Amigas y amigos campesinos.

Me da mucho gusto estar nuevamente aquí, con ustedes.

Gracias, amigas y amigos del campo, por darme la oportunidad de encontrarme con ustedes nuevamente.

Quiero decirles que éste es un espacio muy especial, como lo ha sido cada vez que nos encontramos, porque es oportunidad de compartir y de reflexionar cuánto estamos avanzando, qué más nos falta por hacer y compartir varias de las acciones que el Gobierno de la República, un gobierno transformador, un gobierno que ha hecho cambios desde el fondo para impulsar el desarrollo nacional, viene siendo, precisamente, en favor del campo nacional.

Antes de ello, quiero agradecerle al señor Gobernador de Nayarit su hospitalidad, la generosidad de sus palabras.

Y al tiempo de saludarle, saludar a la Gobernadora y a los demás Gobernadores que hoy están aquí presentes; y, de igual manera, a los Gobernadores electores de entidades federativas que hoy aquí nos acompañan.

Saludar a un paisano de los nayaritas aquí hoy reunidos, a Manuel Cota, dirigente nacional de la Confederación Nacional Campesina, que seguramente está contento, no sólo por llevar a cabo y encabezar este evento, sino por estar aquí, en su tierra.

Manuel, muchas gracias por los comentarios generosos que has tenido para con el amigo de los campesinos, el Presidente de México.

Quiero saludar a quienes han sido dirigentes de esta organización campesina, a los dirigentes de las distintas ligas campesinas en las diferentes entidades federativas.

A los miembros del Congreso Agrario Permanente, dirigentes de distintas organizaciones, a quienes agradezco, de igual manera, su presencia.

Saludo con afecto al dirigente de mi partido, al dirigente del Partido Revolucionario Institucional.

Con reconocimiento por su presencia, su apoyo solidario y respaldo a las y los Legisladores Federales y locales que están aquí presentes.

Senadoras y Diputadas.

Senadores y Diputados que hoy aquí nos acompañan.

A presidentas y presidentes municipales de diferentes partes de la República, que hoy aquí se dan cita.

Pero especialmente con mi mayor afecto, reconocimiento y cariño, quiero saludar a las mujeres, a los jóvenes y a los hombres del campo de nuestro país.

Quiero decirles, aquí están delegaciones de diferentes partes de México; aquí se deja sentir la presencia, la voz de la representación de las mujeres y hombres del campo de todo el país.

Y yo quiero decirles que ha sido mi deseo, quizá no cumplido en todo lo material, el poder acercarme a cada uno de ustedes.

Sí pude tener contacto cercano, de abrazo, de beso con muchas y muchos de ustedes.

Pero desde aquí vaya mi abrazo fraterno, un abrazo cálido y sentido de quien se asume un cenecista, de quien está en la máxima magistratura de este país, de quien es Presidente de la República, gracias al respaldo y apoyo de las mujeres y hombres de esta gran organización campesina.

Me asumo uno de ustedes, porque entiendo, entiendo, al igual que ustedes, en el campo saben de los tiempos difíciles; saben de lo complejo que es trabajar el campo; saben, también, hacerles frente a distintas adversidades.

Pero hoy nos convoca este Congreso Nacional de la CNC, en donde habrán de escucharse planteamientos, en donde habrán de escucharse propuestas, que nos permitan impulsar lo que marca este Congreso: la revolución productiva de nuestro país.

Porque, efectivamente, hoy el campo nacional vive una realidad diferente y positiva de la que apenas tenía hace cuatro años.

Hoy, el campo nacional, hoy la actividad agroalimentaria de México tiene una mayor productividad y, además, se genera mayor riqueza en beneficio de las familias mexicanas, de las familias dedicadas a esta actividad; de las familias que viven en el campo y que se dedican a la actividad agrícola; de las mujeres y hombres que están, por igual, en la actividad pesquera, en la actividad agroalimentaria.

Este sector es uno de los que en los últimos cuatro años ha tenido un mayor crecimiento que otras actividades económicas.

