Gracias a todos ustedes.

Excelentísimo señor Ricardo Martinelli, Presidente de la República hermana de Panamá.

Muy distinguidos miembros de la Comitiva Oficial y empresarial que le acompaña.

Quiero agradecer la presencia en este acto de los representantes y titulares de los Poderes Legislativo y Judicial de nuestro país.

A los señores Gobernadores de entidades de nuestro país que están presentes.

Al señor Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

A los señores Embajadores de países hermanos que nos acompañan en este acto.

A muy distinguidos representantes de la sociedad mexicana, tanto del ámbito privado y del ámbito social que están entre nosotros.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Es un honor recibir en Visita Oficial a un gran amigo de México, al Presidente Ricardo Martinelli.

Los mexicanos reconocemos en usted, señor Presidente, a un político visionario y pragmático, como se lo expresé en la reunión bilateral que sostuvimos. Que ha sabido llevar a Panamá por el camino del desarrollo y la prosperidad.

Al privilegiar la inversión en infraestructura, usted ha sabido consolidar a su país como centro logístico global y un dinámico polo financiero.

La modernidad de Panamá está a la vista con su rascacielos de vanguardia y sus modernas obras de infraestructura, entre las que destaca el Metro de su capital que, con su próxima inauguración, será el primero en Centroamérica.

En lo personal, aprecio la amistad que hemos establecido a lo largo de nuestros encuentros en distintos foros multilaterales. Especialmente, reconozco su generosidad y agradezco la invariable hospitalidad que nos ha dispensado, particularmente, en la Cumbre Iberoamericana celebrada en Panamá, donde tuvimos la oportunidad de realizar un encuentro bilateral.

La amistad que sostenemos como Presidentes, es reflejo de la fraternidad que une a nuestros pueblos.

Panamá y México son países unidos por la geografía y la lengua, por las tradiciones y la historia.

Ambas naciones creemos en la democracia y el crecimiento económico incluyente.

Panamá es un país que reconocemos, entre otros logros, por su vocación logística, orientada al comercio internacional y su crecimiento promedio de 9 por ciento en los últimos siete años.

Este dinamismo se ha alcanzado al tiempo que se ha fortalecido la soberanía sobre el Canal de Panamá.

Eso demuestra que en el Siglo XXI, nacionalismo y apertura económica no son conceptos antagónicos o que riñan entre sí; sino, más bien, complementarios.

En México, también estamos modernizando nuestras instituciones para fortalecer nuestra soberanía y desarrollo.

Los mexicanos estamos transformando a nuestra Nación para consolidar un país en paz, incluyente y más próspero.

Por estas razones, dos países como los nuestros, abiertos al mundo, democráticos y en transformación, no pueden estar alejados.

Celebro que nuestros encuentros personales se estén traduciendo en beneficios concretos para nuestras sociedades.

Hoy, hemos anunciado la conclusión de las negociaciones para el Tratado de Libre Comercio entre Panamá y México.

Gracias a la voluntad de ambos gobiernos, ha sido uno de los procesos de negociación comercial más rápidos y eficaces que hayamos llevado a cabo.

Este acuerdo reforzará los crecientes intercambios económicos que están llevando a cabo nuestros sectores empresariales.

Estoy seguro de que al suscribirse y ratificarse nuestro Tratado de Libre Comercio, Panamá dará los siguientes pasos para unirse a Chile, Colombia, México y Perú, en la Alianza del Pacífico. Sepa que México respaldará a Panamá en su proceso de ingreso.

Además, valoro la decisión de su Gobierno de facilitar que en empresas mexicanas puedan emplear a connacionales en sus operaciones en Panamá.

Esta determinación será mutuamente provechosa y contribuirá a dinamizar la relación económica entre nuestros países.

Excelentísimo señor Presidente:

Estamos a unos meses de que concluya su alto encargo al frente de la Presidencia de Panamá. Le reitero el respeto y el reconocimiento de los mexicanos por sus logros y vocación de servicio.

Sabemos que en este periodo seguirá trabajando arduamente para conducir a Panamá por la senda de la modernidad.

El mejor ejemplo de ello es la próxima realización del Foro Económico Mundial sobre América Latina.

Le deseo el mayor de los éxitos en la organización de tan relevante evento, y será un gusto poder asistir a este evento.

Estoy seguro de que este espacio de diálogo e intercambio de ideas será una gran oportunidad para proyectar el Panamá del Siglo XXI que usted encabeza.

Y si me lo permiten, quisiera invitar a esta distinguida concurrencia a hacer un brindis en honor de nuestro invitado.

Quisiera invitar a nuestros distinguidos invitados para que hagamos un brindis en honor del pueblo de Panamá, pueblo hermano de México, y muy particularmente en honor de nuestro distinguido invitado, el excelentísimo señor Presidente Ricardo Martinelli, deseándole éxitos mayores a los ya alcanzados.

Muchas felicidades.