Señoras y señores.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Me da mucho gusto saludar al señor Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Al señor Presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores, al Gobernador del Estado de México.

Y a quienes nos han hecho favor de invitar a la Declaratoria Inaugural de este evento.

Al señor Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, Presidente de CONATRIB.

A la Procuradora General de la República.

A los señores Secretarios del Gabinete del Gobierno de la República.

A los señores Magistrados Presidentes de los Tribunales Superiores de Justicia, de las distintas entidades federativas.

A los Fiscales y Procuradores de Justicia de las entidades federativas de nuestro país.

Y a quienes son integrantes de todas estas instituciones, tanto de las áreas de procuración de justicia, como de administración de justicia.   

Aquí están, sin duda, servidores públicos de todos estos ámbitos, quienes son parte de la porra que tienen aquí los funcionarios que nos han invitado, pero a quienes saludo con afecto y con respeto.  

Les saludo y sé que está sólo aquí una representación de quienes habrán de participar en este encuentro.

Y si llegamos ligeramente retrasados al mismo, fue porque en la parte de abajo nos encontramos con varios  jueces, magistrados, a  quienes tuve oportunidad de saludar.

Y cuando recién arribé y me tomé la fotografía de memoria de este evento, les decía que uno de los grandes retos, como estaba llegando unos minutos después de la hora programada, sólo unos cuantos minutos, dije: éste es el gran reto: Tenemos que lograr que la justicia, la procuración y la administración de justicia sea puntual, sea efectiva, sea rápida y esté a la altura de la demanda ciudadana.

Ese es el gran reto. Ese es el gran desafío.

Y estoy seguro que este Encuentro Nacional de Procuración e Impartición de Justicia 2015 permitirá seguir construyendo elementos para enriquecer el actuar de todas las procuradurías y de todas las áreas de administración de justicia, para lograr este gran objetivo.

Sin duda, uno de los grandes retos que como Nación enfrentamos es avanzar en el terreno de la vigencia plena del Estado de derecho. 

Desde el inicio de esta Administración, hace ya casi tres años,  nos planteamos como gran objetivo el promover, el dar inicio y dar curso a cambios estructurales, a reformas que nos permitieran romper las barreras que estaban frenando el desarrollo y progreso de nuestra Nación; a superar obstáculos; a romper con las inercias que por años México ha llevado en distintos ámbitos, y realmente México lograra despegar en todo su potencial.

Estamos conscientes, como parte de esta sociedad, que México es una gran Nación, que tiene enormes posibilidades y gran potencial para crecer y deparar prosperidad, bienestar y desarrollo para su sociedad.

Pero, sin duda, para lograr ello, habría y hay necesidad de derribar todo aquello que es obstáculo, que es barrera y que es fruto, quizá de las inercias que por años se han acumulado.

En materia de justicia hay un gran reto. Hay el gran reto de combatir la impunidad, de que cuando tengamos a alguien que presumiblemente es responsable de la comisión de un delito, no sólo se logre la aprehensión del mismo, sino que realmente el proceso que se le siga esté debidamente soportado por una adecuada averiguación y, también, con la observación del debido proceso ante las instancias judiciales.

Y eso nos permitirá avanzar, repito, en el fortalecimiento y plena vigencia del Estado de Derecho.

Eso es lo que dará mayor certidumbre y confianza a la Nación que representamos.

Y aquí están las instituciones representadas, a través de quienes son Magistrados, de quienes son Magistradas y Magistrados, de quienes son Juezas y Jueces; de quienes son peritos, de quienes son investigadores en las distintas Procuradurías; en quienes son responsables de integrar, como Ministerios Públicos, las averiguaciones que se consignan ante el Poder Judicial.

Aquí está todo el motor, como lo ha dicho el Presidente del Tribunal Superior de Justicia, encargado realmente de la procuración y de la administración de justicia, de los miles de casos que se resuelven en toda la geografía nacional.

Yo quiero reconocer, en ustedes y en las instituciones que ustedes representan, los esfuerzos que han hecho realmente para estar a la altura de los nuevos retos, de estos cambios y de esta transformación que como país estamos experimentando.

Qué bueno que el señor Presidente del Tribunal Superior de Justicia, Presidente de CONATRIB, me ha dicho: no le queremos pedir más dinero. Porque no lo hay, señor Presidente.

Pero qué bueno que están dispuestos a optimizar los recursos con los que cuentan, para dedicarlos en favor de la administración adecuada, puntual, transparente y abierta de justicia que la sociedad mexicana está demandando.

Mi reconocimiento a todos ustedes, por este esfuerzo que se reconoce, esfuerzo pleno que están haciendo para asegurar, realmente, un avance y modernización en su actuación para la debida procuración y administración de justicia en todo nuestro país.

Felicidades y mi mayor reconocimiento a todos ustedes.

En dónde están los retos inmediatos que tenemos por delante.

Ustedes seguramente, a partir de sus propias experiencias, aquí los van a poder dirimir y poner por delante.

Y yo creo que éste es un gran espacio de intercambio de experiencias, que permite realmente ventilar, en este foro, cuáles son las complicaciones, los grandes retos que enfrentan para superar, repito, inercias; y me atrevo a decir, eventuales vicios, o vicios de taller como se llama, o cegueras de taller, que en el tiempo se van acumulando, y tenemos que romperlos.

