Muchas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

En primer lugar, quiero agradecerle a la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL ésta muy honrosa invitación que me ha formulado meses atrás, en su visita a México y, sobre todo, en la última que llevara a cabo, que nos permitió coincidir en un encuentro, precisamente, organizado por la OCDE, CEPAL y otros organismos internacionales.

Y entonces, comprometía que en esta visita en ocasión del encuentro que habríamos de llevar a cabo aquí, en Chile, en esta Cumbre que se realiza, diera oportunidad para visitar las instalaciones de la CEPAL, de poder tener este encuentro y que ahora me permite estar con muy distinguidos y connotados empresarios de América Latina, empresarios de México que están participando en este encuentro que se está realizando de empresarios latinoamericanos. De tener la presencia, también, en este encuentro de la Senadora y Senadores de la República que, también, han participado en esta Cumbre.

Y decirles que es la primera visita, grata oportunidad que tengo de regresar a Santiago de Chile ya en mi carácter de Presidente de los Estados Unidos Mexicanos y que no fue hace mucho que tuve oportunidad de estar aquí, precisamente, en el periodo de transición y de haberme encontrado con varios de ustedes, no solo aquí, sino también en sus países de origen, en Perú, en Colombia.

Y que reitero mi agradecimiento por estar presentes en esta oportunidad de estar aquí, en la CEPAL.

Alicia, en sus comentarios creo que hay enormes coincidencias con respecto a la visión que nosotros tenemos, de lo que México debe hacer para lograr una mayor integración, mayor hermandad y mayor cercanía con la región de América Latina y el Caribe, que una de las líneas de acción que tendrá mi Gobierno será justamente el poder lograr un mayor acercamiento hacia esta región.

Y creo que una primera forma de acreditarlo fue que durante la transición, la primera gira que realizamos de carácter internacional fue precisamente a esta región.

Hoy, en la Cumbre en la que habremos de participar, volveré a reiterar esta voluntad política para que México en los próximos años tenga una mayor participación en el intercambio cultural, comercial, económico, social con toda la región de América Latina y del Caribe.

Yo quisiera dedicar unos breves minutos y estar muy atento a la dinámica que ha previsto la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL para poder responder a distintas interrogantes o inquietudes, o posicionamientos, o a experiencias que eventualmente en este almuerzo se pudiera compartir.

Quisiera dedicar esta participación introductoria a tres temas fundamentales:

Cuál es el modelo económico que México tiene y habrá de seguir los próximos años.

Segundo. Por qué para México es importante la integración regional a la que Alicia se ha referido.

Y un tercer punto es. Cómo creo yo que podemos acelerar el desarrollo de esta región.

Sobre el primer tema. Yo aquí reitero con ustedes que mi Gobierno estará impulsando y siendo un permanente promotor de libre mercado, pero agregándole una expresión fundamental: con sentido social.

Queremos crecer, pero con equidad, queremos lograr un desarrollo equitativo en todas las regiones de nuestro país. Y que eso realmente permita que la prosperidad y oportunidades mayores para los mexicanos se extiendan a las distintas regiones de México.

Queremos ser, como Gobierno, un gran facilitador de la inversión. Queremos, también, establecer mayores mecanismos para generar certidumbre jurídica, o mayor certidumbre jurídica, a la inversión.

Yo estoy cierto que México presenta a los inversionistas un escenario muy alentador y muy promisorio.

Por qué razón.

Primero. Porque tenemos una condición macroeconómica estable. Decir que nuestra deuda, la que tenemos como país, es estable y, sobre todo, en niveles óptimos con respecto al tamaño de nuestra economía.

El Paquete Económico aprobado por el Congreso fue con un cero déficit presupuestal. La inflación reportada, en diciembre de 2012, es la más baja que hayamos tenido en los últimos años, que fue de 3.9 por ciento, y la que dicen los economistas, o conocen como la inflación subyacente, fue del 3.57 por ciento.

Este escenario, sin duda, permite advertir un enorme potencial de crecimiento para México, que queremos aprovechar y que queremos acelerar.

Las proyecciones de crecimiento para nuestro país en los próximos años de distintos organismos internacionales, organismos financieros, si bien son muy favorables, entre el 3.5 y el cuatro por ciento, las medidas y acciones que mi Gobierno habrá de emprender y que he anunciado, están orientadas fundamentalmente a lograr un mayor crecimiento y hacerlo de manera sostenida.

