Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos los asistentes a este evento, en el que hoy estamos celebrando 30 años de haberse instalado el Sistema Nacional de Protección Civil.

Quiero agradecer la hospitalidad del señor Gobernador del Estado de Campeche, además de agradecerle su mensaje cálido, elogioso, pero, sobre todo, debo decir, con acierto en cuanto a lo mucho que México ha avanzado en distintos frentes, sin dejar de reconocer rezagos, desafíos y retos, como cualquier otra Nación los tiene.

No hay país en el mundo, por mayor desarrollo que tenga, que no enfrente problemas y retos.

México, sin duda, se mantiene en la ruta de seguir avanzando hacia adelante, en la ruta del progreso y en haber alcanzado ya varios logros, que hoy nos permiten, sin duda, significarnos y contrastamos con otras naciones.

Saludo a las demás autoridades aquí presentes.

A los integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

De manera muy particular, a los altos mandos de nuestras Fuerzas Armadas, al señor General Secretario de la Defensa, al Secretario de Marina, al Secretario de Gobernación, y a todo el equipo de Protección Civil que forma parte de este gran Sistema Nacional de Protección Civil.

Saludo y agradezco la presencia de los Gobernadores de distintas entidades federativas, que hoy están entre nosotros, particularmente de las entidades, quizá más vulnerables y que han pasado por momentos difíciles, ante los embates de la naturaleza.

Saludo a todas las instituciones nacionales y estatales que conforman el Sistema Nacional de Protección Civil, y que están hoy aquí plenamente representadas.

Saludo, también, a las y los Legisladores Federales, locales que nos acompañan.

A quienes integran las Comisiones de Protección Civil. A sus Presidentas, tanto en el Senado de la República, como en la Cámara de Diputados.

Y a quienes están aquí, hoy, acompañándonos.

De manera muy particular, quiero saludar a la representación de la sociedad civil campechana, a las que están aquí presentes, aquí, en la parte posterior.

Muchas gracias por su cálida hospitalidad, por la deferencia que tienen para con su Presidente.

Muchísimas gracias.

Agradezco al señor representante de Naciones Unidas su presencia, su mensaje; el reconocimiento que hace a nuestro sistema, pero, sobre todo, el acompañar este esfuerzo para que, en materia de Protección Civil, México siga creciendo y avanzando en sus capacidades institucionales.

De igual manera, agradezco al señor representante del Comando Norte, autoridad de los Estados Unidos que coopera con México, precisamente, en este esfuerzo de Protección Civil.

Muchas gracias a ambos por su presencia.

Y no puedo dejar de reconocer la presencia de distintas instituciones de asistencia privada: la Cruz Roja Mexicana, a su presidente, a sus integrantes, y a otras instituciones de asistencia privada, que son parte de este gran esfuerzo en favor de la Protección Civil.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

Si me ha tomado algo de tiempo en hacer este saludo a quienes hoy nos acompañan, es porque así de grande y así de sólido, y así de robusto, es el Sistema Nacional de Protección Civil que hemos venido creando a lo largo ya de tres décadas.

Esto es lo que hoy tenemos los mexicanos: un sistema mucho más consolidado, mejor preparado, con mayores capacidades, en constante capacitación y fortalecimiento.

Pero, también, en la constante de ir perfeccionando sus sistemas, ante los embates cada vez mayores que tenemos de la naturaleza.

México es un país extraordinario y lo sabemos los mexicanos.

Un país de una extraordinaria belleza natural, que se ha representado por innumerables artistas que lo han dejado ver en la belleza de sus paisajes y, también, en algunos otros artistas en la explosividad que tiene nuestro país, y que eso es, precisamente, lo que enorgullece a los mexicanos.

Hace sólo unos momentos, y ya en quienes me han antecedido en el uso de la palabra, y en el video que aquí se ha proyectado, cómo no habrá de cimbrar nuestro interior, nuestro corazón, nuestra alma, el haber recordado las imágenes de aquel momento devastador que fue el temblor de 1985, en el que perdieron la vida miles de mexicanas y de mexicanos.

Y que fue, precisamente, ese evento el que diera lugar a que naciera este Sistema Nacional de Protección Civil.

