(Interpretación al Español)

Muchas gracias.

Señor Presidente Peña Nieto.

Miembros de la Mesa de Honor.

Miembros honorarios del Gobierno de México.

Mis colegas parlamentarios de Canadá.

Distinguidos invitados de ambos países.

Señores y señoras:

El Presidente ya ha mencionado que uno de mis predecesores, el Primer Ministro Diefenbaker, visitó aquí. Estuvo aquí hace más de 50 años y ya les contaré más tarde una historia que él tuvo la modestia de no explicar.

Es decir, no siempre todos reaccionamos bien a la hora de intentar hablar un idioma extranjero.

Se le pidió que hablara español al Primer Ministro Diefenbaker y él preguntó si había dicho bien lo que había dicho y el Presidente Mexicano dijo que había sido expresado en un portugués perfecto.

Así que yo quiero decir: Es un placer estar aquí. Estoy agradecido por la oportunidad de ofrecer un brindis. Agradecer a nuestros dos grandes países.

Es para mí un gran placer el hacer un brindis por ambos países, pero antes de levantar nuestra copa quisiera decir que en pro de la relación tan dinámica y buena que tenemos entre Canadá y México debemos seguir con los vínculos que nos unen.

Hace más de 250 años Hernán Cortés llegó con una tropa del sur y no solamente subió a lo largo de la costa, sino que también descubrió algunas de las islas que hoy en día son parte de la Columbia Británica.

En reconocimiento de su valor la Isla de Queen Charlotte es ahora, lleva ese nombre en inglés, y de hecho esto sirve como testimonio de nuestra historia común.

En la Columbia Británica hay otra isla que lleva el nombre de otro gran explorador, Flores; y también en la costa norte hay otras varias islas que llevan nombres de conquistadores y exploradores.

Sin embargo, ahora ambos países son muy distintos de lo que eran entonces.

Sin embargo, siguen siendo increíbles las similitudes que ambos países comparten, son amigos.

Y aquí estamos Canadá y México, países muy distintos, de grandes diferencias, que somos, sobre todo, amigos.

Desde que se abrió la primera misión canadiense aquí, en México, han pasado 70 años y nuestra relación ha madurado y crecido.

Y como decía anteriormente, es increíble lo que hemos crecido en materia económica desde la firma del TLCAN.

Durante los últimos 20 años, el comercio, la inversión y los viajes entre ambos países han crecido de manera increíble entre ambos países, trayendo más prosperidad a ambos pueblos.

Hoy en día, Canadá y México comparten intereses, valores y misiones en común.

Señor Presidente:

Usted y yo compartimos el mismo sueño, además, el deber, una cooperación que prospere de aquí, en adelante.

Canadá y México comparten intereses, valores y prioridades.

Y decir que ambos compartimos el mismo sueño que es que la prosperidad siga floreciendo y nuestra amistad siga floreciendo. Fue un famoso mexicano el que dijo que hay que vivir sus sueños y así lo creo yo.

Es lo que debemos hacer por todos nuestros ciudadanos.

Ahora quisiera pedirles por favor que se levanten y levanten su copa por México y por Canadá, y por los sueños que tenemos en común y por el futuro de nuestros países.