Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Quiero saludar a todas las autoridades aquí presentes.

Al señor Gobernador del estado agradecerle su hospitalidad, su mensaje de bienvenida.

De igual manera, a los distintos representantes de los Poderes del Estado de Hidalgo.

Al Presidente Municipal de Pachuca, a quien le agradezco también su mensaje de bienvenida.

Saludar a uno de sus paisanos, quien me acompaña en el equipo del Gobierno de la República y que sé que tiene aquí muchos simpatizantes, a Miguel Osorio, quien además de ser amigo, es un gran colaborador; lo éramos ya cuando cada uno éramos Gobernadores: él, de Hidalgo; yo, del Estado de México.

Y ahora me acompaña haciendo equipo en el Gobierno de la República, junto con Gerardo Ruiz Esparza que hoy me acompañan en esta gira de trabajo.

Quiero saludar, quiero saludar a representantes de los distintos sectores de la sociedad hidalguense que están entre nosotros.

Saludar a las y los Legisladores Federales que también están con nosotros.

A los Senadores de la República, que también aquí nos acompañan.

A distintas autoridades.

A representantes, insisto, de la sociedad hidalguense, que están entre nosotros, y muy particularmente de esta Colonia Palmitas, que están entre nosotros.

Hoy nos recibe Pachuca, la Bella Airosa, como es conocida, con aire, con lluvia, pero con la calidez de su gente, de sus mujeres, de sus jóvenes y de sus hombres que están aquí hoy, entregados realmente con alegría a este evento que nos convoca.

Muchas gracias.

A Enrique Gómez, de Germen Crew, le quiero saludar y agradecer realmente su participación para lograr este gran mural, que hoy está a espaldas nuestras y que es una bella obra.

Muchas gracias, Enrique. Muy gentil.

Me da mucho gusto estar aquí, sobre todo para inaugurar este gran mural: Macromural, Pachuca Se Pinta.

Así lo han denominado, sabrán ustedes como sociedad si le mantienen con este nombre, lo que es un hecho es que éste es un gran mural que, sin duda, ha dado lustre a esta ciudad, que ha sido reconocido en el mundo por su belleza, lo hace ser el mural más grande de América Latina con más de 20 mil metros cuadrados que se han pintado.

Pero lo más importante, y hoy aquí se ha dicho en quienes me han antecedido en el uso de la palabra, lo más importante es rescatar el por qué se hizo este mural.

Por qué se hizo esta obra que está detrás de nosotros, que viene a rescatar un espacio de comunidad, esta Colonia Palmitas, que como lo recogimos en testimonio de la propia gente que vive en esta comunidad y en esta colonia, lo que daba testimonio, lo que dejaba ver lo que era la vida en esta comunidad, era precisamente la violencia, la formación de pandillas.

Y que, lamentablemente, había una gran descomposición social dentro de esta comunidad.

Y ha sido el esfuerzo convocado por el Gobierno de la República, con la participación de todos los órdenes de Gobierno y de la propia comunidad, lo que hace posible el rescate de un espacio, como el que aquí estamos hoy inaugurando, y que todos estamos apreciando.

El Gobierno de la República ha convocado en la política que sigue para lograr el México de paz y de tranquilidad que queremos para la sociedad mexicana, a que no sólo hagamos una labor de combatir el crimen organizado con las instancias de seguridad pública; sino que vayamos a la raíz del problema, a rescatar espacios que se han descompuesto y que necesitamos reconstruir el tejido social.

Necesitamos trabajar mayormente en la prevención de aquello que con el paso del tiempo se convierta en un problema para una sociedad, y que genera violencia, genera la comisión de distintos delitos que alteran el orden público.

Por eso, quizá una de las aristas hoy no apreciadas suficientemente, es el de la prevención del delito.

Hemos emprendido distintas acciones en diferentes polígonos; es decir, en diferentes demarcaciones de la geografía de nuestro país con alta incidencia delictiva para ir, precisamente, en favor de la recomposición social, a través de distintas acciones que van más allá de la recuperación de espacios públicos.

Si bien es cierto que es una de las tantas áreas, ésta, la de recuperar esos espacios públicos para cambiar su entorno, para cambiar su imagen y hacer espacios más bellos que convoquen a una mejor convivencia social, no se queda ahí la tarea de la prevención.