Cómo no recordar, y quizá debo decir aquí hay o están presentes, integrantes de varias generaciones a quienes no les tocó ni siquiera, o no había nacido cuando estos eventos de la naturaleza ya habían acontecido.

Ya en la responsabilidad que tengo como Presidente, me ha tocado vivir algunos de estos momentos difíciles que la naturaleza nos ha presentado en distintas partes de la geografía nacional, y otros más durante estas tres décadas, por no mencionar los que hubo antes de que se instalara este sistema.

Pero que nos recuerdan, que nos convocan a tener muy presente el embate y la fuerza de la naturaleza, y que ante ello nos corresponde estar debidamente preparados.

En eso consiste el Sistema Nacional de Protección Civil, un sistema que, por un lado, organiza las capacidades que tiene el Estado mexicano en todos sus órdenes de Gobierno, para estar mejor capacitados, preparados, con todas las capacidades o en los avances tecnológicos que se puedan tener para contar con estos sistemas, pero que el sistema se perfecciona y acrecienta sus capacidades con la participación de la sociedad civil.

Esto es un sistema que nos une a todos: los esfuerzos gubernamentales y los esfuerzos de la sociedad civil, que está en tener plena y amplia conciencia de la fuerza que a veces tiene la naturaleza y ante la cual tenemos que prepararnos, y atender debidamente las alertas tempranas que se emiten para evitar daños mayores y, sobre todo, la pérdida de vidas humanas.

El Sistema Nacional de Protección Civil surgió hace 30 años, ese sistema hoy brinda mayor tranquilidad que, sin embargo, nunca debe traducirse, y vale la pena subrayarlo, en un exceso de confianza o de complacencias.

Aquí se ha testimoniado, en voz de quien representa a Naciones Unidas, de la Oficina para Mitigar los Riesgos por Desastres Naturales, se ha testimoniado el reconocimiento a nuestro Sistema de Protección Civil.

Pero, reitero. Esto no debe llevarnos a bajar la guardia, a relajarnos. Por el contrario, a tener día a día una mayor conciencia.

Debemos ser conscientes de que, en materia de protección civil, siempre hay mucho que hacer, especialmente a partir, como lo vimos también en el video aquí proyectado, a partir del calentamiento global, al calentamiento que la tierra está teniendo cada vez mayor, que incrementa la frecuencia e intensidad de fenómenos climáticos.

Ante esta realidad, debemos seguir fortaleciendo nuestras capacidades de respuesta oportuna y de gran escala.

Ya lo explicó el Director General de CONAGUA, se estima que en la temporada de lluvias y ciclones 2016, habrá del orden de 30 ciclones tropicales, cinco más que el promedio anual.

En estos 30 años de historia, los mexicanos hemos superado la adversidad, gracias a la solidaridad, pero también gracias al fortalecimiento de nuestras instituciones de Protección Civil.

Hoy, debemos prepararnos, ya desde ahora, todas las autoridades que forman parte de este sistema, del orden Federal, estatal y municipal, para prever y ubicar el funcionamiento de refugios, revisar nuestros sistemas de alertamiento; poner a prueba los protocolos de emergencia, realizar simulacros y asegurar una permanente comunicación y estrecha coordinación.

Se han destinado ya, también, mayores recursos al Fondo para la Prevención de Desastres Naturales, y se ha agilizado la ejecución del Fondo de Desastres Naturales.

Ambos fondos tienen aprobados un presupuesto de más de ocho mil millones de pesos para este año. Esta inversión demuestra la importancia que asignamos a esta asignatura de la Protección Civil.

Se ha innovado el Plan Nacional de Respuesta MX, que unifica las acciones de atención inmediata de todas las dependencias del Gobierno de la República y de representantes de la sociedad civil.

Estas transformaciones se complementan con acciones concretas de gran importancia operativa, como es la Placa Federal de Autotransporte, que a partir de hoy está disponible para todas las unidades de Protección Civil y de emergencia.

Se trata de evitar placas, hay que decirlo, piratas, que se utilizaban para simular que estaban atendiendo acciones de protección civil, y hoy hemos logrado una homologación e identificación, o queremos tener una plena identificación de unidades que estén dedicadas a esta tarea, y por eso la creación de esta Placa Única Federal para el Autotransporte.

