Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Me da mucho gusto encontrarme nuevamente aquí, en mi tierra, en el Estado de México, y encontrarme con la calidez con la que me reciben Aracely, Estefany, Brenda y Jimena, niñas de nuestros pueblos originarios que me han dado un cálido recibimiento en nombre de todos los pueblos y de sus representantes, que hoy están aquí reunidos, en esta casa, que es la del Estado de México. Les saludo con afecto y con respeto, y es un gusto encontrarme con todas y todos ustedes.

Señor Gobernador del Estado de México:

Muchas gracias, nuevamente, por su hospitalidad y, sobre todo, por albergar en este espacio, en este Centro Ceremonial Otomí, encontrarnos aquí con todos los representantes de las 68 etnias que hay en nuestro país.

Al tiempo que saludo a los demás integrantes del Gobierno de la República, del Gobierno del Estado de México.

A representantes de las distintas etnias, a gobernadores, a jefes supremos de las etnias del país, que están aquí presentes.

Al Presidente del Consejo Consultivo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas y a sus integrantes.

A funcionarios de los distintos órdenes de Gobierno.

A presidentes municipales de varios municipios del país, particularmente que tienen población indígena, y a quienes hoy nos reciben en este pueblo de Temoaya.

Pero especialmente, quiero saludar con respeto, con reconocimiento y afecto a toda esta gran representación que se reúne hoy, aquí, en el Estado de México, de todos los pueblos indígenas de México.

Les saludo con afecto y les felicito en este Día Internacional de los Pueblos Indígenas.

Por qué estamos aquí, señor Gobernador, señoras y señores.

Porque hoy estamos celebrando el Día Internacional de los Pueblos Indígenas. Una fecha que las Naciones Unidas decidió inscribir dentro del calendario para, precisamente, reconocer a los pueblos originarios de todo el mundo.

México no hace excepción a ello. Por el contrario. Reconoce de forma viva y comprometida la participación y presencia que hay en nuestro país de los pueblos indígenas, de nuestros pueblos originarios; de 68 pueblos originarios que forman parte de este mosaico cultural, pluriétnico y pluricultural de nuestro país, que forman parte de la riqueza cultural de México

No sólo tenemos 68 pueblos, sino que en nuestro país se hablan más de 360 lenguas indígenas.

Esa es la diversidad. Esa es la variedad pluriétnica que hay en nuestro país. La pluralidad y riqueza que tiene nuestro pueblo y, precisamente, se proyecta y se muestra en esta riqueza que tienen nuestros pueblos indígenas.

Hoy, nos reunimos aquí para celebrar este día, para reconocer el aporte que hacen los pueblos indígenas al desarrollo de nuestro país, que forman parte de la construcción que hacemos de una mejor Nación.

Por eso, a esta representación, y desde aquí permítanme expresarles a todos los pueblos indígenas, a quienes forman parte de los pueblos originarios de nuestro país, mi felicitación y reconocimiento. Y lo digo porque ustedes forman parte, insisto, de la construcción del México que todos los días hacemos para tener una mejor Nación.

Construimos un mejor México. Queremos dejar un mejor legado a las futuras generaciones. Y por eso somos parte activa, somos parte viva, que todos los días se compromete en el desarrollo de nuestra Nación.

Los pueblos indígenas son nuestros pueblos originarios. Son precisamente los que dieron lugar a la Nación que hoy tenemos. Una Nación que ha crecido en población, pero nuestros pueblos indígenas, nuestros pueblos originarios, representan prácticamente el 10 por ciento de la población total de México.

Es decir, uno de cada 10 mexicanos tiene un origen en alguno de nuestros pueblos indígenas.

Por eso, es ésta, ocasión de reconocerles, de celebrar con ustedes y de comprometer los esfuerzos que el Gobierno de la República lleva a cabo, sumados a los esfuerzos que realizan los gobiernos locales, para que nuestros pueblos originarios tengan mejores condiciones.

Somos un país que trabaja y se esfuerza por construir mejores condiciones para toda su sociedad. Somos un país que reconoce que hay todavía partes de nuestra población y de sectores sociales que enfrentan rezagos sociales.