Sólo por mencionarles, en estos primeros seis meses de este año la actividad agrícola ha crecido 4.2 por ciento; esto es más de lo que han crecido otros sectores económicos.

Por otro lado, de igual manera, la actividad agroalimentaria en este primer semestre ha crecido 3.3 por ciento más del promedio del crecimiento nacional.

Qué significa eso.

Que hoy la actividad agroindustrial, agroalimentaria está teniendo mayor productividad. Hoy se produce más y se generan mayores ingresos para las familias mexicanas.

Desde hace más de 23 años que no lograba México ser superavitario en sus exportaciones; es decir, hoy estamos produciendo más y exportando más de lo que está demandando el mercado nacional.

Por primera vez, en más de 23 años, estamos generando más exportaciones de lo que estamos importando en productos agroalimentarios.

Y déjenme compartirles algunos datos que a lo mejor por obvios no se destacan y que valen la pena darles justa dimensión.

Somos unos de los países que producen algunos productos como ningún otro país en el mundo.

El aguacate, por ejemplo, somos el primer país que produce más aguacate en el mundo.

Somos, México, el país que produce el 70 por ciento, siete de 10 aguacates que se producen en el mundo son producidos en México.

Somos, además, el primer país en el mundo que produce tomate, que produce mango, papaya; además de cebada para la producción de cerveza y agave, como producto nacional, para la producción del tequila.

En otros productos ocupamos el segundo lugar en todo el mundo, como en calabaza, en limón y en sandía.

Y tercer lugar, que no es menor, en lo que es berenjena, pimiento morrón, pepino, frambuesa, zarzamora, apio y lechuga.

En pocas palabras: somos una Nación que produce alimentos para nosotros, para el consumo propio, pero, además, llevamos esta riqueza de la producción nacional a otros mercados a donde estamos abriendo cada día más mercados para que productos mexicanos lleguen a las mesas de otros hogares en otras partes del mundo.

El Gobierno de la República, el gobierno que encabezo, se ha propuesto desde el inicio de esta Administración, impulsar una gran transformación en distintos frentes.

Somos un Gobierno que no decidimos sólo administrar lo que recibimos; sino, más bien, impulsar cambios que le den a México la oportunidad de crecer de forma más acelerada, de tener mayor desarrollo y, sobre todo, de garantizar que el día de mañana que, en un futuro próximo, las nuevas generaciones, la juventud mexicana tenga mayores espacios de oportunidad y de realización personal.

Y eso no podía hacerse sólo administrando lo que recibimos. Teníamos que impulsar una transformación.

Y en el campo ha sido, para este gobierno, una de sus grandes prioridades, el lograr no sólo generar mayor producción, que hoy la estamos viendo, no solo mayor volumen, sino realmente ocuparnos de una conversión en el campo, una reconversión en la producción del campo que genere mayor valor a lo que se está produciendo.

No sólo dedicarnos a producir lo que por años se venía produciendo en algunas tierras o por lo que se seguía haciendo, a partir del legado de distintas generaciones.

Había que entender lo que el mercado nacional e internacional estaba demandando y, sobre todo, aquello que genere mayor valor y riqueza e ingreso para las familias que están en la actividad agroalimentaria.

Y es así como hemos venido trabajando.

Déjenme poner en contexto algunas de estas varias acciones que se han impulsado, y que hoy nos permiten tener estas cifras que hablan de cómo ha sido creciente la producción y el valor de lo que genera el campo nacional.

Hemos venido trabajando en una de las metas centrales que en este sector nos propusimos: la tecnificación del riego, el aprovechar de mejor manera el agua, a veces tan escasa, para producir más.

Nos propusimos llegar a 500 mil hectáreas tecnificadas, una meta que de hecho estaremos rebasando, porque este año ya llegaremos en el cuarto año de esta Administración, a 450 mil hectáreas tecnificadas con riego para apoyar la productividad del campo.

En qué se traduce esto.

