-MODERADOR: Escuchemos las palabras de la doctora Ximena Puente de la Mora, Comisionada Presidente del Instituto de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales.

-DRA. XIMENA PUENTE DE LA MORA: Muy buenas tardes tengan todos y todas ustedes.

A nombre de mis compañeras, Comisionadas y Comisionados, que conformamos el pleno de este Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, saludo respetuosamente al señor Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto.

Saludo también al Presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, Senador Miguel Barbosa Huerta; al Presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores y Gobernador del Estado de Tlaxcala, licenciado Mariano González Zarur.

Saludo al Gobernador del Estado de Colima, licenciado Mario Anguiano Moreno; saludo también al Jefe de Gobierno del Distrito Federal, doctor Miguel Ángel Mancera.

Igualmente, saludo con respeto a los representantes de las instituciones que nos acompañan en esta importante tarea de coordinar las acciones del Sistema Nacional de Transparencia, desde el Consejo que hoy instalamos.

Doctora Mercedes de Vega, Directora del Archivo General de la Nación; contador público Juan Manuel Portal Martínez, Auditor Superior de la Federación; maestro Eduardo Sojo, Presidente de la Junta de Gobierno del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Licenciado Jesús Homero Flores Mier, Coordinador del Grupo de Enlace para este Proceso de Instalación y representante de los órganos garantes de transparencia del país; titulares de organismos autónomos que hoy nos acompañan.

Saludo respetuosamente también a representantes de la sociedad civil; distinguidos miembros del presídium; compañeras Comisionadas y Comisionados que integramos el pleno del INAI: Areli Cano, Patricia Kurczyn, Francisco Javier Acuña, Óscar Guerra Ford, Eugenio Monterrey Chepov y, Joel Sala Suárez.

Representantes de todos los sujetos obligados; cámaras empresariales; miembros de las organizaciones de la sociedad civil que hoy nos acompañan; representantes de los medios de comunicación.

Amigas y amigos:

El día de hoy, damos inicio a un importante suceso para la vida institucional de este país: la instalación del Consejo del Sistema Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales.

En cumplimiento, al primero de los mandatos incluidos dentro de los Artículos Transitorios de la Ley General, empezamos los trabajos de esta nueva instancia rectora, que se encargará de coordinar e implementar y evaluar las acciones relativas a la política pública transversal en materia de transparencia en todo el país.

Asimismo, ponemos en marcha un esquema de cooperación y trabajo coordinado con la Auditoría Superior de la Federación, el Archivo General de la Nación y el Instituto Nacional de Geografía y Estadística, que, sin duda alguna, enriquecerán la visión y el alcance de la labor que hemos venido realizando con los órganos garantes.

Definitivamente, como parte de las reformas estructurales aprobadas en los dos últimos años, en el México de hoy la transparencia es un tema de Estado.

La formalización de este Consejo marca el inicio de un nuevo camino para la transparencia y la rendición de cuentas en México.

Un sistema con voces plurales y especializadas, que representa la suma de esfuerzos, responsabilidad compartida, acciones integrales y el intercambio ordenado y permanente que dará vida a un verdadero federalismo participativo.

Un nuevo paradigma que cierre la desigualdad, la inequidad y las asimetrías en la tutela del derecho de acceso a la información y de la protección de los datos personales.

Un diseño institucional que asegure y proteja, de conformidad con el principio de universalidad previsto en el Artículo 1º Constitucional, a la mayor cantidad de personas posibles, procurando que nadie quede desprotegido, ni mucho menos impedido para ejercer sus derechos.

Luigi Ferrajoli ha sostenido vehementemente que los derechos fundamentales jamás caen de lo alto, sino que se consagran sólo cuando el excluido es, precisamente, el incluido, cuando se garantizan a todos los mismos derechos.

Por ello, en este nuevo camino que iniciamos debemos tener presente no confundir la existencia de los derechos fundamentales, con su eficacia; de ahí que uno de nuestros objetivos primordiales debe ser siempre garantizar el Derecho y los derechos que la Constitución nos ha encomendado proteger.

