Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos los asistentes a este evento en el que, permítanme decir, que he sido invitado por mi esposa.

Normalmente, y las más de las veces o casi siempre, soy yo quien le pide me acompañe a algunos de los eventos que eventualmente tenemos en nuestro diario quehacer y en nuestra actividad cotidiana.

Son embargo, ella es quien me ha traído aquí, el día de hoy. Y mucho se los agradezco.

Es ella quien me insistió primero, para que el Gobierno pudiera apoyar la labor del DIF, en lo que hoy estamos inaugurando y para que, justamente, a la entrega de este compromiso que ella hizo con los padres de familia y con las niñas y niños aquí presentes, con la propia comunidad de terapistas que laboran en este Centro Gaby Brimmer, pudiera estar yo presente.

Y mucho te agradezco, amor. Te agradezco, primero, que mucho te hayas empeñado en que nos ocupáramos de remodelar este centro, de rehabilitarlo y de ampliar el nivel educativo que presta, hasta el nivel preparatoria.

Y más, en la oportunidad que hoy me brinda esta presencia hoy, aquí, ante tu insistencia, que mucho te agradezco, porque me permite en mucho poder lograr una gran sensibilidad sobre las muchas necesidades que tenemos como Nación, y el gran empeño que tiene el Gobierno de la República por lograr la inclusión, por asegurar que los derechos lleguen a todos los mexicanos.

Que los derechos que consagran nuestra Constitución, nuestras leyes, no sean sólo para unos cuantos, sino que realmente llegue a todos los mexicanos.

Hoy, estamos aquí, como ya se ha expresado y además de saludar a todas las autoridades que nos acompañan, que han participado en este esfuerzo de saludar a los profesionales de terapia y de rehabilitación, que están nosotros, que forman parte de este esfuerzo y, de igual manera, a los padres de familia que nos acompañan.

Pero, de manera muy particular, a las niñas y niños, y adolescentes, que están en este Centro de Rehabilitación, a quienes saludo con especial cariño, con especial afecto y con gran reconocimiento por su empeño diario, por su valor, por su fuerza, por sus ganas de superarse; por el empeño que tienen realmente por lograr, en este espacio, rehabilitación y educación, que les dé una mejor oportunidad de incorporarse, el día de mañana, a alguna actividad que les dé plena realización.

Yo le quiero dar a Jesús Ángel las gracias por su mensaje.

Jesús Ángel tiene 14 años, me lo acaba de compartir, está en segundo de secundaria. Y le decía que si estaba nervioso antes de hablar, me dijo: Sólo un poquito.

Y lo ha hecho, de verdad, de manera extraordinaria y el que lo pueda hacer, el que nos pueda dirigir el día de hoy un mensaje, porque aquí tiene sus terapias y recibe educación, acredita por qué estamos dedicando esfuerzos, precisamente, para apoyar a las personas con discapacidad.

Hace un par de semanas establecimos allá, en Los Pinos, este Sistema Nacional para el Desarrollo e Inclusión de Personas con Discapacidad.

Que hay un Consejo que dirige la doctora Mercedes Juan, precisamente, no para que por sí solo, sino para encontrar en el respaldo de las distintas instituciones del Estado mexicano y dependencias gubernamentales, los apoyos necesarios para apoyar a las personas con discapacidad.

Les compartía yo justamente hace ya dos semanas o poco más de eso, se estima que hay 7.6 millones de mexicanas y mexicanos que tienen algún tipo de discapacidad, y que la tarea que tenemos, y que asumimos con enorme convicción y compromiso, es asegurar o trabajar para que todos ellos tengan el acceso y se les garantice su derecho, precisamente, a gozar de los mismos derechos que tienen el resto de los mexicanos.

No se pueden quedar ellos atrás. No pueden quedar excluidos. Por el contrario. Al Gobierno, en todos sus órdenes, en todos sus niveles, nos corresponde hacer tarea para asegurar que todos estos mexicanos tengan derecho realmente, a pleno ejercicio de sus capacidades, y sus derechos que les incorporen a una vida de realización plena, que les dé espacio de encontrar felicidad en todo lo que se propongan llevar a cabo.

Y eso es lo que estamos haciendo.

Esta obra que estamos inaugurando, que comparte esfuerzos del DIF Nacional, de la Secretaría de Educación Pública, acredita los varios esfuerzos que se están realizando en todo el país.

El Sistema DIF Nacional, que es todo un sistema que opera a nivel nacional, y en los estados, y en los municipios, realice una noble tarea, porque se ocupa, precisamente, de atender y de apoyar a quienes más lo necesitan, a quienes están excluidos de la oportunidad de tener atención médica, de tener oportunidad de rehabilitación, de tener educación.

Éste es uno de los tantos centros que se están construyendo.

Los centros de atención para estudiantes con discapacidad, que se inscribe dentro de los esfuerzos que realiza la Secretaría de Educación Pública está, precisamente, inscrito, también, dentro de este esfuerzo que realiza el Gobierno, para asegurar que las personas con discapacidad se incorporen a alguna actividad educativa, de rehabilitación y desarrollo personal.

