importantes para acelerar la transformación de nuestro país.

A ellos ya se refirió el Senador Gamboa Patrón. A eso nos referíamos cuando dio cuenta de lo que tenemos por delante: Está el debate sobre la creación de la Comisión Nacional Anticorrupción; está el tema que tiene que ver con la competitividad, tan importante para acelerar el crecimiento económico de nuestro país y de manera sostenida; está la gran oportunidad para hacer una revisión al tema energético de nuestro país, y sobre todo impulsar una reforma que permita elevar la productividad de la empresa que es de todos los mexicanos, que debe seguirlo siendo; la oportunidad de modernizar el marco legal para las telecomunicaciones, para alentar una mayor competencia y, sobre todo, un mayor acceso a más mexicanos de los distintos servicios que se presten en esta asignatura.

El revisar la legislación en materia financiera para incentivar el que se otorguen mayores créditos para los mexicanos, que impulsen la actividad económica, son de los temas, sólo por citar algunos, de los que habrán, seguramente, de debatir y de comentar en el próximo periodo legislativo.

Varios de estos temas derivan del acuerdo que se ha suscrito en el Pacto por México. Un acuerdo que acredita, en sí mismo, la voluntad de las distintas fuerzas políticas por lograr un clima de civilidad política y de consensos sobre temas que deben ser impulsados, otros reformados, para actualizar la legislación que México hoy tiene.

Y que de ninguna manera pretende sustituir las atribuciones y facultades que tienen las Cámaras del Congreso de la Unión. Más bien, se trata de establecer un mínimo de acuerdos, básicos, entre las fuerzas políticas, que facilite el trabajo que Senadores y Diputados habrán de llevar a cabo, pero que permite también, darle una orientación y, sobre todo, focalización a los temas que son de mayor relevancia y trascendencia para lo que hoy México está demandando.

Ustedes conocen plenamente lo que postulé desde el inicio de mi gestión, sobre temas que son trascendentes y relevantes para acelerar el crecimiento y desarrollo de nuestro país.

Ayer, justamente, dedicamos espacio para atender un tema de la mayor prioridad entre los mexicanos, que es aquel orientado a combatir pobreza y, sobre todo, las grandes desigualdades sociales que, lamentablemente, vive nuestro país.

Y en alcance, precisamente, a este tema, a este gran objetivo, fue el haber lanzado la Cruzada Nacional Contra el Hambre, que ayer señalé, sólo les reitero: No es un programa. No es una política de carácter asistencialista. No busca, solamente, llevar alimentos a donde hoy se tienen o entre aquellos mexicanos que carecen de ese mínimo, de ese básico de abasto alimenticio, sino se trata de alinear, de hacer converger el esfuerzo de distintos programas, desde distintas dependencias del Gobierno de la República y, también, en coordinación con gobiernos estatales y municipales para, realmente, orientar todo este esfuerzo y todo este trabajo de equipo a las zonas, a los lugares que, hoy, con precisión conocemos, se dan condiciones de hambre y de pobreza.

Y, por eso, señalamos que el primer gran objetivo era atender 400 municipios de todo el país, donde se acentúa y donde se vive, lamentablemente, hambre entre los mexicanos.

Otro de los grandes objetivos trazados desde el inicio de la Administración será, sin duda, impulsar el crecimiento económico, aprovechar las grandes fortalezas que México tiene, para que desde el crecimiento económico, desde una mayor productividad, podamos, realmente, hacer de éste el mecanismo más eficaz para revertir pobreza y desigualdad.

Comprometí, también, el que debiéramos elevar la calidad de la educación, y ustedes fueron parte de la aprobación que se hiciera a la reforma educativa que, sin duda, establece un nuevo marco legal para impulsar la calidad de la educación.

Y como aquí se expresó, también, sin duda queremos ser, como país, uno que tenga una gran solidaridad global, uno que esté en favor de las grandes causas de la humanidad y que nuestra mayor contribución la habremos de hacer desde los logros y éxitos que tengamos en nuestro país.

Por supuesto, y sin dejar de lado, sólo por omisión involuntaria, un tema que está en la sensibilidad de todos los mexicanos, que es el de la inseguridad y en el que hemos definido una estrategia, una coordinación real, que queremos tener entre órdenes de Gobierno, una mayor profesionalización para revertir, justamente, los escenarios de inseguridad que, lamentablemente, de manera acentuada se viven en algunas partes del país.

Estos son los grandes objetivos, los grandes retos, junto a otros de carácter legal o de carácter normativo, que se encuentran en las distintas leyes, en los distintos ordenamientos, de los que ustedes se estarán ocupando, y que deseo realmente tengan gran éxito en lograr que desde el acuerdo y desde la voluntad que ustedes comprometan, hagan posible que esas iniciativas, que esas reformas, y que nuevas leyes se materialicen en beneficio de todos los mexicanos.

Yo solamente quiero, realmente reiterarles a ustedes, a sus compañeros en el Senado de la República, mi más amplia felicitación, reconocimiento institucional y personal, por lo que han logrado en un primer periodo legislativo, que sin duda ha sido muy intenso, que a Emilio Gamboa se le hizo ya como dos años, pero Emilio, habrá que multiplicar lo que se produjo en este periodo para proyectarlo al siguiente, al espacio que tenemos hacia adelante, en los casi seis años que tendrán ustedes esta responsabilidad.

Que sepan que tienen en el Titular del Ejecutivo a un aliado, que siempre estará trabajando y dialogando con ustedes, en un ambiente de absoluto y total respeto, pero que deseamos alinear los esfuerzos para hacer más fácil las cosas y hacer posible, que realmente acuerdos se materialicen en beneficio de todos los mexicanos.

Que todas y todos ustedes tengan un gran año, gran éxito y, sobre todo, un trabajo fecundo y productivo en este Periodo Legislativo, que están próximos a iniciar.

Muchas gracias por esta oportunidad de encuentro.