Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Me da mucho gusto saludar a los integrantes del Gabinete del Gobierno de la República, particularmente a las áreas responsables de educación, y de todo el proceso de reconstrucción que estamos llevando a cabo en distintas entidades que resultaron afectadas por los efectos de los Huracanes Ingrid y Manuel.

En este acto me da mucho gusto saludar a un querido amigo, a don Mario Vázquez Raña, Presidente de Organización Editorial Mexicana; a su distinguida esposa, Presidenta de la Fundación; a distintos miembros de la directiva de esta organización que están aquí, con nosotros.

Particularmente quiero saludar con respeto y con gratitud por su presencia al dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, a Juan Díaz; a miembros del Comité Ejecutivo Nacional, que identifico entre los asistentes a este acto.

Gracias por estar aquí presentes.

Y a los señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

En primer lugar, quiero decirle a don Mario: Muchas gracias, en nombre de todos los mexicanos por este gesto de solidaridad para con México, a partir de los daños ocasionados, insisto, por los efectos climáticos que hace dos meses, prácticamente, resentimos en nuestro país, tanto en las entidades de la costa, del Golfo de México, como del Pacífico, 20 entidades que resultaron afectadas en distingas magnitudes, en distintas formas y en distintos tamaños.

Y, como es conocido por el público, fue Guerrero la entidad que resultó con mayores daños y que para esta entidad en particular, hace apenas algunos días, anunciamos un programa no sólo para reconstruir los daños ocasionados, sino para que, actuando con justicia para con esta entidad, emprendiéramos acciones de reconstrucción y de ampliación de la infraestructura que en distintos ámbitos esta entidad merece tener.

Es así como hemos reaccionado ante los efectos que tuvimos por estos eventos climáticos, y de manera particular quiero ante ustedes subrayar este gesto de solidaridad que Organización Editorial Mexicana tiene para con los mexicanos, que se suma a los gestos que personas y organizaciones tuvieron para con todo México ante estos fenómenos que tuvimos hace unos meses.

Pudimos apreciar cómo muchos mexicanos y distintas organizaciones se solidarizaron para con los mexicanos que lamentablemente tuvieron pérdidas, tuvieron afectaciones en su patrimonio y que lamentablemente arrasó con buena parte de la infraestructura que se tenía en algunas comunidades y algunas partes de la República Mexicana.

Éste es un gesto de solidaridad que acredita el espíritu de solidaridad que tenemos los mexicanos frente a contingencias, frente a momentos de adversidad, y que a partir de los esfuerzos institucionales que se desplegaron para hacerle frente a este evento, o a estos eventos, sin duda, es de significarse la solidaridad mostrada por miles de mexicanos que aportando aquello que podían dar o más allá de ello, inclusive.

Pero siempre con ese espíritu de solidaridad, lo cual es digno de destacarse y reconocerse desde este espacio y desde varios momentos y desde varios espacios donde lo hemos hecho, reconociendo y agradeciendo la solidaridad de todos los mexicanos para con sus hermanos que lamentablemente han pasado por momentos difíciles frente a esta contingencia.

En nombre de los mexicanos y del Gobierno de la República, hoy le agradezco a Organización Editorial Mexicana este gesto que está destinado a la reconstrucción y construcción de 60 nuevas escuelas.

Varios pudimos observar, don Mario, que los daños ocasionados parecía se daban en viviendas, en carreteras, en autopistas, en puentes y pocas veces se habló o se dijo, pero quizá no se destacó lo suficiente, los daños y afectaciones que tuvieron distintas escuelas en el territorio nacional.

Fueron más de cuatro mil 500 escuelas que tuvieron distintos tipos de daños; 370 escuelas tuvieron graves afectaciones.

Y, hoy, estamos, precisamente, desde entonces instruimos a la Secretaría de Educación Pública para emprender una acción de reconstrucción.

Por eso, este apoyo solidario, este apoyo en especie para la construcción o reconstrucción de 60 escuelas, resulta muy valioso y altamente significativo, porque está orientado a apoyar un ámbito en el que el Gobierno de la República tiene una de sus mayores prioridades, que es la educación de la niñez y la juventud de nuestro país.

De todos es conocido los esfuerzos que hemos emprendido desde el inicio de esta Administración para elevar la calidad de la educación de nuestro país.
De hecho, una de las cinco grandes metas nacionales trazadas desde el inicio de la Administración está enfocada, está orientada, precisamente, a trabajar por la educación para todos los mexicanos.

Y en ese propósito es que hemos emprendido varios programas que hemos anunciado públicamente, que están, insisto, orientados a elevar la calidad de la educación, empezando por un nuevo marco legal, que se inscribe dentro de la Reforma Educativa que, con el consenso y participación de todas las fuerzas políticas, fue posible lograr.

Y en el que se convoca, especialmente, a los maestros que son parte activa y fundamental de este proceso para, realmente, lograr una educación de mayor calidad, a los padres de familia, a los propios alumnos y, sin duda, a las autoridades que estamos involucradas y que tenemos responsabilidad para asegurar que las próximas generaciones tengan mejores herramientas, tengan mejores elementos, mejores insumos, y una mejor preparación y formación para participar en un mundo global, de mayores exigencias.

