Muchísimas gracias.

Me da mucho gusto, de verdad, que me da muchísimo gusto estar aquí, en Atlacomulco. Estar en mi tierra, en el marco de esta visita que hago al Norte del Estado de México.

Vengo de estar en Acambay, municipio vecino de Atlacomulco, y muy vecino, muy cercano, a sólo 10, 15 minutos de aquí, a través ya de distintas vías de comunicación.

Inimaginable hace apenas, decía yo en Acambay, 20 años. Quién se iba a imaginar que iba a haber dos autopistas que, prácticamente, te condujeran hasta Palmillas para entroncarte con la Autopista México-Querétaro o, también, Atlacomulco-Acambay y Jilotepec, en el Arco Norte.

Pero, por ello, es que me da muchísimo gusto, en el marco de esta gira por el Norte del estado, venir a mi tierra, venir a Atlacomulco.

Muchas gracias, nuevamente, señor Gobernador por su hospitalidad.

Muchas gracias por ser parte de este esfuerzo conjunto en ésta, nuestra casa común, que es el Estado de México, para servir a los mexiquenses, y para que yo, como hijo del Estado de México, sirva desde la alta responsabilidad de ser Presidente de la República, a toda la Nación.

Muchísimas gracias.

Muchas gracias.

Aquí están integrantes del Gabinete del Gobierno de la República, a quienes estoy seguro les da mucho gusto estar aquí, en Atlacomulco, particularmente al Secretario de Educación Pública, que alguna vez fuera Diputado y representante de esta región del Estado de México.

Los titulares de los poderes Legislativo y Judicial del Estado de México.

Servidores públicos.

Funcionarios, servidores públicos de DICONSA, que ya vi que le dan aquí, le echan muchas porras al Director de DICONSA, otro Atlacomulquense, a Héctor Velasco.

Y quiero saludar, en este marco, a todas y todos los invitados a este acto.

A muy distinguidos invitados de Atlacomulco y de otros municipios del Norte del Estado de México, a quien me da mucho gusto saludar.

Ustedes me conocen muy bien, me conocen desde niño, desde mi infancia.

Y créanme que cada espacio, cada evento de estos, como el que hoy tiene lugar, siempre resulta muy grato, muy alentador, muy satisfactorio el reencontrarme con los rostros de amistades, de afectos, de cariños, y de gente que goza de mi más alta estima.

Por eso, les aprecio a todas y a todos su presencia en este evento.

Y, sobre todo, darle marco y dar espacio para encontrarme con los míos, con la gente de mi tierra. Muchísimas gracias.

Señor Gobernador:

Hace un momento allá, en Acambay, se la perdieron, pero seguramente van a recorrer una importante vialidad, que acabamos, un importante libramiento, una importante arteria de comunicación, que es el Libramiento de Acambay, y que decíamos allá, no sólo sirve al Municipio de Acambay, sino sirve a toda la Región Norte del Estado de México, porque permite tener una arteria carretera que libre el Municipio de Acambay, su cabecera municipal, que ya hacía muy complicado su tránsito, exponía además, era de alto riesgo para los camiones de carga y de altas especificaciones, pasar por el centro de Acambay.

Hoy encontrarán, cuando dejen este evento y cuando vayan hacia esa Región del Norte del estado, muy cerca, un nuevo libramiento que acabamos de entregar; el libramiento complementa la obra que inauguré hace justamente un año, que es la ampliación a cuatro carriles, una autopista que va desde Atlacomulco hasta Palmillas, y que sin duda es una importante arteria más de comunicación, y que se suma a las que se han materializado en el tiempo y en las que habrán de construirse adicionalmente.

Como lo es la ampliación de la Autopista Atlacomulco-Toluca, que próximamente, señor Gobernador, estaremos arrancando, la obra importante que significará la Atizapán-Atlacomulco que va a ser una conexión más de este nodo logístico, que es Atlacomulco ya, este importante centro de comunicaciones y de convergencia de distintas arterias de comunicación de nuestro país, que lo será la Atizapán-Atlacomulco, obra que está ya en proceso y que habrá de generar un alto impacto y acercamiento de esta región del Estado de México con la zona metropolitana más importante del país, que es la del Valle de México.

