Muchísimas gracias.

Muchas gracias a todas y a todos mis compañeros del servicio público.

Muchas gracias por darme esta oportunidad de llegar a este cuarto año de la gestión de esta Administración, precisamente en la oportunidad de encontrarme con esta gran representación de los millones de servidores públicos federales, que trabajan por México, que sirven a México y que entregan lo mejor de sí para que México sea una mejor Nación, y en donde los mexicanos tengan oportunidad de tener condiciones de bienestar, de calidad de vida y de poder construir su propia historia de éxito.

Quiero saludarles a todas y a todos, con afecto, con respeto, pero, sobre todo, con enorme gratitud.

Con mi mayor sentimiento, que quiero expresarles hoy, de decirles: Gracias.

Gracias por ser parte de este importante esfuerzo, que impulsa la transformación positiva de nuestra Nación.

Ustedes son los actores protagónicos del cambio que estamos llevando a cabo para México.

Trataré de ser lo más breve posible. No sé si lo logre.

Déjenme decirles. Traía auténticamente todo un discurso muy largo, extenso.

Trataré de seguir algunas líneas, sobre todo, partes que me importa mucho destacar con ustedes.

Pero para mí lo más importante, al cumplirse, repito, cuatro años de haber iniciado esta Administración, era poder encontrarme con esta gran representación de los servidores públicos.

Están aquí los titulares de todas las dependencias, quienes integran el Gabinete del Gobierno de la República, de quienes son cabezas, precisamente, de las distintas dependencias, a quienes corresponde bajar las directrices, las líneas de acción que ustedes ejecutan, que llevan a cabo y que hacen posible en favor de los mexicanos.

Me acompaña hoy, mi esposa, quien ha sido en lo familiar mi principal apoyo, mi principal respaldo; quien asume la tarea desde el hogar, precisamente, con mis hijos, y además en la presidencia honoraria del DIF, este rostro del Gobierno de la República que se ocupa, precisamente, de velar particularmente por la infancia y por grupos vulnerables.

Están aquí representantes de todas las dependencias de la Administración Pública Federal. No están todos.

Siempre he buscado en distintos espacios, cuando recorro el país, cuando voy a diferentes partes de la geografía nacional, a diferentes entidades federativas, poder saludar a los más servidores públicos que se puede, y a veces siempre me quedo corto.

Lograr saludar y estar cerca de más de dos millones de servidores públicos, materialmente me resulta físicamente imposible.

Pero, qué bueno que hoy tenemos oportunidad de estar aquí, en este encuentro.

Sé que, además, en todas las entidades federativas se hizo un esfuerzo para poder lograr que desde aquí hoy estemos llegando a ellos.

Desde aquí quiero saludar a todos los demás servidores públicos no presentes en este auditorio, pero que nos están siguiendo a través de Internet y de la comunicación que se previó para poder llegar a ustedes.

A todos les saludo, repito, con afecto, reconocimiento y con mi gratitud de hoy y de siempre.

Nada de lo que hemos logrado en este Gobierno hubiera sido posible sin la activa y decidida participación de todas y todos ustedes.

Mi agradecimiento afectuoso y saludo también a sus familiares, a los familiares de los servidores públicos, porque detrás de la labor, detrás del trabajo de ustedes, de los sacrificios, de los desvelos, de las ausencias de sus hogares de muchos de ustedes, que tienen que cumplir con misiones en lugares distintos a donde viven, ahí están sus familias, apoyándoles y respaldándoles.

Por eso, a través de ustedes, quiero saludar y reconocer, también, el importante papel que tienen sus familias. Para ellos, también, mi gratitud y reconocimiento.

Al iniciar este Quinto Año de Gobierno, creo que es importante que hagamos, primero, un balance de lo que hemos logrado entre todos, particularmente, a través de ustedes; repito, de quienes son los protagonistas en el quehacer y en la tarea del servicio público en el orden federal.

Pero, también, de dejar muy en claro qué sigue, hacia dónde vamos.

Llegamos a estas alturas para entrar ya al tercer tercio de esta Administración.

Han pasado cuatro años, vienen dos años por delante, que deberán significar, dentro de los esfuerzos del Gobierno Federal, la consolidación de los varios proyectos que nos trazamos desde el inicio de esta Administración.

Prácticamente, mi discurso estaba muy centrado en lo que pudimos observar en el video y, realmente, ver sí lo mucho que se ha logrado.

A veces es de lo muy poco que se cuenta, de lo que poco se habla, de lo poco que se dice, pero cuenta muchísimo, cambia la vida de millones de personas, de millones de mexicanos.

Ahí están los servicios. Déjenme ir en orden para no dejar de tocar lo que las distintas áreas y los servidores públicos hacen en las diferentes dependencias. Y que detrás del trabajo de cada uno de ustedes, hay historias que han cambiado la vida, repito, de millones de mexicanos.

Esas historias anónimas, esas historias que no se cuentan. Esas historias que nunca se llegan a hacer públicas, pero que, sin duda, nos permiten ser una mejor Nación y han permitido que millones, y sí, millones de mexicanos hayan podido tener la mano de ayuda, de apoyo y de orientación de los servidores del orden federal.

Quiero agradecer a todos los sindicatos, porque son muchos, los sindicatos y sus dirigentes que integran las dependencias del Gobierno de la República, porque es, junto con el respaldo de sus dirigencias, y con ustedes, trabajadoras y trabajadores del servicio público, que hemos podido impulsar una agenda de transformación para México.

Déjenme poner sólo un ejemplo que traía aquí o traía en mi discurso de cómo sí es posible articular los esfuerzos de todos, en momentos que demandan la participación entera de todas las dependencias del Gobierno Federal.

