-MODERADORA: Enseguida hace uso de la palabra el doctor José Antonio Meade Kuribreña, Secretario de Relaciones Exteriores.

-SECRETARIO JOSÉ ANTONIO MEADE KURIBREÑA: Muy buenas noches tengan todos ustedes.

Muy buenas noches, señor Presidente.

Muy buenas noches, señor Secretario General de la OCDE.

Señor Presidente del Senado de la República.

Señor Presidente de la Cámara de Diputados.

Señor Presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores.

Señores Secretarios de Hacienda y de Economía.

Señoras y señores Legisladores.

Señor Presidente:

Muy agradecidos que nos haya recibido usted el día de hoy, en un evento que tiene gran importancia, porque nos permite hacer memoria de varios hitos importantes en la relación entre México y la OCDE.

Y la relación entre México y la OCDE se empezó a construir a principios de los 90.

La intención del entonces Secretario Gurría, de Relaciones Exteriores, de buscar un acercamiento con la OCDE que se materializó cuatro años después de los primeros contactos, en 1994.

Este 18 de mayo que recién terminó, se celebran en México 20 años ya de membresía de pleno derecho en la OCDE.

Son 20 años de contar con parámetros de desarrollo y de eficiencia que la OCDE provee.

Son 20 años de métricas claras de comparación internacional.

Son 20 años de estar a la vanguardia en sistemas de evaluación y de estadística comparadas.

Son 20 años también de que México enriquezca con su experiencia los trabajos de la OCDE.

México hoy participa en cerca de 200 comités de y grupos de trabajo. Ello le permite estar al corriente de los temas importantes para el desarrollo, le permite conocer experiencias exitosas y mejores prácticas y le permite incorporar estas mejores prácticas en el diseño de su política pública.

Al mismo tiempo, le permite a la OCDE enriquecer su visión con lo que está sucediendo en la práctica con experiencias como las que aportan países como México.

Este acercamiento de la OCDE y de México, fue también el primer acercamiento de la OCDE con América Latina.

En 1994 México fue el primer país en incorporarse, de la región.

Hoy es parte de la membresía de la OCDE, Chile y están en proceso de serlo Colombia, Costa Rica y eventualmente Perú.

Esa incursión de la OCDE en Latinoamérica, muy bienvenida, esa incursión que hoy le permite a la OCDE acompañar los trabajos de la Alianza del Pacífico, empieza con la incorporación de México a la Organización.

Hace 20 años, el Secretario General de la OCDE, el Secretario General Johnston, que venía de tener una experiencia parlamentaria, consideraba importante que la OCDE expandiera sus vínculos más allá solamente de los gobiernos y que se acercara a los parlamentarios.

Fue México uno de los primeros países, a principios de los 90, en organizar espacios de encuentro y de diálogo entre parlamentarios mexicanos y expertos de la OCDE. Eso dio pie a los seminarios parlamentarios establecidos en 2003. Esa fue una experiencia valiosa para la Red de Parlamentarios, cuyos trabajos iniciaron en 2011.

Hay que reconocer, así lo hacemos en la Cancillería, el liderazgo del Diputado Eloy Cantú Segovia, en organizar esta relación de mutuo provecho para los parlamentarios, para los ejecutivos y para la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

Dirá la OCDE, que tuvo otros impactos esta relación. Desde que México tuvo el primer contacto con la OCDE, a principios de 1990, a la fecha, hemos clasificado siempre a la ronda de Octavo de Final.

Y los 200 comités en los que participamos, parecen ser un número mágico, porque coinciden con los más de 200 partidos que suman en la Selección Guardado y Rafael Márquez. Parece, en consecuencia, ser un número que permite acumular experiencia que puedan aportar en las materias Internacionales.

Muchas gracias, señor Presidente.

Muy bienvenidos sean todos ustedes.

-MODERADOR: Interviene a continuación el Secretario de Hacienda y Crédito Público, doctor Luis Videgaray Caso.

-SECRETARIO LUIS VIDEGARAY CASO: Muy buenas noches, señor Presidente de la República, Licenciado Enrique Peña Nieto. Señor Secretario General de la OCDE José Ángel Gurría, muchas gracias por la invitación a esta Reunión de la Red Parlamentaria Global de la OCDE, en la Ciudad de México.

