Excelentísimo señor Primero Ministro de la República de Portugal.

Sea usted bienvenido a nuestro país

Y me da mucho gusto saludarle, al igual que a quienes integran la comitiva que le acompaña, tanto de funcionarios, como de empresarios de su país.

Saludo a los titulares de los Poderes Legislativo y Judicial de nuestro país.

A los señores Gobernadores de las entidades de Veracruz, del Estado de México y de Oaxaca que aquí nos acompañan.

A la Senadora Presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de la República.

A integrantes del Gabinete Legal y Ampliado del Gobierno de la República.

Muy distinguidos invitados de distintos ámbitos del quehacer social de nuestro país, particularmente a empresarios de nuestro país que habrán de sostener encuentros con empresarios o miembros de la delegación empresarial de Portugal que acompaña al señor Primer Ministro.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

La relación entre Portugal y México se distingue por sus sólidos lazos de amistad y cooperación que datan de hace prácticamente 150 años.

Hoy, con la Visita Oficial del señor Primer Ministro, nuestros vínculos se fortalecen y adquieren una nueva dimensión hacia el futuro.

Su presencia en México, así como de la importante delegación de prominentes mujeres y hombres de negocios que le acompañan, son muestra innegable del interés recíproco de aumentar nuestros intercambios.

Portugal es un país que ha influido en el mundo, es una Nación de paz y de democracia. Un pueblo de pioneros y exploradores.

Su deseo de innovar y conocer dio inicio a la llamada era del descubrimiento, pero sus glorias no sólo están en el pasado remoto, su capacidad de adaptación y determinación para seguir reinventándose han hecho de Portugal una Nación siempre relevante, siempre a la vanguardia.

Esta tradición de lucha y superación se refleja en la voluntad del pueblo lusitano de dejar atrás las fuertes repercusiones que tuvo la crisis financiera internacional en su economía.

En México, somos conscientes de que salir de la recesión de los últimos años ha implicado decisiones difíciles para su Nación.

Pero sabemos, también, que al fortalecer sus finanzas públicas y establecer condiciones fiscales más competitivas, lograrán proyectar un Portugal próspero, a un Portugal generador de más y mejores oportunidades para su gente.

Precisamente, en anticipación a ello, en el marco de la Primera Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, y la Unión Europea, Portugal y México establecimos el compromiso de profundizar nuestra relación, y dar inicio a un nuevo ciclo de diálogo político y entendimiento.

Ahora, con la relación bilateral que acabamos de sostener, hemos comenzado a traducir aquellas buenas intenciones en acciones concretas para beneficio de ambas sociedades.

Esta mañana analizamos el estado que guardan nuestros intercambios, y creamos primeros instrumentos que nos permitirán alcanzar la relación bilateral que debe existir entre nuestras naciones.

Tanto el señor Primer Ministro, como un servidor, estamos convencidos de que nuestros países están llamados a fortalecer sus vínculos en todos los ámbitos, y a explorar el potencial de un renovado diálogo político bilateral, regional y multilateral.

En particular, debemos trabajar para detonar nuestra cooperación económica. Si bien nuestra vinculación comercial ha ido en ascenso, aún hay que decirlo, es modesta. Hacia adelante hay grandes oportunidades que podemos aprovechar en beneficio mutuo.

Estamos ciertos de que, no obstante la actual coyuntura económica en el Continente Europeo, nuestras sociedades se beneficiarán de un acercamiento estratégico y de mayores intercambios.

En este sentido, el Gobierno de México celebra los acuerdos alcanzados el día de hoy, que nos permitirán contar con nuevos y muy variados instrumentos jurídicos, enfocados a fomentar la cooperación en materia de reducción de la demanda y lucha contra el tráfico ilícito de estupefacientes, transporte aéreo, eficiencia energética, movilidad eléctrica y energía renovable; tecnologías de la información y comunicación en el sector de la educación; promoción del comercio exterior y las inversiones recíprocas.

Mediante estos convenios, nuestra relación bilateral, estoy seguro y así lo hemos comprometido, se verá fortalecida.

Además, permitirán ampliar nuestro campo de acción, dando mayor certidumbre a los tradicionales vínculos de amistad entre Portugal y México.

Asimismo, celebramos el interés mutuo por seguir trabajando unidos a fin de convertirnos en aliados dentro de los diferentes foros a los que pertenecemos, ya sea en la Cumbre Iberoamericana o mediante su participación como Estado observador de la Alianza del Pacífico.

Estoy seguro de que sumaremos esfuerzos para promover un crecimiento económico elevado, sostenido y sustentable.

Como lo he referido en otros espacios, México está decidido a ser un actor con mayor responsabilidad global. Deseamos fortalecer nuestra presencia en todo el orbe para contribuir a defender y difundir las mejores causas de la humanidad.

Señor Primer Ministro:

Agradezco haber recibido de usted la invitación del Presidente de la República Portuguesa, Aníbal Cavaco Silva, para efectuar una Visita de Estado a su país en 2014.

Transmítale, por favor, que será todo un honor visitar su gran país y consolidar nuevos espacios de acercamiento.

Los mexicanos admiramos sus valiosas tradiciones y su vanguardia en diversos ámbitos empresariales, así como la grandeza de su pueblo y sus sólidas instituciones.

Por todo ello, hoy y siempre, nos enorgullece referirnos a Portugal como un gran amigo en aquel lado del Atlántico.

Agradezco nuevamente su visita, señor Primer Ministro, e invito a todos los presentes a que acompañemos en un brindis de honor a nuestros distinguidos invitados.

Desde este espacio quiero brindar en honor en de nuestros distinguidos invitados, del señor Primer Ministro, de la delegación que le acompaña, pero sobre todo del noble pueblo lusitano, y por la firme y estrecha amistad que queremos construir entre Portugal y México.

Desde aquí elevo mi copa a la salud del pueblo hermano de Portugal y de las autoridades que hoy aquí nos acompañan.

Salud.