Por eso, advierto que México representa una opción ya, desde ahora, de inversión segura y de potencial y de rentabilidad para los inversionistas.

Yo debo reconocer que la CEPAL ha jugado un papel muy importante en toda la región, a través de los estudios, de los análisis, de las experiencias que de los países de esta región comparte a todos los países; y que creo que los objetivos centrales de la CEPAL, también son objetivos centrales del Gobierno que estoy encabezando.

Queremos ser un Gobierno que impulse el desarrollo de manera equitativa. Y en alcance, precisamente, a este objetivo es que recientemente pusimos en marcha un proyecto para lograr contener y disminuir un escenario que lamentablemente no sólo se presenta en México, sino en todos los países de América Latina y en varios del mundo, que tiene que ver con la pobreza y la desigualdad social.

Hace apenas unos días, precisamente, al inicio de esta semana, presentamos la Cruzada Nacional contra el Hambre, que permite orientar los esfuerzos del Gobierno de la República, de los gobiernos estatales, de todos los órdenes de Gobierno, al objetivo de atender, de manera prioritaria, aquellos municipios que enfrentan dos condiciones particulares: pobreza extrema y carencia alimentaria severa.

Y en ese universo, hemos identificado a 7.4 millones de mexicanos, a los que queremos llegar, a los que queremos atender, y no sólo de manera asistencialista, porque no sólo se trata de garantizar el abasto alimentario para ellos, sino se trata, también, de asegurarles un mejor entorno, que les provea de servicios básicos, que les provea de servicios de salud, de educación, de infraestructura, para no sólo asegurar, insisto, la alimentación para quienes viven en condición de pobreza, sino lograr que esta población se incorpore a la actividad productiva.

Alicia, en su visita a México, tuve oportunidad de escuchar su intervención. Y destacó algo que para nosotros también es fundamental en la política que mi Gobierno habrá de seguir, que es elevar la productividad de nuestro país.

México es un país que, a partir de esas fortalezas que he enunciado, que he señalado y que he compartido con ustedes, hoy, debemos trabajar para elevar la productividad.

Y que eso permita, insisto, este mayor crecimiento, aprovechando nuestras fortalezas y capacidades y, sobre todo, permita una democratización de la productividad; que significa llegar a todos los mexicanos, lograr que las acciones y políticas que estamos impulsando hagan de México un país más productivo.

Pero no sólo de algunas de las partes o de algunas regiones, o de algunas empresas, que eventualmente, a partir de importantes inversiones, logren destacar en el uso de tecnologías y de procesos innovadores, sino se trata de que la productividad sea generalizada y se extienda a todo México.

Estos son de los temas fundamentales de mi Gobierno.

Yo agregaría tres temas más, a lo que son los objetivos centrales de mi Administración, que tienen que ver con lo que ya he señalado, que es la atención a la pobreza, elevar la productividad para el crecimiento económico y de manera sostenida, trabajar en la educación del país, para elevar los niveles educativos que, evidentemente, contribuyan a elevar la productividad.

Debo compartirles que en mi país ya está muy avanzado el proceso legislativo para un recién proyecto de Reforma Educativa que, sin duda, habrá de depararle a México mayores oportunidades para una mejor educación.

Por supuesto, está el tema de la seguridad pública, que es un tema sensible dentro de los mexicanos, sobre todo, a partir de escenarios de inseguridad que, de manera acentuada, se presenta en algunas partes del país, pero que advertimos que la mejor manera de combatir la inseguridad, además, de la eficacia que deban mostrar las entidades públicas encargadas de la seguridad, tiene que ver, fundamentalmente, con generar un círculo virtuoso de abrir mayores oportunidades entre los mexicanos, oportunidades de empleo, de desarrollo, a partir, justamente, del impulso al crecimiento económico y, con ello, lograr mayor eficacia en el combate a la inseguridad.

Y, por supuesto, lo que hoy vengo a señalar en la Cumbre realizada hoy, aquí, en Chile, que es la solidaridad que México quiere tener para con el mundo. Con las mejores causas que la humanidad tiene para hacer del mundo un mejor lugar para toda la humanidad.

