• Nuestras instituciones militares representan una fuerza de orden, de paz y de estabilidad, donde se forman mexicanas y mexicanos de bien, mujeres y hombres que por tierra, mar o aire se desempeñan siempre bajo los más altos principios y valores de honor, deber, lealtad y patriotismo, destacó.
  • En la ceremonia se honró la memoria de 114 soldados y marinos que perdieron la vida en el cumplimiento de su deber durante esta Administración, y de cada uno de los integrantes de nuestras Fuerzas Armadas que han dado su vida por México.
  • Informó que ha dado indicaciones para ofrecer al Gobierno de Haití el apoyo y la ayuda humanitaria de México ante los estragos causados por el huracán Matthew.

Al encabezar la conmemoración del 50 Aniversario del Plan DN-III-E, el Presidente Enrique Peña Nieto aseguró que “hoy, como hace 50 años, nuestras Fuerzas Armadas están con México; como siempre su espíritu es imbatible y su corazón es invencible”.

A los soldados y marinos de México les expresó: “tengan presente que cada vez que se active el Plan DN-III-E y el Plan Marina, habrá mexicanos en riesgo preocupados por su vida y la de los suyos; mexicanos que tendrán la confianza de que ustedes llegarán para auxiliarlos y protegerlos. Tal como ocurrió en octubre de 1966, ustedes serán el brazo solidario para enfrentar y superar la adversidad”.

En el evento, realizado en la Plaza de la Constitución, el Primer Mandatario resaltó que “gracias a la preparación de excelencia que reciben durante su formación y a la experiencia en campo, soldados y marinos mexicanos han acudido también en auxilio de naciones hermanas en situación de desastre”.

“Han sido auténticos emisarios de paz, llevando un mensaje de fraternidad y solidaridad a otros pueblos del mundo”, añadió.

Afirmó que “México lamenta profundamente el dolor y las pérdidas humanas que está sufriendo nuestro hermano pueblo haitiano a causa de los estragos ocasionados por el paso del huracán Matthew”. Informó que ha dado indicaciones para ofrecer al Gobierno de la República de Haití el apoyo y la ayuda humanitaria de México durante las etapas de auxilio y recuperación.

El Titular del Ejecutivo Federal refirió que en esta ceremonia “honramos a 114 soldados y marinos que lamentablemente han perdido la vida en el cumplimiento de su deber durante esta Administración, lo mismo que a cada uno de los integrantes de nuestras Fuerzas Armadas que han dado su vida por México”.

“Más allá de su rango o especialidad, este día quiero que los recordemos como personas que han dejado a hijos que crecerán sin su padre, a esposas que enfrentarán solas la responsabilidad familiar, y a padres que soportaron el peor de los dolores: tener que despedir a su hijo”, subrayó.

Tras reiterar su más sentido pésame y solidaridad a sus familiares, amigos, y compañeros de armas, el Primer Mandatario manifestó que “el sacrificio por la Patria, que a lo largo de su historia han ofrendado soldados y marinos, siempre será recordado como un acto heroico”.

Pidió guardar un solemne minuto de silencio “para todos ellos, para todos los que han honrado lo mejor de nuestras instituciones”.

El Presidente Peña Nieto resaltó que hoy el Plan DN-III-E y el Plan Marina “conjuntan sus fortalezas y complementan sus acciones al integrarse en el Plan Nacional de Respuesta MX, un modelo que permite concentrar en una sola fuerza nacional toda la capacidad de respuesta del Estado mexicano en materia de protección civil”.

Añadió que ello significa “mayor rapidez para atender emergencias; mayor eficacia en los operativos y más vidas a salvo”.

El Presidente de México indicó que “estos 50 años de operación del Plan DN-III-E, en los que han respaldado a millones de mexicanos, han reafirmado al Ejército, Armada y Fuerza Aérea como los grandes aliados de México”.

“Nuestras instituciones militares representan una fuerza de orden, de paz y de estabilidad, donde se forman mexicanas y mexicanos de bien, mujeres y hombres que por tierra, mar o aire se desempeñan siempre bajo los más altos principios y valores de honor, deber, lealtad y patriotismo”, destacó.

A los soldados y marinos les dijo: “nuestro país tiene, en cada uno de ustedes, aquí presentes, y en sus compañeros de armas desplegados en toda nuestra geografía, mujeres y hombres valerosos, mexicanas y mexicanos ejemplares. Ahí donde son requeridos, los integrantes de nuestras Fuerzas Armadas están listos para defender a sus compatriotas, ante cualquier amenaza, incluso a costa de su vida”.

