Si me permiten, quisiera hacer algunos comentarios últimos después de haber escuchado ampliamente. Quisiera, además, que vayamos rápido, no sé han estado antes aquí, en Los Pinos, en la parte de lo que es el área posterior, la parte de afuera de Los Pinos.

Pero la casa emblemática, que es la casa Miguel Alemán, y a mí me gustaría, si me lo permiten, que fuéramos muy rápido y tomarnos una fotografía todos, en grupo, a lo mejor así de manera desordenada, no estaba planeado, pero quisiera que pudiéramos tomarnos una fotografía ahí.

Primero, quiero decirles lo siguiente. Me ha dado muchísimo gusto escucharles. Sé que hay muchos más que quisieran participar, pero quienes ya tuvieron la oportunidad de hacerlo en este espacio, de verdad, los felicito, porque es un gusto y una enorme satisfacción escuchar de viva voz lo que ha sido su experiencia personal, lo que consideran debe hacerse en el deporte, lo que han sido experiencias propias y de compañeros que están en distintas disciplinas.

Y, sobre todo, una gran emoción y el gran orgullo que tienen de ser parte de esta representación que México ha tenido en Río 2016.

Como decía alguno de ustedes, no se trata que me hayan dado aquí el mensaje de que: no trajimos medallas. México avanzó, y dio pasos cualitativos en términos de mejoras significativas en distintas disciplinas, en lo que, sin duda, es parte de todo un proceso de evolución, de cambio positivo para el deporte nacional.

Como Gobierno, y creo que mi Gobierno ha estado siempre en la mejor voluntad y disposición de apoyar y respaldar al deporte, de encarar, sin duda, retos que tienen que ver con modificar o hacer cambios de fondo, que como decía Rommel Pacheco, a veces hay que entrarle a las resistencias, pero será para bien del deporte y será para bien de México.

Y esa será la mística de mi Gobierno que tenga hacia adelante, en los distintos ámbitos donde nos estamos desenvolviendo y en el diario quehacer público, pero, también, de manera muy señalada, dentro del deporte.

Yo estoy convencido que en este espacio, aquí están jóvenes que son promesas del mañana para obtener medallas. Pero no sólo eso, porque no se puede considerar que la medalla sea el único resultado, quizá el más emblemático, pero resultado único de lo que es el esfuerzo y el empeño.

Hay competencias mundiales a lo largo, de que aquí a que llega la próxima Olimpiada, Tokio 2020, pero, la verdad, es que año con año hay competencias mundiales, en donde hay participación de nuestras delegaciones y donde van ocupando en cada una de ellas mejores lugares.

Yo quiero dejar ante ustedes este compromiso para seguir apoyando y respaldando el deporte nacional.

Pero creo que esta justa deportiva de Río 2016 nos da una gran oportunidad de replantearnos, de revisar qué ha funcionado, qué debe mejorarse y por dónde tomar camino.

Y como Diego planteaba hace un momento, lo importante es tener certidumbre. Ustedes, como deportistas, tener certeza de hacia dónde van y qué van a hacer, y cómo van a estar apoyados y respaldados, para seguirse preparando, para que no tengan que sufrir, a veces constante, la incertidumbre de qué vendrá.

Creo que el deporte necesita tener certeza. Yo la que tengo que dar de forma institucional es qué va a ocurrir con la dirección del deporte. Alfredo lo sabe, por eso es que lo ven con esa cara. Así, medio larga.

Pero yo quiero que Alfredo se mantenga al frente de la Comisión Nacional del Deporte. Quiero que Alfredo siga siendo quien lleve la representación y el esfuerzo gubernamental en el deporte, porque sí sabe de deporte. Conoce el deporte; ha estado cerca de ustedes, y ustedes lo han dicho. Él lo ha compartido. Y creo que este resultado nos debe llevar a mejorar lo que hemos alcanzado.

Por eso, una primera determinación y que da certidumbre, es que Alfredo Castillo siga al frente de la CONADE.

Y quiero pedirles que, ustedes ya lo conocen, lo importante es que ya lo conocen. Esto no puede estar sujeto a cambios solo porque nos dejamos llevar por una polémica, un debate, y a veces de quienes no conocen lo que realmente ocurre dentro del deporte.

Ustedes sí lo viven todos los días. Conocen de este ámbito, y Alfredo se ha involucrado, lleva menos de un año de estar al frente de la CONADE, impulsando cambios. Y creo que esos cambios tienen que ser con una gran convergencia con el Comité Olímpico Mexicano, Carlos, en donde tú has señalado con toda claridad, hay una amplia voluntad para hacer equipo, para sumar esfuerzos.

No podemos estar divididos y menos enfrentados. Creo que debemos hacer converger los esfuerzos del Comité Olímpico Mexicano y también los que hace el propio Gobierno, para que, sobre todo, en esto, creo que será muy importante, ser bien abiertos y transparentes.

La sociedad mexicana tiene todo el derecho de conocer en dónde están los esfuerzos que se están realizando, cómo se están llevando a cabo, cómo se está apoyando a cada uno de nuestros deportistas y que depare a cada uno de ustedes, que es ésta una delegación muy joven, un futuro muy alentador y, sobre todo, de mayores triunfos, de mayores logros en lo que venga hacia adelante, en su participación en el deporte.

Como Presidente de México ésta será prácticamente la única Olimpiada que me toque vivir en este carácter, como Presidente de México. Pero estoy seguro que, ya no siendo Presidente, entonces, podré ver el triunfo, el éxito que muchos de ustedes están alcanzando en futuras justas deportivas.

Ese es mi deseo. Les deseo todo lo mejor. Que les vaya muy bien, que se sigan entregando a esto que tanto les gusta, que lo hagan además con mayor certidumbre, con apoyos, sí, que tengan, de la Comisión Nacional del Deporte, del Comité Olímpico, de quien corresponda, pero que tengan certeza y eso les depare también la oportunidad de construirse un futuro en lo que hagan en el deporte y en lo que lleven hacia adelante, una vez que dejen la práctica del deporte, cuando llegue la etapa de la edad y del retiro. Pero eso será mucho más adelante.

Yo les deseo el mayor de los éxitos. De verdad que me quedo con un gratísimo sabor de boca, al escucharles a ustedes, al reconocer a nuestros medallistas.

Pero reconocer a todos, a cada uno de ustedes. Varios de ustedes lo señalaron: Nos dar orgullo haber representado a México, y así lo deben de sentir.

Qué gran satisfacción haber alcanzado un lugar muy pequeño o único, un espacio muy reducido, que hay para muy pocos, de más de 120 millones de mexicanos, de poder calificar para estar en distintas justas o competencias aquí, en Río 2016, en diferentes disciplinas.

Y ustedes lo lograron. Lograron calificar, lograron alcanzar esa posición y representar a México.

Les deseo mayores éxitos en el futuro.

Gracias por ser dignos representantes de nuestro país.

Gracias por emocionarnos. Así lo han hecho con su Presidente y con muchos mexicanos, que, estoy seguro, quieren más, pero también estoy seguro, tienen puesta toda su confianza en ustedes, que en el día de mañana habrán de darle mayores glorias, mayores éxitos a nuestro país y ustedes, en su logro muy personal, que estén teniendo en su participación deportiva.          

Felicidades a todas y a todos ustedes.