Soldados, marinos y pilotos:

Muy buenas tardes a cada uno de ustedes.

Les saludo con afecto.

Buenas tardes.

Señor General Secretario de la Defensa Nacional.

Señor Almirante Secretario de Marina.

Distinguidas autoridades.

Altos mandos del Ejército, de la Armada de México, de la Fuerza Aérea Mexicana.

Muy distinguidos y apreciados integrantes de nuestras Fuerzas Armadas.

Les saludo, en primer lugar, con enorme respeto, con gratitud y con afecto.

Estoy hoy, aquí, en mi carácter de Presidente de la República y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas por así disponerlo nuestra Constitución.

Pero, además, en una fecha emblemática y significativa para las y los mexicanos.

Una fecha que nos llena de orgullo. Una fecha que nos da, sin duda, identidad.

Una fecha que invoca, realmente, la raíz de nuestro origen y de por qué somos un pueblo unido, un pueblo solidario. Un pueblo decidido a seguir caminando en favor de la transformación y de la prosperidad de México.

Un pueblo que cree en el México vivo, en el México que da vida; en el México que crece y que nos enorgullece.

Sin duda, en el ánimo y en el corazón de cada uno de nosotros está la enorme satisfacción y gran orgullo de sentirnos mexicanos.

Y eso es, precisamente, lo que hoy recordamos en la Gesta Heroica de quienes hace más de 200 años emprendieron la emancipación, la independencia de lo que es hoy la Nación mexicana.

Y hoy, al verles desfilar en esta columna de este desfile, para celebrar esta fecha de nuestro calendario cívico tan significativa, sin duda, a quienes tuvimos la oportunidad y alegría de observar la marcialidad, la prestancia, la gallardía de nuestros soldados, marinos y pilotos, nos enorgullece realmente ver en nuestras instituciones armadas la gran solidez, el enorme profesionalismo y la gran capacitación y capacidad material que cada día va creciendo y consolidando a nuestras Fuerzas Armadas, que son pilar y sostén de las instituciones democráticas de nuestro país.

Por eso, la gran emoción y orgullo que hoy me da el poderme reunir con ustedes. El poder compartir y departir en esta comida que se ofrece después de concluido este desfile militar.

Y también ocasión para escuchar de quien es su Presidente y Comandante Supremo, mi felicitación y reconocimiento a cada uno de ustedes.

Porque no es ésta la única ocasión en la que tengo oportunidad de estar cerca de integrantes de nuestras Fuerzas Armadas.

A lo largo del año, en diferentes ocasiones, en la visita a cada una de las entidades federativas del país, en distintas ceremonias cívicas, está la notable y marcada presencia de nuestras Fuerzas Armadas, de sus integrantes, de sus soldados, de sus marinos, de sus pilotos, que son el rostro de nuestras instituciones democráticas y de nuestras instituciones armadas. Repito, la gran columna vertebral del México institucional, que hoy tiene nuestro país.

Y, por eso, el estar aquí con ustedes es ocasión, repito, no sólo de reconocerles y agradecerles, y en ustedes a los demás integrantes de las Fuerzas Armadas; sino de compartirles el gran orgullo que deben de sentir al ser parte de nuestras Fuerzas Armadas, de ser parte de esta gran institución que da soporte al Estado mexicano, y de un Estado mexicano que hoy, sin duda, está en un constante proceso de transformación.

Siéntanse plenamente orgullosos de respaldar desde su trabajo cotidiano a las instituciones democráticas del país, al Estado mexicano, que está dando también lo mejor de sí para impulsar el cambio y, sobre todo, propiciar bienestar y prosperidad para la sociedad mexicana.

Ese es el fin más importante. El objetivo por el que trabajamos todos los días para asegurar que México siga en la ruta de crecimiento constante y sostenido, para que México realmente depare oportunidades de éxito a cada mexicano.

Y como lo he señalado en más de una ocasión, dé espacio para que cada mexicano pueda escribir su propia historia de éxito.

Siéntanse orgullosos del México que se está transformando, que está impulsando un cambio de raíz para que las futuras generaciones tengan una educación de mayor calidad.

Un cambio de raíz para que México siga consolidando una mejor infraestructura.

Un México más competitivo.

Un México que, orgulloso de su gran diversidad, pueda proyectar lo mejor de sí al mundo entero.

Un México que sea reconocido más allá de nuestras fronteras, por esta capacidad de cambio y transformación que estamos teniendo en distintos ámbitos de la vida económica y social de nuestro país.

Ustedes son parte relevante de ese cambio, de esa transformación.

Por eso deben sentirse plenamente orgullosos de ello.

Y, hoy, como su Comandante Supremo, me encuentro también igualmente reconocido, y me congratulo de estar hoy aquí, departiendo con ustedes en esta comida.

De tener la oportunidad de saludarles y de estrechar la mano de muchas y muchos de ustedes, y en ello llevar el reconocimiento a todas nuestras instituciones armadas: a la Fuerza Aérea Mexicana, al Ejército Mexicano y a nuestros marinos, a la Armada de México.

Yo sé que ya están con mucha hambre. Yo sé que ya deben tener las tripas, quizá, rechinándoles por dentro, pero disfruten de este espacio, disfruten de este momento de convivencia con sus demás compañeros de armas.

Disfruten de hoy recordar esta fecha histórica, que, repito, nos da orgullo de ser mexicanos y nos da identidad.

Que sea para bien de México.

Soldados, marinos y pilotos:

Gracias por su entrega diaria.

Gracias por su esfuerzo de todos los días que, a veces, siendo un trabajo, las más de las veces, anónimo, créanme que ese esfuerzo está impulsando y está sirviendo de forma muy relevante a la transformación y prosperidad de nuestro país.

Como reza el eslogan que dio marco a lo que fue mi Cuarto Informe de Gobierno: Las cosas buenas de todos los días casi no se cuentan, pero cuentan mucho.

Cambian la historia de vida de muchos mexicanos, de muchas personas que, sintiendo cerca a los integrantes de nuestras Fuerzas Armadas, en todos los espacios de la geografía nacional, reconocen y agradecen el que esa presencia y esa cercanía les esté permitiendo construir una historia exitosa de vida.

Gracias, en nombre de toda la sociedad mexicana. Gracias a todos ustedes.

Y, desde aquí, a todos los integrantes de nuestras Fuerzas Armadas: México se siente orgulloso de ellas. México les reconoce y agradece su contribución al desarrollo y prosperidad de nuestra Nación.

Y el Presidente a la República, su Comandante Supremo, su compañero, que hoy está aquí con ustedes departiendo, particularmente se siente muy emocionado de estar entre ustedes, de encontrarme con ustedes. Y en ello sentir la gran alegría de sentirme uno de ustedes, en este espacio de convivencia.

Redoblemos el paso. Marchemos fuerte, haciendo vibrar realmente nuestro diario recorrer, nuestro diario andar, por cualquier parte de la geografía nacional, para seguir haciendo Patria; para seguir construyendo una mejor Nación, de la que cada día nos sintamos más orgullosos.

El Presidente de la República, y compañero de ustedes, les abraza a todos de manera fraterna y cordial, con gratitud, reconocimiento y enorme respeto para cada uno de ustedes.

Que disfruten de esta comida.

Y México les dice: Siempre, hoy y siempre, muchas gracias.

Sigamos haciendo Patria.

Felicidades a todos.