Muchísimas gracias.

Muy buenos días.

Señores empresarios de Arabia Saudita.

Señores empresarios que integran la delegación mexicana que participa en este Foro de Negocios México-Arabia Saudita.

La paz sea con ustedes.

Es para mí un motivo de gran honor, como Presidente de México, encabezar esta Visita de Estado a este país, de Arabia Saudita; país con el que guardamos una relación diplomática de hace más de 60 años. Y país que no era visitado por un Jefe de Estado desde hacía 40 años.

Y hacerlo ahora en el propósito de buscar un mayor acercamiento entre nuestros empresarios a partir, justamente, de las fortalezas que ambas naciones tenemos.

Hemos escuchado, y quiero agradecer al señor Presidente del Consejo de Cámaras, que hoy nos alberga en esta visita, la exposición sobre las grandes oportunidades que tienen nuestros empresarios para potenciar y para lograr una mayor relación en el ámbito comercial, en el ámbito de los servicios y en el ámbito de la cooperación mutua entre ambas naciones.

El Secretario de Economía de México ha hecho un recuento de la evolución que ambas naciones, Arabia Saudita y México, han tenido en los últimos años.

Y, sin duda, hoy es oportunidad para que, a partir de explorar y analizar nuestras fortalezas, nuestras potencialidades, podamos encontrar espacios de oportunidad al emprendedurismo y a la participación de los empresarios de ambas naciones, para ampliar la relación que hoy guardan nuestros países.

Pareciera que la distancia geográfica fuera tal, sin embargo, estoy convencido de que hoy los avances tecnológicos, los avances en las comunicaciones nos permiten, realmente, encontrar grandes oportunidades de encuentro y de una mayor relación económica entre nuestras naciones.

Quiero, de manera señalada, agradecer la presencia aquí de dirigentes de importantes organizaciones de México que participan en esta Visita de Estado a Arabia Saudita, de empresarios mexicanos, que están con ánimo e interés de conocer a sus pares y empresarios de Arabia Saudita, y de explorar estas oportunidades.

Permítanme, de manera breve y puntual, señor Presidente del Consejo de Cámaras, señor Ministro de Asuntos Sociales del Gobierno de Arabia Saudita, brevemente, espero así lograrlo, compartirles cuáles son algunas de las fortalezas que hoy México tiene que proyectar, y que promover ante el mundo, a partir de compartirles que México es una Nación abierta.

Es un país que está abierto al mundo y en donde el modelo económico que hemos venido impulsando busca, precisamente, que nuestro país sea un punto de encuentro con distintas naciones; que el comercio y la relación económica del México con el mundo se amplíe, crezca y eso depare condiciones de bienestar para los países con quienes tenemos relación y para nuestro propio país, que sea motor del crecimiento económico y del desarrollo social, la apertura que México hace hacia el mundo.

Quisiera, brevemente, para particularmente los empresarios de Arabia Saudita, que participan en este foro, apuntar algunas de las fortalezas que hoy México quiere compartir con ustedes y, sobre todo, hacerles conocer que tiene nuestro país.

México es una plataforma productiva de alcance global; con extraordinaria ubicación geográfica, somos puente hacia América del Norte, hacia América Latina, hacia Europa y hacia la región Asia-Pacífico.

Somos un país megadiverso y con una creciente infraestructura logística, que nos permite ampliar esta condición de puente hacia distintas regiones del mundo.

Somos el quinto territorio más grande América Latina, el décimo cuarto a nivel mundial.

México es un país con estabilidad y con unas instituciones confiables y que ha tenido además una evolución institucional de gran estabilidad.

Hoy México tiene finanzas públicas sanas, tiene una deuda muy por debajo del promedio que tienen los países que integran el grupo del G20; una política monetaria autónoma y un tipo de cambio flexible; al mismo tiempo que un sistema bancario robusto.

México es un país que tiene un capital humano predominantemente joven, en donde el promedio de edad, el 50 por ciento de nuestra población, tiene 27 años o menos.

En nuestro país se gradúan anualmente 100 mil ingenieros y tecnólogos, y además hemos venido impulsando una reforma educativa para fortalecer la educación de calidad para las presentes y futuras generaciones.

