Muchísimas gracias.

Muchas gracias, y muy buenas tardes a todas y a todos los asistentes a este acto.

Quiero agradecer al señor Gobernador del estado, una vez más, su hospitalidad, la hospitalidad que me dispensa de estar precisamente en el estado del que soy natal, en el Estado de México, en el que siempre me enorgullece regresar, encontrarme con mis paisanos.

Y hoy, a propósito de muy buenas noticias. Yo creo que no sólo el Estado de México, sino el país entero tiene que celebrar y reconocer lo que hoy queremos significar, precisamente con esta cifra que estamos dando a conocer, de haber alcanzado dos millones de empleos.

Saludo a todas las autoridades que están aquí presentes, del Gobierno de la República, del gobierno del Estado de México.

A las y los legisladores federales, locales, que gentilmente nos acompañan.

A la representación empresarial, dirigentes del empresariado que están hoy aquí con nosotros en este acto.

A dirigentes sindicales, de quienes hemos escuchado aquí también el posicionamiento, y quienes han hablado en nombre de los millones de trabajadores y de los muchos que están aquí, en el Estado de México. Muchas gracias por estar aquí presentes.

Pero especialmente quiero agradecer a esta empresa, a Bosch, el que hoy nos permita encontrarnos aquí, en sus instalaciones, tener la oportunidad de saludar a muchos de los trabajadores que están en esta planta aquí, en Toluca.

Y particularmente haberle entregado este certificado de empleo número dos millones a Lizeth Alarcón, que es trabajadora de esta planta.

Muchas gracias a todas las y los trabajadores de esta empresa por su hospitalidad y por darme la oportunidad de estar con ustedes, aquí, precisamente, en mi estado.

Los saludo con afecto y con respeto.

Muchísimas gracias.

Miren, quienes ya me antecedieron en el uso de la palabra, han, de forma reiterada, dado cifras de lo que hoy queremos significar.

Y por qué lo queremos significar.

Porque no es menor, porque hoy estamos alcanzado, de hecho, rebasando los dos millones de empleos generados.

Al mes de junio son dos millones 31 mil empleos los que se han generado en nuestro país.

Y ésta es una muy buena noticia para México.

Es una noticia que debemos valorar y aquilatar en lo que significa, porque esto quiere decir que en estos tres años siete meses de lo que va de esta Administración, se han generado más empleos que los que nunca antes en el pasado se habían alcanzado lograr y, sobre todo, abrir en espacios de oportunidad para más mexicanos.

Son más de dos millones de empleos los que se han generado y a Lizeth Alarcón le hemos entregado el certificado, porque es su registro, precisamente, el que alcanza o que nos permite llegar a la cifra dos millones de empleos, de los dos millones 31 mil empleos.

Y esto es, déjenme ponerlo de manera muy subrayada: A quién atribuir este logro.

A todo México. Éste es un resultado que se alcanza gracias a los trabajadores.

Primero, porque se han preparado, porque se han formado, porque han acudido a instituciones de educación y de preparación, porque participan del modelo dual de formación, como ha sido el caso de Lizeth, y que han encontrado un espacio laboral.

Es gracias a los inversionistas, a los empresarios, que se la juegan con México, que siguen invirtiendo en México, y que ven oportunidades para crecer con México y abrir espacios productivos y oportunidades laborales.

Es gracias al esfuerzo de los gobiernos, que nos hemos trazado la ruta de instrumentar las reformas estructurales.

Si algo le da una ventaja competitiva, es decir, si algo permite que siga habiendo inversión productiva y generación de empleos en México es, precisamente, la instrumentación de las reformas estructurales, las ya muy mencionadas, las tantas veces referidas reformas estructurales.

Qué significa.

Es este andamiaje, es este camino, es esta autopista que estamos construyendo para el país, porque no está agotado el esfuerzo de instrumentación, sino la seguimos construyendo, precisamente, para que México siga creciendo, tenga mayor dinamismo económico, se generen más empleos, vengan mayores inversiones productivas.

