Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos los asistentes a este acto.

Quiero saludar a las autoridades aquí presentes, particularmente al señor Gobernador del Estado de Tabasco, a quien agradezco su hospitalidad, sus atenciones.

Y, además, de una vez permítanme, en respuesta al planteamiento que recién me ha formulado, en esta bienvenida que me ha extendido.

Quiero decirle, señor Gobernador, que lo hemos acreditado al final de cuentas es que hemos logrado conjuntar esfuerzos entre el Gobierno de la República y el gobierno del Estado de Tabasco; que más allá del origen partidario, está claro que trabajamos por una misma sociedad.

Que aquí estamos dedicando esfuerzos, sumados, para atender a la población tabasqueña, y que tengo muy claro cuáles son los retos y desafíos propios, y muy particulares, que tiene esta entidad.

Usted ha hecho un recuento, pero, sobre todo, ha puntualizado y ha precisado cuáles son las carencias y necesidades más sentidas en este momento para el Estado de Tabasco.

Y quiero decirle que en respuesta tendrá, de parte del Gobierno, la atención de las áreas del Gobierno, particularmente de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, de la Secretaría de Economía y de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

Para que de forma conjunta emprendamos acciones que nos permitan hacerle frente a algo muy particular, lo que tiene que ver con el desempleo, que se ha acentuado aquí, en esta entidad, y en otras de nuestro país, que tienen una dependencia y una vinculación muy señalada con la actividad petrolera y que ésta, como ha afectado al mundo entero, en el mundo y en nuestro país, pero especialmente a entidades con alta dependencia de los ingresos petroleros, se han visto mayormente afectadas.

Por eso habrá que emprender otras acciones, que nos permitan darle actividad y oportunidad a la población de dedicarse a otras actividades productivas, que les depare un ingreso, y en otras acciones que mitiguen lo que hoy está ocurriendo ante este efecto.

Cuente con el respaldo del Gobierno de la República, en favor de la población que mayormente se ha visto afectada.

Y lo hay en otro frente, que usted conoce, que es el de la seguridad pública.

Tenemos que seguir sumando esfuerzos, focalizar nuestras acciones y nuestras estrategias, el trabajo conjunto entre el Gobierno de la República y el gobierno del Estado de Tabasco, para que podamos revertir los índices de inseguridad, que lamentablemente ha vivido el Estado de Tabasco en fechas recientes.

Tenemos que revertir, como está ocurriendo en todo el país y, nuevamente, regresar a condiciones de mayor tranquilidad para los tabasqueños.

Éstas y otras acciones, señor Gobernador, quiero, al final de cuentas, dejar acreditado que el Gobierno de la República trabaja para todas y todos los mexicanos.

Y que suma su esfuerzo con el de los gobiernos de todas las entidades, sin mirar el origen partidario que tengan, no importando de qué partido político hayan surgido esos gobiernos.

Hoy, lo que tenemos claro, como así lo dice usted y lo señala y lo acredita, y lo que tiene claro el Gobierno de la República, es que trabajamos para esta gran sociedad, para todos los mexicanos.

Y resueltos que estamos para sumar nuestro esfuerzo, para hacer equipo, hacer frente común y servir aquí, de manera muy particular, a todos los tabasqueños.

Así habremos de hacerlo.

Saludo a todas las autoridades que además del señor Gobernador, están aquí presentes: del Gobierno de la República y del gobierno del Estado de Tabasco,  de los gobiernos municipales.

Alcaldes que hoy, aquí, amablemente nos acompañan en este encuentro.

A nuestros Delegados Federales, que son la representación del Gobierno de la República en distintas áreas de la Administración.

Agradezco a las y los legisladores Federales, locales, que están aquí presentes.

Particularmente a la Presidenta de la Comisión  de Comunicaciones que hoy aquí nos acompaña. Muchas gracias, Ivonne, por estar aquí con nosotros.

