Señoras y señores:

Muy buenos días a todas y a todos ustedes.

Excelentísima señora Presidenta de la República de Chile, Michelle Bachelet:

Nuevamente me da mucho gusto saludarle, y compartir con usted este Foro Empresarial México-Chile, que, sin duda, permite realmente compartir las fortalezas que ambas naciones tenemos, lo que juntos estamos haciendo, y que abre amplios espacios de oportunidad para nuestros emprendedores.

Le saludo con respeto. Sé que ha tenido ayer, y hoy tendrá una jornada de trabajo larga, pero muy fructífera. Realmente, para beneficio de su país y para beneficio de México, en esta relación bilateral que tenemos.

Quiero saludar a los dirigentes de organizaciones empresariales, de ambos países, que han concurrido en este encuentro empresarial Chile-México.

A integrantes de los Gabinetes del Gobierno, tanto de Chile como de México.

A las y los empresarios de ambas naciones, que están aquí reunidos.

Y sé que esta mañana, desde muy temprano, han iniciado con un panel o con distintos paneles, que han permitido realmente compartir cuáles son las fortalezas que tanto Chile, como México, ofrecen a los empresarios y emprendedores de ambas naciones.

Mi participación, básicamente, se centra en este mismo propósito: Realmente, en destacar las grandes similitudes, las grandes empatías, que tenemos Chile y México. Somos dos países que hemos venido procurando, a partir de compartir valores, particularmente en favor del libre comercio, en favor de la democracia, en favor realmente de ser parte activa de la incorporación al comercio global.

Hemos emprendido esfuerzos precisamente para que ello depare condiciones de bienestar para nuestras sociedades. Somos dos países que participamos en distintos foros multilaterales.

Hoy, lo mismo en el Acuerdo de Libre Comercio, que celebramos entre ambas naciones en 1999. Acuerdo que ha permitido, desde entonces, triplicar el comercio que hacemos ambas naciones. De pasar de poco más de mil millones de dólares, a tener hoy un comercio superior a los tres mil millones de dólares.

Y sin duda, hoy, en una ventana de oportunidad para potenciar este nivel de comercio para beneficio de ambas naciones.

Somos países integrantes de la Alianza del Pacífico, un mecanismo, como ustedes lo saben, innovador en la región y que no sólo apunta a liberalizar el comercio, sino también se focaliza al libre tránsito de personas, a mercados compartidos de capitales, y que son nuestros emprendedores, el motor que le da vitalidad a esta importante Alianza del Pacífico, que Chile y México hacen con otros países: Colombia y Perú.

Y que para países que compartimos estos valores, esta Alianza del Pacífico tiene una especial relevancia en el comercio que hacemos en la región, pero, además, la proyección que tiene este mecanismo para converger en un mayor comercio con la región Asia-Pacífico.

Participamos en distintos organismos multilaterales y, sin duda, somos dos naciones que hemos alcanzado niveles de desarrollo que nos hacen ser muy afines. Y, por ello, por ello, hoy los esfuerzos que ambos Gobiernos llevamos a cabo para potenciar el desarrollo de nuestras economías, imprimirle mayor dinamismo, y que ello depare en condiciones de bienestar para nuestras sociedades, resulta especialmente relevante.

Y más, en un entorno global verdaderamente complicado. En un entorno en el que apreciamos primero una desaceleración económica en diferentes regiones, un crecimiento menor al esperado en otras naciones y en otras regiones, y una gran volatilidad financiera, que muy bien ustedes saben y conocen.

Este escenario lleva a nuestros países y México hace un compromiso frente a este escenario, de actuar con gran responsabilidad, de seguir impulsando la concreción y materialización de las reformas que en México hemos impulsado, precisamente, para realmente sean éstas el mejor blindaje a nuestra economía y la mejor forma de sortear estos escenarios adversos que el mundo nos está presentando.

Chile hace sus propios esfuerzos, emprende cambios transformadores en el ámbito de la educación, en el ámbito de la política, en el ámbito de la economía.

Como México los ha hecho. En México, hemos hecho reformas de carácter estructural que se habían postergado por varias décadas, y que es consecuencia de la evolución política-democrática de nuestro país.

Somos un país que, primero, en el ámbito político emprendimos una transformación para una mayor apertura, para abrir espacios a una mayor competencia política, para consolidarnos como una democracia plena. Y, justamente, estamos en esta ruta y hemos alcanzado esta condición.

Segundo. En el ámbito económico, pasamos de tener una economía cerrada, a una economía hoy de las más abiertas, al igual que Chile lo hace.