Ustedes recordarán, en octubre de 2015, poco más de un año, cuando sentimos la amenaza de uno de los huracanes, como nunca había tenido México, que era el Huracán Patricia, y que en sólo 24 horas se formó y avanzó sobre el territorio nacional.

En menos de 24 horas, yo diría que en menos de 12 horas articulamos esfuerzos de todas las dependencias para alertar a la población, y logramos hacer un trabajo al unísono, generar una gran sinergia entre todas las dependencias gubernamentales para estar listos, atentos y dispuestos a apoyar y servir a la población en caso de algún desastre, en caso de algún percance.

Y en menos de 12 horas logramos alertar a la población, logramos armar albergues para que la población estuviera a buen resguardo; las dependencias, varias, Comisión Federal de Electricidad, PEMEX, velaron por las instalaciones estratégicas y estuvieron listos para reparar los servicios en caso de pérdida de muchos de estos servicios.

Ahí está el Huracán Odile, que también dejó otro gran ejemplo. Cómo en menos de 15 días se pudo restaurar el servicio de luz eléctrica, que, quizá, era uno de los más sentidos y de mayor sensibilidad para la población, cuando impactó el Huracán Odile en Baja California Sur.

Y era éste, el Huracán Patricia, todos nos pusimos a trabajar, todas las dependencias estuvimos listas; el sector Salud se preparó para lo que fuera necesario, y ahí estuvo haciendo presencia.

Estuvieron, por supuesto, que siempre están antes, durante y después, nuestras Fuerzas Armadas, tanto del Ejército, de la Marina Armada de México y de la Fuerza Aérea, listos para entrar en acción y entraron, porque ahí dónde impactó, ahí llegaron.

Gracias.

Siempre los mexicanos sentimos un enorme orgullo por todas las instituciones del Estado mexicano, pero de manera muy en particular reconocemos la labor valiente y entregada de los integrantes de nuestras Fuerzas Armadas.

No es menor la tarea que realizan nuestras policías federales, la Procuraduría General de la República, el CISEN, las áreas de inteligencia, para poder prevenir y estar atentos a lo que pueda ocurrir en cualquier espacio.

En estos cuatro años, la verdad, es que hemos llevado a cabo una importante transformación para México. Y ésta se está dejando sentir.

Hoy, la sociedad espera ver resultados casi inmediatos, casi visibles en la inmediatez que hoy estamos viviendo.

Lo que decía hace unos momentos, en otro auditorio, donde hoy vivimos tiempos de cambio acelerados, vertiginosos, que con sólo un clic nos permite tener comunicación y acceso a la información de cualquier parte del mundo.

Y con esa misma velocidad, a veces se espera de las sociedades que haya casi respuestas inmediatas y rápidas a muchas de las demandas que hay entre la sociedad.

Pero entendemos que eso a veces no es posible, que nos movemos de la manera más rápida y acelerada posible, poniendo esfuerzos adicionales para realmente hacer posibles los resultados. Pero estos, al final de cuentas, toman tiempos y se van dando de manera gradual.

Si algo marcará esta Administración, así lo estimo, serán las reformas que hemos logrado impulsar.

Las reformas que día a día se van sintiendo en los beneficios que tienen proyectadas para la sociedad mexicana, los varios beneficios. Hay unos que se sienten todavía más rápidos que otros.

Por ejemplo, en telecomunicaciones. Veíamos en el video el que hoy tengamos tarifas mucho más bajas y mayor competencia en el sector de las telecomunicaciones, es gracias precisamente a la Reforma en Telecomunicaciones.

Otra de las reformas que, sin duda, será un sello relevante y central, dentro de las varias reformas impulsadas, es la Reforma Educativa.

La Reforma Educativa está pensada en lo más valioso que tenemos como Nación: nuestra niñez y juventud, y está pensada precisamente en asegurar que los niños y jóvenes reciban una educación de mayor calidad.

Porque en esta era global, y ustedes lo saben, cuando hablamos de la era global es de esta interconexión. Ya México no es un país aislado.

Los países que se aíslan, lamentablemente, y hay evidencias de ello en el mundo, no los diré ni los citaré por ser diplomáticamente correcto en mi expresión y en el respeto que tengo para con todos los países, y más como Jefe del Estado Mexicano, pero es evidente que aquellos países que se han aislado, los logros que han tenido para sus sociedades son pocos, escasos.

Y, más bien, se han rezagado frente a una era auténticamente global, donde las fronteras se han derribado, donde estamos interconectados, donde comerciamos con todo el mundo; donde el conocimiento y el acontecer del mundo está al alcance de todos y en cualquier parte del mundo. Ese es el mundo que nos está tocando vivir.

Y es por eso que nos ocupamos de los jóvenes y de los niños, porque queremos que tengan las capacidades y las habilidades para realmente encontrar un espacio de oportunidad en esa era global, en este mundo global.

En una era en la que el conocimiento, lo que se sepa y lo que se tenga por habilidad y conocimiento es lo que va a generar riqueza.

Porque estamos también en una era, en la incorporación de las nuevas tecnologías. Y, hay que decirlo, día a día van a ir desplazando la mano de obra, mano de obra no calificada, barata y va a depender más la riqueza que generemos y la oportunidad de realización personal del conocimiento que tengan los hoy niños y jóvenes de nuestro país. Por eso, impulsamos una Reforma Educativa.

Una Reforma Educativa de la que ustedes, aquí están maestras y maestros, y desde aquí saludo a todas las maestras y maestros del país, que han hecho suya la Reforma Educativa; que han hecho un esfuerzo por hacerla suya, porque entiendo el reto que significa también adoptarla, les exige más hoy a las maestras y maestros de México; les exige prepararse y capacitarse para someterse a las distintas evaluaciones, demanda un esfuerzo mayor.