México asume su responsabilidad, quiere participar, quiere ampliar los lazos de cooperación con países hermanos del mundo, y lograr una mayor integración.

Segundo tema al que quiero referirme, que es la importancia de integración regional, también, Alicia lo señaló. Es sorprendente las enormes coincidencias que tiene la región de América Latina por historia, por cultura, por lenguaje. Y que el intercambio que se da entre los países sigue siendo muy baja.

Hay que decir que en los últimos 10 años, el crecimiento que ha tenido el intercambio entre la región es apenas del 28 por ciento, mientras que los países de la región Asia-Pacífico este intercambio se ha cuadruplicado prácticamente, es del 400 por ciento.

En consecuencia, está muy claro que hay una gran oportunidad, hay una veta de oportunidad que debemos aprovechar.

Yo estoy convencido que la CELAC, que esta Cumbre de la CELAC representa una gran oportunidad para estrechar los lazos de relación a partir del conocimiento que tengamos entre los Jefes de Estado, el conocimiento personal, la empatía, la visión compartida que tengamos en alcance, a ese objetivo de lograr una mayor integración, un mayor intercambio, no sólo económico, cultural y social; y que eso permita potenciar la fortaleza y riqueza que tiene toda la región de América del Sur.

Esto es justamente lo que queremos establecer hoy en nuestra participación en esta Cumbre de la CELAC. Y, precisamente, en alcance a esto es que vamos a imprimirle un mayor vigor y vitalidad a la Alianza Pacífico, de la que somos parte ya con otros tres países de esta región, con Chile, con Perú y con Colombia.

Cómo vamos a acelerar este desarrollo en la región, y con ello concluyo mi intervención.

Justamente a través, primero, de generar una mayor confianza entre los empresarios, entre los trabajadores, entre los académicos, entre los intelectuales, para que se conviertan en el motor de este intercambio.

Sin duda, los gobiernos deben ser facilitadores para esta mayor integración de la región de América del Sur, pero, también, hay que decir, el motor de ello está en la capacidad que podamos impulsar de nuestros empresarios, de nuestros trabajadores, de nuestros actores económicos, sociales y, también, políticos.

Creo que en alcance a ello, este encuentro no sólo reúne a Jefes de Estado, sino, también, la Cumbre de CELAC se ha deparado para empresarios, y se ha deparado, también, para Legisladores de los países miembros.

Tenemos que lograr una mayor vinculación e interdependencia entre nuestras empresas, una mayor internacionalización de nuestras pequeñas y medianas empresas.

En México recién hemos anunciado la creación del Instituto Nacional del Emprendedor, precisamente para apoyar mayormente a las pequeñas y medianas empresas, y que en ese apoyo esté su proyección a los mercados internacionales.

Un mayor intercambio de experiencias para potenciar el desarrollo y la especialización de nuestras empresas. Y lo que yo espero resulte de esta I Cumbre de la CELAC, que es una mayor colaboración entre los gobiernos.

Es ésta la visión que hoy les comparto en términos muy generales de hacia dónde estaremos trabajando en los próximos años, cómo advierto. México tiene oportunidad de lograr una mayor integración con la región de América Latina y del Caribe.

Y estoy convencido que el trabajo desarrollado por la CEPAL, en la conducción que hace su Secretaria Ejecutiva, una extraordinaria mexicana, que nos enorgullece sea quien presida este organismo, este trabajo que ustedes han desarrollado, todos los cuadros de comparación y, sobre todo, el postular mejores prácticas para el impulsar el desarrollo de la región, serán un importante referente en todo lo que nos proponemos llevar a cabo.

Y agradezco a todos los empresarios de toda la región de América Latina, de distintos países hermanos, que amablemente se han dado cita en este encuentro, en esta oportunidad de poderles saludar, y de hacerles una cordial y amplia invitación para que visiten México, para que conozcan más México, que seguro estoy ya lo conocen en forma alguna, a través de las distintas expresiones culturales y de la amistad fraterna que nos identifica.

Pero que espero yo, en este escenario que les he compartido, sea oportunidad de tener una mayor presencia de ustedes en nuestro país.

Muchas gracias, y estoy a sus órdenes.