Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Muchas gracias a las damas de aquí, de San José del Rincón. Muchas gracias por su hospitalidad.

Quiero saludar al señor Gobernador del estado, Eruviel Ávila, a quien le agradezco una vez más su hospitalidad.

Siempre me resulta muy satisfactorio y muy grato regresar a mi tierra natal, regresar al Estado de México, y encontrarme con mis paisanos, ahora de esta región norte del Estado de México.

Por eso, es un gran gusto y gran orgullo estar en San José del Rincón, y saludar a amigas y a amigos de esta región norte del Estado de México.

Muchas gracias, distinguidas damas, porque son. Aquí hay competencias de porras de quienes participan en este esfuerzo.

Pero antes de poder ampliar mis comentarios, de verdad me da mucho gusto hablar aquí, de ver muchos rostros conocidos de ayer, y que hoy tienen responsabilidad aquí, en el Estado de México.

Además de estar presentes los titulares de los otros Poderes, señor Gobernador del Estado, que hoy acompañan a esta representación de funcionarios del Gobierno de la República que, desde distintas áreas, trabajan para todo México, y que estamos aquí, precisamente, para testimoniar lo que se ha venido haciendo aquí, en esta región mazahua del Estado de México.

Encontrarme aquí, con Legisladores Federales, con Senadora de la República, con Diputadas y Diputados Federales, Presidentes Municipales, distintas autoridades, nuestros delegados del Gobierno de la República que están aquí, trabajando en el Estado de México.

Pero saludar, también, aquí veo rostros de quienes están al frente de distintas organizaciones de la sociedad civil, que ya por muchos años han venido acompañando el desarrollo y el progreso, especialmente de esta región mazahua del Estado de México.

Muchas gracias por acompañarnos en este acto.

Y, de manera muy particular, saludar con enorme gusto, con cariño y con afecto a todas las mujeres, a todos los jóvenes y a todos los hombres que trabajan y que todas y todos ustedes, todos los días dan lo mejor de sí, se entregan a un esfuerzo cotidiano para que sus familias tengan mejores condiciones.

Estaba yo buscando. Aquí están ya.

Y les voy a pedir que me acompañen, porque verdaderamente fue muy grato.

Joselyn, Vanessa, Carlos, todos estos niños que me acompañaron, que no sé dónde estaban, pero ya están por acá, los quiero invitar para que me acompañen, especialmente estos niños. Ellos son los que me recibieron cuando llegué a este espacio.

Aquí está Vanessa. Y dónde está Joselyn.

René y Carlos. Y acá, esta hermosa.

Vénganse acá. Acompáñenme. Les voy a pedir que me acompañen.

Por qué les estoy pidiendo que estén aquí, entre nosotros.

Y a lo mejor esto no estaba así previsto, está medio desorganizado, pero está en el afán de poder compartir con ustedes cuál es el principal motivo de todo esto que venimos haciendo para que las familias tengan condiciones de mayor bienestar.

Es pensando, precisamente, en nuestros hijos. Pensando en estas niñas y en estos niños, para que puedan tener un mejor porvenir. Para que el futuro les sonría, para que en él encuentren oportunidades y condiciones que les permita realmente alcanzar sus sueños, sus anhelos, todo lo que se propongan llevar a cabo.

Yo estoy seguro que ellas y ellos, este joven, Carlos, quizá no tengan una mayor consciencia de los programas, de los beneficios que hoy estamos aquí, compartiendo con todas y todos ustedes.

De lo que sí estoy seguro es que ellos van a sentir en carne propia, esos beneficios, porque van a tener una mejor alimentación, porque van a tener una mejor vivienda, porque sus padres podrán tener acceso a estos proyectos productivos que aquí hemos entregado, que les va a permitir también tener abasto alimenticio, pero además tener un ingreso excedente para mejorar la calidad de vida de estos niños.

Esto es lo que estamos buscando. La orientación que estamos dando a los programas de los que Rosario Robles, titular de SEDESOL, nos ha compartido, que ahora les hemos impreso un nuevo rumbo, una nueva orientación: Asegurar o buscar que quienes sean beneficiarios de estos programas sociales.

No sólo como decía María Ana hace un momento. Ven, María Ana. Tú hace un momento participabas. No queremos sólo estirar la mano y recibir apoyos. Podemos, si nos dan los instrumentos, trabajar por cuenta propia y hacer nuestro propio esfuerzo.

Y hoy, lo que queremos es que esos programas sociales que ustedes están recibiendo, realmente les permitan lograr una mejor condición, pero sobre todo incorporarse a una actividad productiva.

El diseño de toda la política social como la estamos llevando a cabo, busca, precisamente, que quienes sean beneficiarios del Programa de Oportunidades, de quienes reciben la tarjeta Sin Hambre, de quienes participan en el Programa de Tiendas de DICONSA, de LICONSA, tengan este beneficio, pero también sean parte de esa promoción que en otros programas o que tenemos desde otras áreas, les pueda incorporar a una mejor actividad.