Pero en esa demanda de ese esfuerzo para nuestros docentes, está el asegurar, repito, que los niños y jóvenes del país tengan una mejor educación y puedan salir mejor preparados y capacitados para enfrentar las exigencias de un mercado laboral cada vez mayor.

De un mercado que va a demandar más  conocimientos, mayores habilidades y aunque hoy la Secretaría del Trabajo y hay que reconocer, la Secretaría Trabajo despliega un importante esfuerzo para colocar, para apoyar, como decía el video, se incorporen mexicanos a distintos espacios laborales, también sabe la Secretaría del Trabajo que más vale que estén estos jóvenes en aptitud y en capacitación, que además se les prepara y se les capacita a través de la propia Secretaría del Trabajo, pero que debe haber un esfuerzo mayor para que haya una oportunidad en el mercado laboral.

Pero eso me permitirá y ya no me voy a referir al mensaje, les permitirá a ustedes saber que, como su Presidente, estoy muy al tanto de lo que hacen todas las dependencias Federales.

Estoy en absoluto conocimiento de lo que hacen los esfuerzos de todos los servidores públicos.

De estas tareas anónimas y no conocidas, y no públicas de muchas y muchos de ustedes, el Presidente de la República sí sabe, sí conoce, a lo mejor no de todas, materialmente sería imposible. Pero sí sé mucho del esfuerzo que se despliega en el Gobierno de la República.

Déjenme ir en el orden de ideas de lo que han sido los ejes centrales de esta Administración: el tema de la seguridad, en primer lugar.

En el tema de la seguridad sí hemos avanzado, pero, también, reconocemos que nos falta ir todavía más lejos, para lograr el México de tranquilidad y de paz que ofrecimos a los mexicanos.

Sí hemos logrado articular esfuerzos desde la prevención. Hemos dedicado importantes tareas que son transversales, que involucra programas de todas las dependencias o de muchas dependencias del Gobierno Federal para prevenir el delito, para rescatar espacios públicos, para abrir espacios de oportunidad, especialmente, a los jóvenes.

Y ahí están todos estos murales que se han pintado; las caminatas nocturnas, que el Secretario de Gobernación, la titular de SEDATU, y que muchos de ustedes, servidores públicos, llevan a cabo para recoger las demandas, especialmente, de las mujeres, de los jóvenes que recorren sus ciudades para regresar a sus hogares, a veces no en condiciones óptimas. Ahí está labor de prevención. Ésta es la tarea de coordinación.

Hoy hay que celebrar: en el Gobierno Federal no hay competencia entre las instituciones que les ocupa trabajar por la seguridad. Hay articulación y coordinación.

Aquí hay un solo frente de nuestras Fuerzas Armadas, de las instituciones de seguridad pública, de procuración de justicia, del CISEN, de la Policía Federal, todos trabajan en un solo frente. Nadie sale a colgarse una medalla como propia.

Ustedes los han visto cuando ha habido la aprehensión de algún delincuente de alta peligrosidad, salen todas las dependencias alineadas en un solo frente, porque hay una adecuada coordinación.

Algunos me destacan, hoy, cómo hay una gran sincronía en el actuar, en el quehacer que realizan, por ejemplo, nuestras Fuerzas Armadas, con la Marina Armada de México, hoy están integrados, hoy están alineados, están muy unidos.

Y lo mismo lo están con las otras instituciones de seguridad pública para trabajar al unísono.

Nos coordinamos de mejor manera con los gobiernos locales, demandamos que ellos, también, hagan su esfuerzo.

Porque a veces, hay que decirlo, no lo puedo decir de todas las entidades federativas, pero sí de algunas que auténticamente se tiran a los brazos de los esfuerzos del Gobierno Federal para que le sustituyan en lo que, también, tienen ellos obligación por hacer.

Pero, sin duda, hoy el reto está en materia de seguridad, en revertir lo que en los últimos tres meses se presentó, cuando veníamos ya mejorando distintos indicadores en la comisión de delitos, tuvimos un ligero repunte en los últimos tres, cuatro meses, y estamos trabajando para revertirlos, para regresar nuevamente a esa tendencia de disminuir la comisión de delitos que afectan y lastiman la convivencia en la sociedad mexicana.

En otro de los ejes centrales: el México Próspero, que esto involucra el actuar de muchas dependencias del Gobierno Federal, prácticamente de todas.

Ahí, está la Secretaría de Economía, la propia Secretaría de Hacienda, que le toca fortalecer su capacidad financiera, fue posible gracias a una reforma, quizá no muy popular, que fue la Reforma Fiscal.

No hay gobierno, en ninguna parte del mundo, que merezca aplausos, ni sea muy popular impulsar una reforma fiscal, pero ésta tenía una sola orientación: cobrarle más impuestos a los que tienen mayores ingresos con una visión de generar un sistema fiscal progresivo; es decir, más impuestos, tasas más altas, para quienes tienen mayores ingresos; y poder, a partir de ahí, tener una mejor redistribución de la riqueza que generamos como país.

Y de no haber sido por esta reforma quién sabe qué escenario estuviéramos hoy viviendo, porque después de que se nos cayeron los precios del petróleo, que es un importante componente de los ingresos del Estado, lo era aún más, hoy es menos, pero sigue siendo importante, antes representaba casi el 40 por ciento de los ingresos del Estado, los ingresos por el petróleo, hoy son apenas el 15 por ciento, pero es precisamente este fortalecimiento a la capacidad de la Secretaría de Hacienda, de consolidar sus finanzas públicas, que pudimos hacer un mejor frente y podemos solventar de mejor manera el escenario volátil que hay en el mundo en el orden financiero.

Hoy lo que prevalece en el mundo es una enorme incertidumbre. Una gran incertidumbre. Los grandes inversionistas auténticamente no saben a dónde llevar su dinero.

