Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Me da mucho gusto saludar, en este acto, a las autoridades educativas aquí presentes.

Al titular de la Secretaría de Educación Pública.

A la Directora del Instituto Politécnico Nacional, a quien agradezco realmente todo este esfuerzo y la conducción que hace de esta gran institución educativa de nuestro país.

Saludo a las distintas autoridades educativas del Instituto Politécnico Nacional.

A Lourdes Laura, quien se ha dirigido en nombre de los galardonados el día de hoy.

A don Enrique Fernández, el Secretario General Ejecutivo de ANUIES, a quien me da mucho gusto saludar.

A las distintas autoridades, insisto, educativas, particularmente del Instituto Politécnico Nacional.

Está aquí también el Coordinador de Comunicación Social, quien pocas veces ocupa un lugar en el presídium, pero hoy seguramente lo está, porque es egresado de esta gran institución y siempre la ha portado en su corazón con un gran orgullo. Así me lo ha hecho sentir.

Toda vez que mi padre, como aquí les comenté ya hace un año, cuando nos reunimos, precisamente, en otro Día del Politécnico, mi padre, también, con gran orgullo, expresaba su origen y su formación en esta gran institución educativa.

Quiero saludar con especial reconocimiento a todos los galardonados el día de hoy. A estudiantes, profesores, investigadores, quienes han descollado y se han significado realmente por su empeño educativo y su desempeño profesional.

A los señores exdirectores del Instituto Politécnico Nacional, a quienes me da mucho gusto, nuevamente, recibir en esta Residencia Oficial de Los Pinos.

A autoridades educativas; a alumnos de esta gran institución.

A familiares de nuestros galardonados, porque estoy seguro que son ustedes la principal motivación y el gran orgullo y satisfacción que les da el que sus familiares, el día de hoy, estén recibiendo aquí este reconocimiento, precisamente que ellos se han ganado con su esfuerzo y su desempeño diario.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

Un poco recogiendo lo que aquí ya se ha expresado, y en concordancia, particularmente con los eventos que el día de ayer también llevamos a cabo, estamos claros que para que nuestro país se inserte con éxito en la sociedad de la información y el conocimiento, es indispensable promover la creatividad, las ideas y el talento de los mexicanos.

Somos un país de casi 118 millones de habitantes, con un enorme potencial en las mujeres y hombres y, muy especialmente, en profesionistas, académicos e investigadores.

Y gracias a ellos, en todo el país se realizan miles de investigaciones, experimentos, aportaciones científicas, que tienen, como fin último, elevar la calidad de vida de los mexicanos.

En esta labor fundamental destaca, como uno de nuestros mayores baluartes, como lo expresara y coincido plenamente, Lourdes Laura, el Instituto Politécnico Nacional.

Desde su nacimiento, hace ya casi 80 años, esta casa de estudios ha sido protagonista de nuestro desarrollo nacional.

Sus egresados han sido constructores de grandes obras que han permitido transformar la vida de millones de familias mexicanas.

La comunidad politécnica ha sido esencial para modernizar nuestra economía y elevar nuestra competitividad.

En las aulas del Poli también se han formado profesionales de la medicina y la química altamente capacitados, así como economistas de primer nivel comprometidos con la prosperidad de nuestro país.

Gracias, debo así decirlo, a sus alumnos, docentes, investigadores y egresados, el Politécnico Nacional se ha consolidado como una poderosa institución, que hoy está apoyando a mover y a transformar a México.

Hoy, que celebramos el Día del Politécnico, expreso desde aquí mi felicitación a toda su comunidad docente, administrativa y estudiantil.

Me refiero a los más de 204 mil politécnicos que diariamente trabajan para fortalecer al Instituto Politécnico Nacional y, con ello, engrandecer a nuestro país.

Especialmente, reitero mi felicitación a los alumnos, maestros e investigadores que han sido merecedores de la Presea Lázaro Cárdenas.

Ustedes, estudiantes, son un ejemplo vivo del ímpetu y talento de la juventud mexicana.

Ustedes, maestros e investigadores, son modelo para la comunidad académica y científica de nuestro país.

Gracias al trabajo y dedicación de mujeres y hombres como ustedes, el IPN, además de contribuir al desarrollo del país, también contribuye a brindar una imagen de éxito a nivel mundial.

Y ejemplo de ello son las 11 medallas obtenidas por estudiantes del Politécnico, siete de ellas de oro, en la justa internacional de robótica celebrada en Rumania hace unos días.

En el Gobierno de la República estamos decididos a seguir respaldando a esta noble comunidad politécnica, porque sabemos que un mejor porvenir para el país necesariamente pasa por el fortalecimiento de nuestras instituciones de educación superior.

No tengan duda de que el Presidente de México es un firme aliado de quienes todos los días, desde las aulas, los laboratorios o centros de investigación, construyen el México de hoy y de mañana.

Como parte del respaldo del Gobierno de la República hacia la labor transformadora del Politécnico, este año se ejerce un presupuesto de 13 mil 822 millones de pesos, lo que representa un incremento real de 9.2 por ciento respecto al que ejercía en el año 2012; es decir, más de dos mil millones de pesos adicionales.

