Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Señor Gobernador del Estado de Chihuahua, muchas gracias por su hospitalidad.

Quiero extenderle la más cordial de las bienvenidas a dos distinguidos integrantes del Gabinete del Gobierno de los Estados Unidos: al señor Jeh Johnson, Secretario de Seguridad Interna de los Estados Unidos, y a Penny Pritzker, Secretaria de Comercio de los Estados Unidos.

Dos amigos de México, dos integrantes del Gobierno norteamericano que, en el Diálogo de Alto Nivel que los dos gobiernos hemos resuelto llevar a cabo, han permitido y han facilitado realmente una más amplia, estrecha  cooperación, que  permita hacer de la región de Norteamérica una más productiva, una más competitiva, y lo más importante: que depare mayores oportunidades de desarrollo y de bienestar para nuestras sociedades. 

A dos amigos de  México. Sean ustedes bienvenidos. Están en su casa.

Señores integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

Funcionarios del gobierno del Estado de Chihuahua.  

Muy distinguidos representantes de la sociedad de Chihuahua.

Servidores públicos.

Integrantes de la sociedad civil de esta entidad y, particularmente, de esta región del Estado de Chihuahua.

Saludo, particularmente, a quienes son servidores públicos y trabajarán en esta área, que hoy estamos inaugurando, de lo que es este nuevo cruce fronterizo, más bien, la modernización de este cruce fronterizo entre Guadalupe y Tornillo.

Señores representantes de los medios de comunicación:

Como aquí se ha expresado, en quienes ya me han antecedido en el uso de la palabra, hoy nos reúne un importante evento de alcance binacional, de dos países que no están separados por un río, sino que los une un río; los une una frontera de más de tres mil kilómetros.

Este día reafirmamos la amplia y dinámica relación que hay entre dos grandes países, entre México y Estados Unidos, entre Estados Unidos y México.

Éste es, además, un acto que confirma la amistad y la cooperación entre los gobiernos de dos naciones que comparten un mismo objetivo: hacer de Norteamérica la región más competitiva y que depare mayor prosperidad a sus sociedades en todo el mundo.

Como lo he dicho, nos une una frontera de más de tres mil kilómetros, nos unen 10 estados fronterizos entre México y Estados Unidos y 14 millones de habitantes. Pero, sobre todo, nos fortalecemos como una economía regional cada vez más integrada y más complementada.

En nuestros casi 60 cruces fronterizos, diariamente transitan más de un millón de personas y 300 mil vehículos, y a través de estos cruces se desplaza más del 70 por ciento de nuestro comercio bilateral.

Es, sin duda, la frontera entre México y Estados Unidos, la que tiene mayor ocupación o por la que transitan diariamente mayor número de personas, la más ocupada de todo el mundo: Un millón de cruces de personas, que lo hacen de forma legal, entre un país y otro.

Esta cifra refleja la importancia de nuestra vecindad geográfica y la gran ventaja, la gran oportunidad que tenemos como región.

Es innegable que nuestra Nación avanza por la dirección correcta, desde la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio con América del Norte, a la fecha,         y lo ha señalado en las cifras la Secretaria de Comercio, nuestras economías han vivido un profundo proceso de integración productiva.

En estos años, el comercio total de México con el mundo prácticamente se ha multiplicado por cinco, pasó de 140 mil millones dólares, en 94, a 776 mil millones de dólares, en 2015.

Pero aquí quiero señalar la relevancia que tiene particularmente el comercio con los Estados Unidos, en donde es de 500 mil millones de dólares; es cierto, más de un millón de dólares cada minuto.

Estados Unidos es el mercado, es el destino del 80 por ciento de nuestras exportaciones.

Pero también hay que decir que las importaciones de Estados Unidos, provenientes de México, contienen casi 40 por ciento de componentes estadounidenses.

Esto significa que México y Estados Unidos han logrado conformar sólidas cadenas regionales de valor, que generan empleos y bienestar en ambos lados de la frontera.

En noviembre de 2012, siendo todavía Presidente electo, me reuní con el Presidente Barack Obama. En aquel encuentro, acordamos ampliar y diversificar los temas prioritarios en la relación entre nuestros países.

De estar enfocados, práctica o casi exclusivamente en cuestiones de seguridad, logramos establecer una agenda multitemática, con iniciativas en muy diversos frentes, especialmente en los ámbitos de economía y energía, de innovación y emprendimiento, de educación y juventud.

Con esta visión compartida, establecimos un diálogo económico de alto nivel, a partir del cual hemos logrado convertir nuestras coincidencias en oportunidades y fortalezas.

También, hemos promovido un mayor entendimiento mutuo, mediante el Foro Bilateral sobre Educación Superior, Innovación e Investigación, y hemos ampliado la cooperación educativa, científica y de innovación.