Sí hay liquidez, sí hay recursos, tienen las grandes empresas sus capacidades financieras, el gran tema es: a dónde lo colocan para contar rentabilidad y seguridad a sus inversiones.

Y esa volatilidad es la que México y todos los países estamos viviendo, más las economías emergentes, como la nuestra, que es una economía que apenas está en etapa de consolidarse como una economía sólida, una economía amplia, y un país en desarrollo amplio y extenso. Estamos en esa ruta.

Pero, bueno, es precisamente esta reforma que nos ha permitido hacerle mejor frente a esta condición.

Están, dentro de este mismo eje, del México Próspero, los esfuerzos en materia de vivienda.

Aquí están colaboradores de la SEDATU, no sé dónde estén, de vivienda, de todas las Secretarías y de varias dependencias que dependen de SEDATU.

Ahí hemos podido construir más de 1.3 millones de viviendas, hoy, bajo una nueva óptica, bajo una nueva lógica, que es, al menos, cada vivienda tenga dos habitaciones. Es inconcebible, pero así se dio en el pasado, se autorizaron viviendas con un solo cuarto, provocando hacinamiento en muchos hogares.

Cambiamos la política en materia de vivienda para hacerla más ordenada, para tener al menos dos cuartos en ese más de un millón 300 mil viviendas que se han construido en el país, para que además estén más cerca de los centros de trabajo, no a distancias como anteriormente ocurría.

Hoy tenemos muchísimas casas que se han abandonado a distancia de los centros de trabajo. Fue el cambio en la política que en materia de vivienda hicimos.

Y, además, a través de ésta y otras dependencias, repito, que coordinan acciones en materia de vivienda, estamos apoyando particularmente a los sectores más vulnerables; comunidades indígenas, con apoyo, con subsidio, para que se puedan hacer de una vivienda propia.

En el México Próspero están los esfuerzos de varias dependencias. Me disculparán si llego a ser omiso en alguna, pero no es lo mismo escucharme y traer en mente todas, pero aquí hay muchas dependencias que de verdad hacen posible que México esté avanzando.

SAGARPA, por ejemplo. La SAGARPA, y aquí varias dependencias que dependen de esta Secretaría, ha hecho posible que después de 20 años seamos superavitarios en nuestra balanza agroalimentaria.

Es decir, hoy estamos produciendo y exportando más de lo que importamos. Eso no pasaba hace más de 20 años. Eso no había ocurrido en nuestro país y es gracias precisamente a esta modernización que se le ha impreso a la actividad en el campo, a la mecanización del campo; al riego tecnificado, que vamos a superar la meta de más de 500 mil hectáreas a tecnificar, estamos hoy en 450 mil, de hecho, vamos a superar pronto la meta trazada.

Y eso nos está permitiendo producir de manera más moderna, de manera mucho más tecnificada, con la mecanización del campo, con llevar instrumentos, tractores, cosechadoras y otros implementos agrícolas, para producir, para ser más productivos en la actividad agropecuaria.

Y eso hoy posibilita, repito, que estemos exportando más y que muchos productos de nuestro campo, muchos productos que se generan en México, estén en distintos mercados de otras naciones del mundo.

Felicidades a todos los servidores públicos en esta área.

Paso a otro de los ejes: el México Incluyente, el México que nos convoca a todas las dependencias, y particularmente a algunas de forma muy señalada, a ocuparnos de los sectores de mayor rezago y más vulnerables.           Y ahí se han desplegado distintos esfuerzos.

Desde el Sector Salud hoy llegamos a 55 millones de personas a través del Seguro Popular. Hoy, de verdad, hay, además, una muy eficiente coordinación en tres grandes instituciones del Estado mexicano: el Sector Salud y además el Seguro Social y el ISSSTE.

Si ya vimos a los titulares de estas dependencias bailar, ponerse al día en este video que editaron, habla de que sí están bien coordinados, que sí están bien articulados. Les doy un solo dato, solo para poner o ilustrar cómo se articulan en sus tareas.

Se han ahorrado en la adquisición de medicamentos, en lo que va de esta Administración, porque hoy tenemos compras consolidadas para el Sector Salud, más de 10 mil millones de pesos, 10 mil millones de pesos que se gastaban antes y que hoy permiten dedicarse a otros esfuerzos. Y que hoy, precisamente, a través de este esfuerzo coordinado del Sector Salud permite esta disminución y este ahorro, sólo para ilustrar algunos de los grandes logros.

Gran reconocimiento a todo el Sector Salud, porque hoy estamos elevando la calidad en el servicio.

Sí, es cierto, hay mayor demanda de los servicios de salud. Pero gracias a la participación y compromiso de los servidores públicos, los fines de semana se están programando cirugías para atender el rezago que había en la programación de cirugías para muchos pacientes del Seguro Social, del Sector Salud y del ISSSTE.

Y, hoy estamos trabajando en esta ruta.

Gracias. Gracias por esta disposición de estar los fines de semana dispuestos a atender la demanda de salud de muchas y muchos mexicanos.

No es menor la tarea que hacemos desde SEDESOL, desde la Secretaría de Desarrollo Social.

Dónde están los servidores de las distintas áreas: de Liconsa, de Diconsa, de la propia Secretaría de Desarrollo Social.

Ahí están quienes despliegan esfuerzos para llegar a los lugares de verdad muy apartados de la geografía nacional.

Habrá que ir, habrá que imaginar. A veces no hay ni caminos. A veces se llega, aunque no lo crean, pero Diconsa contrata auténticamente mulas y caballos para llevar auténticamente todo lo necesario a comunidades muy apartadas.

Está, dentro de los activos de estas dependencias, mulas, no caballos, más bien mulas que tienen que contratar para llevar los víveres, para llevar las despensas y para desplegar este gran esfuerzo de las tiendas Diconsa.