Y muchas gracias, de manera muy particular, en cada uno de ustedes, saludo a la sociedad tabasqueña. En las mujeres y en los hombres que están aquí hoy convocados, que están reunidos.

Por eso me he permitido poder acercarme a la parte posterior de este lugar en el que nos encontramos, para poderles saludar. Y en ustedes dejar un saludo a todos los tabasqueños.

Decirles que el Gobierno de la República sigue trabajando con Tabasco y con todo México para, efectivamente, movernos.

Para movernos a mayor velocidad e impulsar el desarrollo y la modernidad que nuestro país demanda.

Pareciera parte ya de un escenario común. Algo de lo ordinario, cuando no lo es, cada vez que inauguramos obras, como las que hoy estamos entregando y títulos de propiedad, como también los que hoy estamos entregando y que forman parte de la acción del Gobierno.

Al escuchar a los dos Secretarios, al de Comunicaciones y Transportes, y a la Secretaria o Titular de SEDATU, escuché en ellos varias de las acciones, y no únicas, que el Gobierno de la República está llevando a cabo.

Y repito, pareciera que fueran acciones ordinarias, que fueran parte ya del panorama que observamos todos los días.

Pero, al final de cuentas, detrás de cada una de estas obras, detrás de cada una de estas acciones de política que el Gobierno lleva a cabo, sumada a la que hacen los gobiernos de los estados, sin duda, hay población beneficiada.

Hay población que está recibiendo de forma tangible y visible algún beneficio, algo que les está permitiendo elevar su calidad de vida.

Y para eso estamos trabajando como Gobierno. Éste ha sido un Gobierno que se decidió a imprimirle una mayor velocidad al ritmo y a la inercia que el país estaba llevando.

Que necesitamos transformarnos de fondo y a partir de cambios estructurales que, frente a lo que algunos pudieran decir, han sido ya parte de lo que hicimos atrás o en el inicio de esta Administración, por el contrario, hoy estamos trabajando para asegurarnos que esas reformas que hicimos, que esos cambios que hicimos, realmente aceleremos su instrumentación y la población que ya aprecia algunos de sus beneficios, puedan apreciar más beneficios que, sin duda, van a impactar de forma positiva su vida y la forma en la que viven.

Van a generarles y depararles beneficios para ustedes como parte de esta sociedad y para sus futuras generaciones, para sus hijos.

Y todo ello va a contribuir a que México sea un país en movimiento; un país que proyecte modernidad; un país que proyecte el gran potencial que tiene de desarrollo y crecimiento hacia los próximos años.

Para eso estamos trabajando, para eso estamos dedicando nuestros empeños.

Y, efectivamente, señor Gobernador, yo debo recoger de su intervención algo que vale la pena nuevamente subrayar: éramos un país, primero, que teníamos una altísima dependencia de los ingresos petroleros.

Éramos, hace apenas 30 años, un país cuya economía dependía de forma relevante de la actividad petrolera, de lo que exportábamos en el petróleo y, además, del gasto que hacía el Gobierno.

Hoy somos una economía que tiene menor dependencia del petróleo.

Hace, déjenme, lo que he dicho en distintos foros, pero vale la pena decirlo aquí en un estado petrolero, cómo se ha transformado esta condición y cómo hoy son otras actividades las que están moviendo a México.

Además del petróleo, que por supuesto que nos impacta, pero la actividad económica hoy depende, la economía del país depende en menor medida de la actividad petrolera, de la que dependíamos casi en su totalidad.

Antes nuestras exportaciones, que impactaban en nuestra actividad económica, eran el 80 por ciento, eran petroleras. Hoy son manufactureras.

Es decir, lo que hacen las industrias del país, los productos que se hacen aquí, en México, que son hechos en México, son parte de lo que mueve mayoritariamente nuestra economía.

Hoy apenas las exportaciones petroleras deben ser del orden del ocho por ciento de lo que hay en la actividad económica.

