(INTERPRETACIÓN AL ESPAÑOL)

Excelentísimo señor Presidente Enrique Peña Nieto y su señora.

Señoras y señores.

Amigos todos:

Agradezco al Presidente Peña Nieto y su señora por celebrar este fantástico banquete en nuestro honor, a mí y a mis colegas.

Quiero aprovechar la ocasión para expresar en nombre de mi esposa y toda la comitiva, y en el mío propio, nuestro sincero agradecimiento al Gobierno mexicano por la gentil acogida y los primorosos arreglos de que somos objeto, haciéndole llegar al pueblo mexicano la alta estima del pueblo chino.

Y también quisiera expresar mis agradecimientos al señor Presidente Peña Nieto por expresar su solidaridad al pueblo chino por el terremoto ocurrido en la Provincia de Sichuan y el gran incendio ocurrido en la Provincia Jilin.

Ésta ya es mi tercera visita a México, cada vez que llego a esta linda tierra me invade un cariño especial.

China y México son países con civilizaciones milenarias. La Gran Muralla y las Pirámides de El Sol y La Luna se realzan a distancia.

Los chinos y los mexicanos somos por igual pueblos laboriosos y sabios que aman la paz y se esfuerzan incansablemente por superarse a sí mismos en pos de la felicidad.

Ambos países han trabajado arduamente en el camino de avance, logrando extraordinarios éxitos.

Como fieles amigos del pueblo mexicano exteriorizamos nuestro sincero deseo y la convicción de que bajo el liderazgo del Presidente Peña Nieto, México se volverá cada vez más próspero y poderoso.

Señoras y señores.

Amigos:

Los intercambios amistosos entre nuestros dos pueblos datan de tiempos lejanos, tan temprano como a principios del Siglo XVI, China y México empezaron a desarrollar intercambios comerciales, de manera que se abrió la ruta marítima de seda por la famosa Nao de China.

El establecimiento de relaciones diplomáticas chino-mexicanas en 1972 marcó una nueva etapa para los lazos binacionales, gracias a los esfuerzos aunados de nuestros gobiernos y sociedades en general.

Los 41 años transcurridos a partir de ese momento han sido testigo del desarrollo integral de la amistad y cooperación entre ambos países en los diversos terrenos.

En lo político, los frecuentes contactos de alto nivel y el establecimiento de diversos mecanismos de diálogo político como la Comisión Permanente Binacional entre ambos gobiernos nos convierten en amigos de respeto mutuo.

En lo económico y comercial, gracias a nuestros esfuerzos por promover el desarrollo acelerado del comercio y las inversiones, ya somos mutuamente importantes socios comerciales de beneficio recíproco y ganancia compartida

En el plano multilateral, unidos por una estrecha colaboración de los temas internacionales y regionales de trascendencia, ya nos constituimos en grandes compañeros que saben apoyarse mutuamente.

Los hechos mismos se han encargado de demostrar la gran vitalidad y la poderosa fuerza motriz con que cuentan las relaciones chino-mexicanas en su desarrollo.

Señor Presidente.

Señoras y señores.

Amigos todos:

Se están operando transformaciones históricas sin precedentes en el mundo de hoy, que afronta también, una serie de nuevos problemas y desafíos.

Para países de mercado emergente como China y México, la transformación gesta la esperanza y los desafíos conllevan oportunidades.

El famoso literato mexicano Octavio Paz dijo en su poema: El mundo cambia si dos se miran y se reconocen.

El vasto Océano Pacífico no puede cortar los lazos de intercambio entre nuestros pueblos, ya que nos unen, el respeto y la admiración mutua, y compartimos la aspiración común por la prosperidad del país, y la felicidad del pueblo.

El deseo de los pueblos chino y mexicano, comparten en aras de reforzar la cooperación estratégica, corresponde a la tendencia general de la paz, el desarrollo, la cooperación, y el ganar, ganar; y concuerda con el rumbo histórico de la unión y de autorrobustecimiento de los países en vías de desarrollo, en procura, de progreso común.

Basándonos, precisamente en dichas coincidencias. El Presidente Peña Nieto y yo, anunciamos juntos la elevación de nuestras relaciones binacionales al nivel de la Asociación Estratégica Integral, en aras de promover la cooperación mutuamente beneficiosa, hacia una nueva etapa caracterizada por mayores alturas, amplitud, profundidad y rapidez.

Me asiste, la convicción de que gracias a los esfuerzos mancomunados de ambas partes, el barco de la amistad China-México avanza surcando las olas rumbo a un porvenir aún más prometedor.

Ahora, propongo un brindis, por la prosperidad de México y el bienestar de su pueblo, por el constante desarrollo, de la Asociación Estratégica Integral, China-México, y por la salud del Presidente Peña Nieto, y su señora, y todos los amigos aquí presentes.

Salud.