Además, con la iniciativa 100 mil, estamos impulsando un mayor número de intercambios académicos y la formación de recursos humanos.

Esta nueva etapa de nuestra relación bilateral, también busca hacer de nuestra frontera común un espacio de seguridad y de prosperidad para sus comunidades.

Y en este sentido, hemos impulsado innovadores e históricos acuerdos con Estados Unidos en materia de servicios aéreos, aduanas y preinspección de carga.

Esto permite, esto de la preinspección de carga significa sustituir dos procesos de revisión de la carga, por uno solo; lo que agiliza y facilita el comercio exterior.

Como aquí se dijo, por los secretarios del gobierno norteamericano, efectivamente, nuestro comercio ha crecido, se ha ampliado, y hoy a los gobiernos nos ocupa el acelerar los procesos de modernización y transformación de nuestros puntos de encuentro, de nuestras fronteras, en donde hacemos que esta relación comercial cada día viene siendo mucho más intensa.

Por otro lado, hoy seguimos acercando nuestras naciones con entrega de dos grandes obras de infraestructura.

La primera es el Puerto Fronterizo Guadalupe-Tornillo, aquí donde nos encontramos, que recibirá, almacenará y trasladará mercancías entre ambos lados de la frontera, incluye el Puente Internacional Guadalupe-Tornillo y el Entronque Vial la Ribereña.

Para que este nuevo puerto fronterizo tenga mayor impacto positivo, quiero decir que se requiere también de una obra adicional que hoy, frente a la representación de la sociedad de Chihuahua, y particularmente de esta región, Ciudad Juárez-Guadalupe, quiero aquí comprometer.

Ésta es una obra, la que hoy entregamos, de especial relevancia, su modernización, pero para que tenga una óptima y mayor, y eficaz funcionamiento, es indispensable la obra que hoy estoy aquí, con ustedes, comprometiendo, el libramiento de Juárez, que conectará el entronque de aquí con el nuevo Puente Guadalupe-Tornillo, con la Carretera Federal 45.

Y desde aquí, hoy también estamos inaugurando la modernización y equipamiento de la sección aduanera Zaragoza, adscrita a la aduana de Ciudad Juárez; ésta reducirá en mitad o en 50 por ciento los tiempos de ingreso y salida de mercancías, y también incrementará en 50 por ciento su capacidad de operación.

En conjunto, estas obras fortalecen nuestra conectividad regional con Estados Unidos y consolidan a Ciudad Juárez y El Paso, como puntos estratégicos de nuestra frontera común.

Este día, Estados Unidos y México enviamos una señal clara al mundo: Un futuro de seguridad y prosperidad, se construyen con puentes que acerquen a las sociedades, no con muros que las dividan.

En el caso concreto de Norteamérica, tenemos una situación geográfica privilegiada y una oportunidad histórica, que debemos aprovechar, para consolidarnos como aliados y generar prosperidad y riqueza.

Apenas hace unas horas, México y Estados Unidos suscribimos, en Nueva Zelandia, el Tratado de Asociación Transpacífico.

Se trata de un relevante acuerdo comercial entre 12 países que, además, potenciará los intercambios económicos entre los tres socios de América del Norte.

Este innovador acuerdo, junto con las iniciativas que hoy aquí  se están reafirmando entre México y Estados Unidos, abrirá una nueva etapa de crecimiento y bienestar.

El camino de Norteamérica no puede basarse en miedos, rencores o falsas acusaciones.

El camino de Norteamérica se debe seguir construyendo a partir de la confianza, la apertura y la integración.

Hay que decirlo, y en esto quiero concluir.

En un mundo de incertidumbre, volatilidad y elevada competencia, los países de Norteamérica, lejos de aislarnos, debemos integrarnos más, debemos facilitar el comercio y la movilidad de personas, y debemos seguir consolidando una economía regional fuerte, dinámica e innovadora.

Por eso, quiero pedirles a los Secretarios del Gobierno  norteamericano, que hoy aquí nos acompañan, le transmitan un saludo con respeto y con afecto al Presidente Obama.

Porque la voluntad política que ambos gobiernos decidimos traducir en bienestar y prosperidad para nuestras sociedades, a través de un esfuerzo compartido, de coincidir en distintos frentes para  elevar la productividad de Norteamérica, se está haciendo realidad.

Seguiremos trabajando precisamente bajo esta línea de acción. Mi saludo afectuoso y respetuoso.

Y deseo que lo que hoy estamos haciendo permita que nuestras sociedades se acerquen más, construyan juntos y les deparen, a ambas sociedades, mayor prosperidad y bienestar.

Muchísimas gracias.