Señoras y señores.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Es para mí un motivo de gran alegría encontrarme aquí, en el Estado de Sonora, celebrando este 101 Aniversario de la Fuerza Aérea Mexicana.

Señor General Secretario de la Defensa Nacional.

Señor Almirante Secretario de Marina.

Muy apreciada Gobernadora del Estado de Sonora. Muchas gracias por su mensaje de bienvenida.

Señores Gobernadores de entidades que conforman esta Región Noroeste, en la que está inscrito  este lugar y estas instalaciones, en donde hoy nos encontramos, y en donde se despliega la Fuerza Aérea Mexicana en esta región de nuestro país.

Señor Comandante de la Fuerza Aérea Mexicana.

Muy apreciados integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

Señores Generales, Almirantes, Jefes, Capitanes, Oficiales, Cadetes, clases, tropa y marinería.

De manera muy particular, quiero saludar la presencia de unos muy queridos invitados, que el día de hoy nos han acompañado.

Estudiantes de dos escuelas, de una primaria, la Escuela Mi Patria es Primero, y la Escuela Secundaria Eugenia León, que están acompañándonos el día de hoy, y quienes están conociendo e inspirándose, precisamente, en el ejemplo de mujeres y hombres de nuestras Fuerzas Armadas, que sirven con lealtad, con honor y con valentía a nuestra Nación.

Muy distinguidos representantes de la sociedad sonorense.

Muy apreciados servidores públicos.

Legisladores Federales, Legisladores Locales.

Presidente Municipal de Hermosillo y presidentes municipales del Estado de Sonora.

Señores representantes de los medios de comunicación:

México tiene en su Ejército, en su Armada y  Fuerza Aérea a instituciones garantes de la paz, la soberanía y la independencia nacional, así lo ratifican todos los días las mujeres y hombres que, con honor, lealtad inquebrantables, sirven a los mexicanos desde las diversas zonas militares, bases navales y aéreas de nuestro país.

En cada misión encomendada, nuestros soldados, marinos y pilotos, demuestran que son mexicanos excepcionales, que cuentan con una formación de excelencia y un alto sentido del deber.

Gracias a su profesionalismo y dedicación; gracias a su desempeño y a sus acciones en tierra, mar, y aire, las familias mexicanas saben y reconocen que, bajo su custodia, la Patria está a buen resguardo.

Por eso, desde Hermosillo, Sonora, refrendo mi más amplio reconocimiento a los integrantes de nuestras Fuerzas Armadas.

México agradece su valor a toda prueba y su entrega sin reservas.

En especial, este día estamos aquí para enaltecer el arrojo y compromiso permanentes de nuestros soldados del aire, quienes custodian la integridad territorial y la soberanía nacional.

Ustedes, pertenecen a una prestigiada Institución Armada, que ha acompañado el desarrollo de México en el último siglo, brindando confianza a la sociedad y respaldo a nuestras instituciones.

Justamente, el día de ayer se concluyeron las actividades conmemorativas del Centenario de la Fuerza Aérea Mexicana.

A lo largo de un año, los mexicanos expresamos nuestra admiración y gratitud a las generaciones de pilotos, técnicos y especialistas, que han conformado este Instituto Armado del Aire.

Se trata de mexicanas y mexicanos, que han surcado los aires, portando con gallardía y patriotismo el triángulo tricolor, símbolo que los identifica como integrantes de la Fuerza Aérea Mexicana.

Para el Gobierno de la República, la mejor manera de honrar el servicio que prestan a la Nación es respaldando con firmeza la consolidación de una Fuerza Aérea moderna, bien equipada y con mayor capacidad de respuesta.

Durante esta Administración, hemos realizado un esfuerzo sin precedentes, para ampliar sus capacidades institucionales.

Claro ejemplo de ello, es el impulso que hemos dado a la construcción de más infraestructura, a fin de tener una mayor presencia territorial y asegurar un mejor despliegue en todo el país.

En este objetivo se inscriben las instalaciones del Cuartel General de la Región Aérea del Noroeste, y del Escuadrón Aéreo 204, que estamos inaugurando aquí, así como la Unidad Habitacional Militar, en esta ciudad, y la remodelación de la Base Aérea Militar número tres, en Baja California, que hoy también hemos inaugurado a distancia.

Con estas instalaciones, se fortalece la presencia militar en el Noroeste del país; una zona que, por sus características geográficas, requiere de infraestructura y tecnología de vanguardia para su adecuada vigilancia.

Quiero destacar también que este año ha comenzado la modernización del Sistema de Mando y Control, C4-ISR, que se encuentra en las instalaciones de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Su objetivo es incrementar la efectividad de las operaciones de vigilancia aérea en el país y del control de las aeronaves que transitan por nuestro cielo.

El compromiso del Gobierno de la República con este Instituto Armado también se refleja en la modernización de su flota aérea.

En estos tres años de Administración se ha hecho la mayor renovación de los últimos 30 años.

Estos aviones y helicópteros contribuyen a la eficacia de las misiones de entrenamiento, rescate, apoyo aéreo cercano, inteligencia, vigilancia y reconocimiento, lo mismo que a los vuelos de transporte de carga y de personal.

De esta forma, con obras y acciones concretas respaldamos a quienes todos los días, sin importar los horarios o las condiciones climáticas, sirven con lealtad a su país.

Así es como celebramos el 101 Aniversario de la Fuerza Aérea Mexicana, así es como honramos a las mujeres y hombres que dedican su vida a brindar mayor seguridad, tranquilidad y confianza a las familias mexicanas.

Señoras y señores:

Hoy, hace 66 años, nació un destacado sonorense y un gran mexicano, Luis Donaldo Colosio Murrieta. Un hombre que, como el mismo lo expresó, se forjó en la cultura del esfuerzo y no del privilegio.

Hoy, en esta emblemática fecha, lo recordamos con respeto y afecto.

Al igual que él, los integrantes del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea Mexicana, son mexicanos que creen en el valor del trabajo, y que todos los días se preparan para superarse y ser mejores.

Quienes conforman a nuestras Fuerzas Armadas, son mujeres y hombres surgidos del pueblo, que sirven al pueblo.

Son mujeres y hombres de bien, que con valor y dignidad contribuyen a la grandeza de México.

Cada uno de ustedes pertenece a una generación de soldados, marinos y pilotos que, con trabajo y méritos propios, se han ganado la estima de los mexicanos.

Ustedes integran una corporación que con estricto apego a la ley e invariable respeto a los derechos humanos, sirven a nuestra sociedad.

Detrás de cada uniforme, arma e insignia, hay una historia personal de lucha y preparación, de disciplina y sacrificio.

Nuestras Fuerzas Armadas están formadas por mexicanos que en su mayoría soñaron, desde muy temprana edad, con portar un uniforme militar, tripular un barco o volar un avión, para salvaguardar el interés superior de la Nación.

Ahora que han alcanzado esa meta tienen una doble responsabilidad: cumplir con su deber y ser ejemplo e inspiración para los niños y jóvenes mexicanos que, como ustedes, también anhelan servir a su Patria.

Los exhorto a que en esta fecha, en el Día de la Fuerza Aérea Mexicana, renueven su compromiso con México, con sus instituciones, y con la Bandera que juraron defender, con honor, valor y lealtad.

Muchas gracias.