Pero lo que no podemos permitir es que la mayor concentración de la pobreza y del rezago se encuentre, precisamente, en nuestros pueblos originarios.

De acuerdo a datos de CONEVAL, poco más del 46 por ciento de nuestra población enfrenta distintas condiciones de pobreza.

Sin embargo, más del 70 por ciento de la población de nuestros pueblos originarios, enfrentan condiciones de pobreza.

Esto significa que es ahí donde tenemos que focalizar aún más nuestros esfuerzos.

Por eso, hoy nos convoca sí la celebración, sí el reconocimiento al esfuerzo y participación que tienen los pueblos originarios en la construcción de México, pero también, hoy nos compromete a redoblar el paso y a comprometer las acciones, no sólo de un área del Gobierno de la República que está dedicada, precisamente, a atender de manera única y prioritaria a los pueblos originarios, que es la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, sino que además, todas las entidades, todas las dependencias del Gobierno de la República, de forma transversal, es decir, todas al parejo, tienen tarea, tienen esfuerzo que realizar y tienen programas específicos que están dedicados, precisamente, a atender las necesidades de los pueblos originarios.

Están aquí, por ejemplo, hoy presentes Secretarios de varias áreas del Gobierno, dedicados a los programas que están enfocados a atender a los pueblos originarios.

Están aquí áreas del Gobierno, que están también dedicadas a programas específicos, como los de la salud, como las de llevar vivienda digna a los pueblos originarios, electrificar los pueblos más apartados y más recónditos de la geografía nacional.

Hoy estamos aquí para hacer un compromiso, que quiero compartirles.

Dentro de lo que venimos trabajando, queremos poner en marcha una estrategia de cobertura total. Una estrategia de cobertura total, que significa asegurar que tres mil 250 comunidades, compuestas por población de pueblos originarios, sean atendidos. Son pueblos de menos, o más bien, de una población de más de 100 habitantes, sí, de más de 100 habitantes, pero que muchos de estos pueblos o de muchas de estas comunidades, pequeñas comunidades y concentraciones que hay de pueblos originarios no tienen los servicios básicos, que son: luz, agua y drenaje.

Esta estrategia de cobertura total está enfocada, precisamente, para garantizar que estas tres mil 250 comunidades de más de 100 habitantes garanticen estos tres servicios básicos: luz, agua y drenaje. Y que ello permita contribuir a que la población ahí asentada, estimada en más de dos de millones de habitantes, tengan mayor calidad de vida y condiciones de bienestar y de vida digna. Ese es el compromiso que hoy vengo a hacer con los pueblos originarios de nuestro país.

Dentro de los varios programas que tiene el Gobierno de la República y que, repito.

Gracias, muchas gracias.

Déjenme decirles, que de los varios programas que tiene el Gobierno de la República y que además no lo hacemos solos, necesitamos la concurrencia, el esfuerzo conjunto de todos los órdenes de Gobierno.

Aquí el Gobierno del Estado de México tiene sus propios programas, se suma a los que a los realiza el Gobierno de la República y tiene los propios, diseñados, precisamente, para apoyar el desarrollo de pueblos originarios, y así como lo hace el Estado de México, estoy seguro que lo hacen los gobiernos de otras entidades federativas.

Pero déjenme darles cuenta y sólo ilustrando algunos de los ejemplos que nos permiten visualizar, cuáles son programas específicos del Gobierno de la República que hoy atienden a los pueblos originarios.

Por ejemplo, en materia de combate a la pobreza, en materia de combate al hambre, la Cruzada Nacional Contra el Hambre, que ustedes han sabido de este programa, que tiene un enfoque en particular, que es asegurar que las familias que no tienen garantizada su alimentación diaria, realmente tengan algún apoyo, alguna forma de acceder, precisamente, a alimentos básicos.

Dentro de esta Cruzada y de los varios de más de mil municipios que forman parte de esta Cruzada, 406 municipios son indígenas. Y ahí se atiende a 1.5 millones de familias dentro de esta Cruzada.

De igual forma, en infraestructura básica, en agua, electricidad, vivienda, caminos, se atiende a mil 900 localidades, compuestas particularmente y mayoritariamente por población indígena.

