Señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto; señor Jefe de Gobierno del Distrito Federal; señores Secretarios de Estado; señores Gobernadores; señores Legisladores.

Señores líderes sindicales; señores líderes empresariales; amigos radiodifusores de todo el país; distinguidos invitados especiales de todos los sectores.

Señoras y señores:

Para la Cámara de la Industria de Radio y Televisión es un honor dar a ustedes la bienvenida a esta 56 Semana Nacional de Radio y Televisión, que como cada año reúne a los radiodifusores de toda la República Mexicana.

Quiero agradecer a los radiodifusores de México la confianza que depositaron en mí para presidir los destinos de esta gran Cámara. En particular, a Ricardo Salinas Pliego y a Jorge Mendoza Garza, porque sin su apoyo nada se hubiera logrado en estos años.

Gracias a Claudia y a mis hijos, por su apoyo insustituible.

Señor Presidente:

Este encuentro, el más importante de nuestra industria, tiene este año un significado político muy especial, porque en este acto, aquí y ahora, donde se enlazan todas las estaciones de radio y televisión del país, y de cara a todo México, la Industria de Radio y Televisión, unida, expresa su apoyo incondicional y su más amplio reconocimiento al Jefe del Estado mexicano, al Presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

Tengo la honrosa encomienda de todos los miembros de esta Cámara de decirle que hacemos nuestra la convocatoria que hizo usted el día de hoy, cuando señaló que sólo sumando los esfuerzos de todos México podrá construir un mejor futuro.

Coincidimos con usted plenamente en que como sociedad debemos tener la capacidad de encauzar nuestro dolor e indignación hacia propósitos constructivos, y que como usted señaló hoy, el camino de México debe ser el de la paz, de la unidad y el desarrollo.

Señor Presidente:

México es primero, porque los mexicanos siempre hemos hecho de la adversidad una fortaleza y hemos sabido encontrar en la historia, dentro de nuestro marco institucional, solución a nuestros problemas.

México es primero porque contamos con una sociedad plural, demandante, crítica y participativa y hemos hecho de nuestra democracia el motor del progreso político, económico y social de la Nación.

México es primero porque somos un país de instituciones, porque frente a cada reto que la historia nos presenta, los mexicanos hemos tenido la madurez de enfrentar nuestros problemas y resolver los conflictos en el diálogo y la concertación.

Ese diálogo constructivo y civilizado que usted propone, y que estamos seguros, se impondrá nuevamente en nuestra historia; sobre los vientos de provocación e intolerancia de algunos pocos, muy pocos, que piensan que dividiendo y generando conflicto podrán frenar, irresponsablemente, el avance de México hacia un futuro proyecto nacional.

Todos sabíamos que los cambios de fondo que usted propuso, señor Presidente, para bien de México tendrían reacciones en contra, inconformidades y problemas, pero México es un país fuerte, viable, con estabilidad, gobernabilidad y un amplio horizonte de posibilidades para el progreso.

Estamos convencidos que México es mucho más grande que los problemas que hoy vive, y que en el balance de nuestra historia los mexicanos tenemos muchas, muchas más cosas positivas por las cuales sentirnos muy orgullosos.

Con responsabilidad la Radio y la Televisión podemos dar cuenta de ello, de ahí el lema de esta 56 Semana Nacional de Radio y Televisión: Actores y testigos de la historia de México, porque eso hemos sido, señor Presidente, actores y testigos responsables de la historia de nuestra gran Nación, pero también importantes factores de progreso y de cambio.

Nuestro México es un gran país y así lo hemos contado a la largo de la historia.

La radiodifusión inició transmisiones una vez concluida la Revolución, contribuyendo, responsablemente, a la reconciliación nacional y a la construcción de un sistema político que ha permitido a nuestra Nación crecer y desarrollarse con estabilidad y paz social.

Como actores y testigos de nuestra historia también, nos sentimos orgullosos de ser un factor primordial en la construcción, desarrollo y consolidación de las instituciones de la República que son, sin duda, los pilares de esta gran Nación.

Por fuertes que sean los vientos y por grandes que sean los problemas, nuestros cauces institucionales son la única vía para encontrar reconciliación, progreso y prosperidad.

De este hecho incontrovertible, señor Presidente, nuestra industria ha sido testigo y protagonista por décadas.

Las instituciones de la República nuestras; nuestras sólidas y fuertes instituciones son un patrimonio de México, así ha sido en cada momento sobresaliente de nuestra historia. Lo mismo en los periodos clave que apuntalaron el desarrollo del país, que en los tiempos difíciles y de conflicto que lograron resolverse, precisamente, en el marco institucional y que también representaron al final un salto positivo para el país.

Así nuestra industria ha tenido el privilegio de acompañar a nuestro país en los acontecimientos que nos han dado fortaleza institucional. Entre muchos otros, cómo olvidar el proceso hacia la autonomía de la Universidad, entre el 29 y el 44; o la creación del Instituto Mexicano del Seguro Social, en el 43.

Cómo pasar por alto que dimos cuenta puntual de los esfuerzos por la unidad nacional y el periodo del desarrollo estabilizador entre 1952 y 70, mejor conocido como el milagro mexicano; abarcando los sexenios de donde surgieron instituciones de gran impacto social, como el ISSSTE y la CONASUPO, y posteriormente el INFONAVIT y el CONACyT.