No sólo la inversión nacional, a quien reconozco hoy en Manuel Herrera, Presidente de CONCAMIN, quien ha hablado a nombre del empresariado mexicano, y reconozco el que se la estén jugando con México, sino, también, inversiones que están llegando del extranjero.

De hecho, también, tenemos una cifra histórica en Inversión Extranjera Directa de más de 110 mil millones de dólares.

Esto va en consistencia con la inversión creciente que está habiendo en nuestro país, que nos está permitiendo generar los empleos que la población demanda.

Se habló aquí del bono demográfico.

Qué quiere decir esto.

Que hoy tenemos un amplio sector de la población joven, muy joven, que están teniendo oportunidad de incorporarse o la oportunidad de crecer y de desarrollarse, junto con el país, porque están en una edad joven.

Hay otros países donde el promedio de edad de su población es ya mayor, de más de 40 años; y, eventualmente, de más de 50 años.

En nuestro país la edad promedio de nuestra población es de 27 años; es decir, están en aptitud de trabajar, de tener una vida productiva y activa; y ello contribuyendo al desarrollo económico de nuestro país.

En esta cifra de dos millones de empleos, sí es importante contrastarla con lo que ha habido en el pasado, porque es la mejor manera de poder darle su justa dimensión, de poder reconocer esta buena noticia para México.

Y que, repito, es resultado de todo el país, del esfuerzo de todos los mexicanos, de las instituciones educativas, de los empresarios, de los gobiernos que han facilitado o creado mecanismos para hacer más fácil la incorporación a la vida laboral de muchos mexicanos.

Y, sobre todo, de tener hoy una Reforma Laboral que flexibilice el mercado laboral; es decir, hace más fácil incorporarse a la actividad productiva.

Y, por eso, estamos viendo que incluso la tasa de crecimiento, la generación de empleo es mayor a la tasa de crecimiento económico que estamos teniendo: 3.7 por ciento, casi 3.8 por ciento, es la tasa de crecimiento que en estos últimos años ha tenido la generación de empleo.

Si la contrastamos con las tasas de generación de empleo que hay otros países, por ejemplo, en Estados Unidos, apenas si supera el uno por ciento.

Y en países de América Latina, incluso, la tasa es decreciente. Hay economías, como las de Brasil, donde la tasa de empleo ha decrecido, no se han generado empleos.

Por eso, es importante significar lo que representa llegar a esta cifra de dos millones o más de dos millones de empleos; es cuatro veces, cuatro veces los empleos que se habían generado en este mismo periodo de Gobierno en la pasada administración.

Y si nos fuéramos, incluso, más atrás, todavía en la anterior administración, a estas alturas del gobierno no sólo se habían generado empleos, sino se habían perdido empleos. Menos de 200 mil empleos era la cifra que entonces había en cuanto al registro de empleo en nuestro país.

Ésta es una cifra histórica, es una buena noticia.

Es una noticia que vale la pena valorar y dimensionar en lo que representa, porque quiere decir que estas políticas que hemos venido instrumentando están permitiendo, a quienes quieren invertir en México, a quienes apostar por México, estén apoyando la generación de empleos.

Significa que el esfuerzo que hay en nuestras instituciones educativas está permitiendo formar a jóvenes para que se incorporen a la actividad productiva.

De hecho, en este caso tengo la información de que, por ejemplo, en lo que ha sido el sistema dual, esto es que hay formación académica y, al mismo tiempo, la oportunidad de tener práctica laboral en algunas de las empresas con quienes se ha convenido este sistema dual, en este proyecto que estamos impulsando para todo el país, en esta empresa en particular hubo este convenio y se otorgaron más de 500 becas, más de 600 becas, y de las cuales, de esas 600 becas, 500 jóvenes que egresaron de su preparación tecnológica, están trabajando en esta empresa.

Ésta es la ventaja que tienen estas políticas.