Hoy, les doy un dato que me sorprendió. Más de cuatro mil camionetas y camiones de DICONSA han dado cuatro mil vueltas al mundo, o dan, más bien, cuatro mil vueltas al año en los recorridos.

A ver. Repito, cuatro mil vueltas al mundo, ese es el recorrido que hacen las más de cuatro mil camionetas y camiones que tiene DICONSA, para llevar estas tiendas que ofrecen variedad de productos, a precios más bajos y accesibles para la población.

Ese es el esfuerzo por sólo ilustrar algunas de las acciones que realiza SEDESOL.

Los comedores comunitarios: 10 mil comedores comunitarios donde todos los días un millón de personas hacen sus alimentos.

Ustedes pueden imaginar lo que eso significa. un millón de personas, es la población de más de muchas ciudades de nuestro país, que en el país van y atienden uno de los comederos comunitarios; o en las escuelas de tiempo completo, es una combinación, cinco mil comedores comunitarios de SEDESOL y otro tanto, prácticamente, que está en las escuelas de tiempo completo, y esta suma permite que lleguemos o que llevemos alimentación a un millón de personas en condiciones vulnerables.

Están los programas de PROSPERA, aquí el video ya lo decía. Hemos duplicado el número de personas que, sobre todo, adultos mayores, casi se ha duplicado los beneficiarios de población adulta que hoy reciben un apoyo de manera mensual.

Estamos trabajando, también, en este México incluyente con las mujeres de México. Hemos trabajado una política transversal para asegurar mayores derechos, respeto a los derechos de las mujeres.

INMUJERES y otras áreas de la Administración trabajan, precisamente, para empoderar y respetar los derechos de las mujeres.

Aquí hay una indicación que quiero darle a todas las dependencias, sobre todo, reconocer a aquellas que ya lo han hecho, las menciono, SCT y Relaciones Exteriores, Comunicaciones y Transportes. Secretaría de Comunicaciones y Transportes y Relaciones Exteriores, pero faltan todas las demás para certificarse en la Norma Mexicana de Igualdad Laboral y No Discriminación.

Les encargo apuremos este esfuerzo, porque es una norma, precisamente, para combatir la discriminación y para empoderar y preservar los derechos igualitarios para mujeres y hombres que trabajan en las distintas dependencias.

En el sector salud. Ya la mencionaba, daba algunos datos, vivienda también, he dado algunos datos ya de lo que estamos haciendo, ahí hay muchas dependencias, SEDATU, CONAVI, INFONAVIT, FOVISSSTE, FONHAPO, Sociedad Hipotecaria Federal, y creo que me quedo corto. Hay muchas dependencias que están ocupadas de los temas de vivienda en todo el país.

Felicidades a todas y a todos.

El tema de educación, he hecho ya un recuento y creo que es clara la meta que tenemos en este objetivo, es, repito, asegurar calidad en la educación.

Y la Reforma Educativa, para que todos lo sepamos, es importante porque han escuchado hablar de la reforma educativa, tres son los componentes centrales de la Reforma Educativa:

El asegurar que nuestros docentes, que maestras y maestros estén mejor preparados y, repito, hay un amplio reconocimiento de mi Gobierno a las maestras y maestros que han hecho suya esta Reforma Educativa.

Dos. Mejorar la infraestructura educativa, 33 mil escuelas son las que habrán de modernizarse, que habrán de dignificarse, que es ahí donde atienden educación gran parte de los jóvenes de nuestro país.

Y la tercera, que tiene que ver con los contenidos educativos. Tenemos que dejar atrás el modelo que nos llevaron, y creo que todos aprendimos bajo ese modelo, de la memorización de conocimientos.

Hoy el conocimiento cambia de forma tan rápida y crece de manera tan acelerada, que en lo que tenemos que prepararnos en los contenidos educativos, en el contenido pedagógico, es, hay que aprender a aprender, porque la actualización en el conocimiento será una constante en las nuevas generaciones.

No sólo será lo que aprendieron en las escuelas, sino prácticamente a lo largo de su vida tendrán que irse actualizando en los conocimientos y tenemos que formarles hoy en las escuelas para que adquieran estas habilidades y estas capacidades.

Mi reconocimiento al sector cultural, también. Creamos la Secretaría de Cultura, y reconozco el trabajo de quienes desde este espacio trabajan, precisamente, para proyectar nuestra riqueza cultural en toda la sociedad mexicana, que más mexicanas y mexicanos conozcan y se enorgullezcan de lo que tenemos y de lo que es nuestra cultura.

Dentro de México Próspero, les dije que va a andar un poco en desorden, ya hice referencia a algunas tareas en el México Próspero, pero hay una que me gustaría destacar, y ésta sí la quiero destacar porque me han preguntado, oiga, y se los comparto, algunos me han preguntado: cómo cambia la experiencia de cuando se es gobernador de un estado, a cuando se es Presidente de la República.

Ser Presidente de la República, sin duda, representa el mayor orgullo que un mexicano dedicado a la política puede tener, porque ese es el espacio en el que puede incidir, quizá, el espacio más importante y relevante para incidir en el bienestar de la sociedad mexicana.

Y una de las tareas que para nosotros marca una prioridad en mi Gobierno es preservar nuestra estabilidad económica.

Porque esta tarea sí es distinta de cuando se es Gobernador, esta tarea no la ocupan los Gobernadores. Los Gobernadores, en esta tarea, poco se ocupan, pero el Gobierno Federal sí tiene por misión preservar nuestra estabilidad macroeconómica.

Esto que suena tan complicado es preservar realmente las condiciones que hagan de nuestro país un país confiable, un país en el que siga llegando inversión.