Déjenme decirles que con esta tecnificación en el uso del agua estamos ahorrando, en el uso del agua, lo que se consume en dos años en la Ciudad de México; el consumo de dos años de la Ciudad de México es lo que hoy se está ahorrando en el consumo de agua para la producción de nuestro campo a través del uso tecnificado.

Pero, además, no sólo eso, estamos logrando que esas tierras aprovechen de mejor manera el agua, pero, además, que produzcan más, que por cada metro cúbico que se emplea de agua se pueda producir más, y las cifras ahí están.

Anteriormente por cada metro cúbico, sólo se producía 1.5 kilógramos de distintos productos.

Hoy el indicador es de 1.8 kilógramos de producción agrícola con menos agua, mayor producción.

No hemos dejado de invertir en el campo. No ha habido año en el que este Gobierno, como nunca antes, invirtiera en el campo.

De hecho, para atender a cuatro millones de productores, hemos hecho una inversión de más de 63 mil millones de pesos.

Cuando damos cifras pueden parecer mucho o poco. Pero esta cifra que doy de 63 mil millones de pesos, sin duda, es una cifra relevante, significativa, que habla del compromiso que tiene el Gobierno de la República en apoyar de manera perseverante, consistente y reiterada la actividad de los más de seis millones de personas que viven en el campo nacional.

Quiero finalmente en mi intervención en este Congreso de esta gran organización campesina, de una gran organización campesina que, como su líder lo expresara, está unidad, está comprometida con México, impone o da toda su fuerza, precisamente, para respaldar la transformación nacional, de no conformarse con lo que se tiene.

Sino de estar todos los días empeñados, en unidad y en armonía, en dar lo mejor de sí para seguir respaldando y apoyando la transformación nacional, los cambios que México necesita y debe seguir impulsando para crecer y tener mayor desarrollo.

Para la actividad del campo, quiero ser puntual, habremos de seguir apoyando este sector, particularmente con la mecanización del campo, apoyándoles con tractores, con cosechadoras, con equipamiento para el campo, que permita, en esta tecnificación y mecanización, elevar la productividad del campo, que es la misión que hoy convoca este Congreso Nacional.

Durante mi Administración habrán de entregarse, y es una meta que estamos próximos a cumplir, 25 mil tractores para apoyar la mecanización del campo.

Una segunda acción relevante: el crédito para el campo.

Hoy el crédito para el campo, y ustedes lo han podido constatar, es más barato; hay una tasa de interés que pagan los productores del campo, más baja y más barata de la que antes les venían cobrando las instituciones financieras.

Pero, además, en el diseño de la política financiera para el campo, no sólo bajamos las tasas de interés, sino que también bajamos aún más las tasas de interés para apoyar la labor productiva del campo, de las mujeres del campo.

Las mujeres del campo, que son pivote del desarrollo, que acompañan el desarrollo nacional y que merecen atención especial para acompañar el esfuerzo de crecimiento y desarrollo de nuestro campo.

Hemos invertido, precisamente, para apoyar el financiamiento al campo más de 21 mil millones de pesos.

Con qué propósito.

Para apalancar o a través de garantías que potencien crédito hacia el campo por más de 171 mil millones de pesos, que son las cifras, son los recursos que hoy se están invirtiendo en crédito al campo de forma más barata.

Tercer proyecto. Estamos trabajando en mayor infraestructura.

Déjenme decirlo a los nayaritas, que ustedes lo saben que uno de los compromisos centrales, de los varios que he hecho con el Estado de Nayarit y con las diferentes entidades federativas, pero al encontrarnos hoy aquí, en Nayarit, saben que el Canal Centenario es uno de mis compromisos que está en obra, que se sigue trabajando en él y que habremos de concluirlo para apoyar el riego de más de 50 mil hectáreas en esta gran entidad federativa.

Vamos a recuperar tierras erosionadas, tierras que hoy no se permite producir en ellas. El proyecto, el objetivo es recuperar 200 mil hectáreas de tierras erosionadas, que nos van a permitir elevar la producción, pero, sobre todo, el valor de lo que estemos ahí produciendo.

