Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Me da mucho gusto tener este espacio de encuentro con el equipo campeón de futbol de nuestro país.

Saludar a sus directivos, al ingeniero Carlos Slim, a Jesús Martínez, Arturo Elías que, sin duda, han puesto gran corazón y sobre todo gran confianza en este grupo de jóvenes; de jóvenes talentosos, de jóvenes que han sudado la camiseta esmeralda y que lograron lo que es, sin duda, el anhelo y la aspiración de todos los equipos que participan en la liga mexicana de futbol.

Quiero, como Presidente de la República, felicitar a este gran equipo, por lo emocionante, por lo desafiante que, sin duda, fue el torneo en el que resultaron ustedes campeones de este torneo de futbol, que concluyó a finales del año pasado.

Como Presidente de la República es para mí un alto honor recibirles en esta Residencia Oficial de Los Pinos, expresarles mi felicitación, mi reconocimiento y hacerles simplemente alguna breve reflexión de lo que significa cada vez que un equipo logra este triunfo, logra ganar este campeonato.

Sin duda, representa para ustedes un triunfo de equipo y un triunfo individual, porque ustedes han decidido dedicarse a esta disciplina deportiva, le ponen corazón, alma, espíritu y todo para ganar en cada partido que llevan a cabo y lo hicieron con gran éxito.

Yo recuerdo ya la etapa final. Déjenme compartirles que con algunos de sus directivos, que sé que tienen también afición por el equipo León y por algún otro equipo, evidentemente conforme se iba a acercando la final de futbol.

Yo he señalado que hoy como Presidente de México le voy a todos los equipos de México. Deseo que a todos los equipos de futbol de la liga mexicana les vaya bien, que esto se convierta en éxitos de equipo e individuales para quienes integran los equipos que participan dentro de la liga mexicana de futbol.

Pero que también es pública mi historia de afición que tengo y que tuve en el pasado, y sé que a ustedes les tocó enfrentar a esos equipos que alguna vez, para los que tuve una gran afición y ustedes resultaron triunfadores y ganadores de este torneo de futbol.

Insisto, les quiero felicitar ampliamente porque se constituyen, insisto, cada vez que hay un equipo triunfador, quienes lo integran se constituyen en ejemplo y en una aspiración de las nuevas juventudes.

Porque son éxitos y son triunfos, insisto, de ustedes y para su equipo.

Y cuando hay un equipo ganador, se convierte en un gran referente, en una gran aspiración, estoy seguro, de muchos jóvenes.

Ya hoy, también, de señoritas que participan en el futbol, pero se convierten en un gran referente. Se convierten en ejemplo a seguir, en aspiración de triunfos a lograr, y por ello les quiero felicitar.

Porque esto, sin duda, contribuye a la formación de identidad y de valores que queremos se tengan en nuestro país, que muestren la capacidad que tenemos los mexicanos de ser triunfadores, de conquistar metas y objetivos que nos trazamos, que podamos mostrarnos a nosotros mismos, y mostrarle al mundo entero, de todo lo que somos capaces.

Y aquí, sin mayores discursos, ustedes lo demostraron, se lo demostraron a sí mismos y se lo demostraron a todo México.

Por eso me da mucho gusto felicitarles como Presidente de la República.

Desearles que vengan mayores éxitos en esta temporada de futbol, en todas las que vengan hacia adelante.

Felicitar a todo el equipo, porque sin duda ha hecho un gran esfuerzo y han acreditado ante la afición mexicana de futbol su capacidad, su talento, su entrega y le han dado al equipo León una Copa más. Es la sexta o la séptima, Jesús. La sexta que han conquistado en 70 años.

Quiero felicitar a Jesús Martínez, Presidente del equipo de futbol, al ingeniero, que ahora han hecho una alianza estratégica para hacer mayor inversión en este equipo.

Y, sin duda, están acreditando con el talento y la capacidad de estos jóvenes que el León va para adelante, sigue haciendo gran faena y, de verdad, les deseo todo lo mejor.

A las autoridades de la Federación Mexicana de Futbol, de la Liga MX.

Muchas gracias Decio, por estar presente y porque yo espero que el futbol que, sin duda, es el deporte nacional, es el deporte que tiene mayor número de seguidores, mayor afición, mayor número de practicantes en nuestro país, junto con otras disciplinas deportivas, pero estoy convencido que es el futbol el que mayor número de aficionados tiene y de practicantes, que realmente en esta disciplina podamos descollar y tener mayores éxitos.

Hoy, cuando México está mostrando toda su capacidad, su proceso de renovación interna, de cambios hacia adelante, precisamente para preparar y lograr que México tenga mayor desarrollo y mayor prosperidad para todos los mexicanos.

Yo creo que México merece, también, mostrarse al mundo en su capacidad y talento deportivo, especialmente en el futbol.

Y así como les deseo a ustedes el mayor de los éxitos, se lo deseo a todos los equipos que participan en la liga de futbol; se lo deseo a nuestra Selección de Futbol, que está cada vez más próxima a participar en el Mundial a celebrarse en Brasil, y donde estoy seguro el corazón y la pasión de toda la afición mexicana habrá de volcarse para apoyar y respaldar, desde cualquier espacio, a nuestra gran Selección Nacional.

Muchas felicidades.

Felicidades a cada uno de los integrantes de este equipo de León.

Felicidades a su entrenador, a Gustavo Matosas, quien ha comentado y ha hecho público que, evidentemente, estudiamos allá, en la Escuela Secundaria 5 de Toluca, nos tocó estar juntos. Él era muy buen jugador. Yo era muy regular, aunque me ha dado el crédito que era buen jugador.

Pero sí recuerdo que jugaba entonces. Y me da mucho gusto ver hoy a Gustavo convertido en entrenador de futbol; a Rafa Márquez, ahora como capitán de este equipo; y a todos, a todos de verdad, muchas, muchas felicidades. Es un honor recibirles en esta Residencia Oficial de Los Pinos.

Me dan un gran espacio a la memoria y a la crónica que vamos haciendo de tener aquí a los equipos triunfadores y campeones; y para su servidor, insisto, es motivo de gran honor y de gran satisfacción tener la oportunidad de recibirles el día de hoy.

Que vengan mayores éxitos y que sigan siendo, como lo han acreditado, un equipo de campeones, un equipo campeón.

Muchas felicidades.