Aquí está la Secretaría de Economía, que ha trabajado, y aquí está el Secretario y otros servidores públicos, que viajan y recorren muchas distancias para lograr acuerdos con otros países, para impulsar nuestro comercio, promover nuestro comercio.

Millas acumuladas de viaje debe tener nuestra Canciller, la Secretaria de Relaciones Exteriores; el Secretario de Economía y sus colaboradores, precisamente para abrir mercado a nuestros productos y proyectar a México como un país confiable.

Y dependerá que seamos confiables si cuidamos nuestra estabilidad macroeconómica. Al hacerlo, estamos cuidando la economía de las familias mexicanas.

Cuando hemos tenido crisis, y hay muchas generaciones aquí que yo creo que ya poco recuerdan esos escenarios. Cuando la inflación rebasaba el 150 por ciento al año, hoy nos ocupa precisamente cuidar nuestra estabilidad macroeconómica. Es una de las tareas centrales.

Y, realmente, esto nos ha permitido, además, déjenme decirles que hay ya, en este esfuerzo y en este propósito, una actuación responsable en las medidas que hemos venido adoptando.

Sí ha habido ajustes presupuestales, pero es precisamente para actuar con responsabilidad y cuidar nuestra estabilidad macroeconómica. Para cuidar lo que llaman los economistas, nuestros fundamentales macroeconómicos.

Esas variables con la que el mundo nos mide y nos deja o nos hace saber si somos confiables, si tenemos credibilidad y esas inversiones pueden seguir viniendo a nuestro país.

Hoy, quiero reconocerle a la CONASAMI, que nunca tan temprano como ahora, con sensibilidad, todos los factores de la producción, y me refiero a los patrones y a los trabajadores, lograron un gran consenso, en algo bien importante: hoy aprobaron el nuevo salario mínimo, arriba de 80 pesos el salario mínimo.

Ésta es una gran noticia. Pasa de poco más de 70 pesos a poco más de 80 pesos. De manera unánime y de forma muy temprana en diciembre, hoy 1º de diciembre, yo les quiero reconocer la sensibilidad y, a la vez, el actuar responsable, precisamente, para cuidar nuestros fundamentos macroeconómicos.

Pero qué significan estos incrementos.

En cuatro años, en lo que va de esta Administración, la primera vez, perdónenme que así suene de presuntuoso, pero es gracias a ustedes, pero es la verdad, ésta es una cifra real.

Es la primera vez que, en 40 años, hay una recuperación real del salario mínimo del 15 por ciento; hay una recuperación real del salario mínimo del 15 por ciento, lo que no ocurría desde hace 40 años.

Ya me he extendido demasiado. Déjenme nada más ir a las últimas dos partes, y me disculparán si llego a ser omiso en la mención de algunas de las dependencias, porque están aquí todas representadas y allá a distancia, y en otras partes del país nos están siguiendo.

Dentro de las Reformas Estructurales, no es menor la tarea que tiene la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, que ya escuché por ahí, están varios servidores.

Les está tocando implementar una reforma importante y varias tareas, no sólo reformas, sino también tareas.

Son los responsables de la gran infraestructura que estamos desarrollando, proyectos únicos como no teníamos.

El tren interurbano México-Toluca, único en su tipo, será el único en su tipo en toda América Latina. Y hay que acelerar el paso, señor Secretario, y señores servidores para hacerlo realidad, junto con el Metro de la Ciudad de Guadalajara y la Línea 3 del Metro de Monterrey, que son los grandes proyectos del transporte masivo que este Gobierno está impulsando.

No habremos de concretar y así lo señalé desde que lo iniciamos, pero si no lo hacía este Gobierno, quién lo iba a hacer. Nadie se decidía a empezar la construcción de un nuevo aeropuerto para la Ciudad de México, porque no iban a recuperar, porque seis años para hacer un aeropuerto son pocos. Y parecía que nadie se animaba a hacerlo, porque entonces nadie iba a inaugurarlo. El que lo iniciara no lo iba a inaugurar.

Nosotros con responsabilidad decidimos iniciar el nuevo aeropuerto, la construcción del nuevo aeropuerto, que efectivamente, no dejaremos concluida la obra, pero sí muy avanzada.

En un nuevo aeropuerto que prácticamente duplicará la capacidad, triplicará la capacidad del actual aeropuerto de la Ciudad de México y nos va a proyectar como una Nación mucho más moderna.

Ya serán éstas y las futuras generaciones quienes reconozcan lo que significa haber hecho esta gran obra para beneficio de todos los mexicanos.

Gran reconocimiento. SCT todavía tiene por delante muchas otras obras de infraestructura, 28 autopistas de 52, más de tres mil kilómetros.

Qué es de destacar de este dato. No ha habido otra Administración, hay que llegar primero, pero no habrá, de llegar, como yo lo espero, de concretar estas 52 autopistas, no habrá otra Administración que haya construido tantos kilómetros de autopistas, como yo espero esta Administración logre hacer para el 2018.

Así es que apuremos el reto, apuremos el trabajo para cumplir con esta meta.

Mi reconocimiento a los trabajadores de PEMEX y de CFE, las dos empresas productivas del Estado mexicano.

La Reforma Energética va a marcar y dará sello a esta Administración, porque hará que estas dos grandes empresas del Estado mexicano compitan con otras empresas del sector energético del mundo. Se van a medir al tú por tú.

Ahora sí serán empresas, sí del Estado, pero productivas, con capacidad de generar su propia rentabilidad, de procurar mayor capacidad. Y van a permitir que el país siga teniendo una mayor seguridad energética.

Porque el petróleo fácil lo dejamos de producir, o más bien, dejamos, extrajimos ya buena parte de él. Hoy vamos por el petróleo que está en aguas profundas.