Hace 20 años, como lo ha dicho hace un momento el Canciller José Antonio Meade, México suscribió el convenio en París, conforme el cual asumió las obligaciones como miembro de pleno derecho de esta Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

Ésta ha sido, sin duda, una relación fructífera, constructiva y muy útil para México. Y basta señalar que a principios de la década pasada, la presidencia del Consejo recayó en México, y desde hace ya varios años el Secretario General, es orgullosamente un mexicano.

En estos 20 años, en México ha ocurrido una transformación profunda de nuestra economía. Pasamos de ser una economía cerrada, a convertirnos en una de las economías más abiertas al mundo, una economía abierta al comercio, a la inversión y a los flujos de los mercados financieros. En materia comercial tenemos ya acuerdos de libre comercio con 45 naciones.

En ese lapso de 20 años, también los mexicanos logramos algo que parecía para muchos imposible, logramos convertirnos en una Nación con estabilidad macroeconómica, que superó las crisis recurrentes que teníamos, de inflación, devaluación y generación de pobreza.

Esto, sin duda, es el mérito de muchos mexicanos que participaron en los procesos de toma de decisiones gubernamentales, incluyendo, por supuesto, a José Ángel Gurría. Sin embargo, en estos últimos 20 años, o mejor dicho, en los últimos 30 años, el gran reto de México sigue siendo el crecimiento económico.

Vale la pena tener en mente algunas cifras.

Entre 1981 y el año pasado, la economía mexicana creció solamente a una tasa del 2.4 por ciento, en promedio, al año. Y si vemos únicamente los últimos 13 años; es decir, del 2001 a la fecha, al 2013, la economía creció apenas al 2.3 por ciento.

Esto quiere decir que a pesar de que hemos ganado las batallas de la apertura y la integración a la globalidad, y de la estabilidad, la gran asignatura pendiente sigue siendo el crecimiento económico. Y el crecimiento económico sostenido, que pueda realmente transformar el nivel de vida de una Nación, se logra a través de incrementos también sostenidos en la productividad.

Desafortunadamente, en México la tasa de crecimiento de la productividad promedio en los últimos 30 años es negativa. El promedio de crecimiento de la productividad es de menos 0.7 por ciento al año.

Si comparamos esta tasa de crecimiento negativa con la de otros países en desarrollo, como son Chile, Corea del Sur o Irlanda, que han tenido un crecimiento mucho más importante en estas décadas, observamos que un común denominador es que todas han tenido un crecimiento positivo de la productividad.

Así que el reto del crecimiento es el reto de la productividad, elevar nuestra productividad y hacerla accesible a todas las regiones, a todas las industrias y sectores de la economía. Esto es, democratizar la productividad.

Y para ello México, con el liderazgo del Presidente Enrique Peña Nieto, y con un trabajo extraordinario del Congreso de la Unión, el Senado de la República y la Cámara de Diputados han tomado la decisión de transformarse, de hacer cambios profundos en su estructura económica, en materia laboral, de competencia económica, telecomunicaciones, de mercado financiero, fiscal y, por supuesto, de energía, con un propósito fundamental: incrementar la productividad de forma sostenida, que se traduzca en mayor crecimiento y en mejores remuneraciones para las y los trabajadores mexicanos.

Y en este camino, hemos contado con un aliado importantísimo y enormemente útil, que ha sido la OCDE.

Desde el planteamiento original de las reformas, los análisis comparativos, los estudios de caso y recomendaciones específicas, en todos y cada uno de los procesos de transformación la OCDE ha sido un aliado fundamental.

Y ahora el reto, es el reto de la implementación, hacer que estas reformas que el Congreso de la Unión ha permitido se logren, se traduzcan en beneficios tangibles y reales para los mexicanos.

Y en este proceso de implementación, sabemos, porque así los vivimos de manera cotidiana, que tenemos el respaldo y la guía, el consejo que nos da la OCDE, su Secretario General y todo el staff de expertos, que no tienen comparación, por su profundidad y su capacidad técnica y analítica.

Quiero agradecer nuevamente a la OCDE y reiterar que es un privilegio participar en esta Reunión Parlamentaria convocada por la Organización, que reúne a tan distinguidos parlamentarios de distintos países en el mundo.

Muchas gracias.

-MODERADORA: Corresponde la siguiente intervención al Secretario General de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, doctor José Ángel Gurría Treviño.

-SECRETARIO GENERAL JOSÉ ÁNGEL GURRÍA TREVIÑO: Señor Presidente.