A partir del marco normativo de vanguardia con el que contamos, debemos impulsar el establecimiento de gobiernos más abiertos, de los que la transparencia y la rendición de cuentas sean partes inherentes de la función gubernamental, y en donde con la adopción del principio pro persona se favorezca siempre la protección más amplia.

Sin lugar a dudas, estamos conscientes del voto de confianza que la Constitución, la ley, pero sobre todo, la sociedad, ha depositado en cada uno de nosotros.

En primer lugar, porque de este Consejo dependerá: la expedición, en tiempo y forma, de los lineamientos del sistema; los procesos de armonización de las leyes Federales y de cada una de las leyes de las entidades federativas del país; la puesta en marcha de la Plataforma Nacional de Transparencia.

Tareas que demandan una coordinación itinerante y cercana con cada una de las autoridades, sujetos obligados y congresos locales, que nos permita avanzar con paso firme en los logros de los objetivos de cada una de las entidades federativas.

En este sentido, es importante destacar que no sólo será un reto cualitativo, sino también, cuantitativo, ya que en la realidad presupuestaria de los organismos garantes de la transparencia, en algunos casos es diametralmente opuesta.

Para el presente año, es posible observar entidades federativas cuyo gasto per cápita destinado a la transparencia es de 19 pesos, en tanto otras, escasamente rebasan los dos pesos por habitante.

Éste, sin duda, será otro reto proporcionar los recursos suficientes a los organismos garantes para hacer posibles los procesos de homologación establecidos en esta ley general.

Asimismo, porque se gestarán programas conjuntos de promoción, vinculación y capacitación de todos los funcionarios a lo largo y ancho del país. Y, sobre todo, también, de los municipios, es allá donde debemos de ir con este gran Sistema Nacional de Transparencia.

La trascendencia de este Sistema Nacional no sólo radica en la importancia de las tareas y retos que habremos de emprender, sino de su capacidad para establecer la confianza de las y los mexicanos en sus instituciones, para ser de México un país más transparente.

Señor Presidente de la República.

Integrantes de los Poderes de la Unión.

Miembros del Consejo del Sistema Nacional de Transparencia.

Representantes de la sociedad civil.

Amigas y amigos todos:

Lo que hoy nos congrega en este recinto, no es solamente un mandato de Ley, sino la convicción de los aquí presentes, para construir un Sistema Nacional de Transparencia que nos coloque en una posición de hacer una clara diferencia, contundente en el país.

Nos congrega la convicción de hacer de este Sistema, no un fin en sí mismo, sino un medio para transmitir la importancia de la transparencia y la rendición de cuentas.

Una etapa en la que participación ciudadana avance del ejercicio del voto, al ejercicio del derecho de acceso a la información; de la elección de nuestras autoridades a la vigilancia de su desempeño; de la opacidad y corrupción a la transparencia y rendición de cuentas; de una ciudadanía testimonial a la implementación de un modelo de gobierno abierto en el que las y los ciudadanos sean los protagonistas. Una etapa en la que pasemos de la transición a la consolidación de nuestra democracia.

En este sentido, en el INAI hacemos un respetuoso llamado para que las ciudadanas y ciudadanos, sociedad civil, gobierno, organismos garantes y sujetos obligados trabajemos unidos para convertir de este Sistema Nacional de Transparencia, en el motor de una nueva generación de políticas públicas a favor de toda la sociedad, así como en un vehículo de difusión que nos permita llevar el acceso a la información y la protección de datos personales en todos los rincones del país.

Pero, sobre todo, para hacer de este sistema la base a partir del cual impulsaremos un sólido modelo de transparencia y rendición de cuentas caracterizado por la ciudadanización de la vida pública, el combate a la corrupción y el fortalecimiento de nuestra democracia.

Muchísimas gracias.

-MODERADOR: Por la sociedad civil realiza su intervención el doctor Alejandro González Arreola, Director General de Gestión Social y Cooperación, Asociación Civil.