Y, por ello, me da mucho gusto que hoy en la integración de estas instituciones, estén incorporados jóvenes, como quienes están aquí representando a la Procuraduría General de la República, jóvenes recién egresados de las universidades, que con una visión renovada, con una óptica y con un ánimo renovado, se integran a estas instituciones, y en quienes recae la gran responsabilidad de que con ese ímpetu y con ese vigor, realmente sean parte de esta transformación de lo que es el ámbito de procuración y de administración de justicia.

Decía yo que, cuáles son los retos inmediatos.

El primero aquí se ha dicho ya, es lograr la debida implementación del nuevo Sistema de Justicia Penal.

El nuevo Sistema de Justicia Penal, Oral y Adversarial, que rompe con un paradigma que este país observó por más de 100 años.

Ahora, juicios orales, abiertos, transparentes a los ojos de todos, en donde se podrá dar puntual seguimiento al proceso que se sigue; con las medidas alternativas que hay, la mediación que hay previa al mismo para evitar llegar a tener que dirimir un conflicto, y lograr que las partes, eventualmente, pueda resolverse a través de la mediación.

Hoy hay avances en esta medida y en la implementación del Sistema de Justicia Penal.

Pero hay que recordar, estamos a tan sólo 205 días de que venza el plazo que está marcado en la Constitución y, nuevamente, señor Presidente de la CONATRIB, reconozco el compromiso que usted ha expresado, en nombre de los Tribunales Superiores de Justicia del país, ante el esfuerzo que han venido haciendo, la inversión de recursos dedicados para cumplir con este objetivo; reconozco el compromiso que aquí públicamente ha hecho para cumplir cabalmente con el mandato constitucional y arribar, a junio del próximo año, a la debida vigencia y cumplimiento de este nuevo Sistema de Justicia Penal en todo nuestro país.

Felicidades por ese compromiso, que espero se cumpla de forma puntual.

Este avance jurídico será, sin duda, un parteaguas para la vida legal del país y representará un gran paso para renovar la confianza ciudadana.

El otro gran desafío que tenemos, y que 2016 nos dará oportunidad realmente de poder poner en la mesa distintos temas que tienen que ver con lo que hemos denominado la justicia cotidiana.

Porque no toda la justicia se reduce al ámbito penal. La justicia cotidiana, la de todos los días, está también en otros ámbitos; es más, el mayor número de casos que tienen que dirimirse, juzgarse, está en otros ámbitos, en el ámbito civil, en el ámbito familiar, en el ámbito mercantil, en el ámbito laboral.

Es ahí donde está la demanda de justicia de la población, en estos ámbitos que se salen de lo penal y que forman parte, para englobarlo en un todo, en lo que hemos denominado la justicia cotidiana.

Ahí hay una gran oportunidad, ya que nos hemos propuesto ser impulsores de cambios estructurales, que lo hemos logrado en otros ámbitos del quehacer social, de las oportunidades que como país tenemos, ahí habrá una gran oportunidad.

Y yo espero que estos espacios, foros como éste, permitan inducir, ser parte de esta discusión.

Habremos de convocar, como ya lo señalé anteriormente en el curso de este año, a los foros que nos permitan arribar a iniciativas de ley que nos permitan avanzar en la justicia cotidiana, para asegurar que realmente la sociedad mexicana pueda tener una justicia pronta, expedita, transparente, no sólo en el ámbito penal, para lo cual se ha dedicado este cambio estructural, este cambio de paradigma en el nuevo Sistema de Justicia Penal, sino también en los otros ámbitos que forman parte de la justicia cotidiana.

A final de cuentas, y con ello concluyo, estemos conscientes de que en este Siglo XXI debemos ser actores protagónicos de cambios estructurales que nos permitan hacer de México, o hacer de México y tener en México nuevas plataformas, nuevos asideros, nuevos cimientos, del México del Siglo XXI.

Y uno, donde tenemos un gran reto, pero al mismo tiempo una gran oportunidad, es en materia de justicia.

Hago votos realmente y deseo que este encuentro nos permita, a partir de las experiencias que aquí se compartan con las instituciones que aquí están representadas, hago votos porque todo ello contribuya al fortalecimiento de la justicia en México.

Porque realmente en los ámbitos de procuración de justicia y de administración de justicia, particularmente en el ámbito penal, haya avances, las experiencias enriquezcan el actuar de todas las instituciones y logremos lo que esta sociedad del Siglo XXI en México está demandando: plena vigencia del Estado de derecho, justicia pronta, expedita y transparente, en beneficio de la sociedad mexicana.

Muchísimas gracias.     

Y si me permiten, voy a proceder al motivo por el cual me hicieron favor de invitar, que mucho agradezco esta oportunidad, que es hacer la Declaratoria Inaugural de este gran foro, de este Encuentro Nacional de Procuración e Impartición de Justica 2015.

Por eso, hoy, 26 de noviembre de 2015, me es muy grato declarar inaugurado el Encuentro Nacional de Procuración e Impartición de Justica 2015, con la certeza de que sus reflexiones y propuestas contribuirán a fortalecer el Estado de Derecho en México.

Enhorabuena.

Y que haya el mayor de los éxitos.

Muchas gracias.