Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Les saludo con gran respeto, con afecto; extendiéndoles la más cordial bienvenida a nuestro país.

Saludando a las autoridades locales: al Gobernador del Estado de Quintana Roo, a quien le agradecemos su hospitalidad; al secretariado, a la representación del secretariado de Iberoamérica. Muchas gracias, señor Embajador.

A los representantes de organismos internacionales, tanto OIT, como OCDE.

Y de manera muy especial saludo con enorme respeto a las y los Ministros de Trabajo de la Región Iberoamericana, a quienes, repito, les extiendo la más cordial bienvenida a nuestro país, deseando que los trabajos que han llevado a cabo durante estos días, realmente se traduzcan en haber compartido experiencias de éxito, experiencias innovadoras, que nos permitan atender los grandes retos que tenemos por delante, especialmente con el propósito de generar más empleo para nuestras sociedades.

Sean todas y todos bienvenidos, y me da mucho gusto saludarles.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

En primer lugar, quiero referirme al pronunciamiento al que ha dado lectura el señor Secretario del Trabajo del Gobierno de la República y agradecer el respaldo que dan ustedes a los trabajos que el Gobierno de México está llevando a cabo para impulsar el desarrollo y, sobre todo, impulsar también la movilidad y desarrollo social de nuestro país.

De igual manera, México se solidariza con las distintas acciones que los países de la región iberoamericana se vienen haciendo para impulsar el desarrollo económico y, sobre todo, el desarrollo social.

Muchas gracias por este pronunciamiento de apoyo y de respaldo y de aliento a los esfuerzos que viene realizando el Gobierno de la República.

Brindar mejores opciones de trabajo digno y bien remunerado a los ciudadanos, amplía las posibilidades de desarrollo y bienestar de toda una sociedad. Lograrlo es un desafío permanente de los gobiernos y naciones del mundo, que debemos enfrentar con medidas eficaces y visión de largo plazo.

Por eso es que celebro que en México se lleve a cabo esta 3ª Reunión de Ministros Iberoamericanos de Trabajo, este foro de intercambio y cooperación es fundamental para compartir reformas y políticas públicas, como lo he señalado, innovadoras, que impulsen la creación de empleos de calidad y, con ello, detonen un crecimiento más equitativo y más incluyente.

Durante los últimos años, la crisis de la economía global cerró un importante número de fuentes de trabajo, afectando a millones de personas en todo el mundo.

Esta circunstancia ha impactado a diversos sectores de nuestras sociedades, como los jóvenes, que todavía encuentran grandes obstáculos para incorporarse al mercado laboral formal.

Según estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo, en América Latina y el Caribe más del 60 por ciento de las personas entre 15 y 24 años, que integran la fuerza laboral, se encuentran desempleados o laborando en condiciones de informalidad.

Se trata de una cifra que nos obliga a redoblar los esfuerzos públicos y privados, a fin de generar oportunidades de empleo para todos los ciudadanos e impulsar nuestro capital humano, que es el mejor de nuestros activos.

En este sentido, resulta indispensable promover reformas estructurales que detonen el crecimiento sostenido, así como políticas públicas innovadoras que vinculen las acciones de desarrollo social, con la promoción económica y de trabajo.

Se trata de que los países utilicen de manera complementaria todos los instrumentos a su alcance para crear y mantener los empleos dignos y socialmente útiles que demandan sus habitantes.

Y de ahí la importancia de esta Reunión de Ministros Iberoamericanos de Trabajo, en el que nuestros países han alcanzado grandes acuerdos para lo siguiente:

Primero. Implementar políticas que impulsen la creación de empleos de calidad, así como el crecimiento fuerte, sostenido y equilibrado en todos los países de Iberoamérica.

Segundo. Promover el intercambio de buenas prácticas en materia de inspección laboral.

Tercero. Fortalecer nuestra integración regional, a partir de mecanismos de movilidad laboral, que sean seguros y ordenados.

Tengo la certeza de que estos consensos que han sido plasmados en la Declaración de Cancún, contribuirán a promover la generación de mejores puestos de trabajo, así como la igualdad de oportunidades para acceder a ellos.

En el caso de México, permítanme compartirles lo que ha sido nuestra experiencia.

Desde el inicio de esta Administración, hemos puesto en marcha diversas reformas transformadoras, programas y acciones para alcanzar dos objetivos fundamentales en materia laboral.
La creación de más empleos. Para lograr este propósito, actualmente estamos poniendo en acción seis reformas estructurales, ya aprobadas por el Congreso, que permitirán impulsar la productividad y la competitividad de nuestra economía.

Estas son: La Reforma Laboral, Hacendaria, de Competencia Económica, Financiera, de Telecomunicaciones y Energética.