-DR. ALEJANDRO GONZÁLEZ ARREOLA: Destacadas autoridades públicas; colegas de la sociedad civil; de los medios de comunicación; de la academia.

Amigas y amigos todos:

Tengan ustedes muy buenas tardes.

Les comparto que hace un par de años me encontraba yo con parte de mi equipo de GESOC, organización que tengo el honor de dirigir en Tanzania; el gobierno de ese país nos había comisionado la evaluación del principal programa de protección social de ese gobierno.

Y era un programa que se caracteriza por tener un enfoque de gestión comunitaria en el cual, las propias personas beneficiarias de ese programa se auto organizaban y se coordinaban con el propio gobierno para entregar los beneficios que este programa planteaba.

Y aunque esto representaba, por mucho, la principal ventaja, la principal fortaleza del programa, también es cierto que les imponía una gran limitación, hacía que la entrega de los bienes y los servicios fuese mucho más lenta, si lo comparábamos con lo que pasaba en otros países en programas similares.

Estaba, como buen evaluador, haciendo yo entrevistas con los beneficiarios del programa y les cuestionaba, justamente, sobre esta atención en donde la principal fortaleza era a la vez la principal debilidad.

Y uno de ellos, un beneficiario ya mayor, entrecano, por cierto, ya sin dientes, me contestó algo que me parece que ilustra muy bien el evento que tenemos esta tarde, la trascendencia, los alcances, pero también los límites del mismo.

Palabras más, palabras menos, me dijo: si lo que usted quiere es que el programa entregue rápido sus beneficios, entonces yo le recomiendo que usted ponga en sus recomendaciones de la evaluación que sea el Gobierno el que entregue solo este programa.

Sin embargo, si lo que usted quiere es que este programa realmente siga entregando estos beneficios por muchas generaciones más, yo le pido que ponga en sus recomendaciones que entonces nos permita a nosotros, los ciudadanos, seguirlo entregando junto con el Gobierno.

Me parece que la instalación de este Sistema Nacional de Transparencia ilustra muy bien lo que este sabio tanzano, al final del día me quería decir y nos quería decir como evaluadores. Y que la verdad nos tomó 10 años; 10 años, entender y realizar en la materia de transparencia en México.

Y esto es que la garantía del derecho al acceso a la información nunca sería una realidad material en todo el país, independientemente, de qué estado, qué municipio, viva uno, si seguía siendo vista como una responsabilidad exclusiva de órganos garantes, aislados de la sociedad, aislados de la Administración Pública en su conjunto y de otros espacios de Gobierno claves para esto.

No hay transparencia posible sin información. Hace un rato lo discutía y lo comentaba con el doctor Sojo. No es posible transparencia sin archivos. No es posible la transparencia sin el acompañamiento de la sociedad, a la cual el derecho al acceso a la información, al final del día, sirve.

En palabras de este sabio tanzano, creo yo que al final del día, el antiguo IFAI iba muy rápido en materia de transparencia, pero muy probablemente no iba a llegar muy lejos, porque simple y sencillamente iba solo.

Desarrollar las reformas institucionales, constitucionales, que demandaban la superación de este aislamiento, le demandó a un puñado de Senadoras y de Senadores, que a algunos de ellos los vi aquí y me da mucho gusto saludarlos de nuevo, atreverse a hacer algo que en México era poco común, en términos de las prácticas legislativas, que era abrirse al diálogo, a la discusión, a la interacción, a la propuesta, a la crítica, a la atención, con una comunidad práctica que es muy, muy vibrante y muy conocedora de estos temas y que en realidad incomoda al final del día, pero que creo que pueden y resultan procesos mucho más ricos y robustos.

Estos Legisladores también tomaron esta sabia decisión de no ir solos, con tal de tener reformas rápidas, sino también de acompañarse de otras y de otros, sobre todo de gente fuera y externa al Estado, para llevar a la transparencia mucho más lejos de lo que podían haber llevado ellos solos.

