(Interpretación al Español)

Buenas tardes.

En primer lugar quiero, Enrique, darle las gracias por los dos días tan magníficos que hemos tenido.

Es un placer estar aquí, en Toluca, y es obvio, es fácil ver por qué usted está tan orgulloso de su ciudad natal (inaudible).

(Inaudible) la Delegación que me acompaña de Canadá. Hemos estado tratando el tema de la prosperidad Norteamericana dentro del marco del Tratado de Libre Comercio.

Hemos hablado de los temas de la industria que nos toca a todos.

Tenemos ante nosotros una gran oportunidad con tantos empresarios y académicos representando los tres países para ver cómo podemos acercar estas tres economías.

Estas economías representan casi un cuarto de la economía mundial, para poder hacerla entre los tres más próspera y mejor.

Ustedes, como líderes empresariales y sociedad civil, son los que tienen que liderar este debate.

El TLCAN y el Acuerdo anterior, entre Estados Unidos y Canadá, abrió nuevas oportunidades.

Estamos tratando de una alianza comercial que necesita muy poca infraestructura, pero son las empresas, las interacciones sociales y académicas las que hacen que las relaciones entre los tres países, especialmente las relaciones económicas que van más allá del comercio, sigan creciendo.

Las empresas canadienses, mexicanas y estadounidenses hacen mucho más que venderse cosas entre sí y hacer cosas de manera conjunta, a través de la cadena de abastecimiento común.

Hemos hablado acerca de temas tales como, por ejemplo, de la relación comercial entre Canadá y Estados Unidos, que es la mayor del mundo.

Es, sin duda, para nosotros, Estados Unidos, nuestro mayor mercado de exportación. Pero esto significa que nuestros productos canadienses contienen un 25 por ciento de contenido estadounidense. Igualmente sucede con los productos provenientes de México donde vemos el 40 por ciento.

Por eso la integralidad, la integración económica de esta región, de estos tres países, es vital para la vida del Tratado y de los tres países.

Por ello, las oportunidades económicas y empresariales y de investigación en todo el Continente son vitales para todos.

Las empresas canadienses, americanas, y estadounidenses que crean trabajo y que toman en mano las ventajas de este Tratado de Libre Comercio, como es el consejo de Canola, TransCanada, entre muchas otras, están representadas aquí entre nosotros hoy.

Asimismo, la sociedad de ganaderos canadienses está representante, también. Vemos intercambios en las tecnologías de comunicación, en el área de agroalimentos y éstas son áreas especialmente importantes, no solamente cuando miramos la transformación que se ha dado en los últimos 20 años en este país, sino la transformación que la Administración del Presidente Peña Nieto ha comenzado.

Todo el mundo, de hecho, ha visto el cambio, los cambios que vemos desde el año 94. Estas nuevas realidades, la realidad de hoy en día es muy distinta a la realidad de hace 20 años, e incluye una incertidumbre comercial que sigue estando presente tras la recesión económica, y vemos inseguridad en otras regiones.

Tenemos que seguir trabajando en pro de poder superar los obstáculos parroquianos de nuestros países.

El futuro económico de este Continente, de América del Norte, está vinculado y vinculado muy cercanamente.

Por eso tenemos que brindar y buscar nuevas maneras de seguir cooperando y trabajando de manera conjunta.

Muchas gracias.