Señores Presidentes de las Cámaras de Diputados y Senadores.

Señores Legisladores.

Amigos.

Señor Embajador Pérez-Jácome.

Les agradecemos mucho la invitación.

Señor Presidente, es un honor, es un privilegio poder asistir a esta Residencia Oficial de Los Pinos, a esta reunión para compartir con usted los trabajos que estamos llevando a cabo.

El título de la reunión es: Las Reformas Estructurales.

Hemos tenido reuniones regularmente en París y hemos tenido reuniones ya en Chile, en Estocolmo, y ésta es la tercera reunión que hacemos fuera de la sede.

Seguramente que en los próximos años, hoy el señor Ito, el Diputado japonés, nos invitó a que algunas de las próximas reuniones sean por allá, en Japón, que acaba de cumplir 50 años de su entrada a la OCDE.

El tema de las reformas estructurales es un asunto que llevamos ya algún tiempo promoviendo y empujando, porque se nos acabaron las medidas monetarias y las medidas fiscales tradicionales, para crecer las tasas, ya están en cero o muy cerca. Ya los presupuestos, ya gastamos 30 o 40 puntos más del PIB, se acumularon de deuda en promedio de la OCDE, ya estamos como en cien por ciento de promedio de deuda sobre el PIB, cifras que empiezan a ser ya muy importantes, muy grandes. México está a buena distancia, afortunadamente.

Pero esto se generó como la única forma de evitar que la crisis hubiera sido mucho peor, mucho más prolongada, más aguda. Y entonces, empezamos a hablar de que el único camino que quedaba ya eran las reformas estructurales.

Estamos hablando del camino para poder sostener el crecimiento, para que las economías sean más incluyentes, para responderle a la desigualdad creciente en nuestras economías y también para hacerlas más verdes.

Las reformas estructurales producen esos doble o triple beneficios.

Y por eso, uno de los gritos de batalla de la OCDE, ha sido de: Vamos por lo estructural, el Go structural.

Es una cosa que. Estamos hablando cuando decimos de cosas estructurales, de educación, de competencia, de habilidades, y destrezas, de innovación, de todo el contexto regulatorio, de los impuestos, de los mercados de productos; del asunto de la igualdad de género, tanto en oportunidades de empleo, de educación, como de cuestiones de empresarialidad, y que aplicados con una correcta secuenciación y con simultaneidad, se refuerzan entre ellos y generan que tengamos mejores perspectivas económicas.

El Secretario de Hacienda hablaba de productividad, productividad, productividad.

Precisamente, estas reformas estructurales son la clave de la productividad, que a su vez será la clave de la competitividad.

Es curioso, es paradójico, si usted quiere, señor Presidente, que hay muchos países que han adoptado ya muchas de estas reformas, pero han sido, sobre todo, los que han tenido más dificultades.

España, Grecia, Irlanda, Portugal, se han convertido en los grandes reformadores y están empezando a ver muy importantes resultados de sus reformas.

Pero ya otros países que no habían estado en ese mismo ánimo, se están incorporando. El Presidente de Francia nos pidió iniciar un diálogo sobre la competitividad y la productividad; el nuevo gobierno italiano también en reformas para aumentar la productividad; en Alemania, para tener un crecimiento más incluyente y también trabajar en el sector servicios.

Acabamos de entregar nuestro informe económico en Canadá, con un énfasis en el tema del desempleo de los jóvenes; y en los Estados Unidos acabamos de, la semana pasada, de entregar un informe al gobierno americano sobre el tema de la desigualdad dentro de los propios Estados Unidos.

Con China y con el Primer Ministro Cameron. La semana pasada, en Londres, estábamos hablando también. Los chinos también nos dicen: y el tema de la productividad, el tema de la competitividad; es decir, no sólo países de la OCDE, sino un número creciente de países no miembros.

Aquí, señor, yo quisiera decir, y lo digo con mucho respeto, y lo digo también con mucha objetividad.

Todos estos países tienen una agenda de reformas, pero ningún país de la OCDE ha tenido un paquete de reformas tan ambicioso, ni tan exitoso, como lo ha tenido México.

Y lo digo aquí, en México, lo digo en mi país, lo digo frente al Presidente, que ha sido quien con su liderazgo y su Gabinete, y los señores legisladores, aquí muchos legisladores mexicanos que han apoyado y encaminado estos esfuerzos, México es hoy un país de referencia en términos de las reformas que ha emprendido.