También la industria de radio y televisión acompañó a nuestro país en el establecimiento de las relaciones políticas y diplomáticas entre el Estado mexicano y El Vaticano.

Fuimos cronistas de las visitas del Papa a México; de la creación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos; y de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio.

Hemos acompañado y servido a México, lo mismo en episodios que enorgullecen a nuestro país, como en aquellos momentos difíciles que han detonado la solidaridad ejemplar de nuestra sociedad civil.

Basta recordar los trágicos acontecimientos del terremoto del 85; los desastres causados por huracanes, como el Gilberto y por los meteoros Ingrid y Manuel el año pasado, así como el que recientemente devastó la región de Los Cabos, en Baja California Sur. Sucesos ante los que la industria de radio y televisión ha mostrado su capacidad de respuesta inmediata, y plena solidaridad con autoridades y con damnificados.

De igual manera, la Industria de Radio y Televisión ha sido un actor fundamental en el proceso de fortalecimiento de nuestra democracia, ya que hemos hecho de la defensa de la libertad de expresión, una causa a favor de México.

En nuestros micrófonos y en nuestras pantallas, como consta en los libros de nuestra historia, la sociedad mexicana cada vez más participativa, crítica y demandante, siempre ha tenido un espacio privilegiado de expresión.

En todos los espacios difíciles y críticos del país, todas las corrientes políticas y sociales han encontrado en nosotros un espacio abierto y plural, para contarle a México y al mundo sus posturas, sus propuestas y sus puntos de vista.

Del mismo modo, en todos y cada uno de los trascendentes procesos de reforma política y electoral que nuestro país ha vivido a lo largo de su historia, nuestra industria ha tenido un papel ejemplar y respetuoso.

Pero en su discusión pública y posterior aprobación, y más adelante, por supuesto, en el cumplimiento puntual, irrestricto y responsable de todas y cada una de las obligaciones legales derivadas de esas reformas.

Señor Presidente Enrique Peña Nieto:

Hoy los radiodifusores de México estamos aquí reunidos con usted, en un momento histórico para nuestra Nación.

En primer lugar, porque en los últimos meses nuestro país ha experimentado trascendentes reformas constitucionales que sin duda, representan un parteaguas en la historia moderna de México, no sólo por las posibilidades de crecimiento y de progreso, que ya están dando, sino también de manera central, porque desterramos las épocas de inmovilidad y descuerdo, para dar paso a una nueva cultura del diálogo y la construcción de acuerdos.

Las reformas impulsadas por su Gobierno son transformaciones profundas, producto de la visión y liderazgo de un Presidente reformador, del mando y dirección de un hombre de Estado, que ha entendido con toda claridad que para resolver los problemas más profundos de México, hay que llevar adelante grandes y costosos cambios.

A menos de dos años de iniciado su Gobierno, señor Presidente, nuestro país cuenta hoy con importantes reformas estructurales que forman parte del patrimonio de todos los mexicanos y que representan avances fundamentales en materia educativa, energética, laboral, telecomunicaciones y radiodifusión, hacendaria, financiera, político-electoral, competencia económica, de amparo y de transparencia, así como el Código Nacional de Procedimientos Penales.

También es justo reconocer que los partidos políticos y el Congreso han hecho ejemplarmente su parte.

Los partidos porque cada uno, en sus propios tiempos y en sus propias formas, hicieron valiosas aportaciones a las reformas.

El Congreso porque nuestros Legisladores construyeron acuerdos y consensos, que desde la pluralidad y la diversidad, como hacía muchos años que no se había visto en nuestro país.

Bienvenidos los acuerdos. La Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión expresa públicamente su más amplio reconocimiento a todos aquellos que han hecho posible que nuestro país transite por esa ruta.

Como usted señaló hace unos momentos en Palacio Nacional, tenemos que seguir avanzando juntos para superar la pobreza, la marginación y la desigualdad.

Y estamos seguros que en su convocatoria para que todos continuemos impulsando los cambios de fondo que requiere México, y con ellos cerrarle el paso a la criminalidad, la corrupción y la impunidad, todos los sectores del país habremos de hacer nuevamente nuestra parte.

Como usted los expresó a la Nación, el camino hacia un México mejor no ha sido, ni será fácil. Nos seguirá exigiendo esfuerzo y perseverancia.

Estamos convencidos que la madurez y la responsabilidad de todas las fuerzas políticas, de todos los agentes y actores políticos, habrán de construir una vez más, la vía institucional de solución, reconciliación y superación de los problemas que en estos momentos nos aquejan como país.

Hoy, señor Presidente, en este acto en el que rendimos homenaje a nuestra historia y a nuestras instituciones, la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión, reafirma su compromiso con México.

Reafirma su compromiso con nuestra democracia, con la soberanía popular que le otorgó a usted legal y legítimamente, no sólo la titularidad del Ejecutivo, sino la Jefatura del Estado y la Comandancia Suprema de las Fuerzas Armadas.

La Presidencia de la República, señor Presidente, vista en la perspectiva de nuestra historia, es una institución superior que todos los mexicanos estamos llamados a apoyar y a respetar.

La Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión, señor Presidente, Peña Nieto, le reitera su lealtad incondicional a esta institución superior, que es la Presidencia de la República y que hoy encabeza un mexicano patriota, valiente y ejemplar, con un compromiso a toda prueba con nuestro querido México.

Muchas gracias