Fue así, como la Reforma Constitucional a la Ley General de Transparencia y hasta el nombramiento de las y los Comisionados del nuevo INAI, que hoy nos acompañan esta mañana o esta tarde más bien, fueron producto de inéditos procesos, ejemplares procesos de co creación entre Legisladoras, Legisladores, academia, sociedad civil.

Y la verdad, esto es un elemento de parlamento abierto que no ha sucedido en México y que es un ejemplo a nivel, a nivel internacional.

Colegas mías, como Ana Cristina Ruelas de Artículo 19, que ojalá esté aquí, Gabriela Morales, de México Infórmate o Natalia Calero, de La Red por la Rendición de Cuentas, entre otros muchos más que injustamente omito aquí, dedicaron horas y horas de trabajo a estos borradores para construir y aportar lo que hoy estamos aquí inaugurando.

Y es por ello, que yo creo que estas reformas y este sistema, goza muy probablemente de la legitimidad más importante y relevante que jamás haya visto yo, de piezas legislativas y de instituciones públicas.

Sin embargo, y sí, hay sin embargos, no niego la cruz de mi parroquia, soy de sociedad civil, tengo que decir los sin embargos, a pesar de estos avances a los cuales no les quito mérito alguno, hay que reconocer que tenemos tres retos por delante si realmente queremos acercarnos a un Estado abierto.

El primero. Reconocer que este arreglo institucional que da y sustenta este Sistema Nacional de Transparencia aún hoy, está inconcluso.

En particular, hay dos leyes generales que están pendientes y que tenemos que sacarlas a la brevedad posible, me refiero a la Ley General de Archivos y, por supuesto, a la Ley General de Protección de Datos Personales; no se diga acerca de la Ley Federal que sigue pendiente y, obviamente, las 32 leyes que en la materia habrá que armonizar a nivel local.

Es por ello, que desde aquí hago un respetuoso, pero firme llamado a que la brevedad posible saquemos estas piezas legislativas.

Los Gobernadores de los estados aquí representados también, los Legisladores Federales y estatales tienen un trabajo muy importante por delante.

El segundo reto y con esto casi termino. Es articular el Sistema Nacional de Transparencia con otro gran sistema que nos hemos dado los mexicanos, que es el Sistema Nacional Anticorrupción.

Y aquí hay dos leyes que son relevantes:

La primera. Es la Ley General de Responsabilidades de los Servidores Públicos y, por supuesto, la propia Ley General del Sistema Nacional Anticorrupción.

Integrarlos, coordinarlos; que dos sistemas complementarios se hablen y se coordinen, será realmente un gran acontecimiento en este país.

Y, por último, el tercer reto que me parece muy, muy importante, el reto de la implementación.

Ese es el punto ciego de todas las políticas públicas, ustedes como funcionarias, funcionarios lo saben muy bien, qué difícil es implementar políticas públicas por más bien diseñadas que estén, pero, justamente, esa es la responsabilidad de este Consejo, la implementación.

Por eso, les pido, por favor, a Mercedes de la Vega, a la doctora Ximena Puente, al contador Portal, que no dilatemos para nada en el desarrollo de los lineamientos, procedimientos, indicadores, metas, procedimientos de capacitación, de formación. En fin. Todas esas cosas que luego se dejan de lado y que al final del día son la clave del éxito en la implementación de las políticas.

Y que les pido, también, que en el inter no se nos olvide que no debemos de caer en tentaciones neo centralistas que pongan en riesgo el sano federalismo que un sistema como éste, realmente, requiere y demanda. De ahí depende no sólo la eficacia, sino la sostenibilidad en el largo plazo de esto.

Finalmente, no puedo yo dejar de recalcar que estos avances y retos se nos presentan en el mismo año en el cual México ocupa la Presidencia de la Alianza para el Gobierno Abierto.

En octubre seremos la sede de la Cumbre Global de los Gobiernos Abiertos y la comunidad, es más lo ojos de la comunidad internacional van a estar puestos en México.

Estas reformas en materia de transparencia, anticorrupción, nos dan una oportunidad histórica para ser visto como un país digno; digna sede, por supuesto, de este acontecimiento.