El Titular del Ejecutivo Federal recordó que, desde hace 50 años, “son innumerables las actuaciones dignas de evocarse: la respuesta inmediata ante la trágica explosión de San Juanico, en 1984; las labores de rescate y reconstrucción, luego del sismo de 1985, en la Ciudad de México; o las activas y vitales participaciones tras los huracanes Ingrid, Manuel o Patricia, durante esta Administración. Sin importar la magnitud o la dificultad del desafío, soldados, pilotos y marinos han sabido mantener en alto su firme e indeclinable convicción de servir a México”.

En el evento, el Presidente de la República entregó condecoraciones, distinciones de desempeño y menciones honoríficas a personal destacado en activo y en situación de retiro, así como a deudos de militares fallecidos en la aplicación del Plan DN-III-E.

Además, dio el banderazo de salida a dos autobuses de servicios turísticos que portarán por seis meses la cromática conmemorativa de los 50 años del Plan DN-III-E.

En el evento estuvieron presentes miembros del Gabinete Legal y Ampliado del Gobierno de la República y Gobernadores de las entidades federativas del país.

LAS FUERZAS ARMADAS REFRENDAMOS NUESTRO COMPROMISO DE SEGUIR CUMPLIENDO LA ELEVADA MISIÓN DE SALVAGUARDAR LA VIDA Y EL PATRIMONIO DE LAS FAMILIAS MEXICANAS: GENERAL GRANADOS GALLARDO

El General Arturo Granados Gallardo, Jefe del Estado Mayor de la Defensa Nacional, refrendó hoy, ante la Nación, “nuestra firme vocación de servicio y compromiso de seguir cumpliendo la elevada misión de salvaguardar la vida y el patrimonio de las familias mexicanas, en coordinación y cooperación con los tres niveles de Gobierno, organizaciones civiles y ciudadanía en general”.

Aseguró que “las mujeres y hombres de tierra, mar y aire, cuando sabemos que está en peligro la integridad de las familias mexicanas, sin dilación, sin titubeos y con presteza, acudimos a su llamado”.

Por 50 años, subrayó, “hemos demostrado que la unión entre la sociedad y sus Fuerzas Armadas de tierra, mar y aire ha sido fundamental para vencer cualquier adversidad. No puede ser de otra manera, así lo hemos hecho y así lo seguiremos haciendo, porque nuestra causa es México”.

Señaló que el Plan DN-III-E “es sinónimo de alivio, protección y seguridad para las personas que se ven afectadas por un desastre, y también el instrumento que ha dado a México y al Instituto Armado, amplio reconocimiento internacional”. Dijo que “orgullosamente somos referente en el mundo. El Plan DN-III-E es un instrumento de gran relevancia y ejemplo para otras naciones”.

LA SENSACIÓN DE SEGURIDAD AL VER LLEGAR EL PLAN DN-III, EL SABER QUE ESTABAN AHÍ PARA AUXILIARNOS, NO SE PUEDE DESCRIBIR: POBLADOR DE LA PINTADA, GUERRERO

Gildardo Moreno Ávila, originario de la población La Pintada, municipio de Atoyac de Álvarez, Guerrero, agradeció a nombre de su comunidad a los integrantes del Plan DN-III-E por el auxilio que les prestaron cuando un cerro se deslavó el 16 de septiembre del 2013, a consecuencia de los fenómenos meteorológicos Ingrid y Manuel, dejando un saldo de 71 personas fallecidas.

Enfatizó que, gracias al apoyo de las Fuerzas Armadas, La Pintada pudo salir de esa contingencia. “La sensación de seguridad al verlos llegar, el saber que estaban ahí para auxiliarnos, no se puede describir. Ellos nos ayudaron a evacuar a todos mis vecinos, recuperando, durante casi tres meses, la mayoría de los cuerpos de las personas fallecidas”.

Mencionó que los soldados resguardaron sus casas mientras estuvieron en el albergue donde les brindaron un hogar temporal y recibieron todas las atenciones para sus familias, así como comida, ropa, cobertores, colchonetas y atención médica durante más de dos meses, hasta que se restableció la situación.

“Sin duda, yo quiero agradecerle al señor Presidente todo el apoyo brindado porque gracias a eso, La Pintada nuevamente está de pie: se construyeron casas, se restablecieron las vías de comunicación, se reactivaron los servicios; en fin, nuevamente quedó habitable para nuestras familias”, resaltó. “Su sensibilidad para con nosotros en momentos de desgracia fueron clave para que nuestro pueblo, que también es el de usted, esté de pie”, afirmó.