Señoras y señores.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Muy distinguidos miembros del presídium, integrado por dirigentes y representantes de Cámaras vinculadas a la construcción, al desarrollo de vivienda, organismos cupulares.

Integrantes del Gabinete Legal y Ampliado del Gobierno de la República, que participan en este esfuerzo para desarrollar vivienda digna para todos los mexicanos.

Señor Gobernador del Estado de Aguascalientes.

Señores representantes del Senado de la República.

Senadora y Diputado que representan las Comisiones de Vivienda en ambas Cámaras.

Muy distinguidos miembros de este auditorio entre desarrolladores de vivienda, integrantes de empresas dedicadas a la construcción. El Colegio de Notarios Públicos; servidores públicos del orden Federal, de los órdenes estatales, que participan en el desarrollo de vivienda.

De manera muy particular quiero saludar a quienes han sido premiados y galardonados con este Premio Nacional de Vivienda, precisamente bajo distintas modalidades y que reconoce el compromiso que las empresas y los gobiernos de carácter municipal que ustedes representan están llevando a cabo para procurar una vivienda más digna para los mexicanos.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

Como aquí se ha expresado de manera reiterada, la vivienda es un sector estratégico para el crecimiento económico y el desarrollo social de nuestro país.

Es una actividad que detona inversiones, genera empleos, fortalece el mercado interno y, sobre todo, mejora la calidad de vida de las familias mexicanas.

Por estas razones, celebro que hoy nos reunamos para entregar el Premio Nacional de Vivienda 2013 y para poner en marcha simbólicamente los Programas Estatales de Vivienda 2014.

En este marco, felicito a los integrantes de las empresas e instituciones reconocidas con este galardón nacional.

Ésta es una merecida distinción a su compromiso con las mejores prácticas en el desarrollo integral del sector.

Gracias a sus ideas innovadoras, más mexicanos podrán ejercer su derecho a una vivienda digna y decorosa, como lo mandata nuestra Constitución.

Nuevamente, muchísimas felicidades.

Como Presidente de la República, soy consciente de que 2013 fue un año de importantes desafíos para las empresas que ganaron este premio, y para la mayoría de los actores que participan en esta actividad.

El principal reto fue adaptarse a la transformación de fondo que realizamos al modelo de desarrollo habitacional, para que las viviendas estén más cerca de los centros de trabajo y cuenten con mejores servicios.

Como ustedes lo saben, la nueva política sectorial es integral.

Consta de cuatro estrategias: lograr una mayor coordinación interinstitucional, transitar hacia un modelo de crecimiento urbano sustentable e inteligente, reducir de forma responsable el rezago de vivienda, y procurar una vivienda digna para todos los mexicanos.

Como me comprometí hace un año, las reglas para 2014 son claras y se dieron a conocer con suficiente anticipación, a fin de facilitarles a ustedes, los desarrolladores, una adecuada planeación y ajuste en sus operaciones.

Para dar continuidad a la nueva política nacional de vivienda y brindarles plena certidumbre, quiero compartirles este día que las reglas vigentes en 2014, y quiero enfatizar esta afirmación, las reglas vigentes de 2014 seguirán siendo las mismas durante toda la Administración.

En ello tienen el compromiso del Presidente de la República para que estas reglas se mantengan hasta el 2018, y con ello se genere certidumbre y los ajustes necesarios que ustedes deban de hacer para seguir desarrollando más y mejor vivienda.

También, tengan la tranquilidad de que permanecerá sin cambio el esquema fiscal para esta dinámica industria y para todos los sectores productivos de nuestro país.

Éste fue un compromiso que recientemente anunciamos, para que desde ahora haya mayor certidumbre, mayor claridad y toda la tranquilidad a los distintos sectores productivos, de que el marco fiscal que ahora se ha modificado y que rige actualmente, será el que tenga vigencia durante toda esta Administración.

Hoy reconozco la visión y el talento de constructores, desarrolladores, promotores, proveedores y entidades de financiamiento, así como de organismos de vivienda estatales y federales, para ajustarse a la nueva política sectorial, que es en beneficio de todo el país.

En especial, quiero destacar la disposición al diálogo y entendimiento de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda, la CANADEVI; de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción; así como de la Confederación Patronal de la República Mexicana, COPARMEX, por su decidido respaldo a los esfuerzos para mover y transformar a México.

El trabajo y compromiso de todos comienza a rendir frutos.

A pesar de lo complicado que fue el año pasado, al cierre de 2013 se registraron algunos indicadores que reflejan este proceso de adaptación.

El año pasado, y estos son los datos que quiero compartirles, que, sin duda resultan alentadores y además permiten afirmar que la prospectiva de desarrollo y crecimiento de este sector, sin duda, será de largo plazo y promisorio en los años por venir.

El año pasado el número de créditos hipotecarios otorgados por la Banca Comercial creció más de 10 por ciento.

En el segundo semestre el crédito puente para edificación residencial también aumentó 10 por ciento, en relación con el mismo semestre en el año 2012.

En diciembre de 2013 se incorporaron más de 43 mil 800 viviendas en el Registro Único de Vivienda, la mayor cifra mensual desde 2011.

En el último trimestre de 2013 se otorgaron dos mil 900 millones de pesos en subsidios, el monto más alto para un trimestre desde hace más de siete años.

Hacia adelante, en 2014, estamos decididos a acelerar la reactivación del sector de la vivienda.

Desde enero, el Gobierno de la República impulsa diversas acciones para respaldar su repunte con el apoyo de todos los actores involucrados, y prueba de ello es justamente la firma de los convenios de coordinación que acabamos de atestiguar para hacer realidad los programas estatales de vivienda durante este año, 2014.