Asimismo, debo aquí señalar y hacer énfasis en la nueva infraestructura que el Instituto Politécnico Nacional ha venido construyendo. Se inauguraron importantes instalaciones, como el Centro de Educación Continua en Acapulco; el Clúster Politécnico y el Centro de Educación Continua en Chihuahua; así como la Unidad Incubadora de Empresas de Base Tecnológica en el Estado de Durango.

Además de una mayor infraestructura física, el Politécnico también ha puesto al día su oferta educativa, con innovadores programas de posgrado diseñados para hacer frente a los nuevos retos que como país, en medio de la globalidad, hoy tenemos.

Y ejemplo de ello son la Especialidad en el Manejo Nutricional de la Obesidad y el Síndrome Metabólico; la Maestría en Ingeniería Aeronáutica y Espacial; así como el Doctorado en Ingeniería de Sistemas Robóticos y Mecatrónicos.

La apertura de estos cursos demuestra la voluntad del Politécnico por seguir a la cabeza en la formación de los mejores técnicos y profesionistas del país.

Otro logro significativo, es el incremento de su matrícula estudiantil, manteniendo la calidad educativa de la institución.

En este ciclo 2013-2014, se incorporaron más de cinco mil nuevos alumnos al Politécnico Nacional, optimizando al máximo la capacidad de sus aulas, talleres y laboratorios.

Este importante incremento forma parte del compromiso que tiene el Gobierno de aumentar la cobertura en los niveles de educación media superior y superior.

Además, para asegurarnos que ningún alumno abandone sus estudios por falta de recursos, hoy el Politécnico beca, prácticamente, a la mitad de sus estudiantes.

Qué significan estos tres avances para México.

Algo muy importante: que el IPN, el Politécnico Nacional, está atendiendo a más jóvenes, en más lugares del país y con novedosos planes de estudios.

Hacia adelante, seguiremos trabajando junto con el Politécnico, para concretar más proyectos que amplíen su oferta educativa, que fomenten la innovación, y que desarrollen una cultura emprendedora entre los jóvenes.

Si queremos un país con más y mejores oportunidades para todos, la clave está en invertir más en educación superior, lo mismo que en ciencia, tecnología e innovación, que fue precisamente el tema que el día de ayer abordamos, a propósito de un área y una asignatura en la que el Gobierno de la República está comprometido a hacer mayores inversiones y a fomentar que el sector privado haga las propias, precisamente, para hacer del conocimiento un motor más importante y relevante de nuestra economía.

El objetivo general de esta Administración es llevar a México a su máximo potencial, y para lograrlo hay que detonar el talento técnico, científico, creativo e intelectual de los mexicanos.

La hoja de ruta para conseguirlo es el Programa Especial de Ciencia y Tecnología, que el día de ayer presentamos, 2014-2018, y en el cual el Instituto Politécnico Nacional tiene una gran responsabilidad que cumplir.

El Gobierno ha asumido el compromiso de hacer una inversión mayor en esta asignatura, de llegar al uno por ciento del Producto Interno Bruto, lo cual significará incrementar en más del doble la inversión que se realizaba hacia el año 2012, que era de apenas 0.45 por ciento y que contrasta con el que tienen otros países, que tienen mayor desarrollo y que precisamente el pivote de ese desarrollo fue la inversión que hicieron en ciencia, en desarrollo tecnológico, en innovación.

Hoy estamos tomando de manera decidida un compromiso para realmente invertir más en esta asignatura, para impulsar el desarrollo tecnológico de nuestro país y hacer de esto una palanca que realmente motive y permita el desarrollo mayor de nuestra sociedad.

Y lo más importante, que ese es el fin último de todo esto que estamos llevando a cabo, lograr condiciones de mayor bienestar para todos los mexicanos.

Con más ciencia y tecnología, será posible incrementar los niveles de innovación y productividad, como aquí lo he comentado, de nuestra economía y, con ello, mejorar la calidad de vida de millones de mexicanos.

Y justamente esa es la filosofía que tiene el Instituto Politécnico Nacional: La técnica al servicio de la Patria.

En esta nueva etapa de transformación nacional, la comunidad politécnica, tal como lo señala su Himno Institucional, tiene la misión de generar la chispa del genio creador, para forjar la nueva estructura de nuestra noble y pujante Nación.

Trabajando juntos, estoy seguro que habremos de hacerlo realidad.

Nuevamente quiero extender todo mi reconocimiento y felicitación a los galardonados, porque saben del trabajo y del esfuerzo que han realizado para alcanzar este reconocimiento.

Les deseo que sigan cultivando mayores éxitos, en lo académico, en la investigación, en la docencia, en toda la actividad profesional que lleven a cabo, y también en la actividad familiar.

En todo lo que se tracen hacia adelante. Sobre todo para quienes son estudiantes que están egresando, estoy seguro que ustedes albergan, a partir del cúmulo de conocimientos que han obtenido, que todo ello les dé mejores herramientas para enfrentar retos y desafíos y, sobre todo, alcanzar los sueños que ustedes se han propuesto llevar a cabo.

Y soñando muy alto, siempre muy alto, estoy seguro que con empeño y tenacidad, como la que han llevado y tenido para alcanzar este reconocimiento, les permitirá alcanzar sus sueños.

Nuevamente, a todas y a todos, muchas felicidades.

Muchas gracias.