Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Es un placer estar aquí, en el estado de Jalisco, visitando Guadalajara.

Y quiero apelar a su comprensión, porque sé que nos ha tomado un poco más de tiempo llegar aquí, después de haber estado en Ocotlán, Jalisco, precisamente, en un encuentro que nos permitió entregar algunas obras y, sobre todo, compartir como lo quiero hacer en este espacio, lo que tiene comprometido el Gobierno de la República a realizar en esta gran entidad de Jalisco.

No sin antes saludar al Presidente del Consejo Regulador del Tequila, a quien le agradezco esta muy atenta invitación.

Al Presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Tequila.

Y a ambos, agradezco el mensaje que han tenido a bien dirigir, al tiempo que también hago propias y comprometo dar atención a las cinco propuestas que don Miguel Ángel ha formulado al Gobierno de la República para ser atendidas y que todo esto le dé un mayor impulso a la industria del tequila.

Le quiero agradecer al Gobernador del estado de Jalisco su gran anfitrionía el día de hoy, en esta gira de trabajo que estamos realizando.

Una de las varias, señor Gobernador, y distintas autoridades que están aquí, presentes, del Gobierno Federal y del Gobierno del estado, que me propongo llevar a cabo en esta entidad, porque fue aquí, en Jalisco, donde inicié mi campaña político-electoral, precisamente, aquí, en esta ciudad de Guadalajara, muy cerca del lugar donde nos encontramos, el Hospicio Cabañas, iniciamos nuestra campaña. Me comprometí con Jalisco y con todo el país.

Y lo que hemos venido impulsando, a poco más de un cuarto de la gestión gubernamental, han sido cambios estructurales que permitan romper con la inercia del desarrollo que el país llevaba.

Porque hay que decir que nuestro país, como se quiera medir y evaluar en los últimos 10 o 20, o 30 años.

Lo que es cierto, es que el nivel de crecimiento que nuestro país venía llevando era insuficiente para abrir oportunidades de desarrollo a más mexicanos y, sobre todo, a una sociedad predominantemente joven, que no tenía un futuro alentador, a partir del ritmo de crecimiento que estábamos llevando.

Y hoy, hemos estado dedicando espacios, precisamente, para exponer y explicarle el alcance de las varias reformas que ustedes han escuchado, estructurales, que se han venido impulsando, y que ahora corresponde al Gobierno de la República asegurar su debida implementación.

Y que todo ello depare el objetivo, los grandes objetivos que se persiguen en cada una de las reformas que en muy poco tiempo se han logrado materializar, que se han logrado implementar y que, sin duda, depararán al país un mayor desarrollo, un mayor crecimiento económico de forma sostenida y, en consecuencia, la oportunidad de generar condiciones de bienestar para todos los mexicanos.

Yo reitero mi agradecimiento por la oportunidad de estar hoy, aquí, particularmente con quienes están en la industria del tequila.

Saludar a sus exponentes, sus máximos exponentes de esta gran industria: a sus empresarios, a trabajadores, a colaboradores de la industrian del tequila.

En esta celebración que hacen de la Denominación de Origen, 40 años; del Consejo Regulador del Tequila, 20 años, y que me da oportunidad de tener este acercamiento, quizá en una, no tan buena hora, porque ya es la hora de la comida, se antoja llegar a tomarse un tequilita y poder degustar y, entonces, comer muy bien. Prometo ser breve en mi intervención.

Y sí en el compromiso, no de ser tequilero, sino sí de ser un gran promotor del tequila, de la industria del tequila.

Y miren, hay sin duda dos aspectos que me vinculan con esta industria.

El primero, porque sí soy un consumidor de tequila. Sí lo acostumbro, y sí soy cliente de la industria del tequila.

Y segundo, porque la última novela que hizo mi esposa, antes de dejar de ser artista, fue jimadora y perteneció también al Consejo Regulador del Tequila, si no mal recuerdo.