Y en lugar de endeudar al Estado, lo que estamos haciendo es generar asociaciones con empresas privadas para que le pongan dinero, para que el Estado no se endeude, para que el Gobierno no tenga que contraer estas deudas, que tienen su riesgo, porque puede o no haber petróleo.

Entonces, ahora vamos a arriesgar de forma conjunta, acá está el Secretario de Energía, nuestras empresas, particularmente, PEMEX, con el sector privado para explotar y para producir en nuevos campos que nos den la soberanía energética que el país necesita.

Y Comisión Federal de Electricidad se prepara, también, para competir y para producir, porque hoy la energía que va a llegar a los hogares mexicanos y a las industrias y a los comercios de México, será la energía más barata.

Más barata por el mercado mayorista, quizá algo difícil de explicar, pero, al final de cuentas, lo que va a ocurrir es que CFE va a comprar la energía, la luz eléctrica más barata que se esté generando, que se incorpore al mercado mayorista de distribución de energía eléctrica, y va a comprar la que sea más barata, y esto va a permitir que el usuario final, también, tenga una mejor tarifa en la energía eléctrica.

Esto es lo que está haciendo CFE, se está preparando para nuevas licitaciones en las que va a permitir extender su red de distribución y de producción de energía eléctrica; y, además, de generar energía eléctrica más limpia. Éste es uno de los grandes logros, de los grandes impulsos que estaremos llevando a cabo a través de la Reforma Energética.

La Secretaría de Turismo. Dónde está Turismo.

A ustedes debe de enorgullecerles realmente el trabajo que están realizando y que lo estamos haciendo todos, porque hemos logrado que México pasara del lugar número 15 como destino de turistas en el mundo, a estar ya en la lista de los 10 primeros países. Ocupamos el lugar número nueve.

Somos el noveno país más visitado del mundo. Es una cifra que se dice fácil, pero estar en los nueve países más visitados del mundo debe enorgullecernos a los mexicanos, y da muestra de la calidez y de la anfitrionía, y de la hospitalidad que tienen los mexicanos.

Y ahí está nuestra gastronomía, que le gusta al mundo entero y que vienen, y que prueban nuestros platillos mexicanos, que además ya son patrimonio intangible, reconocido por la UNESCO.

Éste es un gran logro de nuestro país. Sigamos trabajando para que nos sigamos consolidando como un destino turístico atractivo.

Ahí vimos las bellezas y luego no lo apreciamos, y no lo sabemos, o más bien, se nos olvida reconocer lo que tenemos, nuestra riqueza, nuestra biodiversidad.

Ahí están los esfuerzos de la Secretaría de Medio Ambiente para cuidar de nuestras reservas, para preservar nuestras zonas ecológicas, para cuidar nuestro medio ambiente, a través de distintas políticas, que nos hacen ser, repito, ese país tan atractivo para el mundo entero.

En toda América, en todo el hemisferio, les doy un dato, sólo después de Estados Unidos, México es el país más visitado del mundo. Está primero Estados Unidos y luego México, por encima de todos los otros países del mundo.

Somos el segundo país de América y el noveno del mundo que más turistas recibe; y 80 por ciento de los visitantes y turistas que nos han visitado una primera vez, casi siempre han regresado a nuestro país, gracias, repito, a esta hospitalidad del pueblo de México.

Y me voy a la última parte, casi última parte, al ámbito de nuestra responsabilidad global, no sin antes, estaba viendo, ahora viendo a mis Secretarios, digo, a ver, de qué área no he mencionado, aquí está Arely.

Déjenme decir de la Función Pública, ésta es una tarea que sí nos ocupa.

Dónde están los funcionarios de la Secretaría de la Función Pública.

Hacen una labor, a veces, muy callada, pero hoy la misión que tenemos, sin duda, es acreditarnos como un Gobierno transparente, íntegro, honesto.

Y hoy, sin duda, una de las banderas y una de las demandas sentidas de la sociedad es el combate a la corrupción.

Y tienen razón, porque lamentablemente ha habido muchos casos que han lastimado a la sociedad mexicana, a partir justamente de lo que hemos conocido ahí de muchos casos de escándalo.

Pero hoy, precisamente por eso es que hoy se ocupa el Gobierno de la República, a través de la Función Pública, y de todas las dependencias y en los nuevos mecanismos, el nuevo marco legal que dio lugar al Sistema Nacional de Transparencia y al Sistema Nacional Anticorrupción, que apenas está en proceso de instrumentarse, a que la Secretaría de la Función Pública, la Procuraduría General de la República, tengan participación en el combate a la corrupción.

Pero aquí no queremos ir necesariamente o llegar a la etapa de las sanciones. Queremos prevenir, queremos inculcar una nueva cultura de ética en el servicio público. Queremos realmente prevenir el que haya conductas que lastimen el servicio público.

Lamentablemente a veces el estigma que pesa en los servidores públicos es consecuencia del actuar de unos cuantos.

Los servidores públicos merecen pleno reconocimiento a su trabajo.

Por eso, la Secretaría de la Función Pública tiene esta tarea dedicada y encomendada, de forma transversal con las demás dependencias, de hacer esfuerzos para la prevención, y sí de la sanción, cuando así se amerite.

Y finalmente, en la tarea de servicio público. En la tarea de México, actor con responsabilidad global. 

A veces se dice que el Presidente viaja mucho. No es tanto. Si nos midiéramos como en el resto de lo que han viajado mis antecesores, prácticamente estamos en una presencia quizá similar. Pero la nuestra ha sido una que nos ha impuesto un mayor grado de responsabilidad y le hemos querido poner acento muy particular a la tarea de México en el mundo.

Primero. Consolidar nuestra relación con otros países. Repito, somos parte de un mundo global y necesitamos consolidar nuestros niveles de relación económica, de cooperación, de ayuda que tenemos con otros países en el mundo.

