Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Muchas gracias.

Muchas gracias a tan distinguida concurrencia y, sobre todo, a las mujeres tan animadas que me han recibido con gran calidez.

Muy comprometidas en favor de la paz, de la armonía, del orden y, sobre todo, del progreso de sus comunidades y del desarrollo también para sus familias.

Les saludo con gran afecto, con gran respeto a esta comunidad de Álvaro Obregón en la que hoy me encuentro.

Quiero saludar con respeto y agradecimiento por su hospitalidad al señor Gobernador del Estado de Michoacán.

A las distintas autoridades del Estado de Michoacán.

Quiero saludar la presencia de funcionarios del Gobierno de la República.

Al frente de ellos, la Secretaria de Desarrollo Social.

El Comisionado designado para esta entidad.

Y a todas y a todos los beneficiarios de los programas que tiene la Secretaría de Desarrollo Social.

A los señores Legisladores Federales aquí presentes.

A los Legisladores Locales.

A quienes Noé ya les hizo públicamente una petición para que ustedes puedan revisar al seno del Congreso Local, la revisión de este tema que ha sido abordado por uno de los ganaderos de este estado.

Y a todas y a todos les saludo con gran respeto.

Al señor Comandante de la Zona Militar.

Y a los señores representantes de los medios de comunicación.

Me da mucho gusto regresar a Michoacán.

Me he comprometido, señor Gobernador a estar una vez al mes. Eso quiere decir que traigo ahí ya un rezago, si ésta es mi novena ocasión, y veo que me las viene contando, pero faltan todavía algunas semanas para que concluya el año.

Y me faltarán entonces tres visitas para cumplir a cabalidad con este compromiso que hice ante los michoacanos y, sobre todo, recoger aquí algunos datos e información muy alentadora de cómo ha venido avanzando y desarrollándose este estado.

Es un estado en el que está habiendo empleo; es un estado en el que afortunadamente está dándose crecimiento económico.

Y es un estado que además proyecta tener un mayor crecimiento económico.

Ahora en la reciente visita que hice por China, en el marco de la Gira de APEC y del G20, una noticia muy importante fue que se abrió el mercado, éste el más importante, el de China, de más de mil 300 millones de consumidores para las frambuesas y zarzamoras, precisamente, de Michoacán. Lo cual es una gran oportunidad para los productores de este producto.

Pero antes de continuar mis comentarios sobre el tema que hoy nos convoca, la importancia de lo que viene ocurriendo aquí, en Michoacán, el motivo de esta visita que estoy realizando, la oportunidad de encontrarme con todas y con todos ustedes, me es importante, también, hacer referencia a algunos temas de orden público, y que han estado en el comentario reciente.

Creo que a nadie escapa lo que el día de ayer pedí, y amablemente mi esposa accedió a ser ella quien informara y diera a conocer públicamente cómo se había hecho de una propiedad, ante el señalamiento que había de algunos medios de comunicación, y ante algunas imprecisiones que habría sobre el tema.

Yo aquí hoy quiero reconocerle públicamente el valor que tuvo mi esposa, la decisión y la entereza, porque sin tener obligación de hacerlo, al no ser ella servidora pública, con gran valor, y al ver, sobre todo, que se estaba afectando la imagen de su familia, hubiese decidido públicamente informar a la sociedad de cómo se había hecho de su propiedad.

De haber acreditado, de manera muy fehaciente, a través, incluso, de su declaración fiscal, yo preguntaría quiénes o cuántos se atreven a hacer públicos sus bienes, su patrimonio, los ingresos que tienen, y ella decidió hacerlo.

Decidió hacerlo porque prefirió optar por la verdad, que ante los señalamientos que estaban haciendo sobre ella, sobre su familia, sobre el propio Presidente de la República.

Yo, por eso, no tengo más que palabras, desde aquí, con ustedes, de gratitud, de reconocimiento y de cariño para con mi esposa.

Muchas gracias, desde aquí, a mi esposa Angélica.

Este tema también me lleva a tomar una determinación personal. Desde el inicio de mi gestión decidí hacer público, sin tener obligación para ello, información parcial de mi Declaración Patrimonial.

Y lo hice así porque, insisto, sin que los servidores públicos tengan obligación de hacer pública su Declaración Patrimonial, decidí, sí, mostrar públicamente y en el Internet, y ahí está exhibido ante todos, cuáles son los bienes y, sobre todo, los inmuebles que tiene el Presidente de la República.