Entonces, esto me encuentra con esta industria, y me da mucho gusto departir con ustedes en esta celebración.

Señoras y señores.

De verdad muchas gracias, y espero ser muy breve en mi mensaje, pero que tiene elementos que me parecen importantes destacar en este encuentro.

Las aportaciones de Jalisco al folclore y a la gastronomía mexicana, lo han convertido en uno de los mayores referentes de nuestra cultura e identidad.

La charrería y el mariachi, propios de esta tierra, nos llenan de orgullo y son un símbolo de México en el exterior.

Pero, sin duda, uno de los mayores embajadores de Jalisco y México en el mundo, es, precisamente, el tequila.

En cualquier rincón del planeta, cuando se habla de tequila, indudablemente se habla de México. Esta bebida es reflejo de la riqueza de nuestra tierra, y de la calidad de los productos cien por ciento mexicanos.

Se trata de un emblema que nos permite compartir con otras culturas una parte de la historia e identidad de nuestra Nación.

Cada botella de tequila contiene la dedicación y el esfuerzo de los jimadores, la habilidad de los maestros tequileros, años de añejamiento, así como la visión de quienes lo comercializan y distribuyen.

En suma, el tequila representa un símbolo auténticamente mexicano que se ha ganado un lugar privilegiado dentro y fuera de nuestro país.

Y ello ha sido posible gracias al esfuerzo conjunto de quienes integran la gran familia tequilera.

Precisamente, este año 2014 se conmemoran, como aquí lo hemos señalado ya, y todos que me antecedieron en el uso de la palabra lo han referido, tres aniversarios:

Los 55 años de la Cámara Nacional de la Industria Tequilera; los 40 años de la Declaratoria de la Denominación de Origen del Tequila, y los 20 años del Consejo Regulador del Tequila.

En esta ocasión, quiero reconocer el éxito que ha logrado el Consejo Regulador del Tequila en el desarrollo de esta industria orgullosamente mexicana.

Sus aportaciones son innegables, y han generado una etapa de mayor dinamismo y crecimiento para este sector.

Por citar algunos ejemplos:

Hace 20 años, en el país había, aproximadamente, siete mil agaveros. Actualmente, hay más del doble; suman, aproximadamente, 17 mil 500.

En cuanto a la producción, ya se refirió también, en 1995 existían sólo 36 casas tequileras. Hoy, México cuenta con 119.

Por su parte, las exportaciones prácticamente se han multiplicado por tres.

A raíz de ello, 2013 fue el año con más litros exportados; más de 150 millones, equivalentes a dos de cada tres litros producidos.

Además, en estas dos décadas se han logrado articular esfuerzos para consolidar la cadena productiva agave-tequila y, con ello, agregar valor y conquistar nuevos mercados.

Hoy, el tequila llega a más de 120 países en todos los continentes.

Estas cifras son realmente alentadoras. Reflejan que el liderazgo, la visión y el talento creativo de todos ustedes, está dando amplios resultados.

Por ello, expreso mi más amplio reconocimiento y felicitación a los agaveros, tequileros, envasadores y comercializadores, por este 20 Aniversario del Consejo Regulador del Tequila.

Para todos ellos, nuestro más amplio reconocimiento y felicitación.

Su compromiso ha proyectado el prestigio de la bebida más tradicional de México.

Y para respaldar este esfuerzo y contribuir a la consolidación de esta industria nacional, el Gobierno de la República, a través de la Secretaría de Economía y de SAGARPA, promueve un diálogo cercano con los tequileros.

Una acción relevante ha sido la creación del Servicio Integral de Información de la Cadena Productiva Agave-Tequila.

Con este mecanismo se busca reducir la volatilidad en los ciclos de producción y abasto, así como sus efectos adversos en los precios del mercado.

De esta forma, coadyuvamos con este Consejo, a fin de asegurar el cumplimiento de la normatividad vigente, certificar la autenticidad y originalidad del tequila, así como salvaguardar la denominación de origen.

