-MODERADOR: Tiene la palabra el contador público Mario Moreno Arcos, Presidente Municipal de Chilpancingo de Los Bravo, Guerrero.

-C.P. MARIO MORENO ARCOS: Señor Presidente Enrique Peña Nieto; señor Gobernador; señoras Secretarias y Secretarios; señores Senadores, Diputados Federales, Diputados locales.

Presidentas y Presidentes Municipales; a todos los distinguidos visitantes que hoy están en esta ciudad capital, sean bienvenidos.

Señor Presidente:

Es un gusto tenerlo nuevamente entre nosotros.

Para los chilpancinguenses, es un privilegio poderlo recibir aquí, en nuestra tierra. Está usted en su casa y entre amigos. Bienvenido una vez más.

Esta tarde, quiero dirigirme a usted en nombre de todos mis paisanos, pero en especial de aquellos que resultaron damnificados el pasado mes de septiembre.

Fundamentalmente, de la gente que lo ha perdido todo o casi todo, y de aquellos sectores más vulnerables de la población, que son los que han sufrido con mayor fuerza los embates de este desastre.

Por ello, cómo no reconocer y agradecer la respuesta oportuna de su Administración. La gran disposición institucional y de coordinación con los distintos niveles de Gobierno, y su interés personal en nuestra querida tierra.

Es necesario señalar que ante la dramática contingencia vivida en Guerrero, las acciones concretas emprendidas desde el primer momento, y que usted como Jefe de la Nación, encabezó de manera personal en todas y cada una de las regiones afectadas, fueron determinantes, porque nos brindó en medio de la confusión y la tragedia, confianza y certeza para hacer frente a este situación.

Como Alcalde de Chilpancingo, le agradezco el firme compromiso que usted hizo con todos los guerrerenses, otorgándonos su apoyo inmediato en temas tan importantes como la atención a damnificados, rehabilitación de vivienda, vialidades e infraestructura carretera.

Su invariable presencia en los momentos más difíciles, su apoyo incondicional al gobierno que encabeza nuestro amigo Ángel Aguirre, así como a todos y cada uno de los municipios afectados, nos dejó la agridulce certeza de que no estamos solos, y que contamos con usted.

Por ello, hoy, quiero reiterarle nuestro agradecimiento.

Hoy, el Gobierno que usted encabeza realiza una labor incansable para que los recursos y programas fluyan hacia los aspectos más elementales que se han perdido en estos días de dolor y de tragedia.

Hoy, también, tenemos la seguridad de que aquellos que menos posibilidades tienen de enfrenar la contingencia serán, por supuesto, lo más protegidos.

Contamos con usted, señor Presidente.

Ahora lo más importante, es que la población recupere lo antes posible lo que ha perdido y que nuestro estado vuelva a la normalidad.

Señor Presidente:

Hoy, en el estado hay todavía desaliento y dolor, pero también le digo que hay voluntad, que hay fuerza y determinación para salir adelante.

Guerrero está de pie.

Y muchas gracias, nuevamente, por estar en Guerrero.

-MODERADOR: Hace uso de la palabra el Senador Armando Ríos Píter, Secretario de la Comisión de Hacienda y Crédito Público de la LXII Legislatura del Senado de la República.

-SENADOR ARMANDO RÍOS PÍTER: Señor Presidente Enrique Peña Nieto; señor Gobernador Ángel Aguirre Rivero; señores Secretarios y Secretarias del Gabinete Presidencial; compañeros, compañeras; paisanos, paisanas; Senadores del Estado de Oaxaca, Benjamín Robles, y del Estado de Chiapas, Eduardo Robledo; amigos todos.

Al ver el recorrido de rostros que están aquí, presentes el día de hoy, y al estar aquí, en suelo chilpancingueño, señor Presidente, el evento al que hoy usted nos convoca, sin duda, alguna cobra una importante relevancia.

Cobra relevancia, porque a casi dos meses de haber vivido uno de los peores desastres que ha tenido este suelo suriano, sin duda alguna, la presencia de usted, de su equipo de trabajo; la presencia de muchos hombres y mujeres que se dedicaron a salir de sus casas para ayudar a hermanos y hermanas que se vieron lastimados en sus viviendas, donde comunidades enteras quedaron aisladas, no solamente durante horas y días, sino durante semanas, donde nuestras Fuerzas Armadas salieron a dar el rostro por nuestro país, yo le quiero agradecer, Presidente, que esté hoy, aquí, y por todo el trabajo que usted ha hecho por nosotros.

Y al ver el rostro de mis paisanos y mis paisanas aquí, reunidos, que representan liderazgos sociales; Presidentes Municipales, Diputados locales, Federales, miembros de la sociedad civil, de los distintos órdenes y regiones del estado.

Me pongo a pensar, en lo que hemos hecho como sociedad guerrerense no solamente en los últimos años, sino tal vez hacer un breviario histórico de lo que ha sido el pueblo de Guerrero que frente a un desastre tan grande tiene una importante memoria a cuestas.

Este pueblo que usted hoy ve aquí, reunido, es un pueblo que en la época de la Independencia, mantuvo en estas colinas del sur la flama abierta, la flama libertaria para darnos independencia como país.

Fue en estas tierras, ahí en Ayutla, donde el Federalismo logró hacer un planteamiento visionario con don Juan N. Álvarez, sobre el modelo de República que queríamos y que hoy somos, donde ahí se cobijaron en esas sierras cafetaleras los anhelos democráticos de Lucio Cabañas.

Y hoy, lo quiero traer todo esto a contexto, señor Presidente, porque estoy convencido de que en esos pasajes de la historia, de lo que es el pueblo de Guerrero, el día de hoy, estamos en una gran oportunidad; la oportunidad de que desde estas tierras del Sur se pueda convertir un nuevo pasaje de la historia del país.