Pero, la verdad, es que para aprovechar esto tenemos que apurarnos, tenemos que estar a tiempo. Y esto demanda de un liderazgo político decidido.

Señor Presidente de la República:

Recuerda usted que coincidimos en septiembre del año pasado, en Nueva York, en Naciones Unidas, cuando usted a nombre de los mexicanos asumió la Presidencia de la Alianza por el Gobierno Abierto, y recuerdo muy bien sus palabras de compromiso con la transparencia, con el combate a la corrupción, pues bien, ha llegado el momento de pisarle hasta el fondo al acelerador.

La mesa, señoras, señores, colegas, está puesta.

Por favor, por favor no desperdiciemos esta oportunidad histórica.

Muchas gracias.

-MODERADORA:Hace uso de la palabra el licenciado Mariano González Zarur, Gobernador del Estado de Tlaxcala y Presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores.

-GOBERNADOR MARIANO GONZÁLEZ ZARUR: Ciudadano licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos; distinguidos miembros del presídium.

Señoras y señores:

Desde 1948 el acceso a la información es reconocido como un derecho en la Declaración Universal de los Derechos del Hombre. Los individuos tienen derecho al acceso, derecho a su difusión y derecho a la libertad de expresión.

Fue hasta 1977 que en nuestra Constitución se estableció que el derecho a la información será garantizada por el Estado. Lamentablemente los huecos jurídicos han favorecido la corrupción y el desvío de los recursos públicos.

No obstante, la sociedad mexicana ya no está ciega a estos desvíos; se ha transformado, ahora está más informada y es más exigente.

Para que la ciudadanía recobre la confianza en sus dirigentes e instituciones requiere saber a ciencia cierta cómo y en qué se aplican los recursos públicos.

Por ello, son de trascendencia histórica las Reformas Constitucionales publicadas en el Diario Oficial de la Federación el 7 de febrero de 2014; así como la reciente promulgación de la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública, ya que se ha generado un marco jurídico más sólido y amplio en la materia.

Estas importantes reformas son resultado del liderazgo e iniciativa del Presidente de la República, así como de una intensa comunicación entre los Legisladores y las organizaciones civiles.

El día de hoy somos testigos de que se concrete uno de los eslabones más importantes que permitirá consolidar el derecho de todo mexicano al acceso a la información.

La instalación del Consejo del Sistema Nacional de Transparencia y Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales.

Sobre los miembros del Consejo, recaerán importantes facultades que, estoy seguro, enfrentarán con responsabilidad, profesionalismo, pero sobre todo con dedicación.

Otro eslabón fundamental, que es indispensable para materializar el acceso a la información a nivel nacional: son los marcos jurídicos locales.

Las reformas más importantes que estaremos asumiendo las entidades federativas son: garantizar el acceso a la información como derecho humano, asegurar la prevalencia del principio de máxima publicidad en la aplicación e interpretación de la ley, garantizar la plena autonomía de los organismos garantes locales para que sean especializados, independientes, imparciales y colegiados, con personalidad jurídica y patrimonio propios, con plena autonomía técnica y de gestión.

Promover una cultura de la transparencia y acceso a la información, entre los habitantes de las entidades; desarrollar y administrar, implementar y poner en funcionamiento, a través de los organismos garantes una plataforma electrónica que permita cumplir con los procedimientos, obligaciones y disposiciones señaladas en la Ley General.

Garantizar las medidas y condiciones de accesibilidad para que toda persona pueda ejercer el derecho de acción a la información.

Y por último, establecer los procedimientos de revisión e impugnación, así como las sanciones acordes a la Ley General.

Los Gobernadores y el Jefe de Gobierno del Distrito Federal estamos en la mejor disposición porque así nos lo indica la ley, pero además porque estamos convencidos de la importancia de ser transparentes y de rendir cuentas, de colaborar y de coordinarnos con el Gobierno Federal, con el INAI y con el Consejo que hoy se instala para homogenizar nuestros marcos jurídicos, para que en el ámbito de nuestras competencias demos cumplimiento cabal a lo dispuesto por la ley y que el derecho de acceso a la información esté garantizado plenamente.

