Excelentísimo señor Presidente de la República Federal de Alemania.

Muy distinguidos integrantes de la Delegación Oficial de Alemania y de México.

Distinguidos invitados.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Señor Presidente:

Nuevamente, muchas gracias por su hospitalidad. Muchas gracias por dar este espacio de encuentro cultural, en el marco de esta Visita de Estado que hacemos a Alemania, y que viene a reafirmar los lazos de amistad y fraternidad que hay entre nuestros países.

Nos encontramos a unos metros de lo que fuera el antiguo muro que estaba situado aquí, en Berlín, y que dividía a un pueblo, pero el que peso de la razón y del desarrollo social hizo posible que fuera derruido, y que nuevamente se unificara esta gran Nación alemana.

Hoy, los pueblos trabajamos para construir armonía, fraternidad, solidaridad, en favor de las grandes causas de la humanidad.

Y es ese espíritu lo que nos permite traer hoy, aquí, a esta gran ciudad, como es Berlín, esta Exposición de la Cultura Maya, que, sin duda, es emblemática de nuestro país.

México es un país con una gran riqueza cultural, y estamos profundamente orgullosos de nuestra historia, y del legado milenario de nuestros ancestros.

Es un honor que este Patrimonio Arqueológico se aloje temporalmente en el majestuoso Museo Martin Gropius, y que hoy reciba la distinguida visita de usted, señor Presidente.

Esta exposición sigue la ruta de una civilización admirada en el mundo por sus grandes avances técnicos, astronómicos y arquitectónicos.

Incluye 300 piezas, algunas con más de dos mil años de antigüedad, que dan testimonio de la visión que los Mayas tuvieron del mundo, su escritura y sus ciudades, como Calakmul, Chichen Itzá, Palenque y Uxmal.

Con esta selecta exposición, México resalta lo mejor de su pasado y difunde su enorme patrimonio cultural.

Esta muestra es el marco idóneo para dar inicio al Año Dual Alemania-México, acordado durante mi primer encuentro con la Canciller Merkel, en 2012.

Y quisiera concluir haciendo referencia a una cita de Alexander Von Humboldt cuando visitó México y conoció su riqueza natural y cultural.

Concluyó que, si solo pudieras llamar paraíso a un lugar del mundo, ese tendría que ser México.

Hoy, con esta exposición, queremos compartir parte de ese paraíso con el pueblo alemán, además de dejarles una invitación abierta para que visiten nuestro país.

Muchas gracias, señor Presidente, por todas sus atenciones.