Señoras y señores.

Muy buenas noches a todas y a todos.

Los invito a utilizar sus audífonos para la traducción simultánea.

Muy estimado señor Olaf Scholz, Primer Alcalde de la Ciudad Libre y Hanseática de Hamburgo.

Señor Vicepresidente del Parlamento de Hamburgo.

Muy distinguidos integrantes de la Delegación Oficial de Hamburgo, que están presentes.

Muy distinguidos integrantes de la Delegación Mexicana, tanto de empresarios como de funcionarios que forman parte de esta Visita de Estado, que realizamos a Alemania.

Distinguidos miembros de la comunidad empresarial alemana.

Señoras y señores:

Ser recibido en la Ciudad Libre y Hanseática de Hamburgo, en el marco de esta Visita de Estado a la República Federal de Alemania, representa un alto honor.

Hamburgo ha escrito su historia con la tinta indeleble del esfuerzo y de la perseverancia.

Sus episodios más memorables han surgido, precisamente, de enfrentar y superar la adversidad.

Esta ciudad bañada por las aguas del Río Alster y Elba, en diversos momentos ha sabido sobreponerse a la desgracia, y así ha demostrado la tenacidad de su gente para siempre salir adelante.

Hamburgo es una ciudad que se ha levantado una y otra vez, con dignidad, hasta convertirse en lo que es hoy: un importante referente de desarrollo para toda Alemania y para el mundo.

Como Presidente de México, es un privilegio estar en la tierra de músicos universales, como Franz y Mendelssohn; pero también en el hogar de mujeres y hombres, forjados en el trabajo y la constancia.

Particularmente, es muy significativo visitar el Ayuntamiento de Hamburgo, recinto emblemático de esta ciudad, que lleva inscrita en su fachada la tradición de esfuerzo de su gente para, y cito: Que la libertad que sus padres consiguieron sea preservada con dignidad por sus hijos.

Reitero mi agradecimiento al señor Olaf Scholz por la hospitalidad y generosidad con que nos ha recibido.

Alemania y México tienen sólidos vínculos de amistad y entendimiento, cuyas raíces se encuentran, precisamente, aquí, en Hamburgo.

Esta ciudad fue cuna de nuestros vínculos comerciales y testigo del establecimiento de las primeras relaciones oficiales entre ambos países.

Fue en 1829, cuando México se convirtió en el primer país latinoamericano en abrir un Consulado en esta ciudad.

Con el paso del tiempo, Hamburgo y México hemos sabido estrechar cada vez más los históricos lazos que nos unen, para traducirlos en nuevas oportunidades. Ejemplo de esto, son los vínculos en materia de cooperación educativa, científica y técnica entre universidades y centros de investigación alemanes y mexicanos.

Asimismo, con voluntad, respeto mutuo y un gran ánimo de integración, hemos visto al Océano Atlántico, no como una división, sino como un vínculo que nos une y acerca.

Así lo demuestra el intenso y productivo intercambio del Puerto de Hamburgo, el segundo más importante de Europa, con los Puertos de Altamira y Veracruz, en el Golfo de México.

Además, la confianza de los inversionistas alemanes en México es amplia y cada vez mayor.

Prácticamente en todos los sectores de la economía mexicana, hay una participación positiva y entusiasta de empresas germanas.

De igual forma, México es uno de los países latinoamericanos con mayor inversión en Alemania, particularmente en los sectores de la construcción, de la química y de los de insumos industriales.

Sin embargo, más allá del mero intercambio de bienes, es un gusto que Alemania y México están consolidando una verdadera asociación estratégica.

Hoy, gracias a los trabajos de la Comisión Binacional Alianza  para el Futuro, establecida el año pasado, ambos países están construyendo una agenda conjunta, más amplia, sustentada en el diálogo, la concertación y la cooperación.

En el marco de esta Visita de Estado, ha sido  muy emotivo dar inicio al Año Dual Alemania-México. Se trata de una relevante iniciativa que permitirá a nuestros pueblos acercarse y conocerse mejor.

Es una ventana para adentrarnos en la cultura, las tradiciones y los valores que distinguen a nuestras sociedades.

En ese marco, una de las actividades que se desarrollarán en Hamburgo, es la visita, en junio próximo, como ya lo refirió su Alcalde, del Buque Escuela Cuauhtémoc. Una embarcación emblemática de la Marina Armada de México que viaja por el mundo, llevando un mensaje de paz y fraternidad por parte del pueblo y el Gobierno de México.

En síntesis. El Año Dual es una oportunidad para promover, por toda Alemania, al México dinámico, creativo, productivo y moderno que está en ascenso.

Señoras y señores:

Hamburgo, mejor conocida como la puerta de Alemania al mundo, ha cumplido fielmente, desde hace varios siglos, con la misión de unir a este gran país con el orbe, y de recibir, igualmente, lo mejor del resto del mundo.

Este día, México reafirma su amistad y cercanía con Hamburgo, una ciudad que históricamente ha sido aliada de nuestro país.

Los mexicanos refrendamos nuestro profundo interés en ampliar y fortalecer nuestros intercambios con Hamburgo, con Alemania y con su gente.

Confío en que la buena relación que hoy tenemos, nos permitirá seguir traduciendo nuestros vínculos en beneficios mutuos para nuestras sociedades.

Muchas gracias, y que tengan feliz provecho.