Sino que vamos en favor de una prevención integral, que signifique, sí, embellecimiento de estos espacios; sí, la recuperación de espacios públicos, pero sobre todo trabajar con la comunidad, para que esta comunidad se pueda incorporar a las distintas acciones que el Gobierno de la República y los órdenes de Gobierno, estatal y municipal, ponen al alcance de la comunidad para que esa comunidad pueda tener un horizonte de mejor porvenir.

Que puedan tener empleo, que puedan tener capacitación para el empleo, que puedan participar de algunas de las acciones para realizar alguna actividad productiva; para que cada integrante de esa comunidad, eventualmente pueda hacer realidad varios de sus sueños, el poder tener un negocio propio y que hoy puedan tener acceso a un crédito que posibilite que puedan tener su propio negocio.

Son varias las acciones que se inscriben dentro de la política de prevención que el Gobierno de la República está convocando.

Pero esta obra que hoy inauguramos ilustra algo más importante todavía, el realmente lograr la recomposición de nuestra sociedad en espacios perdidos y caracterizados por la violencia, por la intranquilidad, implica un esfuerzo de todos, no sólo del Gobierno, sino de la propia comunidad.

Aquí emprendimos una acción que afortunadamente entusiasmó a los propios vecinos de esta Colonia Las Palmitas o Palmitas.

Fueron los propios habitantes, más de mil 800 vecinos, quienes participaron en este esfuerzo, que lograron una mejor convivencia; de aquellos grupos, bandas, que estaban incluso peleados entre sí, como lo apreciamos en el video, lograron deponer esas rivalidades para construir juntos un mejor entorno.

Estas pandillas que había en Palmitas lograron deponer esa rivalidad para que juntos y con un amplio consenso, pudieran pintar este gran mural que estamos apreciando a nuestras espaldas.

Convocó a la participación de la sociedad privada. Quiero agradecer a la familia Achar, quienes aportaron parte de la pintura que se dispuso para pintar este gran mural.

Aquí está parte de su familia, a quienes pido transmitan un saludo a don Alfredo Achar, que nos aportó parte de la pintura que se utilizó para este mural, junto con la que el Gobierno dispuso para tal propósito.

En pocas palabras, esta obra que apreciamos por su belleza, que tiene reconocimiento internacional, que se ha proyectado al mundo por su belleza, lo más importante, deja ver lo que es posible lograr cuando hay suma de esfuerzos entre Gobierno y sociedad.

Cuando la sociedad y el Gobierno nos organizamos, trabajamos juntos en el propósito de lograr una mejor sociedad y espacios más dignos y de mayores oportunidades para los integrantes de una comunidad, sí es posible lograr lo que aquí estamos apreciando.

Por eso, a mí me da mucho gusto estar hoy aquí, en Pachuca, Hidalgo, inaugurando esta obra, pero sobre todo proyectando desde aquí lo mucho que se puede lograr en esta suma de esfuerzos: sociedad y Gobierno.

Es claro que cuando logramos esta recomposición, logramos disminuir los índices de violencia y de intranquilidad que hay en distintas partes de la geografía nacional.

Un dato muy importante que se ha dado a conocer:

En esas demarcaciones en las que estamos llevando acciones de prevención social y en las que estamos trabajando con la comunidad, se ha logrado disminuir los índices de violencia que anteriormente se tenían registrados en más de un 35 por ciento; cuatro veces más de lo que se ha disminuido en otras partes del territorio nacional.

Es decir, el Programa de Prevención, con los limitantes que tiene, la inversión que se ha hecho, de más de siete mil 500 millones de pesos, está dando resultados.

Y va más allá del monto que se invierte. Lo más importante: acredita lo que se puede hacer en equipo cuando hay voluntad, cuando hay ganas, cuando hay interés de la propia comunidad por rescatar un espacio que eventualmente ha caído, precisamente, en la violencia y en la descomposición social.

Felicito a Hidalgo, a este gran estado.

Felicito a Pachuca.

Pero sobre todo, felicito a los vecinos de Palmitas, por darle lustre a su propia comunidad y por lograr proyectar lo que juntos podemos hacer en beneficio de su propia comunidad y, sobre todo, proyectar a Hidalgo con esta belleza artística que está detrás de nosotros.

Yo hago votos porque este esfuerzo colectivo, lo que aquí estamos apreciando sociedad y Gobierno, nos convoque a seguir trabajando unidos, de la mano, en lograr mejores comunidades, mejores municipios, mejores estados y, sobre todo, una mejor Nación en beneficio de todas las familias mexicanas.

Muchísimas gracias.