Hago el compromiso de impulsar en la Conferencia Nacional de Gobernadores, este tema como prioritario para que quienes ejercemos recursos públicos a nivel local, nos sometamos al escrutinio público, a la observación permanente de una sociedad, reitero, cada vez más informada, más participativa de los asuntos públicos, pero sobre todo, demandante de la transparencia.

Como servidores públicos nos debe quedar claro que el derecho de acceso a la información es, precisamente, eso, un derecho de los ciudadanos, no una dádiva de los gobiernos hacia ellos.

Gracias.

-MODERADOR: Les invitamos a ocupar su lugar para escuchar la intervención del Senador Luis Miguel Barbosa Huerta, Presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República y de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión.

-SEN. LUIS MIGUEL BARBOSA HUERTA: Me congratulo estar esta tarde en este evento de Instalación del Consejo del Sistema Nacional de Transparencia y de reconocer rostros de todo el país, rostros nacionales y de cada entidad federativa que han hecho de la lucha por la transparencia y del combate a la corrupción una vocación, no menciono uno, porque debería de mencionar a todos, pero es, de verdad muy estimulante que todos se sientan parte de este logro Legislativo.

Saludo la presencia del Presidente de la República, el licenciado Peña Nieto.

De presidentes de organismos autónomos que forman parte del Sistema Nacional de Transparencia o no, pero que están hoy presentes para testimoniar este importante evento.

Personajes todos, mujeres y hombres, yo quiero decirles que la sociedad que tenemos en este tiempo, en este año, en los años previos, es una sociedad reclamante, una sociedad que permanentemente requiere de información, que su opinión sobre el hecho político, social, económico, cultural, el día a día del ejercicio del poder; de la relación entre ciudadanos y la relación de la sociedad con el poder público, se construye con una mejor relación. Y esta es de las cosas que va a ayudar a que la relación de sociedad y Estado, se mejore y provoque mejores frutos. Sin duda que sí.

Llegamos tarde como Nación, como Estado a regular la transparencia. La primera expresión legal fue la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública, donde participaron muchos de los que hoy están presentes, cuando en Europa, en Estados Unidos, este tema se hablaba hace 200 años.

Sudamérica y Centroamérica ya tenían temas regulados en materia de transparencia, y en México no lo había. Después pasamos por una especie de laberinto deformatorio de lo que debió haber sido la evolución del derecho a la información, hasta que en este periodo de Gobierno, el del Ejecutivo y el del nuevo Congreso entienden, aceptan y hacen suyos los planteamientos de la sociedad y las exigencias de la sociedad en esta materia.

Y construimos una reforma constitucional que es un viraje, un reencuentro con el camino que debe tener la información y la evolución de ese derecho. La concreción de la Ley General de Transparencia, fue el siguiente paso, del cual el Congreso construyó un muy buen producto Legislativo, o productos legislativos en una muy buena práctica legislativa, la de escuchar la participación de la sociedad.

Me congratulo con el orador representante de la sociedad civil, que dice: Escucharon nuestros reclamos, escucharon nuestras propuestas.

Así se construyó, en el Poder Legislativo, la Reforma Constitucional y se construyó la Ley Secundaria.

Hoy, qué viene.

Hoy viene, para el siguiente año Legislativo, no hablo solamente del Congreso de la Unión, sino de los congresos locales, la construcción del andamiaje completo para hacer posible este Sistema Nacional de Transparencia.

Esa va a ser la Agenda Ciudadana para 2015 y 2016. La armonización y la construcción de todo el sistema legal, en lo que respecta a transparencia y a combate a la corrupción.

La transparencia ya llegó. No hay retroceso. No se puede entender un pensamiento moderno sin que esté acompañado de la promoción de la transparencia y del combate a la corrupción.