Estos convenios representarán una inversión superior a los 14 mil 600 millones de pesos, y permitirán realizar 148 mil acciones de vivienda en las entidades federativas.

Estamos hablando de recursos para la adquisición de vivienda nueva y usada, obras de mejoramiento, ampliación y autoconstrucción de casas; además de la compra de lotes con servicios básicos.

Estas acciones son producto de una mejor coordinación entre organismos federales y estatales de vivienda, así como entre intermediarios financieros y la Banca de Desarrollo.

En esta reunión con desarrolladores y constructores, también quiero compartirles otras medidas para impulsar el estratégico sector de la vivienda para este año, 2014.

Primera. Se fortalecerá el crédito para la vivienda. El INFONAVIT, el FOVISSSTE, el FONHAPO, la Sociedad Hipotecaria Federal y la Comisión Nacional de Vivienda implementarán el financiamiento en el país.

Este año la inversión destinada a créditos hipotecarios individuales aumentará de 255 mil a 301 mil millones de pesos, monto 18 por ciento superior al que se tuvo en el año 2013.

Segunda medida. Habrá mayores subsidios para la vivienda.

El monto de subsidios crecerá 50 por ciento, al pasar de ocho mil a 12 mil millones de pesos.

Hasta ahora sólo tienen acceso a este apoyo los trabajadores que ganan menos de dos y medio salarios mínimos y es importante ampliar la cobertura de este beneficio.

Por eso es que he instruido al titular de la SEDATU a realizar las acciones necesarias para ampliar el universo de beneficiarios y que puedan recibir este subsidio quienes ganan menos de cinco salarios mínimos.

Tercera medida. Se crearán nuevos programas e instrumentos de financiamiento hipotecario.

En este rubro habrá créditos para trabajadores estatales y municipales, se impulsarán los cofinanciamientos INFONAVIT-FOVISSSTE, para la adquisición de vivienda de interés medio y residencial.

Se facilitará el acceso a una segunda hipoteca; habrá financiamiento y subsidio para vivienda en renta; se otorgarán préstamos para remodelación y ampliación de espacios habitacionales, sustituyendo la garantía de la subcuenta de vivienda por una garantía a cargo de la Comisión Nacional de Vivienda.

Igualmente, y habrán de seguirse apoyando desarrollos habitacionales certificados, entre otras acciones.

Y cuarta medida. Se seguirá avanzando en la transformación institucional del sector, a fin de asegurar la eficacia de la nueva Política Nacional de Vivienda.

La SEDATU ha asumido la función rectora y reguladora de esta importante actividad.

Ello ha permitido alinear los esfuerzos de todos los actores implicados, crear nuevos productos crediticios, duplicar las reservas territoriales y aumentar los desarrollos habitacionales certificados, entre otros avances.

Adicionalmente se reestructuró la Comisión Nacional de Vivienda y he girado instrucciones al titular de la SEDATU para convertir la Comisión para la Regularización de la Tenencia de la Tierra, la CORETT, en el Instituto Nacional del Suelo Sustentable.

Con este Instituto impulsaremos la creación de reservas territoriales, la oferta de suelo, a través de proyectos de lotes para vivienda, para grupos sociales de bajos ingresos y acciones para la regularización de la tenencia de la tierra de las viviendas.

De esta manera, México contará con más suelo útil para seguir construyendo vivienda bien ubicada.

Señoras y señores:

Con visión de futuro, México transita hacia un nuevo modelo de ciudad y de vivienda.

El gran propósito es que las familias del país gocen de hogares dignos y confortables.

Las familias mexicanas merecen el mejor lugar para vivir.

Merecen viviendas con materiales de buena calidad y de adecuados servicios básicos, con calles limpias, iluminadas y seguras; con áreas arboladas y espacios de recreación para sus hijos.

Merecen desarrollos habitacionales con vías modernas de comunicación y transporte eficiente. Con escuelas, hospitales y comercios cercanos a sus domicilios.

Merecen espacios que promuevan la convivencia armónica y el sentido de pertenencia a su comunidad.

Esa es la visión del Gobierno de la República en materia de vivienda y esa es, también, la causa que compartimos con todos los actores que participan en esta actividad.

Con las acciones de vivienda que juntos estamos haciendo realidad, no sólo elevamos la calidad de vida de las familias mexicanas; también, estamos dando una nueva vida, una nueva vida a un sector que debe ser fuente de crecimiento y desarrollo para todo el país.

Tener una vivienda propia es uno de los grandes anhelos de todos los mexicanos. Es una aspiración a la que dedican años de esfuerzo y trabajo muchas familias, o millones de familias en nuestro país.

De nosotros depende que cuando se alcancen esas metas, la de tener una vivienda, sea verdaderamente, no sólo un sueño hecho realidad, sino que el vivir, cada vivienda, cada especio digno y decoroso, realmente sea un espacio en el que día a día se refrende ese sueño y en ese anhelo por el que trabajan todos los días, millones de mujeres y hombres de nuestro país.

Yo agradezco la oportunidad de participar nuevamente en este evento en el que estamos reactivando este Premio Nacional de Vivienda; en el que estamos reconociendo el compromiso de desarrolladores para construir mejor vivienda, mejores prácticas, o hacer uso de mejores prácticas en el desarrollo de vivienda.

Que todo ello contribuya a este sueño que tienen millones de mexicanos, y que depende de nosotros hacerlo realidad.

Les felicito, nuevamente, a quienes han sido merecedores de este reconocimiento.

Y felicito a todas y a todos ustedes que representan a los sectores de la industria y de desarrollo de vivienda, por hacer suyo este propósito, esta causa que es común, de ustedes y del Gobierno de la República.

Que sea para bien de todos los mexicanos.

Muchas gracias.