Sin embargo, el ingreso petrolero sigue siendo un componente importante del ingreso que tiene el Gobierno y en todos los órdenes. Lo que tiene el Gobierno para hacerle frente a las demandas sociales, es cierto que el ingreso petrolero sí es importante, pero, también, se ha reducido su impacto.

Al inicio de esta Administración, el Gobierno dependía en 40 por ciento, casi en la mitad de su presupuesto de nuestras exportaciones petroleras.

Imagínense lo que hubiese sido de no haber hecho varios cambios estructurales, que nos hacen ser menos dependientes de los ingresos petroleros. Pero hoy siguen teniendo un impacto del orden del 18 por ciento.

Es así como hemos logrado reducir nuestra dependencia del ingreso petrolero; que debe ser una fortaleza, debe apoyar mucho de lo que los gobiernos hagan en favor de la gente, pero no podemos depender solamente del petróleo.

Por eso la razón de haber hecho estos cambios de fondo y estructurales, en ese orden, para que los gobiernos pudieran tener mayores capacidades y no sólo depender del petróleo.

Es cierto que hoy tenemos que lograr, y como lo he comprometido, un trabajo conjunto, particularmente, para las entidades que tienen una mayor dependencia de la actividad petrolera, como es el caso de Tabasco, como es el caso de Campeche, y de otras entidades que marcadamente tienen una actividad económica muy vinculada a la industria petrolera.

Pero nos estamos moviendo, nos estamos transformando.

Quiero, finalmente, decirles que hoy nos convocan dos actos, efectivamente, como Rosario lo ha señalado, de justicia.

Por un lado, estamos ampliando nuestra infraestructura en materia de comunicaciones, y lo hacemos con el empeño y la visión clara que tenemos de que un país mejor conectado, mejor comunicado, permite, realmente, y eleva la oportunidad de que sus distintas regiones tengan mayor desarrollo, que tengan actividad productiva.

Díganme ustedes aquellos lugares en donde no hay buena conectividad, donde no hay buenas comunicaciones, qué empresas o qué empresarios, eventualmente, estarían decididos a invertir ahí.

En donde sus productos y hacerlos ahí, eventualmente serían más costosos y más caros. Y eso llevarlos a un mercado de hoy alta competencia, sería muy difícil.

Por eso, efectivamente, lo que vimos en el video, lo que son nuestras carreteras, son efectivamente el sistema circulatorio de nuestro país.

Y cuando tenemos un cuerpo bien oxigenado, que es lo que hace el sistema circulatorio, y no soy médico, pero sabemos que un cuerpo bien irrigado y bien oxigenado tiene mayor fuerza, tiene mayor vitalidad, es lo que estamos haciendo con el país, darle esa capacidad y ese potencial; más vida, más oxígeno, para que esté mejor conectado y para que la actividad económica crezca y eso vaya en beneficio de nuestra sociedad.

Qué bueno que hoy entregamos este Distribuidor Vial La Pigua, además esta ampliación de esta carretera, que es parte de la conexión con La Pigua, y además el compromiso que estamos haciendo, que me invita a regresar el señor Gobernador, muy próximamente, además de otras obras en el terreno educativo y en otros ámbitos.

Pero además, pronto estaremos ya, en este primer semestre, entregando el Libramiento de Villahermosa y además la Carretera Villahermosa-Escárcega, que tiene una inversión del orden de los seis mil millones de pesos, solamente en estas obras; más las otras que estamos aquí, que se han anunciado en este video.

Estas y otras obras, en otros ámbitos, en el terreno educativo, por solo citar algunos, nos invitará a estar nuevamente de regreso aquí, en Tabasco.

Y  lo otro que nos convoca el día de hoy, es la entrega de títulos de propiedad.

Y vale la pena y recojo lo que usted dijo, señor Gobernador, ahora sí me lo voy a llevar para, creo que nos permite ilustrar de mejor manera la relevancia, la importancia que tiene tener un documento jurídico, como los que aquí hemos entregado.