Usted mismo desde, pocos días después de ganar las elecciones con su equipo de transición, nos convocó a una serie de instituciones para iniciar un diálogo sobre el programa económico, lo llamó usted: Mejores políticas para un desarrollo incluyente.

Todos ocurrimos a ese llamado, todos contribuimos con diferentes iniciativas, diferentes ideas, después incorporó usted muchas de estas ideas y muchas de estas contribuciones en el Plan Nacional de Desarrollo y el Plan Nacional de Financiamiento del Desarrollo, y está ahora después de una muy importante serie de reformas legislativas, inclusive de cambios constitucionales, en la etapa de la implementación, de la ejecución que, como sugería el Secretario Videgaray, es ahora la etapa obligada y la etapa necesaria.

Quisiéramos constatar, señor Presidente que estas reformas en materia laboral, de telecomunicaciones, de radiodifusión, de competencia económica; Reforma Educativa, Financiera, Fiscal, Energética y, también, la Reforma Política, porque la política hace posible las políticas.

Constituyen, como decía yo, objeto no sólo de reconocimiento, sino también de una especie de tecnología que probablemente sea exportable, señor Presidente, no sólo en la sustancia de las reformas, sino también de cómo se logran los consensos necesarios para poder hacer que estas iniciativas sean aprobadas.

Sabemos que hoy hay un gran esfuerzo de negociación entre todos los partidos políticos.

Decirles que sigan ustedes contando con la OCDE.

Señor Presidente.

Señores Secretarios de Estado.

Señores Legisladores de los distintos partidos.

De las Cámaras.

Con objeto de que la OCDE pueda seguirles aportando informaciones objetivas para que finalmente ustedes, el Ejecutivo, el Congreso, la opinión pública de México, los académicos de México, los sindicatos de México, el sector privado y productivo de México serán quienes formen los consensos y definan finalmente las políticas.

Pero en la OCDE con mucho gusto estaremos y seguiremos si ustedes nos lo solicitan, aportando los elementos de comparación para que ustedes vean qué ha funcionado, qué no ha funcionado, qué es más caro, qué es más barato, qué resolvió y qué no resolvió muchos de los temas que tenemos en nuestro país.

Es una etapa distinta, es una etapa más difícil esta de las leyes secundarias, son menos sexys, son menos noticiosas, son menos lucidoras para los partidos y para el Gobierno y para todo mundo, pero son importantísimas, porque de ellas depende claramente que se mantenga el espíritu que guió a los Legisladores y al Gobierno en las transformaciones originales.

También son momentos en los cuales los poderes fácticos tratan una lucha de retaguardias, de evitar que haya estos cambios que se lleven a feliz término.

Así es que, lo único que podríamos, al respecto, comentar, todos, señor, como legisladores de los países de la OCDE, la Administración de la propia OCDE, es felicitarlo, pero además decirle: Mantenga usted el rumbo, mantenga usted la velocidad y cuente con nosotros para seguirlos apoyando.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Escucharemos las palabras del Presidente de la Comisión de Evaluación de la Ley, de la Cámara de Diputados de Chile, Diputado Pablo Lorenzini Basso.

-DIP. PABLO LORENZINI BASSO: Señor Presidente de la República de México, señor Secretario General de la OCDE; Secretarios de Estado; presidente de las ramas, tanto del Senado como de la Cámara de Diputados; Anthony, amigo de toda la vida; señores parlamentarios.

Se me ha concedido el alto honor de decirle algunas palabras en presentación de los parlamentarios de la OCDE, por ser el más antiguo.

Aclaro, en Chile más antiguo no significa más viejo, para que quede esto registrado.

Y por eso en representación de los parlamentarios, celebrando lo que en algún minuto era un sueño, hace cuatro años partimos con integrar el Parlamento a la OCDE, algo que no existía, era sólo el Ejecutivo y otro tipo de organizaciones laborales y empresariales, pero quienes hacemos las leyes no estábamos presentes para materializar todas esas recomendaciones y sugerencias que la OCDE le entregaba a nuestros gobiernos.

Partimos con esto, y hoy día celebramos nuestra tercera reunión fuera de la sede de la OCDE en París. La primera fue en Chile, la segunda estuvimos en Suecia, hoy estamos en México.