Y, sobre todo, mayores oportunidades de insertarse en la actividad productiva en el mercado laboral de nuestro país, que cada día será más demandante y más exigente, en cuanto a las habilidades y capacidades que exijan de cada mexicano.

Estamos trabajando para elevar la productividad de nuestro país.

Y, en consecuencia, el mercado laboral cada vez será más exigente y, por eso, la apremiante necesidad de asegurar que las futuras generaciones estén preparadas, debida y adecuadamente preparadas para incorporarse a la actividad productiva.

Yo quisiera, en este marco y agradeciendo nuevamente esta aportación que Organización Editorial Mexicana hace en favor de los mexicanos y en favor de la educación, contribuyendo con esta construcción y aportación de 60 escuelas a distintas entidades del país, donde hubo afectaciones por los efectos climáticos que ya he referido, quisiera en el marco de este acto hacer referencia a la inversión que en materia educativa estaremos llevando a cabo el próximo año, a partir del presupuesto que ha sido aprobado por la Cámara de Diputados.

Y donde una vez más expreso reconocimiento, y quiero aquí testimoniarlo, a la solidaridad pero, sobre todo, al gran sentido de responsabilidad que han tenido los Diputados para aprobar un presupuesto que, sobre todo, a partir de la Reforma Hacendaria, precisa que la prioridad del gasto estará en educación, en infraestructura, en salud y no en más burocracia.

Ésta es una de las precisiones que, además, se ha elevado a rango de ley para evitar mayor gasto en burocracia y sí en el gasto que deba llevarse a cabo en mejores servicios, de mayor calidad para todos los mexicanos en los rubros que he señalado.

En materia educativa, particularmente, vale la pena destacar lo siguiente.

Para el 2014 la inversión será de 592 mil millones de pesos en educación, lo cual representa el gasto más importante que históricamente se haya realizado en esta materia.

Y no sólo por el impacto o el efecto inflacionario que tenga la inversión que se ha dado a esta asignatura de educación, sino que realmente la inversión crece en lo que va de esta Administración 15 por ciento. Esto precisa la relevancia y trascendencia e importancia que tiene para el Gobierno de la República la educación en nuestro país.

Qué debo destacar dentro de los programas que considera la inversión que habrá de realizarse en educación.

Escuelas de excelencia, para abatir el rezago educativo que se tiene, especialmente en lugares apartados, recónditos de la geografía nacional y que a veces por esa condición hay rezago en la infraestructura y en las condiciones que debe tener la infraestructura educativa para una buena educación de nuestros niños. En este rubro habrán de invertirse ocho mil 600 millones de pesos.

El Programa de Escuela Digna, que es una inversión destinada precisamente a asegurar una óptima infraestructura de nuestras escuelas, que estén en mejores condiciones para prestar los servicios educativos.

Aquí habrán de invertirse tres mil 330 millones de pesos, prácticamente se duplica o crece 70 por ciento la inversión en esta asignatura.

No es menor el programa que hemos emprendido y que hemos hecho más que público de asegurar que los niños de quinto y sexto de primaria tengan una computadora o una tableta. Es un tema que se estará valorando en términos del avance tecnológico que hoy se tenga, pero que sirva como un insumo o como una herramienta más para lograr una mejor educación.

Este programa ha iniciado este año en tres entidades, en una fase piloto y el próximo año considera una inversión de más de mil millones de pesos, precisamente, para ampliar este programa y seguir creciéndolo y asegurando que más niños cuenten con esta herramienta y tengan este beneficio.

También está el rubro en cultura, que tendrá una inversión de 18 mil 348 millones de pesos para el próximo año.

Destaco estos rubros porque me parece que es de reconocerse y mencionarse el apoyo y decido respaldo que ha habido de la Cámara de Diputados a la propuesta que hicimos del Prespuesto para el próximo año, que pone especial énfasis y subraya el gasto que debe haber en educación.

Con la participación decidida y comprometida de las maestras y maestros de México, de los padres de familia y de las autoridades responsables, especialmente de educación, estamos caminando en la ruta de asegurar una mejor educación para la niñez y juventud de nuestro país.

Ese es el propósito de lo que hemos iniciado, hoy, a hacer y a ello se suma la solidaridad y la generosidad de quienes creen en la educación, consideran que la educación es parte fundamental del desarrollo de nuestra sociedad, y en ello reconozco el gesto que hoy Organización Editorial Mexicana tiene para con los mexicanos y en esta adhesión que hace a este esfuerzo y a esta prioridad que tiene la educación para el Gobierno de la República.

Muchas gracias don Mario Vázquez Raña por este gesto.

Muchas gracias a su distinguida familia, la cual le acompaña y a quienes participan dentro de esta Organización.

Agradezco su presencia y agradezco este gesto.

Muchísimas gracias.