Y por eso la presencia de México en todos los foros internacionales que congregan y que convocan a los Jefes de Estado, prácticamente de todos los países o de los países más importantes del orbe. Ahí está la presencia de México.

Pero no sólo eso. Nos enorgullece tener 80 representaciones diplomáticas; nuestros consulados, 66 consulados en distintas partes del mundo, particularmente 50 en los Estados Unidos.

Y para qué está esta presencia nuestra en estos lugares.

Para defender a nuestros connacionales, para apoyar a nuestros connacionales, para orientar y cuidar de sus derechos. Para ser la representación del Gobierno de México, ahí, cerca de donde están nuestros connacionales, haciendo vida propia, construyendo éxito personal, en otros lugares distintos a nuestro país. Ahí está la presencia de nosotros.

Y en esta tarea nos comprometemos y estamos resueltos a construir ahora, con el nuevo Gobierno de los Estados Unidos, que hay que decir, es nuestro principal socio comercial, es nuestro principal socio estratégico en materia económica, en materia de seguridad pública.

Estamos resueltos a trabajar con el próximo Gobierno siempre siendo respetuosos cada uno de nuestra condición soberana, tendiendo puentes de diálogo, estableciendo una agenda constructiva, que genere beneficios para ambas sociedades. Estamos decididos a construirla, y me siento optimista.

Algunos censuran mi optimismo. Sí estoy optimista de que podamos arribar realmente a la concreción de una agenda que depare, repito, beneficios a ambas sociedades, de dos países que tienen una alianza estratégica en esta vecindad geográfica, que hacemos México y los Estados Unidos.

Finalmente, y ahora sí finalmente. Quiero darles las gracias a todos, los quiero convocar a algo, a convocar a los servidores públicos a que seamos parte de una convocatoria extendida en todo el país a la unidad nacional.

Cuando nos hemos dividido los mexicanos, nos ha tocado vivir experiencias que han dejado cicatrices en nuestra historia.

Ahí está la Revolución Mexicana, Cuando nos dividimos, en la Revolución Mexicana hubo más de un millón de muertos, un millón de mexicanos que perdieron la vida.

Cuando hemos estado unidos, cuando hemos sido solidarios, más allá de nuestras diferencias, más allá de nuestra forma de pensar, más allá de nuestro distinto pensamiento sobre diferentes temas, cuando nos mantenemos unidos, logramos superar cualquier adversidad.

Éste es el momento que México demanda el que haya unidad nacional. El mundo y lo que hoy estamos presenciando en el mundo, demanda que los mexicanos estemos unidos, trabajando muy unidos y en un solo frente.

Yo los convoco a que seamos parte de esta convocatoria a la unidad nacional, en cualquiera de sus responsabilidades, en cualquiera de sus actividades, convoquemos a la unidad nacional.

Seamos respetuosos de las diferencias que hay entre unos y otros, de las formas de pensar de unos y otros, Pero, al final de cuentas, seamos todos parte de una unidad nacional, que al unísono y en un solo frente podrá superar cualquier momento adverso que enfrentemos.

Estoy convencido que, en unidad, los mexicanos tendremos un futuro mucho más promisorio y de mayor éxito para nuestra Nación.

Yo, y en esto ya acabo, he dicho en más de un espacio: hay que hablar bien de México, hablemos bien de México. Ocupémonos de conocer un poco más lo que enorgullece a nuestro país. Estos datos que, sólo algunos, sólo algunos que ilustran lo grande que es México.

Que todos lo decimos, pero, a veces, poco lo hablamos, hay que hablar bien de México.

Y a ustedes, como compañeros en el servicio público, los convoco y los invito con respeto, también, a que hablemos bien.

Ahora sí les digo: no del Presidente de México, porque a otros les he pedido que hablen bien de México, aunque no quieran hablar bien del Gobierno. Pero a ustedes que son parte del Gobierno, les pido que hablemos de los logros que entre todos hemos construido, porque ustedes son los actores protagónicos de las reformas y de los cambios transformadores que estamos impulsando.

No les pido que hablen bien del Presidente. Dejen que el juicio de la historia hable del Presidente.

Pero a ustedes, mis compañeros en el servicio público, sí les pido que hablemos y nos multipliquemos en hacer saber a otros lo que desde el Gobierno entre todos estamos haciendo.

Ustedes son, repito, los actores protagónicos del cambio que México está experimentando, un cambio positivo.

Y lo que queremos es consolidar esta ruta. Nos quedan dos años por delante, lo que tenemos que hacer es redoblar el paso, trabajar en alcanzar las metas que nos hemos trazado.

No es momento de estar descubriendo el hilo negro, y de estar inventando, y de estar incorporando nuevas cosas; sino de concentrarnos en esas tareas y en esos objetivos que están trazados, y por los que hemos venido trabajando.

Esa será la aportación que haga esta generación de servidores públicos, y cuya representación de ellos está, hoy, aquí presente, y desde aquí les saludo con afecto y respeto.

Redoblemos el paso, trabajemos de forma unida, y consolidemos los proyectos por los que hemos venido trabajando.

Concluyo mi intervención diciéndoles, a todas y a todos mis compañeros en el servicio público: muchas gracias.

Siempre gracias de forma sentida. No había mejor manera de iniciar el Quinto Año de mi Administración que encontrarme con mis compañeros de servicio público.

Con mis compañeras y compañeros que han hecho posible los logros de los que he dado cuenta; los logros y avances que en distintos espacios hemos informado a la sociedad.

Repito. Ustedes son quienes los han hecho posible y quienes siguen haciendo posible el servicio a México.

No hay tarea que más enorgullezca que el del trabajo que cada uno de ustedes haga, y por el que agradezco sus empeños y su dedicación cotidiana, sea para servir a México.

Muchísimas gracias.