Y yo quisiera recordar aquí a nuestro querido amigo Eloy Cantú. Cuántas reuniones bilaterales sostenía en París y él me miraba con envidia. El Parlamento se juntó con la OCDE en Santiago de Chile. Cuando México, somos los únicos dos países que somos miembros, hoy día, de la OCDE, espero que luego Colombia ingrese para tener más latinos.

Tenemos aquí a Natalia Díaz, que está por ahí, no es cierto; y a Michael Arce, de Costa Rica, espero que también siga; Patricia Jiménez, de Argentina; o sea, tener más potencia latinoamericana y que no sólo sea México y Chile.

Y la verdad es que es interesante este trabajo con la OCDE y nos sirve, y aquí México, también nuestra Presidenta recién estuvo aquí hace unos días, potenciando lo que es la Alianza del Pacífico y mirando también estos procesos de reforma que México está instaurando.

Nos ha gustado mucho lo que me han comentado varios, Eloy y otros parlamentarios de esto de la política de los consensos, de buscar para las reformas potencia entre todos en el tema tributario.

Nosotros estamos comenzando en el tema educacional y en esto puede ser México un espejo en el cual mirarnos.

Pero se supone que, como hablo en representación de los senadores y diputados que participan en esta reunión, es bueno también establecer que el trabajo que hemos hecho en el caso especial de Chile con la OCDE ha sido muy, muy productivo.

Hemos creado, y mañana la vamos a comentar, una comisión especial de evaluaciones de las leyes ex post.

Hemos tenido una serie de convenios con los técnicos en la OCDE en gobernanza, en política, en educación, que esto demuestra que el parlamento también es parte y la OCDE también nos considera.

Yo creo que debemos seguir profundizando, tengo el mayor de los respetos por los ejecutivos, por los gobiernos, señor Presidente, pero mi labor es parlamentaria.

Sé que a mi lado tengo a un Presidente de Congreso, yo ya fui Presidente de Congreso; tengo aquí un diputado que ahora es Ministro de Finanzas, quizá el camino va para allá o quizá más allá, algún día.

Porque Eloy, a Eloy Cantú lo conocí de Senador y después de Diputado, me confundo, no sé si será el día de mañana en otra reunión de Presidente, es un poco complicada la vida de los políticos.

Pero, sin lugar a dudas, creo que el mérito lo tiene aquí don Ángel Gurría y Anthony Gooch de haber aceptado esta propuesta que hicimos hace cuatro años de integrar al Parlamento a la OCDE, yo digo que ha sido positivo y nos queda mucho camino por recorrer.

Sin lugar a dudas, estaremos en Japón, estaremos en otros de los países, a futuro otra vez, quizá en algún latinoamericano, cuando ya esté Costa Rica, Colombia o Argentina; pero ojalá que no perdamos la oportunidad y nos cuesta a veces cada uno con su Ejecutivo, y aquí está el Presidente de México, de entender esta relación que es tripartita.

Entiendo que en el Ejecutivo se ve muy buena, pero el parlamento que hace las leyes es responsable de aprobar todas esas reformas, no es cierto, está el medio.

Creo que aquí se logran, no es cierto, un triángulo, iba a decir un trio, pero eso es mal visto, un triángulo muy adecuado.

Y por lo tanto, Presidente, gracias por recibirnos en su Palacio y para que endulce el día después de lo que ha tenido, quiero dejarle un pequeño recuerdo de nuestro país.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Muchas gracias.

-MODERADORA: Realiza su intervención el Diputado Eloy Cantú Segovia, Presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados.

-DIP. ELOY CANTÚ SEGOVIA: Permítanme en primer término agradecer al señor Presidente de la República el que haya aceptado la invitación para tener esta reunión que le formuló, a su vez, el Presidente de la Cámara de Diputados, José González Morfín.

Señor Presidente:

Gracias por aceptar esta invitación.

Segundo término. También una expresión de gratitud para el Secretario General de la OCDE, José Ángel Gurría por haber acordado que esta Tercera Reunión fuera de la sede, tuviese lugar en México.

Y finalmente en mi caso, yo quiero agradecer, también, al Presidente de la Cámara de Diputados que haya delegado en un servidor las palabras por parte de los congresistas mexicanos.

Muchas gracias, Diputado José González Morfín.

Señores Secretarios de Estado.

Señor Director de la Oficina de la Presidencia.

Senadora Presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores para Organismos Multilaterales.

Compañeras y compañeros legisladores.

