El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, afirmó hoy que en el marco de la 24ª Cumbre Iberoamericana, que se lleva a cabo en este puerto con la presencia de mandatarios y representantes de los países de la región, “el intercambio de experiencias en torno a la educación, la cultura y la innovación nos permitirán contar con nuevos elementos para hacer frente a los grandes retos que tienen nuestras sociedades”.

Aseguró que hace 23 años, la idea de una Cumbre Iberoamericana se materializó por primera vez en México; “hoy que regresa a nuestra nación, se presenta una oportunidad idónea para darle un nuevo impulso y una nueva misión, al servicio de los 650 millones de iberoamericanos”.

Tras informar que México respalda con decisión a la ciencia, y tan sólo en 2015 el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) tendrá un presupuesto de más de 37 mil millones de pesos, el Primer Mandatario resaltó que la ciencia y su aplicación práctica reflejada en diversas tecnologías son esenciales para elevar los niveles de bienestar individual y colectivo en nuestras sociedades.

En la ceremonia de entrega del “Premio México de Ciencia y Tecnología”, el Titular del Ejecutivo mexicano señaló que la experiencia internacional demuestra que invertir en ciencia y tecnología, en innovación y en desarrollo, es un camino seguro para el crecimiento económico sostenido de largo plazo.

Precisó que el presupuesto del CONACyT para el próximo año refleja “un incremento nominal de 46 por ciento respecto al que se invertía hace apenas dos años, cuando inició esta Administración”.

En el evento, en el que también clausuró el Foro “Repensar Iberoamérica: Construyendo el Futuro”, el Presidente Peña Nieto puntualizó que el objetivo es “que la inversión pública y privada en ciencia y tecnología llegue a ser, al menos, de uno por ciento del Producto Interno Bruto. Sí, reconocemos que partimos de una inversión muy inferior a la que hacían otras naciones de mayor desarrollo, y que en México era apenas del 0.4 por ciento con respecto al PIB”.

Señaló que “nuestro compromiso con la generación del conocimiento también queda patente en el premio que hoy estamos entregando, México de Ciencia y Tecnología, el máximo galardón que desde 1990 otorga el Gobierno mexicano a los investigadores de Iberoamérica”.

En esta ocasión, los doctores Juan Carlos Castilla, Víctor Alberto Ramos y Carlos Martínez Alonso, fueron merecedores de este reconocimiento del Gobierno de México. En el evento estuvieron presentes el Rey de España, Felipe VI, y los Presidentes de Chile, Michelle Bachelet; de Perú, Ollanta Humala; y de Uruguay, José Mujica.

El Presidente de México dijo que ésta es una oportunidad para recordar las contribuciones que durante siglos han realizado los científicos al avance de la humanidad; mujeres y hombres que de manera rigurosa, por medio de observación y la experimentación, han ampliado nuestra comprensión y conocimiento de la naturaleza y del universo.

Más aún, en la ciencia están las respuestas a los desafíos que la humanidad y el planeta enfrentan actualmente, expresó. Dijo que los avances e invenciones que ayer asombraron hoy parecen tema común, y como ejemplo citó los plásticos, la penicilina y el rayo láser, que hoy son parte ya de nuestra vida cotidiana.

Indicó que el Foro Repensar Iberoamérica ha sido una muestra clara de la inagotable creatividad y talento presentes en nuestra región.

El Titular del Ejecutivo mexicano aseveró que el espíritu de Repensar Iberoamérica, “nos ha permitido tener una definición más amplia y actualizada de lo iberoamericano: de Baja California a Tierra Fuego, de las Islas Galápagos a los Baleares, compartimos el anhelo de construir una Iberoamérica a la altura de la riqueza histórica, artística, cultural y científica que nos hermana; una Iberoamérica moderna e innovadora, capaz de impulsar el desarrollo democrático y social de nuestras naciones; una región trasatlántica que trabaja para ofrecer a sus ciudadanos entornos idóneos para su plena realización personal”.

Repensar Iberoamérica, continuó, “es descubrir nuevos caminos para alcanzar las metas que compartimos. Concluimos así uno de los ejercicios de reflexión más incluyentes y profundos en la historia de nuestras Cumbres”.

LA CULTURA ES LA MEJOR PALANCA QUE TIENE IBEROAMÉRICA PARA PROYECTARSE A TODO EL MUNDO: FELIPE VI

Por su parte, el Rey de España, Felipe VI, afirmó que la mejor palanca que tiene Iberoamérica para proyectarse a todo el mundo es la cultura que comparten las naciones de la región, hecha de valores humanos como la tolerancia y la solidaridad con los demás.

Consideró que si los países que forman parte de la Conferencia Iberoamericana trabajan por afianzar y enriquecer su potencia cultural, y a través de ella consolidar y multiplicar el beneficio social y económico que genera, así como por garantizar la movilidad de su talento, de sus estudiantes, creadores, artistas y científicos, así como de profesionales, empresarios y académicos, “entonces estaremos realmente haciendo una aportación seria, histórica y de impacto transformador a nuestra mejora general y a la de todo el mundo”.

Dijo que “estamos en un mundo donde hay que articular alianzas, hay que aunar esfuerzos, hay que realizar un trabajo común, hay que dar respuestas colectivas a desafíos que son colectivos”.

Y nosotros, añadió, “tenemos un sistema institucional iberoamericano, la Conferencia y las Cumbres, que nos proporcionan un ámbito de encuentro donde compartir experiencias, intercambiar visiones y proyectarnos en definitiva a todo el mundo”.

Asimismo, explicó que la cultura de Iberoamérica es una de las expresiones más reconocidas de la civilización mundial, “y debemos hacerla valer para proyectarnos en él, para exportar esos valores que nos ayudan a conseguir que nuestra vida individual y colectiva en sociedad, sean mejores”.

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN, TERRENO FÉRTIL PARA LA COOPERACIÓN ENTRE LOS PAÍSES IBEROAMERICANOS: MICHELLE BACHELET

La Presidenta de la República de Chile, Michelle Bachelet, señaló que los premios entregados permiten “dar visibilidad y poner de relieve los aportes de la ciencia y la tecnología a los desafíos de desarrollo que enfrentan nuestras sociedades en distintos ámbitos: en materia social, salud, educación, alimentación, medio ambiente; por cierto, en ámbitos también productivos como la industria agroalimentaria, minera, forestal, por mencionar sólo algunos”.

Destacó la importancia de la cooperación entre países para abordar problemáticas comunes, con el aporte de las instancias regionales. “La ciencia, la tecnología y la innovación representan un terreno muy fértil para la cooperación entre los países iberoamericanos, desde sus fortalezas y particularidades”, dijo.

Apuntó que “para países como los nuestros, un área clave es sumar a lo privado, porque este capital debe ser entendido como lo que es: un patrimonio que nos pertenece a todos y que por ende debe ser incrementado entre todos”. Añadió que “otra de las claves es entender que los resultados de la ciencia y su posterior aplicación se inscriben en el largo plazo”, por lo que se requiere de formación en capital humano, laboratorios y equipamiento adecuados, así como estabilidad para que los frutos de la investigación puedan desplegarse en plenitud.