Y, de verdad, como Presidente de la República, no tengo más que palabras para testimoniar y dejar constancia de reconocimiento a este gran esfuerzo que, entre todos los mexicanos y los gobiernos, estamos realizando para llegar a esta cifra que hoy estamos significando: más de dos millones de empleos.

Sigamos por esta ruta, porque, sin duda, una de las demandas más sentidas de la población, yo recuerdo siendo, incluso, candidato, que era lo que más preocupaba a la gente, que era lo que más pedía la gente: tener empleo, tener seguridad, tener acceso a la salud.

Pero siempre destacaba el tener oportunidad de empleo y hoy estamos pudiendo decir y tener en respuesta a esta demanda que había entre la sociedad, que se ha generado empleo en México, que hay más de dos millones de empleos generados en nuestro país, cifra nunca antes alcanzada en ninguna otra administración de gobierno desde que se mide el empleo de manera mensual.

Yo me congratulo de todo ello.

Los felicito y felicito, sobre todo, a los trabajadores.

Déjeme darles, a los muchos datos que aquí se han compartido, un dato bien importante:

De esos dos millones de empleos, de esos dos millones 31 mil empleos que se han generado, 41 por ciento, casi la mitad, son para mujeres, como es el caso de Lizeth. Las mujeres cada día se incorporan más a la actividad productiva. Y de esos empleos registrados, 41 por ciento son de mujeres. 

Y otro dato relevante: de cada tres empleos, de estos dos millones o más de dos millones de empleos generados, otro dato relevante es que uno de cada de esos tres empleos es de jóvenes que están en la edad de entre 20 y 34 años, 36 por ciento para ser precisos.

Es decir, muchos jóvenes hoy se están incorporando a actividad productiva, están encontrando una opción de empleo.

Y esto es francamente relevante, porque lo que este Gobierno se ha propuesto es abrir más espacios de oportunidad para los jóvenes.

Son nuestro presente y la promesa de ser su esfuerzo lo que nos permita construir una mejor Nación.

En esta ruta estamos trabajando.

Y es gracias a ustedes, jóvenes, a veces, sin darse cuenta, porque no hay una conciencia colectiva en este sentido, pero el esfuerzo de cada uno de ustedes de todos los días, en donde se realizan de forma cotidiana, en su trabajo de todos los días, están contribuyendo, en conjunto, a México siga avanzando, siga creciendo.

Nuestra economía, si bien no alcanza los niveles que desearíamos ante un entorno mundial difícil y complejo, sí es nuestro país de los que se distingue por estar creciendo, por tener condiciones macroeconómicas muy sólidas, que hacen posible que nuestro país sea atractivo, que hace posible que las inversiones sigan llegando.

Y esto es lo que también el Gobierno se ha propuesto mantener de manera muy celosa: cuidar nuestros fundamentos macroeconómicos, eso que nos permite tener precisamente esta gran fortaleza, esta condición de seguir siendo un país confiable para las inversiones y que esto siga detonando oportunidades para los jóvenes y, sobre todo, en la generación de empleos.

Felicidades a ustedes.

Gracias a los jóvenes trabajadores. A mujeres y hombres de esta empresa.

Gracias a Lizeth Alarcón. Ella es una joven de 20 años, que estudió en el Tecnológico de Toluca, que participó en el Programa Dual de Educación, que participó aquí, y que eso le permitió incorporarse después laboralmente y en su registro ser el empleo dos millones que se generó en nuestro país, de estos dos millones 31 mil empleos que, a junio, ha alcanzado nuestro país.

Cifra récord, cifra histórica.

Y yo hago votos, porque el esfuerzo colectivo de todos nos permita seguir generando mayores oportunidades de empleo, más inversión, mayor dinamismo en nuestra economía y, sobre todo, todo ello se traduzca en el objetivo que buscamos los gobiernos: generar condiciones de bienestar y de calidad de vida para nuestra población.

Muchísimas gracias.