En los últimos años se han logrado importantes avances. Sin embargo, nuestra creciente integración a la economía global ofrece nuevas oportunidades para su crecimiento.

En este nuevo escenario, tengan la certeza de que el Gobierno de la República es su firme aliado.

Seguiremos siendo un decidido promotor de los productos mexicanos, incluyendo, por supuesto, éste que es emblemático de la nación: el tequila.

En cada gira de trabajo en el exterior, en cada negociación comercial buscamos incrementar las exportaciones de México al mundo.

Actualmente, uno de los mercados más importantes por su dinamismo y tamaño es, sin duda, el asiático.

Y por ello, la diplomacia y los negociadores mexicanos trabajaron para lograr que el tequila cien por ciento agave tuviera acceso al mercado de China.

Y cumpliendo mi compromiso con ustedes, en agosto de 2013 partió el primer envío de más de 70 mil botellas de tequila cien por ciento agave hacia China.

Más recientemente, el mes pasado, para incrementar su comercialización, con el apoyo del Gobierno de la República, 15 empresas tequileras visitaron aquel país, como parte de su primera misión comercial.

Si todos hacemos nuestra parte, se prevé que dentro de cinco años se exporten alrededor de 10 millones de litros de tequila a China. Y de lograrse esta condición, el mercado chino sería el segundo de exportación más importante, sólo después del norteamericano.

En cuanto al reconocimiento de China a la Denominación de Origen del Tequila, el proceso avanza satisfactoriamente con las autoridades de aquel país.

Déjenme hacer un breve paréntesis, sólo para compartirles que en la visita que hiciera el Presidente de China a México me permití departir con él, brindar con tequila, echarnos un fondo de tequila también para que degustara esta bebida que queríamos llevar, entonces, al mercado de China.

Y por supuesto que, en su momento, también me cobró esta invitación, cuando nos encontramos en el G20, en San Petersburgo, que me invitó amablemente a departir en una cena, nada más que ahora nos devolvió el brindis con moutai, una bebida propia de China, y así emparejamos los cartones. Pero, lo importante, es que el tequila se está vendiendo ya en China.

Con acciones concretas, como éstas, la industria tequilera seguirá siendo un ícono de la identidad nacional, pero, sobre todo, una fuente de ingreso y empleo para miles de familias mexicanas.

Señoras y señores:

Agradezco la gentileza que han tenido conmigo, al haberme entregado el reconocimiento Águila en Vuelo.

Para mí, esta distinción inmerecida simboliza el despegue que inició México hace cuatro décadas, al lograr la Denominación de Origen que ha hecho de Jalisco la capital mundial del tequila.

Estoy convencido de que los tequileros están listos para emprender un vuelo aún más alto. Que están preparados para buscar nuevas áreas de expansión con otros productos derivados del agave, y diversificar sus mercados.

Les felicito, y les deseo que vengan más años de éxitos.

Y les reitero: Tengan seguridad de que en el Gobierno de la República tienen a un aliado para lograr estos objetivos.

Este reconocimiento, insisto, inmerecido que me han entregado, lo asumo a partir de lo que, sin duda, México tiene por delante: emprender un alto vuelo para llegar a horizontes más lejanos que nos hemos trazado en esta Administración.

Y que todos, haciendo nuestra parte, siendo motor en el ámbito de trabajo y de participación de cada uno, estoy seguro que lograremos emprender un vuelo muy lejano que hará que México sea un país en pujante desarrollo, crecimiento y, sobre todo, generando condiciones de bienestar para todas las familias mexicanas.

Felicidades a toda la industria tequilera.

A quienes participan en ella, por lo que han hecho de México o, más bien, por lo que han hecho de este producto: un insigne o emblema propio de nuestro país que nos da identidad y, sobre todo, gran orgullo mexicano.

Felicidades a todas y a todos ustedes.