Palabras del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto, durante la comida que ofreció en honor del señor Enrico Letta, Presidente del Consejo de Ministros de la República Italiana.

Excelentísimo señor Enrico Letta, Presidente del Consejo de Ministros de la República Italiana. Es una gran distinción tenerlo entre nosotros.

Saludo con respeto a su muy distinguida señora Gianna Fregonara.

A las señoras y señores integrantes de la Delegación oficial y empresarial que le acompañan.

Señores representantes de los Poderes Legislativo y Judicial de nuestro país.

Señor Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Apreciados señores Gobernadores de entidades que están aquí presentes.

Señores integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

Muy distinguidas personalidades del ámbito social, del ámbito privado, que están presentes en este encuentro.

Muy distinguidos señores Embajadores de países hermanos que nos acompañan.

Amigos de Italia y de México.

Señoras y señores:

Italia está en el origen de la civilización occidental. México reconoce con orgullo su raíz latina.

Nuestra república como forma de gobierno, nuestro sistema jurídico, nuestro arte, nuestro idioma y nuestra cultura, tienen base en las grandes contribuciones que han surgido de la península itálica a lo largo de la historia.

Leonardo Da Vinci, Miguel Ángel o Vivaldi, son hombres universales, cuyos legados son patrimonio de la humanidad entera.

Italia ha sido una nación forjadora de la historia y sigue siendo un país a la vanguardia. Hoy, es un referente en el cine, las artes plásticas, la música, la arquitectura, el diseño, la gastronomía, la industria de la moda, por mencionar sólo algunas áreas en las que este gran país mediterráneo sigue marcando la pauta.

También es un país destacado en la frontera de la investigación básica, el desarrollo tecnológico y la producción de bienes altamente especializados que el mundo aprecia por su elevada calidad.

México, además, valora a Italia por la historia que compartimos.

Esta nación nos ha dejado una huella indeleble, desde que Giovanni Paoli, conocido entre los mexicanos como Juan Pablos, emigrara a nuestra tierra, en 1539, para fundar la primera imprenta del Continente Americano.

Y fue otro italiano, Lorenzo Boturini, el primer europeo que estudió la historia de las civilizaciones del México antiguo, con criterios científicos, reconociendo así, su elevado desarrollo cultural.

Basados en esta larga amistad, hoy trabajamos para proyectar un futuro aún más promisorio y mucho más cercano.

La Visita Oficial que realiza a nuestro país el Presidente del Consejo de Ministros de Italia, la primera de un jefe de Gobierno Italiano, en prácticamente un cuarto de siglo, refrenda la decisión bilateral de fortalecer nuestros vínculos.

En el último año, he tenido la oportunidad de establecer una relación amistosa con el Premier Enrico Letta.

Son varios los puntos de coincidencia, vemos al mundo como un espacio de oportunidad, de desarrollo y crecimiento para nuestras naciones.

Somos, además, como decimos los mexicanos, tocayos por nombre, nacimos el mismo año, en la misma fecha, aunque en distinto mes.

Somos, en consecuencia, parte de una generación que con enorme pragmatismo, queremos hacer nuestra mayor contribución al desarrollo de nuestros pueblos.

Esta coincidencia generacional nos permite compartir visiones y objetivos.

En nuestros encuentros anteriores, durante las reuniones de G8 y de G20, identificamos áreas de oportunidad, para desarrollar aún más los vínculos entre Italia y México.

Hoy, este acercamiento personal comienza a dar frutos en el ámbito institucional y, estoy seguro, serán de gran beneficio para nuestras sociedades.

Esta mañana, hemos alcanzado acuerdos significativos en temas como transporte aéreo, energías renovables y preservación del patrimonio cultural. Sin duda, un ámbito especial que se fortalecerá a partir de hoy, es el económico.

Gracias a la instalación del Consejo de Negocios México-Italia, se abrirán nuevas oportunidades para profundizar nuestros crecientes intercambios.

Hoy, por ejemplo, Italia es nuestro tercer socio comercial entre las economías europeas, y México es su segundo socio en América Latina.

Más ilustrativo aún es que mil 600 empresas italianas tienen presencia en nuestro país, de manera destacada en la industria manufacturera, contribuyendo con ello a la generación de empleo y al desarrollo económico de México.

Con base en esta confianza podremos intercambiar experiencias en beneficio mutuo. Por ejemplo, México puede aprovechar el exitoso modelo italiano para elevar la productividad de sus pequeñas y medianas empresas, y así ofrecer productos y servicios de calidad mundial.

También, hemos expresado nuestra voluntad de unir posiciones en temas de la agenda internacional, ya que ambos compartimos una misma visión de un mundo más justo, equilibrado y pacífico.

Muy distinguido excelentísimo señor Enrico Letta:

Una vez más, sea usted bienvenido a México. Siéntala como su casa.

Su presencia en nuestra tierra abre un nuevo capítulo en las relaciones de amistad, cooperación y mutua simpatía entre italianos y mexicanos.

Este día no sólo compartimos los colores de nuestras banderas. También, compartimos un deseo fraterno de mayor bienestar y progreso para ambas naciones.

Por lo antes expuesto, quiero invitarles a que hagamos un brindis en honor de nuestros distinguidos invitados.

Les invito a que levantemos nuestra copa para hacer un brindis por nuestros distinguidos invitados. Especialmente, por el excelentísimo Presidente del Consejo de Ministros, Enrico Letta, por su distinguida esposa, por la Delegación oficial y empresarial que le acompaña.

Y desde aquí, México hace votos porque Italia, país hermano, tenga en 2014 un año de éxitos, de logros y de mayores avances.

Salud.