• Él encarnó esa unidad a lo largo de su trayectoria como ser humano y como servidor público, afirmó.
  • Fue un puente entre el servicio público y la comunidad artística y cultural, hasta el punto de borrar
  • Su gran legado, lo que perdurará en el tiempo, serán las instituciones que construyó, subrayó.

El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, encabezó hoy el homenaje luctuoso a Rafael Tovar y de Teresa, Secretario de Cultura, en el que aseguró que “hoy más que nunca, los mexicanos debemos mantener y fortalecer nuestra unidad en lo esencial, y lo esencial es nuestra cultura y nuestra identidad”.

“Gracias, Rafael, por haber encarnado esa unidad a lo largo de tu trayectoria como ser humano y como servidor público”, expresó.

En el Centro Nacional de las Artes, cuya creación impulsó Tovar y de Teresa, el Primer Mandatario puntualizó que “la cultura es la raíz de la unidad entre los mexicanos. La cultura crea puentes; Rafael Tovar y de Teresa fue un puente entre el servicio público y la comunidad artística y cultural hasta el punto de borrar las diferencias”.

“En todo momento, Rafael fue un factor de unión” y fue conciliador de personas y corrientes de pensamiento, agregó.

El Presidente de México aseguró que Tovar y de Teresa “comprendió que la cultura es nuestra fuente de identidad y de proyección hacia el futuro. Por eso, se propuso como misión de vida que los mexicanos y el mundo nos conociéramos mejor a través de ella”.

Dijo que las políticas culturales que impulsó fueron resultado de la conjunción inusual de dos esencias: la de hombre de cultura y la de hombre de Estado.

Destacó que “su gran legado, lo que perdurará en el tiempo, serán las instituciones que construyó. Al frente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, en tres Administraciones distintas, dejó una huella profunda en las políticas culturales que, como pocos, creó y enriqueció”.

Expuso que al Centro Nacional de la Artes lo imaginó “no sólo como un espacio físico para difundir la cultura, sino como un lugar con vida propia donde los artistas y creadores se forman y las familias conviven en torno al arte”.

Asimismo, “promovió y estimuló a los creadores, fomentó la música y el cine, fue fundador del Canal 22, creó el Centro de la Imagen, el Sistema de Fomento Musical y el Programa de Desarrollo Cultural Infantil, Alas y Raíces”.

La importancia de su tarea, añadió, “llevó a la creación de la Secretaría de Cultura, de la cual fue su primer titular”. Recordó que el último de los 12 sitios que él logró que fueran reconocidos por la UNESCO como Patrimonio Mundial fue el Sistema Hidráulico del Acueducto del Padre Tembleque, en los estados de México y de Hidalgo.

El Presidente Peña Nieto mencionó que la pasión renacentista de Tovar y de Teresa “lo llevó a traer a México, en esta Administración, las exposiciones de Leonardo y de Miguel Ángel, así como la réplica de la Capilla Sixtina, entre muchos otros proyectos”.

“Rafael quería que todos los mexicanos tuvieran acceso a las máximas expresiones culturales del mundo. Su pasión por democratizar la cultura sólo era igualada por su trabajo para impulsar la creatividad de los artistas mexicanos”, enfatizó.

Resaltó que fue “digno heredero de la mejor y más generosa tradición cultural mexicana; una tradición conformada por un patrimonio histórico y cultural que nos enorgullece por creadores e intérpretes excepcionales, por originales pensadores que han reflexionado sobre el arte y el devenir del mundo”.

Afirmó que “supo poner las herramientas del Estado a favor de los creadores y de la defensa del patrimonio artístico y cultural de nuestro país”, y apuntó que “la mejor manera de honrar su memoria es mantener vivo su ejemplo de amor a México y de entrega absoluta a todas las manifestaciones de la cultura y el arte, donde Rafael Tovar aportó lo mejor de su talento”.