Los jóvenes que puedan estudiar.

Hoy, estamos buscando que el Programa de Escuelas Dignas, el programa educativo recoja, precisamente, en una mayor prioridad a quienes son beneficiarios de estos programas.

Que no los dejemos sólo en la oportunidad de recibir un apoyo, una ayuda de parte del Gobierno Federal a través de la política social, sino que les acompañemos en todo este proceso de inducción, a un mayor desarrollo.

A quienes han recibido el Seguro para Mujeres, de vida, o a las mujeres trabajadoras que tienen este seguro de vida que les permitirá obtener la tranquilidad de que sus hijos, en caso de faltar, tendrán un ingreso permanente hasta que concluyan sus estudios universitarios.

Aquí, hemos entregado hoy, lamentablemente ya este seguro a quienes han perdido, lamentablemente, insisto, a su mamá, y ahora o es su abuelita o es una tía, o es alguien de la familia quien ha recibido el apoyo y que está acompañada de los hijos de esa madre de familia que lamentablemente perdieron, pero que saben que tienen un ingreso asegurado para poder cursas sus estudios hasta la universidad.

Y algo que he instruido a la Secretaria de Desarrollo Social, precisamente dentro de esta visión que tiene el Gobierno en materia de política social, de asegurarnos que quienes sean beneficiarios de varios programas que tenemos, se incorporen a la vida activa y productiva, y puedan, realmente, por sí mismos encontrar un mejor porvenir, un mejor horizonte a partir, realmente, de encontrar ese mejor entorno y esas mejores condiciones.

Esa es la instrucción que di y, a partir de esta orientación, le he dado indicaciones a Rosario para que ampliemos estos programas, especialmente, en zonas de mayor, que están a mayor distancia, que están en zonas muy recónditas, y en donde estos programas, en los últimos años, no habían llegado.

El Programa de Oportunidades que, hice yo el compromiso cuando era entonces candidato a la Presidencia de la República, habríamos de mantenerlo y no solo eso, que habríamos de ampliarlo y mejorar las reglas de operación del propio programa. Y eso es lo que ha venido ocurriendo.

Ya nos compartía Rosario que aquí, en el Programa, que aquí, en el Estado de México, este Programa de Oportunidades ya beneficiará ahora a casi, o a más de 800 mil mexiquenses que se incorporan y son parte ya de este Programa de Oportunidades.

Solamente, señor Gobernador, déjame compartirte, Eruviel, que para el Estado de México hemos ampliado realmente todos los programas, y no sólo porque al frente de algunas de las áreas que integran el área de la Secretaría de Desarrollo Social estén algunos mexiquenses, ahí está un mexiquense; hay mexiquenses, hay hidalguenses, hay oaxaqueños, hay de todo el país, quienes están al frente de estas responsabilidades.

Pero déjenme dar algunos datos que de alguna forma ya compartió Rosario, me parecen relevantes.

La Tarjeta Sin Hambre ya llega, o se ha extendido a 110 mil mexiquenses. Ha crecido en 176 el número de tiendas DICONSA, que ya hay solamente en el Estado de México. Son 32 mil nuevos beneficiarios del Programa de LICONSA.

Y algo que le he encargado de manera muy particular, ha sido un programa que hemos impulsado ya en todo el país, en estos municipios que pasan por hambre, que tienen carencia alimentaria, en el marco de lo que es la Cruzada Nacional Contra el Hambre, y que han sido los comedores comunitarios.

He tenido la oportunidad de visitarlos en Michoacán, en Guerrero, y de observar los importantes beneficios que tienen estos comedores comunitarios.

Que no sólo garantizan abasto diario de alimentación, especialmente a niños, a mujeres embarazadas y a adultos mayores de distintas comunidades, especialmente en los municipios que forman parte de la Cruzada Nacional Contra el Hambre; sino, sobre todo, genera un espacio de convivencia, un espacio de esparcimiento.

Sobre todo, haber escuchado a adultos mayores que no tenían mucho que hacer, o nada que hacer a veces en sus casas; que no tenían otra actividad, y que hoy, por lo menos, pueden dialogar y tener amigos en estos comedores comunitarios.

Y particularmente a Rosario le he pedido que aceleremos para el Estado de México la construcción de más comedores comunitarios, que lleguen no sólo a las comunidades rurales, sino, también, a las zonas urbanas, en donde hemos encontrado está el mayor índice de pobreza.

50 por ciento de la pobreza o de entre los pobres de este país, está en las zonas urbanas. No es condición únicamente de zonas rurales, lo es, especialmente, de las zonas urbanas.

Por eso, el Gobierno de la República está trabajando de manera decidida para atender pobreza en zonas rurales, pero también en las zonas urbanas.

Allá veo la porra de los adultos mayores.

Gracias a todos los adultos mayores de San José de Rincón, de San Felipe del Progreso que están aquí, presentes. Les dejo un saludo muy cariñoso a todas y todos ustedes.

Muchas gracias.

Déjenme, finalmente, concluir con lo siguiente.