Ante lo que ha hecho mi esposa y en el ánimo de realmente ganar la confianza de la sociedad, he decidido hacer pública la totalidad de mi Declaración Patrimonial; hacerla abierta, hacerla pública, y dejarla al escrutinio de toda la sociedad mexicana.

Porque como Presidente de la República aprecio y valoro más la confianza de los mexicanos que el derecho a la confidencialidad que puedo obtener eventualmente como servidor público.

Por eso, a partir del día de hoy, más tarde, estaré haciendo totalmente abierta y en los medios electrónicos, en la página de Internet, como hoy está la información parcial, totalmente abierta mi Declaración Patrimonial.

Permítanme referirme ahora al tema que hoy nos convoca y que significa la apertura de este Centro de Acopio, que viene a apoyar el trabajo que realizan ganaderos de la región.

Este Centro de Acopio es precisamente para comprar desde aquí o guardar aquí la leche y distribuirla después a los centros de distribución, la leche que producen los ganaderos de esta región de Michoacán.

Y como éste, varios otros centros de acopio se están construyendo en otras entidades del país, forma parte de este esfuerzo para ampliar los beneficios de la leche que se distribuye a través de las tiendas LICONSA.

Y todo esto forma parte de esta gran cruzada nacional que emprendimos contra el hambre.

Aquí, en Michoacán, advertimos que era un gran reto, y ustedes recordarán, a lo mejor no todos lo recuerdan, pero cuando comprometí venir al menos una vez al mes, comprometí, entonces, que estaríamos realmente haciendo un gran trabajo para apoyar a las comunidades de Michoacán de mayor rezago.

Y déjenme solamente dar algunas cifras, porque me parece que son importantes. Dentro de los municipios de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, en el plan original se previeron solamente siete, hoy son 51 municipios que son atendidos por esta Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Me comprometí a que habrían de instalarse aquí, en Michoacán, 400 Comedores Comunitarios para garantizar abasto alimenticio a niños, a mujeres embarazadas y adultos mayores; y no sólo eso, hemos llegado ya a 450 Comedores Comunitarios, en los que se atiende ya a 54 mil personas con estas características.

Hemos decidido ampliar el Programa Alimentario Sin Hambre, y llevamos ya 23 mil familias que se benefician de este programa y, además, hemos aperturado, a lo que yo había comprometido, 145 tiendas DICONSA en las que la gente puede adquirir productos básicos a mejores precios, no sólo eso, hoy son 159 tiendas DICONSA las que se han abierto aquí, en el Estado de Michoacán.

Y finalmente, en el tema de las tiendas o, más bien, de las lecherías de LICONSA, el compromiso, Héctor Pablo, había sido de abrir 50. Para fortuna de Michoacán, son 74 las que ya se han abierto. Todo esto, en beneficio de los michoacanos.

Quiero decirles que el Presidente de la República, desde su primera visita a este estado, a partir de las condiciones que enfrentaba, de los grandes retos, de los escenarios de delincuencia organizada presente en el estado, fue entonces, señor Gobernador, cuando el Gobierno de la República tomó, o tomé la decisión de que hubiese un Comisionado encargado del desarrollo integral de este estado, que acompañara el esfuerzo de las autoridades del estado y coordinara los esfuerzos de las distintas delegaciones de las dependencias del Gobierno de la República.

Y hoy, me da mucho gusto constatar, sin echar campanas al vuelo, sin dar cifras alegres, pero sin duda estamos frente a un escenario muy distinto aquí, en Michoacán.

Hoy, Michoacán se enruta ya en un sendero de progreso, de mayores oportunidades, de un combate más efectivo a la pobreza, a la desigualdad, de atención a los grupos más vulnerables y de abrir mayores oportunidades para el progreso y el desarrollo de Michoacán.

Ésta es ocasión para reafirmar mi permanente e invariable compromiso, como Presidente de la República, de seguir apoyando, sin cambiar, sin cejar en el esfuerzo, a este gran Estado de Michoacán.

Así lo he hecho y así lo seguiré haciendo en beneficio de todos los michoacanos.

Y, finalmente, quiero concluir mi mensaje dejando un saludo fraterno a todos los michoacanos.

Que sepan que voy a cumplir a cabalidad mi compromiso, si no en el tiempo puntual, como hubiese querido, de hacer una vez cada mes, sí cumpliré con mis 12 visitas programadas para este año, para estar cerca de los michoacanos y acompañarles en el esfuerzo colectivo para ir construyendo un mejor Michoacán.

Muchísimas gracias.