No cabe duda que la reunión del día de hoy, de la Red Parlamentaria Global de la OCDE, empezó con el pie derecho.

Hemos tenido un día y una jornada, señor Presidente, en verdad, muy intensa.

De una gran cantidad de participaciones, pero sobre todo, de una gran calidad en los contenidos.

Ha habido, de parte de quienes están en esta mesa, una voluntad de verdaderamente entrar a fondo en los temas que hemos abordado el día de hoy.

Y se hizo con pleno respeto a la diversidad de posiciones políticas que tenemos nosotros.

Aquí hay la expresión plural, que es inherente a las asambleas democráticas, pero desde esas diferencias, que nos distinguen o nos separan, hay una gran coincidencia: todos estamos de acuerdo de que estas reuniones de las OCDE nos aportan mucho en lo que concierne en las mejores prácticas, lo que ha funcionado bien en unos países, lo que no ha funcionado.

Y nos permite compartir esas experiencias a cada uno de nosotros.

Esta reunión, digamos, hay de dos tipos: Ésta es multilateral, pero también hay reuniones bilaterales.

En los últimos 18 meses. Inclusive, previamente, recordaba yo con el Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, pero sobre todo, en los últimos 18 meses, el tema es México y sus reformas estructurales.

En todas estas reuniones recogimos de legisladores de países miembros de la OCDE, el interés por conocer más y mejor de qué se trataban, justamente, las reformas a las que hizo alusión el Secretario General de la OCDE y el Secretario de Hacienda.

Y luego, en la otra modalidad, en la modalidad de las reuniones bilaterales, como la que hemos sostenido entre otros países con los parlamentarios chilenos, de los cuales, ya escuchamos una voz de un decano muy apreciado, que es Pablo Lorenzini.

Lo cierto es que en ambas reuniones, multilaterales y bilaterales, quedó claro que México entraba en una etapa de grandes transformaciones.

Y estas Reformas Constitucionales que se han logrado, estos acuerdos políticos que se han alcanzado, lo hemos expresado nosotros, ha sido una expresión de la capacidad política que afortunadamente en México se ha dado bajo la Presidencia de Enrique Peña Nieto, con el Congreso de la Unión.

Se ha dado una voluntad compartida para establecer una interlocución que ha fortalecido la corresponsabilidad entre el Ejecutivo Federal y el Poder Legislativo Federal, de esa corresponsabilidad lo hemos explicado así, han nacido, justamente, estas reformas a las que se han hecho alusión.

La conducción política del Presidente ha permitido también que se establezca, desde el siguiente día del inicio de su mandato, al día siguiente, un Pacto que le dio la vuelta al mundo, y un pacto que entre los legisladores de la OCDE despertó enormemente interés, el Pacto por México.

Las reformas constitucionales, la primera etapa de las reformas, su antecedente inmediato es dicho Pacto por México.

A su vez, hoy, tenemos una serie de acuerdos políticos vinculados con el Pacto con diversas fuerzas políticas para llevar a cabo la legislación de carácter reglamentario.

Señoras y señores parlamentarios:

Lo que hemos comentado en reuniones con ustedes, en París, en Suecia o en Chile, o en reuniones bilaterales aquí lo reiteramos: Bajo un liderazgo que es incluyente.

Por qué. Porque adopta tesis no únicamente de su partido político, sino de otros partidos políticos.

En consecuencia, un liderazgo democrático y un liderazgo transformador, el Presidente de la República, junto con el Congreso de la Unión, nosotros también practicando con cultura democrática el reconocimiento de la diversidad, de la pluralidad política, reconociendo al otro, comprometidos con México y con nuestro mandato, hemos logrado llevar a cabo hasta hoy estas reformas.

Nos queda un camino por recorrer para verdaderamente aterrizar en una legislación secundaria eficiente las reformas que ya hemos logrado a nivel constitucional.

Hoy, nos asiste la confianza y la convicción de que dentro de ese diálogo democrático, y comprometidos con México, las fuerzas políticas mexicanas, junto con el Titular del Ejecutivo Federal y el Congreso de la Unión, llevaremos a cabo las reformas que reclaman los mexicanos que buscamos un México más justo, más productivo, como aquí se ha dicho, competitivo y que genere el número de empleos en cantidad y en calidad para el bienestar de los mexicanos.

Señor Presidente:

De nuevo, gracias por ser nuestro anfitrión.

Muy amable.

(A CONTINUACIÓN HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)