México es una nación además en ascenso, es una economía abierta y competitiva; es la décimo quinta economía global, y en los últimos cinco años ha tenido un crecimiento promedio anual de 3.3 por ciento.

Repito, somos un país abierto al mundo. Tenemos celebrados 11 acuerdos de libre comercio, con 46 países de diferentes regiones, lo que nos da acceso a un mercado potencial de consumidores de mil 150 millones de personas.

Somos un país que hemos transitado de ser un país predominantemente exportador de materias primas, particularmente petróleo y minería, a convertirnos en un país predominantemente exportador de manufacturas y de manufacturas que cada día tienen un mayor valor agregado.

Sólo por ilustrar esta condición, México es el primer exportador hoy en día de pantallas planas de televisión, de refrigeradores con congelador; es el séptimo productor de vehículos en el mundo y el cuarto país exportador de vehículos.

Nuestra industria aeroespacial ha venido mostrando un crecimiento anual de más del 15 por ciento por año.

En otro aspecto, vale la pena compartirles que México ha impulsado, en los últimos tres años, importantes cambios estructurales, para romper con paradigmas y con modelos que nos permitan realmente romper las barreras y crecer económicamente de forma más acelerada.

Hemos abierto a la participación del sector privado áreas de nuestra economía, que anteriormente estuvieron cerradas o fueron monopolios del Estado.

La Reforma Energética, sin duda, potencia la oportunidad para explotar nuestros recursos energéticos con la participación del sector privado y de inversiones de países hermanos que además tienen experiencia dentro de estos campos.

De igual forma, la Reforma en Telecomunicaciones abre este sector a, también, la participación del sector privado.

Dicho lo anterior, déjenme referirles que nuestro país ha venido, sobre todo en los últimos años, recibiendo cada vez más inversión extranjera directa.

De hecho, en estos últimos tres años de lo que va de la Administración que encabezo, se han recibido inversiones por 91 mil, casi 92 mil millones de dólares.

El turismo, la infraestructura y el desarrollo inmobiliario, en México están teniendo un mayor crecimiento; y, también, muestra de ello, es que hemos recibido y además queremos recibir aún más visitantes saudíes en un número de cinco mil visitantes, quizá una cifra muy por debajo del gran potencial que se tiene para recibir mayor turismo.

México está considerado ya entre los 10 destinos turísticos más importantes del mundo, al recibir anualmente, o al menos en el 2014 y seguramente las cifras actualizadas a 2015, incluso podrán llevarnos a un mayor número de visitantes que habremos tenido, en más de 30 millones de turistas.

En el comercio hay una gran oportunidad, como aquí se ha dicho y creo que los productos mexicanos están en oportunidad de poder participar del mercado saudí: café, frutas, verduras y otros alimentos de calidad.

En esta Visita de Estado quisiera, finalmente compartirles, que habremos de firmar distintos acuerdos para ampliar la cooperación entre nuestros países, pero sobre todo, para encontrar mayores oportunidades de acercamiento y de relación económica en campos como los que ya aquí he referido: en el campo energético, en el campo de la infraestructura, en el campo del comercio, en donde, sin duda, ambos países tenemos mayor potencial.

Habremos de firmar acuerdos para evitar la doble tributación; acuerdos sobre servicios aéreos y cooperación turística y un memorándum de entendimiento de cooperación en el sector petróleo y de gas.

Al participar en este Foro de Negocios, es este evento con el que inicio esta gira de trabajo y esta Visita de Estado a Arabia Saudita y a la Península Arábiga, con el propósito realmente de encontrar oportunidades y seguir proyectando al México abierto; al México que quiere interconectarse con las diferentes regiones del mundo, que quiere potenciar sus oportunidades de desarrollo y crecimiento en distintas actividades económicas, y quiere estrechar la amistad y el afecto de otras regiones del mundo.

Y, hoy, de forma muy particular, con Arabia Saudita.

Muchas gracias por su atención y deseo éxito a este encuentro entre empresarios, entre hombres de negocios de estas naciones hermanas.

Muchas gracias.