Lo que para una persona significa tener hoy su credencial, a lo mejor para un ciudadano su credencial de elector, porque son solamente mayores de 18 años, pero que es una forma de identificarse; o para una persona tener su acta de nacimiento, que usted bien lo ha señalado, es tan importante eso, porque es una forma de mostrar su identidad, de poderse identificar, como es importante para una familia tener la seguridad de que tiene su propiedad, tiene un título de propiedad, algo que ampare ese título de propiedad.

Por eso le decía a Rosario, y es algo que ya estaremos anunciando, a ella le corresponderá anunciarlo, dije; éste no es un papelito, porque este Programa de Papelito Habla, suena que es algo muy chiquito.

La verdad es que es un papelote, es un título de propiedad que le da seguridad a las familias, que lo tienen y les da, además, no sólo la seguridad de que tienen su tierra, su casa y que está amparada bajo un título de propiedad.

Tiene, además, la oportunidad, con este documento, de poder tener acceso a un crédito, de darle mayor valor a su propiedad, precisamente, por tener amparada la propiedad con un título, con una certeza jurídica.

Y por eso, lo que ha dicho aquí Rosario, he instruido que aceleremos los procesos para la entrega títulos.

Aquellos procesos o aquellas gestiones que tomaban en promedio tres años, aquí, a quienes entregué algunos títulos de propiedad, algunos me dijeron, para sus casas del INFONAVIT o del FOVISSSTE, llevaban un año haciendo la gestión de los mismos.

Pero para algunos otros títulos agrarios, me dijeron por lo menos dos, hace cinco años que hemos hecho gestión para lograr este título. Se tomaban antes entre tres y más tiempo, como lo he podido aquí recoger.

La instrucción que tiene, y además hemos hecho reingeniería de los procesos, no más de seis meses para entregar títulos agrarios y todos los títulos de propiedad que corresponde a SEDATU hacer la gestión de los mismos para que nuestra población pueda tener mayor certeza.

El compromiso es que para este año entreguemos, al menos, 500 mil títulos de propiedad en lo que son cancelaciones de hipotecas, escrituras, títulos agrarios. En todo este tipo de documentos, 500 mil estaremos entregando este año, en beneficio de igual número de familias.

Creo que lo que hoy aquí nos convoca nos deja acreditar algo: Nos estamos moviendo y estamos moviendo a México.

Pero no lo está moviendo el Gobierno. El Gobierno está  poniendo los escenarios, está apoyando a la población para que sea la sociedad, como está ocurriendo, la que esté moviendo positivamente a México. Ésta no es sólo una tarea del Gobierno.

Al Gobierno le corresponde, y es su obligación, generar los mejores mecanismos, las mejores formas, los medios, los instrumentos, para       que nuestra sociedad se mueva, para que México avance; para que México sea un país que proyecte la fuerza y la fortaleza que tiene frente a otras naciones.

Tenemos esa capacidad.

Por eso he insistido en eventos recientes, tenemos que superar, a veces, esa actitud de pesimismo, de derrotismo, que a veces nos embarga, si supiéramos cómo el mundo hoy nos está viendo.

Yo que he tenido oportunidad de llevar la representación de México como su Presidente, a distintos foros en donde se habla de lo que pasa en el mundo, déjenme compartirles que el mundo hoy aprecia en México lo mucho que está cambiando, cómo se está transformando y el gran potencial que tiene.

Y saben quiénes son responsables de ellos.

Su sociedad. Las y los mexicanos que trabajan todos los días; sin darse cuenta a lo mejor, sin estar plenamente conscientes que en lo que están haciendo, en su trabajo, ahí donde dedican sus esfuerzos todos los días, están contribuyendo a transformar positivamente a México.

En pocas palabras: moviendo a México para mejores condiciones.

Muchas gracias, Tabasco.

Muchas gracias por su hospitalidad y dejo en ustedes un saludo fraterno a toda la sociedad tabasqueña.

Gracias.