Y cuarto, cuarta política que quiero hoy compartirles. Una política diferenciada para las mujeres del campo.

Además del crédito que ya he señalado, hemos definido un programa que engloba distintas acciones dirigidas de forma específica para las mujeres del campo.

El Programa: El Campo en tus Manos engloba distintas acciones para apoyar a las mujeres de nuestro campo, para invertir recursos específicos en apoyo a las mujeres del campo.

Adicionalmente, hoy es ocasión de compartirles lo que hace apenas algunos meses comprometí: el que distintos expedientes que estaban en los Tribunales agrarios, di entonces la instrucción a la Secretaria o a titular de SEDATU para acelerar esos expedientes que llevaban años para resolver y ser atendidos, más de 150 mil.

Hoy, me ha informado que ese rezago que había de esos expedientes ha sido y ha resuelto, y con ello hemos abatido este rezago que había en los Tribunales Agrarios, esto en apoyo de la gente que vive en el campo.

Amigas y amigos del campo:

Éstas son sólo algunas de las acciones, sólo algunas de las grandes acciones que el Gobierno de la República viene impulsando para realmente acreditar el compromiso que tiene con las mujeres, los jóvenes y los hombres del campo.

Quiero que sepan, como se los he señalado en más de una ocasión, tienen en su amigo, en uno de ustedes, en el Presidente de la República, a un gran aliado del campo.

Tienen en ustedes, no sólo el reconocimiento de su servidor por darme la oportunidad y respaldo de estar hoy al frente de la más importante magistratura de nuestra Nación.

Sino saben que tienen en el Presidente de la República a un gran aliado, a un compañero de batalla, a un amigo de ustedes, a un cenecista que está resuelto y decidido a seguir impulsando la transformación nacional y, de manera muy especial, la transformación del campo nacional.

Las familias mexicanas que viven en y del campo merecen tener mayores apoyos, mayores recursos, modernización, reconversión de cultivos, asesoramiento, todos los insumos a mejores precios y crédito. Eso es lo que estamos haciendo.

Y eso es lo que nos deja ver los resultados que hoy les he compartido, las cifras de producción que hoy estamos alcanzando.

Sigamos trabajando unidos, sigamos trabajando de la mano, hombro con hombro, mirando hacia adelante en ese México de esperanza que se va a abriendo ante los ojos de todas y de todos.

En ese México que todos estamos construyendo a partir de implementar las grandes transformaciones que hemos podido concretar en ley, y que hoy estamos instrumentando.

Este apoyo y este respaldo es fundamental para que juntos construyamos una mejor Nación, un mejor campo en beneficio de las familias mexicanas.

Trabajemos en unidad con enorme entusiasmo, con gran compromiso.

Ésta es la principal organización campesina del país, una organización campesina con historia, que le acompaña toda una historia llena de retos y desafíos, y que está resuelta a seguir caminando y forjándose, entre todos, una mejor nación.

Seamos parte de este esfuerzo transformador y permítanme desde aquí, desde esta tribuna, como amigo que soy de todas y todos ustedes, hacerles llegar un abrazo cálido, cariñoso, fraterno, pero, sobre todo, de enorme gratitud por su apoyo y por su respaldo y solidaridad.

Muchísimas gracias.

Voy a proceder, ya concluyó mi intervención, solamente me toca hacer la razón por la que fui invitado a este evento, que es más allá de sólo asistir a esta declaratoria inaugural, sino es la gran y grata oportunidad que me dan de estar entre mis amigas y mis amigos.

Por eso hoy aquí, en Tepic, Nayarit, hoy, 25 de agosto de 2016, me es muy grato declarar formalmente inaugurado el 78 Congreso Nacional Extraordinario de la Confederación Nacional Campesina, seguro de que sus trabajos y acuerdos contribuirán a la revolución productiva del campo y, con ello, al bienestar de las familias campesinas.

Felicidades y enhorabuena.

Muchas gracias.