En reconocimiento a los avances que ha tenido nuestro Sistema Nacional de Protección Civil, como aquí lo expresara ya el representante de Naciones Unidas, en 2017, México será sede de la quinta plataforma global para la reducción del riesgo de desastres, con la asistencia de más de 150 países.

En este aniversario especial recordamos a quienes dieron su vida para salvar la de otros; su memoria y ejemplo perduran en el tiempo.

Porque hoy, a 30 años de conmemorar la instalación del Sistema de Protección Civil, de emprender ya el alertamiento y la preparación de todo este sistema, ante el inicio de la temporada de Huracanes, como aquí ya hemos conocido, es ocasión de hacer amplio reconocimiento a quienes han aportado y dado lo mejor de sí para este propósito, para quienes han dedicado su esfuerzo a salvar vidas, a quienes han dado la suya para salvar la de otros.

Ellos, hoy ausentes, quiero y seguramente familiares de ellos aquí presentes, tributemos, en su ausencia, nuestro más amplio reconocimiento a muchos que dieron su vida en favor de la de otros.

Me adhiero, y además con amplia convicción, en este reconocimiento que tributamos a nuestras Fuerzas Armadas, que velan por la integridad de los mexicanos, especialmente en situaciones de riesgo y de desastre.

Gracias a todos los integrantes del Ejército Mexicano, de la Fuerza Aérea y de la Marina Armada de México que están aquí presentes y que en ustedes saludo este esfuerzo de nuestras Fuerzas Armadas.

Muchísimas gracias.

Reconozco y agradezco, de igual manera, la participación de policías Federales y estatales, y municipales, que con disciplina y compromiso se suman y han estado muy pendientes de las labores de apoyo a la población.

Para todas y todos, también vaya mi mayor reconocimiento.

También hoy, en esta celebración de 30 años de este Sistema, todo nuestro reconocimiento a este compromiso que tienen todas las instituciones que forman parte de este gran sistema, quienes participan, autoridades de Protección Civil que hoy están aquí representadas, no sólo del orden Federal, no sólo del ámbito que está en la coordinación de Luis Felipe Puente, que particularmente merece mi mayor reconocimiento, sino también de todas las otras áreas, entidades del sector público, en los ámbitos Federal, estatal y municipal, que forman parte de este gran Sistema Nacional de Protección Civil.

Para todas y todos ustedes, mi mayor reconocimiento.

Y, también, quiero testimoniar reconocimiento y agradecimiento, como Presidente de México, a todas las instituciones privadas, a Cruz Roja Mexicana, que invariablemente ha estado presente en distintos eventos siempre, y a varias otras de asistencia privada que forman parte de este gran esfuerzo de salvar vidas y apoyar a la población en casos de desastre.

Muchísimas gracias.

Las aportaciones de México a la Protección Civil trascienden nuestras fronteras, el mejor ejemplo de ello son las recientes misiones de auxilio y rescate en el exterior.

Están aquí, quiero, también, reconocer a todas las misiones que han asistido a nuestros hermanos en países como Guatemala, y más recientemente en Ecuador, que han pasado por momentos trágicos, por momentos de tragedia y de dolor, y que han estado acompañados de misiones compuestas por integrantes de nuestro Sistema Nacional de Protección Civil.

A todas y todos ellos, mi mayor reconocimiento por expresar la solidaridad de México para con países hermanos.

Quiero concluir reiterando lo que al inicio de mi intervención quise puntualmente precisar.

Todos somos Protección Civil.

La tarea de la protección civil no sólo está en el ámbito de la tarea de los gobiernos. Para enriquecerla y para hacerla eficiente y más efectiva, implica y compromete la participación de sociedad y de gobiernos, para que juntos vayamos de la mano, haciendo frente a los momentos adversos, a los embates de la naturaleza, y conformemos, entre todos, este gran sistema, este gran emprendimiento en favor de la protección civil.

Prevenir, como es el lema que marca la misión del Sistema Nacional de Protección Civil, es vivir; prevenir es vivir, y esa es tarea que compartimos todos, sociedad y Gobierno.

Gracias a quienes forman parte de este gran sistema.

Y gracias por estar pendientes y hacer más sólido y robusto este sistema, en favor de la vida de las mexicanas y de los mexicanos.

Muchísimas gracias.