Y déjenme acreditarlo en cifras.

En 2012, había centros, como el que hoy estamos inaugurando, que es de rehabilitación y de educación; la Secretaría de Educación Pública tiene los centros de educación para personas con discapacidad o para estudiantes con discapacidad, los CAED famosos, o así conocidos CAED, Centros de Atención para Estudiantes con Discapacidad, tenía 46 centros en 2012.

Hoy tiene ya, trabajando y operando 250. Y se ha propuesto una meta, que ojalá y podamos llegar más lejos, pero de llegar a 500 centros como éste, centros de atención para estudiantes con discapacidad.

Es abrirles espacios de oportunidad a niños que tienen alguna discapacidad, niñas, niños o adolescentes, para poder recibir educación. Y es parte de este gran esfuerzo en favor de la educación.

Hoy, nos ocupa, realmente, y de alguna forma se ha dicho ya en voz del propio Titular de la Secretaría de Educación Pública, el que hemos hecho un importante esfuerzo en esta Administración para revolucionar auténticamente el Sistema Educativo Nacional, para ponerlo al día y para asegurar que nuestro modelo educativo sirva realmente a un propósito: el darles herramientas a la niñez y juventud mexicanas, de que tengan suficientes herramientas para que puedan construir, el día de mañana, cuando sean adultos, un espacio de realización personal con estas mejores capacidades.

Y este modelo educativo pasa por tener escuelas dignas, maestros mejor preparados, capacitados, evaluados, y estando todos los días sujetos a una permanente capacitación.

Pasa por lograr también estos centros de inclusión, a los que ya me he referido, a los CAED, para lograr la inclusión y para asegurar que todos tengan garantizado este derecho a una educación de calidad, como lo mandata nuestra Constitución.

En pocas palabras, de lo que nos estamos ocupando es de darle plena vigencia a lo que nuestra Constitución nos mandata, a los derechos que consagran nuestra Constitución.

El tenerlos en nuestra Constitución por sí solos, no son vigentes, si no logramos materializarlos en la vida diaria, si no aseguramos, en el caso de la educación, que toda la niñez y juventud mexicanas tengan derecho a la educación.

Y esto es lo que estamos logrando en este Centro Gaby Brimmer, que, repito, es uno de los tantos centros.

Laurita Vargas hace un momento nos ha dado un recuento de cifras de los varios apoyos que el DIF Nacional otorga a los DIF de los estados y que los propios DIF estatales emprenden esfuerzos propios para ampliar sus capacidades de atención.

Es todo un sistema. No es una tarea de un solo nivel de gobierno. Es una de todos los órdenes de Gobierno para lograr vigencia plena a lo que mandata nuestra Constitución, que es asegurar que toda la niñez y juventud mexicanas tengan derecho a la educación.

Por eso, yo le agradezco a mi esposa Angélica, primero, el que ella se haya propuesto y haya movido, empezando al Presidente de la República, para que su Gobierno y las dependencias de este Gobierno apoyaran la rehabilitación y remodelación de este Centro Gaby Brimmer; que, como Jesús Ángel nos los explicara hace un momento, hoy tienen mejores espacios, espacios más dignos, decorosos; y que les apoya esta labor de rehabilitación y de educación que reciben niñas y niños que tienen algún tipo de discapacidad, que atienden en este centro.

Gracias por invitarme a este centro, y hoy acompañarte.

Y gracias porque esta entrega nos permite mostrarles a los mexicanos los varios esfuerzos que se están haciendo en favor de la inclusión; en favor de la inclusión de las personas con discapacidad, que tienen derecho a gozar y disfrutar de los mismos derechos que tenemos todos los mexicanos.

Esa es la tarea a la que estamos abocados. En eso estamos trabajando.

Ayer, por igual, presenté una iniciativa para el matrimonio igualitario.

En pocas palabras, estamos trabajando para darle vigencia plena, para hacer realidad plena lo que nuestra Constitución garantiza.

Ahí están las metas. Siempre lo he dicho.

Cuáles son las tareas que tiene el Gobierno. Lo que nos mandata nuestra Constitución.

Pero el hecho de que estén de ahí los grandes objetivos no significa que por sí mismos se logren, sino que es un empeño del Gobierno, desde distintos frentes, asegurarnos que esos objetivos, trazados en nuestra Constitución, tengan vigencia plena, se materialicen y sean una realidad esos derechos, en todas y todos los mexicanos.

Gracias a todas las terapistas, a todo este Sistema DIF Nacional, a los DIF estatales, por esta noble labor que realizan.

Gracias por dedicarse a este empeño y a esta tarea de ayudar a personas con discapacidad y darles una oportunidad y aliento para su realización personal.

Gracias a todos.

Y es un gusto acompañarles esta tarde.

Muchas gracias.