Muchísimas gracias y muy buenas tardes a todas y a todos quienes nos acompañan en este evento.

Particularmente, quiero saludar, felicitar y reconocer, y agradecer a todas las oficiales que están hoy aquí presentes, que no sólo cumplen con esta vocación y este deber al que ustedes se entregan en alma y en cuerpo, sino, además, en su condición de madres.

Hoy, estamos aquí para celebrar el Día de las Madres, y hacerlo muy particularmente con ustedes, quienes son parte del Sistema Nacional de Seguridad; que son parte de todas estas instituciones que conforman este sistema de seguridad de nuestro país en el orden Federal, pero que además son mamás, que son madres, y muchas de ustedes vienen acompañadas de sus hijos.

A todas ustedes:

Muchísimas felicidades en este Día de las Madres.

Saludo en este espacio a todas las autoridades que están aquí reunidas.

A integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

A quienes son los altos mandos de esta corporación policial, que es la Policía Federal de nuestro país, tanto al Comisionado como al Comisario General, a quienes agradezco la hospitalidad que hoy nos están dispensando.

Pero especialmente a todas y a todos ustedes.

En este espacio que hoy nos convoca para los anuncios a los que me habré de referir en un momento más, que tienen que ver con la ampliación de beneficios para apoyar la tarea que ustedes realizan, para apoyar su condición de madres y jefas de familia.

Pero desde aquí, hoy, quiero felicitar, reconocer a todas las mamás de nuestro país.

Hoy, México está celebrando el Día de las Madres. Hoy México reconoce a las mamás de nuestro país, a quienes son la fuente de inspiración, quienes son la energía, quienes son el corazón, quienes son el ejemplo; quienes nos han inculcado valores, principios, han apoyado la formación de todas y todos los mexicanos, a las mamás de México.

Por eso, permítanme que desde este espacio en el que estamos hoy aquí concentrados, en este recinto y en este espacio de la Policía Federal, enviar con todo respeto, con todo cariño, con reconocimiento y gratitud, un saludo y una felicitación a todas las mamás de México.

Gracias por su aporte, gracias por su cariño, y gracias porque todo lo que han hecho en favor de esta sociedad de la que son parte, y gracias por ser mamás que cuidan y han formado a quienes son parte de esta sociedad.

Felicidades a todas las mamás de México. 

Y déjenme decirles que, primero, como Presidente de la República, pero como un compañero de todas y de todos ustedes en el servicio público, me da enorme satisfacción encontrarme con quienes son policías, quienes son custodias, quienes están en las tareas de protección que realiza esta institución, pero que además son madres, el poder estar con ustedes y reunirme, y compartir algunos beneficios que habré de señalar.

El poder recoger en ustedes la expresión que les da y el orgullo de saberse madres, el orgullo y la satisfacción que les da también saberse servidoras públicas.

En una compañera de ustedes, María Cristina hace un momento nos ha referido esta vocación que tienen, y que no hay que escatimar y menos regatear.

Hace un momento el Secretario de Desarrollo Social nos convocó a un ejercicio de pensarnos en distintos escenarios.

Yo creo que hay uno que a veces pasamos por alto o pasan por alto muchos integrantes de nuestra sociedad, la tarea a la que las mujeres policías están entregadas y dedicadas, que poco a veces valoramos el que ustedes estén decididas, con María Cristina lo expresaba, a arriesgar su propia vida, a dar y quizá perder lo más valioso, que es su vida, y ofrendarla por otros, en la tarea que tienen confiada.

Quien decide pertenecer a las instituciones de seguridad pública del orden Federal y de los otros órdenes, por supuesto que lleva implícito el enorme riesgo que esa tarea implica y a la que convoca.

Y ustedes la asumen con absoluta lealtad, con absoluta entrega, con decisión.

Y saben que todos los días, al salir de su casa, al dejar ahí a sus hijos, a sus esposos, para quienes lo tienen o dejar ahí parte de la familia, van a entregarse a una tarea y a una misión de trabajo, que puede significarles, eventualmente, un riesgo en su vida.

Gracias, gracias en nombre de la sociedad mexicana por su firme decisión, por su vocación a la que ustedes se entregan y, sobre todo, por estar resueltas y decididas a defender y a proteger a la sociedad mexicana.

Como Presidente de la República, testimonio aquí reconocimiento y gratitud en nombre de todos los mexicanos.

Quiero compartirles aquí lo que enmarca esta celebración del Día de las Madres.

Y de verdad que me da enorme gusto y alegría estar con este grupo de mujeres que son policías y que son madres, que tienen esta doble vocación.

Ésta es una institución, la Policía Federal, que en sus tres áreas en las que está prácticamente compuesta, que es brindar seguridad, que es cuidar los Centros de Prevención y Readaptación Social Federales, y es el de prestar servicios de seguridad a quienes así lo contratan, estas tres vertientes hacen posible que dentro de esta institución presten sus servicios del orden de 55 mil elementos dedicados a estas tres tareas.

De este universo, poco más de 15 mil son mujeres, y de ellas más de seis mil son policías y son mamás, y esto implica una doble tarea y una doble misión.

Y, como es el caso de ustedes, déjenme decirlo, es el de miles y millones de mujeres en México que tienen más de una tarea; no sólo la de ser madres, no sólo la de ser jefas de familia, sino para poder cumplir con esa tarea, están entregadas a otra actividad, sea trabajando en distintos espacios del quehacer social, del quehacer económico. Ahí están. Cumpliendo con dobles jornadas, buscando la manera de poder cumplir con esta doble tarea: la de ser mamás, la de educar y de formar a sus hijos y, al mismo tiempo, la de proveer económicamente al sustento de sus hogares.

