(Interpretación al Español)

Excelentísimo señor Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

Muy distinguidos invitados.

Señoras y señores:

Lo primero sería expresar mi agradecimiento por este magnífico almuerzo que nos ofrece en este Palacio Presidencial, que ostenta una larga historia y extraordinaria belleza.

Hasta este momento he tenido varias oportunidades de desarrollar mi amistad con el Presidente Peña Nieto, en las reuniones internacionales convocadas por la ONU, el APEC y otras instancias.

Y con esta Visita Oficial me complace que Corea y México se hayan afianzado aún más como amigos cercanos.

México es el mayor socio comercial de Corea en América Latina, y es uno de los 10 destinos más importantes de productos coreanos. Prueba de ello es que el año pasado el volumen comercial entre ambos países sobrepasó los 14 mil millones de dólares.

Por otra parte, México, la cuna de la antigua civilización maya y del Imperio Azteca, y Corea, con una cultura nacional que data de cinco mil años atrás, han sostenido interés mutuo en la esfera cultural, y aumentado los intercambios humanos.

Ahora, un gran número de mexicanos disfrutan de la cultura popular coreana, mientras el público coreano enriquece día a día sus conocimientos sobre la gastronomía y la cultura de México.

Es bajo esta plataforma de intercambios económicos, culturales y humanos que nuestras dos naciones lideran conjuntamente el grupo MIKTA, que reúne a las principales potencias medianas, siguiendo el camino de socios que contribuyen a la comunidad global.

Deseo que ambos países abran de la mano un futuro más promisorio, tomando como base los valores y la visión compartidos.

Señoras y señores:

Durante esta Visita Oficial pude sentir en carne propia la fuerza de la población mexicana, proveniente de su perseverancia y vitalidad, sin perder la importancia del ocio.

Creo que esto entraña el gran legado de un antiguo México, donde florecieron las deslumbrantes civilizaciones y la capacidad latente de este país. Nosotros, los coreanos, también compartimos esa larga historia de innumerables retos y superaciones para construir lo que es Corea hoy día.

Y en este sentido, nos solidarizamos en forma especial con México.

Quisiera señalar, también, que me causó una profunda impresión una serie de reformas institucionales que el Presidente Peña Nieto está impulsando en diversos ámbitos, como el social y económico.

Es mi deseo que ambos países, que poseen un infinito potencial de cooperación, unan sus energías para encaminarse hacia un mayor crecimiento y prosperidad.

El gran poeta mexicano Octavio Paz, ampliamente conocido también en Corea, afirmaba, cito textualmente: El amor nace de un flechazo, la amistad del intercambio frecuente y prolongado.

Deseo que haya más encuentros e intercambios entre nuestros pueblos, a medida que las dos naciones se conviertan en amigos para siempre y socios genuinos, abriendo conjuntamente el futuro que nos espera.

Ahora les invito a un brindis por la salud de Su Excelencia, señor Presidente, por la prosperidad eterna de México y por la amistad de nuestros países.

(Término de la interpretación)

Viva México.

Viva Corea.

Muchas gracias.