El ambiente para el desarrollo económico y la generación de empleos irá mejorando cualitativamente.

Además, las empresas en el país, independientemente de su tamaño o alcance, serán más competitivas y podrán ofrecer sus productos y servicios a los consumidores en mejores condiciones.

De esta manera, las reformas económicas están abriendo mayores oportunidades de ingreso y bienestar para los mexicanos.

El segundo objetivo en esta materia que nos trazamos, es mejorar las condiciones de trabajo en el país.

La Reforma Laboral, particularmente, amplía el acceso de los jóvenes, mujeres y personas con discapacidad a empleos mejor renumerados.

Promueve la capacitación y la productividad en todos los estados del país y sectores económicos.

Además, al flexibilizar el mercado laboral, también, incentiva su formalización.

Con este mismo propósito, el Gobierno de México está implementando otros programas que alientan la transición hacia la formalidad laboral. Destaca, dentro de ellos, el programa o la Estrategia Crezcamos Juntos, que incluye un régimen de incorporación fiscal y un régimen de incorporación a la seguridad social.

A partir de estos programas, los trabajadores y empleadores reciben acceso a servicios médicos y sociales, a créditos productivos, y para la adquisición de vivienda, así como programas de capacitación.

Además, a través del nuevo programa de combate a la pobreza, PROSPERA, estamos vinculando a sus beneficiarios con los programas de capacitación, autoempleo y búsqueda de empleo de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

En suma. Estamos dando pasos decididos para que los empleos en México sean más formales, más productivos y, en consecuencia, mejor renumerados.

Estos esfuerzos ya están dando importantes resultados.

Déjenme compartirles algunas cifras que son alentadoras, a partir del esfuerzo que estamos llevando a cabo.

El Instituto Mexicano del Seguro Social, que lleva el registro de empleos generados mes a mes, ha reportado que de enero a octubre se han incorporado más de 827 mil trabajadores al sector formal. Esta cifra es 40 por ciento mayor a la registrada durante el mismo periodo del año pasado.

Este indicador nos anima a seguir trabajando al interior, así como a continuar cooperando con los países de Iberoamérica, para que todos los habitantes de la región cuenten con óptimas condiciones laborales que promuevan su desarrollo personal.

Señoras y señores.

Distinguidas y distinguidos Ministros de Trabajo de la Región Iberoamericana:

Felicito, nuevamente, a los participantes de esta 3ª Reunión de Ministros Iberoamericanos de Trabajo, por el impulso que han dado a la construcción de políticas públicas para brindar a nuestras naciones nuevos caminos de crecimiento equitativo.

Celebro, también, la relevancia que esta Reunión de Ministros le ha otorgado a la innovación laboral como base del crecimiento incluyente.

Este concepto refleja que cada vez más los centros de trabajo son espacios creativos, donde colaboran trabajadores y empleadores para mejorar sus modelos de organización y, con ello, incrementar su productividad y satisfacción laboral.

Tengan la seguridad de que México, al presidir la 24ª Cumbre Iberoamericana, que se llevará a cabo el próximo mes de diciembre, en Veracruz.

No sé si para entonces sigan ustedes aquí, serán bienvenidos, y esto les permita estar invitados a quedarse desde ahora hasta esa fecha, en la realización de esta Cumbre. Pero eso no depende de mí, depende de lo que definan los gobiernos que ustedes representan.

Pero esta Cumbre seguirá promoviendo la cooperación y el entendimiento entre nuestras naciones, para seguir impulsando juntos el desarrollo y el bienestar de nuestras sociedades.

Nuevamente, me da mucho gusto saludarles en este encuentro, en este Tercer Encuentro de Secretarios de Trabajo de los países que integran esta región Iberoamericana.

Estoy convencido de que los trabajos que han llevado a cabo van a permitir tomar acción a todos los gobiernos de los países que forman parte, para impulsar desarrollo económico, generación de empleos y, sobre todo, elevar la calidad de vida de nuestras sociedades.

Muchísimas gracias.

Y si me permiten, voy a proceder a la declaratoria de clausura que, reitero, no por ello, amplío la invitación para que se queden hasta la celebración de la Cumbre Iberoamericana en Veracruz, en 15 días, lo cual les permitiría conocer mejor nuestro país.

Pero en el marco de ello, permítanme proceder a la declaratoria de clausura.

Hoy, 26 de noviembre de 2014, declaro formalmente clausurada la Tercera Reunión de Ministros Iberoamericanos de Trabajo, seguro de que los acuerdos alcanzados contribuirán a impulsar la creación de más y mejores empleos para todos los habitantes de toda Iberoamérica.

Felicidades, y muchísimas gracias.