No es tarea fácil. Los tiempos de hoy quizás demandan este doble ejercicio. Por eso tiene todo merecimiento y reconocimiento para quienes estamos en la tarea pública y para quienes estamos siendo integrantes de esta sociedad, el trabajo que realizan, doble trabajo que realizan quienes son mamás y quienes además cumplen con una tarea en algún espacio del orden económico.

Hoy, desde aquí, queremos celebrarles y reconocerles. Hoy, desde aquí, queremos ampliar los beneficios que ya les da, en el caso de quienes son policías y son mamás, el que les da esta institución.

Sé que tienen ustedes, como integrantes de esta institución, distintos beneficios, seguros que protegen, precisamente, el riesgo al que se enfrentan y al que se entregan todos los días.

Pero hoy estamos compartiendo un beneficio de orden social, un beneficio que está en esta política pública que tiene el gobierno de llevar más beneficios a toda la sociedad, y muy señaladamente en reconocimiento y mérito a quienes son jefas de familia, a quienes son el principal sostén de sus hogares, quienes velan por la seguridad económica de sus hijos.

Y para ellas emprendimos este programa, que se llama: Seguro de Vida para Jefas de Familia.

No es de desear que nadie lo ocupe o que alguna de ustedes lo ocupe, que eventualmente tengan que ocuparlo ante el riesgo de perder la vida.

Pero que cuando así ocurra, como ya pasa con más de seis millones de mujeres jefas de familia que hoy tienen este beneficio, hoy la extendemos a quienes son policías y son jefas de familia.

Y para ellas, para ustedes, este beneficio les significa que, en caso de faltar, como nunca deseamos que ocurra, pero ante esa eventualidad y ese riesgo, tengan la certeza de que sus hijos tendrán el apoyo económico, el sostén económico necesario hasta que concluyan sus estudios universitarios.

Queremos que además esté garantizado este proceso. La única condicionante que tiene este seguro es precisamente que los beneficiarios, sus hijos, acrediten el estar estudiando hasta que concluyan su universidad.

Porque estoy seguro que, como mamás, esta sería una de las grandes satisfacciones que tiene o tendrían en la eventualidad de no estar.

Y estando, también la tienen. El saber que sus hijos tienen educación, una educación de calidad por la que hoy estamos trabajando y nos estamos esmerando, y tengan un panorama alentador hacia el futuro.

Al mismo tiempo de ampliar este beneficio del Seguro de Jefas de Familia para quienes son policías y jefas de familia, he instruido, he dado indicaciones al Director del ISSSTE y de FOVISSSTE para dos propósitos:

El que ustedes tengan acceso directo e inmediato a un crédito que otorga esta institución, de la que son ustedes derechohabientes.

Ya el señor Director del ISSSTE nos ha aquí tratado de sintetizar, por lo grande que esta institución de la población derechohabiente de los trabajadores al servicio del Estado, los distintos beneficios que otorga.

Hoy, estamos dedicando una indicación particular para quienes son jefas de familia, que es el que tengan acceso a un crédito inmediato, a un crédito que en promedio puede ser del orden de 70 mil pesos y que la institución se los pueda otorgar.

Y en el FOVISSSTE, el agilizar y el poder dar, a través de estas políticas que hemos venido siguiendo, de agilizar los trámites, de darles celeridad, evitando incluso el sorteo, porque hoy hemos ampliado la forma en la que se pueden dar los créditos para la vivienda, el apoyar y respaldar con esta acción de vivienda para las mujeres jefas de familia, el aceleramiento y el otorgamiento de créditos para que puedan adquirir una vivienda o una casa propia.

Éstas son las tres instrucciones que el día de hoy vengo a compartirles, que va en beneficio de ustedes, policías y jefas de familias que están con nosotros.

Quisiera concluir mi intervención reiterándoles nuevamente mi felicitación.

A todas las mamás de México, porque que creo que todos estamos más que conscientes y lo estoy, no solo en mi carácter de Presidente de la República, lo estoy más en mi carácter de hijo, de esposo, que me ha tocado ver y apreciar la relevancia e importancia que tiene la labor de una mamá en el seno de un hogar.

La mamá, sin duda, juega un papel fundamental, de ella depende en buena medida lo que un hombre o una mujer en su devenir y en lo que depare el futuro, depende mucho de lo que recibe en educación y formación de una madre.

Por eso, hoy es que los mexicanos celebramos el Día de las Madres.

A todas las mamás de México vaya, desde aquí, nuestro reconocimiento, nuestra gratitud y nuestra felicitación por todo lo que han hecho y siguen haciendo en favor de esta sociedad de la que somos parte.

Aquí están los Secretarios que vienen a comprometerse, desde el Secretario de Gobernación, el de Desarrollo Social, el de Salud.

Yo no sé si después de que yo me vaya, después de que me haya tomado ya varias fotografías y les he podido saludar personalmente a muchas de ustedes, se vayan a quedar a bailar, como lo quisieron comprometer. Ya es decisión de ustedes.

Tampoco sé si después el Secretario de Desarrollo Social vaya a tener problemas con algunos otros de sus compañeros, porque ha hecho un buen recuento de las muchas acciones que distintas dependencias realizan, solo significó algunas, de algunas dependencias no de todas. Estoy seguro que de esos compañeros tendrá el reclamo por no haber sido justo y equitativo con sus demás compañeros.

Pero mientras lo sea el día de hoy y pueda quedarse a departir con ustedes, aquí se queda para cumplir con la tarea que dice que ayer asumió y comprometió con ustedes.

Gracias por permitirnos estar aquí.

Mi mayor felicitación, reconocimiento y gratitud por su hospitalidad.

Muchas gracias.