Al firmar el decreto para la promulgación de la Reforma Energética, el Presidente Enrique Peña Nieto afirmó que “es tiempo de que los recursos energéticos del país sean un factor real de crecimiento que se sienta y se note en la vida cotidiana de nuestra población”, y consideró que todas las reformas aprobadas por los legisladores “marcarán un nuevo capítulo en la historia de México, un capítulo de cambios y transformaciones para bien de todos los mexicanos”.

Precisó que “comienza así una nueva historia para nuestro país”, toda vez que “hemos abierto las puertas de un futuro mejor para todos”, e indicó que “la Reforma Energética beneficiará a los hogares, creará empleos y fortalecerá la soberanía nacional”.

Recordó que al asumir la Presidencia de la República dijo que las naciones más desarrolladas en algún momento de su historia decidieron dar un gran paso. Por eso, agregó, “este año los mexicanos hemos decidido superar mitos y tabúes para dar un gran paso hacia el futuro”.

Puntualizó que con la Reforma Energética, México contará con más recursos financieros del sector privado y tecnologías de punta para aprovechar sus vastos recursos energéticos, sin endeudar al país.

“Gracias a la reforma, aumentaremos la producción de petróleo y gas, y lograremos tasas de restitución de reservas probadas superiores al 100 por ciento. Pero, lo más importante: la reforma permitirá que México crezca más rápido, generando oportunidades de desarrollo y empleo para cientos de miles de mexicanos”, aseguró.

El Presidente Peña Nieto indicó que con la Reforma Energética “mandamos una clara y contundente señal de que México se está transformando en el Siglo XXI, para bien de todos los mexicanos”, y “así se percibe ya en el exterior”.

Al respecto, el Jefe del Ejecutivo mencionó que ayer, jueves, Standard and Poor´s, una institución líder de información sobre mercados financieros, elevó la calificación de la deuda soberana mexicana, y entre sus consideraciones destacó el parteaguas que representa para nuestro país la Reforma Energética, “que refuerza las expectativas de crecimiento de México en el mediano plazo”.

Señaló que, de esa manera, el análisis de esa correduría “refrenda la confianza que existe en las perspectivas de la economía mexicana y el impacto favorable de las reformas transformadoras”.

En el Patio de Honor de Palacio Nacional, el Presidente Enrique Peña Nieto expresó que, en uso de las facultades que le otorga la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, había signado momentos antes el decreto de promulgación de la Reforma Constitucional en Materia Energética, aprobada por el Congreso de la Unión y la mayoría de las Legislaturas estatales.

Por ello, informó: “a la brevedad, presentaré las iniciativas de reforma a las Leyes Secundarias, que, invariablemente, mantendrán el espíritu audaz y de vanguardia de la Reforma Energética”.

El Jefe del Ejecutivo Federal expresó además su reconocimiento a los senadores y diputados Federales de la LXII Legislatura, así como a los integrantes de las Legislaturas locales, “por decir sí a una reforma histórica fundamental para el futuro de los mexicanos. Una reforma que iniciará una nueva etapa para el desarrollo del país”.

Les felicitó además “por haber demostrado que sí se puede transformar a México en democracia, y que sí se pueden hacer cambios de fondo por la vía institucional”.

Dijo que “con responsabilidad y civilidad política y un minucioso trabajo legislativo, lograron concretar un marco jurídico de avanzada que convertirá a nuestro sector energético en una auténtica fuente de crecimiento económico”, y resaltó que “la energética es una de las reformas más trascendentes de las últimas cinco décadas, que ayudará a México a enfrentar con éxito los retos del Siglo XXI”.

Explicó que la reforma mantiene y asegura la propiedad de la Nación sobre PEMEX, CFE, los hidrocarburos y la renta petrolera, al tiempo que abre nuevas oportunidades para el país. “Con esta reforma, PEMEX y CFE se fortalecen y modernizan. Serán empresas productivas del Estado, eficientes, con capacidad y flexibilidad necesarias para cumplir su misión en beneficio de toda la sociedad mexicana”, expresó.