Y en este marco de entregar estas obras, la Universidad Politécnica aquí, en Atlacomulco, que hemos inaugurado de manera remota y a distancia, pero que es parte del esfuerzo para ampliar las cobertura educativa y, sobre todo, dedicar hoy mayores esfuerzos a la calidad de la educación, ese es el sentido de la reforma que se hizo en materia educativa y que en gran parte del territorio, en casi todo el país, prácticamente la han hecho suya y está en este proceso de instrumentación.

Junto a estas obras que hoy entregamos, está este Centro Granelero, no me amplío en la explicación porque creo que el Director de DICONSA fue amplio y explícito en lo que pretendemos a través de este Centro Granelero, que forma parte de la red de centros graneleros que estaremos inaugurando en todo el país, sea con mi presencia, o sin mi presencia, pero que se han venido inaugurando.

Inauguraron el de Chiapas, Rosario, hace algunas semanas, y los que ya ha referido el propio Director de DICONSA, se estarán inaugurando en distintas partes del país.

Para darle contexto a lo que esto significa, DICONSA y LICONSA, aquí está presente el señor Director de LICONSA y otros funcionarios de la Secretaría de Desarrollo Social, y Legisladores Federales, a quienes agradezco su presencia, a diputadas y a diputados Federales, que me da mucho gusto saludarles, y de igual manera a legisladores locales.

Estas dos instituciones son dos instrumentos muy importantes de la política social del Gobierno de la República, y especialmente de un objetivo que nos hemos trazado, que es combatir el hambre que hay en nuestro país.

Fuimos un gobierno que, desde el inicio de esta Administración, reconoció que en el país había más de siete millones de mexicanos que padecían hambre, que no tenían de forma cotidiana acceso a una alimentación nutritiva.

Y para eso hemos desplegado distintas acciones que están orientadas, todas, a combatir el hambre y asegurar una mejor alimentación para más mexicanos.

Estos instrumentos, los de DICONSA, los de LICONSA, son herramientas fundamentales que nos permiten llegar a más población con mejores productos alimenticios, en mejores condiciones de precio a los que la gente pueda acceder de manera más fácil.

Por su parte, DICONSA es fundamental, y LICONSA también, de los cuatro mil 500 Comedores Comunitarios que ya hay en el territorio nacional, y en donde todos los días niños, mujeres embarazadas y adultos mayores hacen sus alimentos, en aquellas poblaciones más apartadas y remotas, y en algunos centros urbanos, en donde la gente no tenía dónde alimentarse.

Y ese es el esfuerzo que hemos desplegado, a través de esta red de 4 mil 500 comedores alimentarios.

En pocas palabras, a través de todos estos instrumentos de política social del Estado mexicano, hoy, atendemos dentro de este universo de siete millones de personas, que referimos de acuerdo a la estadística nacional, padecían hambre, hoy, ya atendemos a través de distintos instrumentos y diferentes programas, a 3.1 millones de mexicanos que ya no pasan por hambre, que tienen garantizada su alimentación cotidiana a través de todos estos mecanismos de la política social del Estado mexicano.

Y además, le hemos impreso, además, un nuevo rostro al programa más importante que tiene en materia de política social el Estado mexicano: el Programa de PROSPERA, porque hemos hecho de éste un instrumento que no sólo garantice apoyos a quienes menos tienen y a quienes son población vulnerable por tener menores ingresos, o a veces no tener ingresos.

El Programa PROSPERA, en una evolución de lo que era el Programa OPORTUNIDADES, ya no sólo garantiza apoyos, sino que hace a quienes son sujetos beneficiarios de este programa, el que puedan incorporarse a una actividad productiva a través de programas que hemos desplegado con el apoyo, participación de la Secretaría del Trabajo y de distintas dependencias del Gobierno de la República para asegurar que los beneficiarios se incorporen a alguna actividad productiva, sean sujetos de crédito; les estamos incorporando, haciendo parte ya de la inclusión financiera, esto es que puedan tener acceso a un crédito y más barato y, sobre todo, asegurarles becas o apoyos para la educación superior.

Que no sólo se limite a poder estudiar secundaria o preparatoria como ocurría anteriormente, sino que los beneficiarios de PROSPERA puedan acceder a la educación superior, entendiendo y como ocurre y así está registrado históricamente, que quien tiene un título universitario puede tener acceso a un empleo mejor pagado que de no tener esta educación superior.

Estos son los esfuerzos que el Gobierno de la República viene desplegando en materia de política social y que todo esto se complementa a través de las inversiones que hacemos, especialmente en materia de infraestructura para hacer que México sea un país más competitivo; esto es, que atraiga inversiones, que generen empleos y que sean empleos mejor remunerados, mejor pagados.