Y tercero. Hemos hecho reformas que nos permitan fortalecer nuestras instituciones democráticas, ampliar los derechos de los mexicanos, quizá en un tema tan sensible y tan relevante, como es el derecho a una educación de calidad.

Este es el derecho hoy, alcanzado en una reforma estructural, por la que estamos trabajando, y para asegurar que la niñez y la juventud de nuestro país tengan las mejores herramientas y las mayores habilidades y capacidades para enfrentar los retos globales, y los retos de un mercado laboral cada vez más exigente.

Y, por otro lado, hemos hecho reformas, particularmente para incidir en el crecimiento de nuestra economía, Reforma en Telecomunicaciones, en el sector energético, en competencia económica; una Reforma Laboral para flexibilizar, precisamente, este mercado.

Y todo ello da cuenta o, más bien, se acredita, precisamente, en los niveles y generación de empleo que estamos teniendo en México.

Estas reformas son el mejor asidero, el mejor blindaje, la mejor forma de proteger nuestra economía y darle mayores capacidades para sortear escenarios adversos, como los que el mundo hoy nos está presentando.

Pero también de potenciar, precisamente, nuestras fortalezas, nuestras ventajas competitivas, que abran espacio de oportunidad a los empresarios y emprendedores de México y del extranjero; de países hermanos, como los que están hoy aquí presentes y los que están en Chile y otras naciones hermanas.

También hay que decir: México se proyecta al mundo con inversiones mayores en otras partes. Chile es uno de los destinos más importantes de las inversiones de México o de empresarios mexicanos hacia la región latinoamericana.

Y este crecimiento y esta expansión que tienen las empresas mexicanas no es sino consolidar su presencia en México y en el extranjero, que contribuye a la generación de empleo y a elevar la productividad de nuestras empresas.

Esa es la ruta. Esa es la ruta que claramente la historia nos enseña. No hay otra. Si realmente queremos encontrar consolidación en la estabilidad de nuestras economías, en potenciar nuestras fortalezas, será precisamente en la materialización de estas reformas que ambos países hemos emprendido, que realmente permitan sortear los escenarios adversos en el mundo y consolidar el desarrollo de nuestras economías.

Todo ello, en un propósito que, estoy seguro, compartimos Chile y México: lograr crecimiento económico, estabilidad. Y ello, depare realmente a nuestra sociedad mayores oportunidades.

Así lo visualizamos. Ésta es la óptica compartida que tenemos los Gobiernos de Chile y México. Y es en favor de ello que estamos trabajando.

Más allá de quienes aprecien o no la riqueza, dimensión y relevancia que estas reformas y políticas que seguimos ambos Gobiernos tengan, estamos convencidos en México y en su Gobierno, que es la mejor forma, insisto, de potenciar nuestras capacidades y de hacerle mejor frente a escenarios adversos.

Pero sobre todo, abrir espacios de oportunidad que ustedes, empresarios de Chile y México, tengan para seguir fortaleciendo y seguir construyendo alianzas estratégicas; que el crecimiento de sus empresas también posibilite abrir oportunidades de empleo y de desarrollo para nuestras sociedades, para los integrantes de nuestras sociedades.

Yo hago votos y tengo mis mejores deseos para que este encuentro, junto a los varios que han tenido y especialmente en aquellos a los que ha convocado la Alianza del Pacífico, realmente siga consolidando esta importante integración de dos naciones, insisto, que compartimos valores, de dos naciones que tenemos grandes afinidades, de dos naciones hermanas, que estamos en favor de tener mayor desarrollo y mayor progreso en favor de nuestras sociedades.

Presidenta Bachelet:

Deseo que, en este último día de su Visita de Estado a México, tenga una jornada de trabajo verdaderamente fructífera, como esta sesión, como las otras actividades que hemos realizado, los acuerdos que hemos signado, que han duplicado el marco de la relación bilateral entre Chile y México.

Estoy seguro que ello, más nos acerca en esta amistad entrañable y fraterna que tenemos de hace décadas.

En el marco de los 25 años del restablecimiento de la relación diplomática entre Chile y México, qué mejor ocasión para imprimirle un acento específico y de darle un impulso renovado a esta amistad entre Chile y México.

Porque esto nos permita seguir construyendo condiciones de desarrollo, prosperidad y de un mejor futuro para nuestras sociedades.

Que siga teniendo una feliz estancia en México.

Y que en todo lo que sea su gestión alcance los objetivos y todo lo que usted se ha trazado en beneficio de la sociedad de Chile.

Muchas gracias.

Y bienvenida, Presidenta de Chile.

Muchas gracias.