(Interpretación al Español)

Muchas gracias.

Muchas gracias al Presidente Peña Nieto por esta invitación tan amable, y por la recepción tan cálida en México.

Es un gran honor para mí de estar como segundo Presidente Federal de Suiza, estar aquí, en México.

Hace tres años, en función de Secretario de Economía y de Educación, y de Asuntos Agropecuarios, vine a México, y fue mi deseo regresar en el año de mi presidencia, a su hermoso país. Usted reconoció este deseo, señor Presidente.

En el pasado, en el presente, hablamos de (inaudible). A pesar de que ahorita no está tan actual, sigue siendo en nuestra lista de asuntos a tratar. Y estoy muy contento de ver que, en los últimos años, las relaciones entre nuestros dos países se han profundizado y enriquecidas.

Mi visita viene al final del aniversario 70 de las relaciones diplomáticas entre nuestros países.

A finales del año de 1945, nuestros países decidieron entablar relaciones diplomáticas. En el año 46, se abrió la Embajada de Suiza en México.

La relación entre ambos países, como dijo su Presidente, va mucho más alá, mucho más hacia el pasado.

Hace casi 200 años, muy poco después de la Independencia mexicana, Suiza abrió en el año 1827, su primer consulado aquí, en México; una de las primeras representaciones de Suiza en el extranjero, gracias al gran interés de los suizos en México y en sus habitantes.

A pesar de que la Suiza es un país neutro, con mucho cuidado en sus relaciones exteriores, los ciudadanos suizos se comprometieron con mucho entusiasmo en el nuevo mundo, y esto, también, en México.

Hasta la fecha, señor Presidente, la relación entre nuestros países es muy fuerte, gracias al intercambio comercial, y están caracterizados por la apertura al mundo.

Es un gran placer para mí, de ser recibido por un colega, por un compañero que reconoce la importancia de esta apertura y que representa los valores liberales.

Como Presidente Federal, pero también como Secretario de Economía, Educación e Investigación, estoy muy orgulloso por ver que México y Suiza no toman nuestra relación por sentada, sino que se comprometen y que la cuidan con mucho entusiasmo.

Y de este hecho, le quiero agradecer, y quiero decirle que quiero fomentar, quiero citar que esto lo seguimos haciendo; cuidar nuestra colaboración, asegurar que nuestros ciudadanos tengan oportunidades y esto significa que podemos crear más empleos. Eso significa ser competitivos.

Tenemos que crear espacio para la educación y, otra vez, la educación.

Levanto mi copa en honor del Presidente Peña Nieto y de todos sus invitados, y al honor de la amistad entre los ciudadanos mexicanos y suizos, a que los últimos 70 años sean solamente el inicio de una gran y estrecha amistad de nuestras dos naciones.

Y si hasta ahora no he mencionado una palabra clave en mis discursos, no saben qué tan orgulloso estoy de estar aquí, en la Ciudad de México, y tener aquí, el Colegio Suizo más grande a nivel mundial. Y ésta es la mejor prueba de que trabajamos en la misma dirección.

De nuevo, muchísimas gracias por su hospitalidad y por la amistad y la cooperación.