“La cultura en México recordará a Rafael Tovar y de Teresa junto a grandes figuras que en su momento histórico apoyaron la creatividad artística, fortalecieron nuestra identidad y defendieron nuestro patrimonio cultural” y dijo ver en él a un digno heredero de Ignacio Manuel Altamirano, Justo Sierra, José Vasconcelos y Jaime Torres Bodet. “Estoy seguro que el juicio de la historia sobre él, precisamente lo habrá de poner en el altar de estas grandes figuras que han servido a México”.

Al reiterar sus más sentidas condolencias a sus familiares, el Presidente de la República señaló que a Rafael Tovar y de Teresa le “corresponde la autoría de uno de los capítulos más importantes de la política cultural de nuestro país. La cultura no sólo entendida como el conjunto de las artes, las humanidades, las letras y el pensamiento, sino como el universo de expresiones de nuestros pueblos”.

Mencionó que “con espíritu visionario y siempre con gran energía, desde muy joven comprendió que protegerlas y difundirlas sería su manera de honrar y servir a México. Amó profundamente a México, amó nuestras civilizaciones milenarias, nuestra historia virreinal, el México independiente”.

Apuntó que “amó nuestras tradiciones, nuestro arte, literatura, música y cine. Su extraordinaria sensibilidad desarrollada a partir de la música, le permitió abrirse camino en las otras artes”.

Aseveró que como Presidente de la República y como compañero de trabajo lamenta de manera profunda la pérdida de quien fuera su Secretario de Cultura. “Fue un hombre extraordinario, más allá de su talento personal y profesional, por sus cualidades muy íntimas, por sus cualidades de ser humano, buen amigo, entregado siempre al mejor consejo”.

México te recordará siempre como un hombre que desde la cultura y con entrega total y absoluta a su vocación sirvió a México. “Que descanse en paz, Rafael Tovar y de Teresa”, concluyó.

El Presidente Enrique Peña Nieto montó dos guardias de honor, la primera, acompañado por familiares, y la segunda por integrantes del Gabinete Legal del Gobierno de la República.

ERA UN HOMBRE EJEMPLAR QUE HIZO Y DIO TODO POR SU FAMILIA Y POR MÉXICO: RAFAEL TOVAR LÓPEZ PORTILLO

Rafael Tovar López Portillo, afirmó que su padre fue “un hombre ejemplar, que hizo y dio todo por su familia y por México, que no flaqueó ni al final”.

Expresó que “hoy, más que nunca, y después de recibir incontables muestras de cariño, apoyo y solidaridad, y de escuchar el respeto y admiración con la que la gente se refiere a él, estoy orgulloso de llevar el nombre de mi padre”.

Señaló que lleva el nombre de un mexicano patriota, de un mexicano ejemplar que trabajó sin vanidad y con el único propósito de hacer y dejar un país mejor. Ese, agregó, “es su gran legado”.

Destacó que además de haber sido promotor cultural, diplomático, político, historiador y escritor, “fue también, y por sobre todas las cosas, esposo, padre, abuelo, hermano y amigo”.

FUE UN ADMIRABLE E INCANSABLE PROMOTOR DE LA CULTURA: CARLOS PRIETO

Carlos Prieto, destacado cellista y miembro de la comunidad artística, afirmó que Rafael Tovar y de Teresa fue “un admirable e incansable promotor de la cultura y un ejemplar y auténtico servidor público”.

Dijo que siempre mantuvo una actitud receptiva, dotado de gran inteligencia, de una imaginación desbordante y con un talento innato para escuchar, conciliar y negociar.

“La inagotable curiosidad intelectual y artística de Rafael lo incitó, desde muy joven, o para ser más preciso, desde niño, a ser un lector empedernido, un adicto incurable de la música, y a interesarse por cuanto estuviera relacionado con el mundo de la cultura, de la política y de la diplomacia”.

“En Rafael se dio el caso insólito de que coincidieran sus enciclopédicos conocimientos en muy variados campos de la cultura, con una formidable capacidad de trabajo, de acción, de diálogo con todos los sectores”.

Por lo anterior, consideró que “la deuda de México, la deuda de gratitud que todo México ha contraído con Rafael es impagable”.

Por ello, pidió: “contribuyamos todos a emular a nuestro inolvidable amigo; es el mejor homenaje que le podemos rendir”.