No puede haber una sociedad moderna sin que piense así. No la hay y, afortunadamente, la sociedad en México, en nuestro país, es aliada de la transparencia y exigente del combate a la corrupción.

Como servidores públicos todos lo hemos entendido. Todos lo hemos entendido.

Yo sí soy de los que he dicho que en política, por lo menos a mí, nunca me ha tocado presenciar la confabulación para hacer algo contrario a la ley, contrario a la ética o contrario a la moral.

La deformación, que luego se llega a tener en la ruta para aplicar la ley, es otra cosa, pero no existe confabulación.

Los servidores públicos desempeñamos nuestras funciones constitucionales, o previstas en la ley, con el propósito de servir. No tengan duda, sociedad civil, que así es.

Este tipo de leyes, las relacionadas con la transparencia, va a empezar a reconstruir la opinión pública en favor de la política, en favor del servicio público. Esos son los grandes logros.

Yo traía un discurso, pero no me gustó.

Y entonces dije: Mejor reflexiono con todos sobre los temas de transparencia. Y decía yo: Qué tan lejos estamos de que México sea un país transparente y que rinda cuentas a la sociedad. Es una pregunta.

La respuesta es sencilla, pero contundente: el tiempo que nos tome cumplir la ley. Ese es.

Hoy, asistimos a la instalación de este Consejo del Sistema Nacional de Transparencia y Acceso a la Información y Protección de Datos Personales.

Un Consejo que expresa las complejidades del reto que nos hemos impuesto. Un Consejo que tendrá la alta responsabilidad de dar vida al sistema que garantizará la transparencia en todo el país.

Los integrantes del Consejo podrán formular propuestas de acuerdo a reglamentos internos que permitan el mejor funcionamiento del sistema. No se trata de una ley o de leyes para no cumplirse, como podría llegarse a pensar.

No se trata de un ordenamiento para aparentar que ya somos transparentes; es decir, ya se aprobó la ley y su implementación no ocurrirá. O cumplimos a cabalidad con la transparencia, o el costo social será muy alto.

No es la última llamada. Yo no soy catastrofista. Es la gran oportunidad del poder público en México en sus tres niveles, Federal, estatal y municipal, para poder recomponer la relación con la sociedad.

Yo sí creo que la sociedad aún tiene un alto porcentaje de credibilidad en la política y en el servicio público, pero hay que cuidarla y ésta es de las leyes que ayudarán a eso.

México tiene que dejar de ser el país en donde se niegue o se oculte información. Y, por el contrario, donde se consolide como un régimen que rinda cuentas a la sociedad.

El gran reto de los servidores públicos es cumplir la ley. Hay quien dice que hay mucha legislación en México, a veces hasta lo podemos compartir los Legisladores. Creamos mucha legislación, pero no hay mucha cultura de cumplimiento de la ley.

El reto para todos es cumplir la ley.

De los organismos autónomos no son rivales del poder, pero tampoco no son quienes acceden a las recomendaciones del poder público.

Somos servidores públicos todos; somos promotores de la misma cultura, de la convivencia política entre las sociedad.

Pensemos en los lugares más alejados de la sociedad, en los municipios de nuestro país, en donde el asunto de transparencia está muy lejano aún; en donde el ejercicio de la autoridad municipal puede ser todavía de muchas formas, pero menos ajustado a práctica de esta naturaleza. Es todo un reto, es todo un reto.

Así es que felicito a la sociedad civil por su participación en la construcción de esta ley.

Felicito y reconozco a las fuerzas políticas, presidentes de partidos que hoy están aquí presentes y representantes de los mismos, la voluntad de haber impulsado esta propuesta; a los líderes parlamentarios de Diputados y de Senadores.

Y desde luego, al Ejecutivo que ha tenido la voluntad de avanzar en estos asuntos que parece para muchos, son incómodos al poder, no, no es cierto, yo creo que es de ayuda al poder en el ejercicio de función ética que es hacer el bien y provocar el mejoramiento de la sociedad.

Muchas gracias.

(A CONTINUACIÓN HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)