Y es importante que desde aquí lo sepan, a través de los medios de comunicación, todos los mexicanos:

Como ustedes recordarán, la Cruzada Nacional Contra el Hambre es este esfuerzo del Gobierno de la República por atender de manera específica aquellos municipios de mayor rezago social, y en donde lamentablemente encontramos población que no tiene asegurado su abasto alimentario diario.

Y es a partir de ahí que se diseñó esta estrategia para llegar a esos municipios, a esas comunidades apartadas, alejadas de la concentración poblacional, para beneficiar a esa gente, insisto, que no tiene alimentación diaria.

Y como lo había ya compartido, ya son más de tres millones de mexicanos que a través de distintos programas, que ya he señalado, hoy están teniendo una diaria alimentación.

Y este programa tiene que seguir creciendo.

Habíamos anunciado que dedicaríamos un mes cada año, precisamente, para testimoniar y sobre todo acentuar las acciones que en materia de combate al hambre, que estamos haciendo en México, se pueda tener, y abril es el mes que señalamos lo estaríamos haciendo.

Hemos decidido que para este año, en razón de que hay tradiciones, especialmente viene la Semana Santa durante el mes de abril, vamos a dejar que sea mayo el mes de la Cruzada Contra el Hambre, en la que estaremos significando varias de las acciones que el Gobierno de la República está haciendo en todo el país para asegurar que todos los mexicanos, especialmente aquellos que padecen hambre, tengan una diaria alimentación.

Esto lo habremos de hacer de manera significativa durante el mes de mayo de este año 2014.

Y recodarles algo, la Cruzada Nacional Contra el Hambre no es toda la política social del Estado. Es parte, es una parte de los varios programas y de toda la política social que el Gobierno de la República está llevando a cabo.

La Cruzada Nacional Contra el Hambre, como su nombre en sí mismo lo dice, está dedicada a atender, insisto, a quienes padecen hambre. Pero también estamos en el marco de otros programas y de otras acciones, de diferentes dependencias del Gobierno de la República, asegurando un mayor desarrollo social para todos los mexicanos.

Lo hacemos desde el ámbito de la Secretaría de Desarrollo Social, desde el ámbito de la Secretaría de Salud para asegurar atención médica a todos los mexicanos. Lo hacemos desde el ámbito de la Secretaría de Educación Pública para asegurar cobertura, pero sobre todo educación de calidad para todas y todos los mexicanos.

Son varias las instituciones del Gobierno de la República y dependencias que están trabajando precisamente dentro de la política social que tiene el Gobierno de la República.

Pero es en el ámbito de la Secretaría de Desarrollo Social en donde están los programas y acciones que están orientadas de manera específica a apoyar los sectores menos favorecidos de la sociedad mexicana.

Ese es el alcance, entre otros, de la Cruzada Nacional Contra el Hambre y de otras acciones.

La Comisión Nacional de Atención a Pueblos Indígenas, y aquí está Nuvia. Nuvia, párate, a ti te conocen muy bien, supongo que eres ampliamente conocida aquí. Eso espero, seguro que sí.

Esta comisión, que está orientada precisamente a dedicar acciones específicas para los pueblos indígenas, como es el caso aquí, de San José del Rincón, donde tenemos un sector de población amplio de comunidad mazahua y que a mí me da mucho gusto saludar y encontrarme entre ellos esta media tarde.

Finalmente, quiero concluir con lo siguiente:

Al estar hoy, aquí, en el Estado de México, en esta que es mi tierra, quiero reafirmar el compromiso del Gobierno de la República para seguir haciendo equipo y trabajo coordinado con las autoridades, con la autoridad estatal y las autoridades municipales.

Señor Gobernador:

Queremos seguir haciendo una mayor coordinación, seguir trabajando.

Ahora, hemos decidido coordinarnos de mejor manera en los trabajos para la seguridad pública del Estado de México, como lo estamos haciendo en otras entidades.

En este ámbito, y en otros más, seguiremos trabajando.

Somos un Gobierno que lo hace para todos los mexicanos, sin distingo de los gobiernos que en cada entidad tengan origen partidario cualquiera que sea.

Lo importante es que nuestro actuar se acredite de manera eficiente, de manera eficaz en resultados y en beneficios para todos los mexicanos, precisamente como aquí lo he señalado, pensando en nuestros hijos, pensando en estas niñas y en estos niños que los hay en todo el país, y que debemos trabajar para hacer de ellos un mejor mañana y asegurarles, como legado de nuestro esfuerzo, un mejor futuro para todas y todos ellos.

Por eso, hoy me da mucho gusto estar aquí, en San José del Rincón, en el Norte del Estado de México de ésta, mi tierra natal y desde aquí dejarles un saludo a todos los mexiquenses con mi afecto, pero sobre todo, con mi compromiso para que como Presidente de México, al lado del gobierno estatal, seguiremos trabajando para tener mejores condiciones y un desarrollo integral para todo el Estado de México.

Muchísimas felicidades.