En materia educativa, que es una de las grandes reformas, yo diría la más importante que estamos impulsando y que estamos instrumentando. Porque, déjenme decirles, no puede haber desarrollo de una sociedad, si no tenemos una niñez y una juventud bien preparada, bien educada y bien formada, que tenga mayores capacidades para enfrentar los retos del mañana.

Ese es el alcance en la Reforma Educativa. Y dentro de la Reforma Educativa, hay programas específicos en becas y en escuelas, y en espacios dignos que reciben a población indígena, a quienes son originarios o que tienen origen en alguno de los pueblos indígenas.

Este es un esfuerzo focalizado de la Reforma Educativa para apoyar la educación de los pueblos originarios de nuestro país.

En pocas palabras, solamente para apoyar a través de distintos programas a los pueblos originarios, se tiene una inversión superior a los 80 mil millones de pesos. Es una inversión verdaderamente relevante. Por sí misma, podría ser prácticamente lo que se destina al Programa PROSPERA.

Pero son 80 mil millones de pesos destinados a varios programas orientados a apoyar a los pueblos originarios de nuestro país.

Queremos que los pueblos originarios sean parte del desarrollo de México. Queremos que los pueblos originarios, no más se queden atrás y queden rezagados. Queremos que los pueblos indígenas sean parte, por igual y de forma equitativa, del desarrollo que hay en todo el país.

Por eso, junto a estas acciones, el Gobierno de la República tiene planeadas otras acciones que nos van a permitir llegar a zonas del territorio nacional específicas, que están hoy rezagadas y que necesitamos combatir con mayor intensidad, de forma más aguda y, sobre todo, con varios programas y distintas políticas.

Por eso, es que en el próximo periodo legislativo habré de poner a consideración del Congreso, por eso es esta ocasión para saludar a nuestras Legisladoras Federales, a las Senadoras de la República y a Legisladores Federales, que habrán de reconocer, precisamente, del Programa de Zonas Económicas Especiales.

Esta política está orientada particularmente, para definir acciones específicas para cuatro entidades del país: Chiapas, Oaxaca, Guerrero y parte de Michoacán, en donde enfrentamos mayor rezago social y queremos que llegue ahí más inversión productiva, que se generen más empleos y que esos empleos sean mejor pagados.

Esa será la orientación de esta política que pondré a consideración del Congreso de la Unión, para seguir trabajando específicamente en apoyar las zonas de mayor rezago social y, en ello, de manera específica, se beneficien los pueblos originarios de nuestro país, y especialmente de esta región de México.

Amigas y amigos:

Me da mucho gusto que tengan presente hasta mi apellido aquí en las porras.

Déjenme decirles que de verdad esta celebración no sólo debe ser la conmemoración de esta fecha, que nos recuerda, como ya lo he dicho, que somos un país pluriétnico y pluricultural, que somos un país que tiene riqueza, precisamente, en esta diversidad étnica de nuestro país.

Sólo no debe ser esta celebración, ocasión para recordar ello, sino, insisto, de reiterar el compromiso y trabajar en favor de un mayor desarrollo de los pueblos originarios.

Quiero decirles a mis amigas y amigos que vienen de distintas partes de nuestra geografía, del territorio nacional, que vienen de lugares apartados de nuestro país, que les lleven un saludo cordial y afectuoso, y de respeto, a sus demás compañeros, a quienes forman parte de los pueblos originarios de nuestro país.

Llévenles el saludo del Presidente. Pero díganles también que el día de hoy les he comprometido y tienen ustedes en el Presidente de la República a un aliado permanente y comprometido, para seguir trabajando e impulsando el desarrollo de los pueblos originarios, de este orgullo que nos da ser un país nacido de la diversidad y que queremos seguir contribuyendo a su desarrollo nacional.

Que sea específicamente, y por el bien de la niñez de los pueblos originarios, de nuestras niñas y niños, de nuestros jóvenes, a quienes debe depararles un mejor México, una mejor Nación y la oportunidad de tener más oportunidades para su desarrollo personal.

Esa es la tarea y ese es el compromiso que a todos nos convoca para seguir trabajando por una mejor Nación.

Muchísimas gracias.