Es así como venimos trabajando.

Déjenme por último referirles, que las reformas estructurales de las que ustedes han hablado mucho aquí y allá, estas reformas son los cimientos que se han construido para que México pueda despegar y pueda tener un mayor desarrollo en los próximos años.

Y ya hemos visto como desde este mismo año hay importantes beneficios para la economía de las familias mexicanas, al no haber más gasolinazos, al haber una reducción en la tarifa de luz eléctrica, por primera vez en la historia de México.

Al incorporar o acelerar el proceso para el apagón analógico y que esto implicará el reparto de más de 10 millones de televisores a familias de escasos recursos para apagar la señal analógica, que era de mala calidad y que es ya del pasado, para que todo el país esté comunicado a través de las vías digitales, de la telecomunicación digital.

Todos estos beneficios, la larga distancia, que anteriormente se pagaba y que era increíble a veces en zonas metropolitanas que a distancias tan cortas.

Por ejemplo, ahí, en Toluca yo recuerdo de San Mateo Atenco a Toluca había que hacer llamada, o de Lerma a Toluca, ustedes lo ubican muy bien, había que hacer una llamada de Larga Distancia.

Hoy no sólo en estas distancias cortas, sino en ninguna parte del territorio nacional hay cobro ya de largas distancias. Todas las llamadas son llamadas locales.

Esto es resultado, o primeros resultados no únicos, primeros resultados de las reformas estructurales, que, insisto, son cimientos, son pilares que darán oportunidad para que México despunte y genere condiciones de mayor bienestar para todas las familias mexicanas.

En ese objetivo, en esa óptica estamos trabajando para asegurar estos beneficios.

Por eso es que me da mucho gusto y me congratulo de estar nuevamente aquí, en mi tierra, de estar con mis paisanos, con mis amigos, con la gente muy cercana a la que me vio nacer, crecer, y hoy tener este privilegio de ser el Presidente de la República; y desde aquí inaugurar este Centro de Almacenamiento tan importante de DICONSA.

Déjenme decirles que uno nunca sabe. Gracias. Gracias a mis paisanos.

Gracias por este gesto amable, cálido que tienen para uno de los suyos, para su paisano.

Muchas gracias.

Y déjenme concluir, porque lo expresaba, pero Héctor Velasco no lo escuchó allá, en Acambay, lo referí en el auditorio en el que nos encontramos allá, nadie sabe lo que nos ha de deparar el destino, pero hace 12 años, Héctor Velasco y yo estábamos, justamente hace 12 años, en el mes de enero de hace 12 años, trabajando para recibir el respaldo que me permitiera convertirme en el representante como Diputado local de este Distrito de Atlacomulco.

Él era el coordinador de campaña, Héctor Velasco era el coordinador de la campaña del entonces candidato a Diputado local por Atlacomulco.

Y el tiempo ha pasado muy rápido, 12 años se han ido volando. Hoy, él es el Director General de DICONSA, a quien le hacía campaña y a quien coordinaba es el Presidente de la República.

Y final de cuentas de todo este recorrido de los años, nos queda algo: es un privilegio el poder servir a la gente; es un privilegio de vida el tener estas oportunidades de servicio para la gente; no importando el espacio, sea el más importante que es el de la Presidencia de la República, sea otros de menor tamaño, todos cuentan y todos son importantes.

Porque en el actuar y en la acción de cada una de las distintas áreas de los gobiernos, sin importar si es Federal, o si es estatal, o si es municipal, la acción de cada uno de estos gobiernos, las acciones decididas y que tiene un impacto cambian el destino de la vida de cada uno de los habitantes, cambian el destino de cada habitante, de cada ciudadano, y lo cambian para bien.

Y por eso estoy seguro que la obra que hoy entregamos, este almacén, en mucho habrá de cambiar las condiciones de bienestar, sobre todo, de los productores de grano de esta región del norte del país, que no tendrán que llevarlos a largas distancias, sino que tienen ahora este centro, o este almacén, aquí tan cerca, como en Atlacomulco.

Sigamos trabajando. Sigamos cada uno cumpliendo con nuestra tarea y nuestra misión, con nuestra responsabilidad, con entrega total, con pasión, con entusiasmo, pero sobre todo, con el compromiso de cambiar y mejorar los rostros de todas las familias mexicanas.

Muchísimas gracias.