Ratificó que los trabajadores de estos dos pilares de la economía nacional pueden estar seguros de que sus derechos laborales están salvaguardados y serán plenamente respetados. “Para quienes trabajan en el sector energético, la reforma significará más y mejores opciones de desarrollo laboral y profesional”, señaló.

Detalló que es una reforma transformadora que moderniza el marco constitucional para abrir el sector energético a la inversión, a la tecnología y a la competencia, permitiendo que el país cuente con más energía a menores costos. “Con esta reforma se fortalecerá la soberanía nacional y se incrementará la seguridad energética de México”, reiteró.

Expuso que con esta decisión se podrá explotar en beneficio de los mexicanos los abundantes yacimientos de hidrocarburos que hasta ahora no han sido rentables para PEMEX o a los que aún no se tiene acceso, como los que están en aguas profundas, o las lutitas, como el shale gas.

QUE NADIE SE CONFUNDA: LA REFORMA QUE HEMOS APROBADO HA CUMPLIDO CON TODOS LOS PLAZOS Y REQUISITOS QUE ESTABLECE NUESTRA CONSTITUCIÓN: RICARDO ANAYA

El Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Ricardo Anaya Cortés, enfatizó que “PEMEX seguirá siendo la gran empresa cien por ciento propiedad del Estado Mexicano; el gas y el petróleo seguirán siendo propiedad exclusiva de la nación”.

“Dijimos sí”, expresó el legislador, “a una Reforma Energética modernizadora porque somos parte de una nueva generación que sabe que es el cambio, y no el temor lo que hace que avance el mundo”.

“Una nueva generación”, dijo, “que reconoce que nuestra historia está llena de significado. La conocemos y respetamos, pero no olvidamos que hacemos historia todos los días con las decisiones que tomamos”, de ahí que puntualizó: “Que nadie se confunda. La Reforma que hemos aprobado ha cumplido con todos los plazos y requisitos que establece nuestra Constitución y las leyes que protestamos cumplir”.

Anaya Cortés añadió que “con la Promulgación de la Reforma tenemos dos grandes retos por delante: Primero. La aplicación de un modelo de transparencia que le cierre las puertas a la corrupción. Nada en secreto, nada turbio, nada opaco. De otra manera la Reforma sólo habría servido para ahondar las brechas de desigualdad y para que unos cuantos amasen fortuna sin beneficio para la Nación”.

Y segundo, indicó, “la implementación. El reto ahora es hacer realidad la reforma y la historia sólo confirmará que hicimos lo correcto cuando la Reforma Energética se traduzca de manera concreta en inversión productiva, crecimiento económico, generación de empleos, soberanía energética y disminución en el precio de los combustibles, empezando por el precio de la luz, habremos triunfado cuando la Reforma se traduzca en que mejore la calidad de vida de las mexicanas y los mexicanos”.

LA REFORMA ENERGÉTICA, UNA VISIÓN DE INTEGRALIDAD QUE QUIERE MANDAR A MÉXICO HACIA ADELANTE: RAÚL CERVANTES ANDRADE

El Presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, Raúl Cervantes Andrade, calificó a la Reforma Energética como un nuevo paradigma constitucional, “sin duda, en mi visión, el más importante que se ha vivido las últimas décadas”.

“Es una visión de integralidad del paradigma constitucional y legal que quiere mandar México hacia adelante, que significa tener los suficientes principios de mejora de vida de los mexicanos y que nuestras riquezas sean explotadas de la mejor forma”, afirmó.

Explicó que el contenido constitucional que se aprobó por la Cámara de Diputados, la Cámara de Senadores y la mayoría de los congresos locales, tendría cinco principios: financiar al desarrollo, seguridad energética, eficiencia energética, interés público y diversificación de riesgo.
“Nunca había habido un mandato específico en nuestra Constitución para qué querían los mexicanos su petróleo, su gas y su electricidad. Hoy, sí lo sabemos”, concluyó.