Que se pueda construir un nuevo momento en el cual, todos los que estamos aquí representando a más de tres millones de ciudadanos y ciudadanas guerrerenses, podamos pensar un Guerrero diferente; que podamos hacerlo independientemente de ideologías, de credos, de partidos políticos, y que todos juntos podamos entender que el desastre que dejó a su paso el Huracán Manuel, no solamente evidenció y desnudó la pobreza que vive y que sufre Guerrero.

No solamente evidenció la pobreza que viven los estados del Sur: Michoacán, Oaxaca, Chiapas, la parte mixteca poblana, o Veracruz, en donde el desastre natural lo que evidenció, es que tenemos enormes áreas del territorio nacional que se mantienen en un claro abandono; en un claro abandono no solamente de días, o de semanas o de meses, sino de décadas y de muchos, muchos años que han pasado.

Y por eso, recuerdo una plática que logré tener con usted en aquellos momentos donde lo que se buscaba era volver a sentar las bases de la esperanza que tanto requiere Guerrero y que requieren esas regiones pobres del país.

Me acuerdo que comentábamos, que el huracán nos abría una doble oportunidad. Tal vez nos abría la oportunidad de reconstruir lo que se había perdido; más de 50 ríos que se desbocaron, con puentes que se destruyeron, con comunidades que quedaron como La Pintada, donde usted estuvo, totalmente sepultadas, y tal vez reconstruirlas era una opción importante que se debería de tomar, y en la cual se está trabajando el día de hoy.

Pero recuerdo que también comentábamos otra oportunidad mucho más grande; que era pensar que la reconstrucción no solamente debería de tener, establecer nuevamente lo que ya estaba antes. Porque antes del huracán, Guerrero ya era uno de los estados más pobres del país. Porque antes del huracán, la Montaña era y sigue siendo la zona más marginada de toda nuestra Nación.

Y, precisamente, lo que aquél entonces se comentaba, que es lo que nos convoca el día de hoy, era abrir la oportunidad de pensar un Guerrero diferente. Un Guerrero con un nuevo destino. Un Sur del país con una nueva lógica de articulación a la vida del país.

Y ahí, donde se perdieron puentes, se planteaba no solamente reconstruir el puente que se perdió o la planta hidráulica, o el suministro de agua que se perdió; sino se pensaba en el tipo de Guerrero que queremos los guerrerenses y que queremos los mexicanos.

Un Guerrero que esté articulado al mundo. Un Guerrero que no solamente represente las cifras de la pobreza. Un Guerrero donde en educación, salud, en infraestructura carretera tengamos la posibilidad también de ser una locomotora del desarrollo del país.

Y, entonces, es ahí donde se abren las oportunidades de lo que significa esta tierra del Sur. Es ahí donde en Lázaro Cárdenas, en la colindancia con Michoacán, se abre la oportunidad de invertir en un puerto que se convierta en la punta de lanza, en la punta de llegada del comercio con China o del comercio con Asia; que esa es la plataforma de crecimiento y es la nueva frontera que podemos tener.

Ahí, es donde se pensaba no solamente en volver a revisar Acapulco Diamante o las zonas devastadas, sino pensar en la modernización de Acapulco como el lugar de negocios no solamente turísticos, sino el lugar que se vuelva la frontera y la punta de llegada de tantos miles y de millones de personas que pueden venir a México a hacer negocios, y que tienen que encontrar en México el centro de articulación logística del mundo.

Ahí, donde esa carretera que vaya desde Lázaro Cárdenas, pueda conectarnos con Guatemala pasando por Oaxaca, en Salina Cruz, y encontrándose ahí, en el Puerto Chiapas.

Ahí, donde esa zona de la Montaña que hoy todavía tiene muchas, muchas, cientos de comunidades que están todavía separadas del desarrollo, que hoy todavía no han logrado ser atendidas al cien por ciento, no solamente pensar en cómo se les llevaba la despensa, o en cómo se mantiene el Programa de Oportunidades, o en cómo se les lleva el proyecto productivo; sino cómo logramos verdaderamente que la Montaña-Tlapa junto con la Costa Chica se conviertan en un centro de desarrollo turístico, porque desde Puebla hasta Marquelia, podamos tener una carretera que garantice el flujo continuo de gente que venga a hacer derrama económica aquí.

Y así, pasando por la modernización de los Distritos de Riego, y entendiendo que todos, todas y cada una de las regiones tienen una enorme potencial, es donde hemos encontrado importantes coincidencias, señor Presidente.
Coincidencias como las que tiene que haber en política. Coincidencias como las que nos han permitido construir un tema hacendario, una discusión sin duda alguna polémica, pero para garantizar que haya infraestructura en los estados del Sur, se requiere de gasto público.

Para garantizar que esas carreteras y esos anhelos de desarrollo existan, se requiere una distribución mucho más igualitaria del presupuesto que se tiene.

Y sin duda, tenemos diferencias, sin duda alguna, en el tema petrolero las tenemos. Pero hoy, estamos aquí, para celebrar que hemos tenido coincidencias, y que esas coincidencias son para el beneficio de mucha gente que se ha quedado históricamente con discursos, que se ha quedado con proyectos y que no ha visto que llegue el desarrollo.

De tal manera, señor Presidente, que yo me siento honrado de poder estar en este evento. Me siento honrado como guerrerense de que se pueda pensar en una nueva forma de hacer las cosas. De que hoy, tanta gente importante y trascendente que está aquí voltee los ojos a Guerrero y, sobre todo, que tengamos a la sociedad presente.

Y tal vez eso, señor Presidente, es lo que yo quisiera rescatar de mi intervención. Sin duda alguna, todos esos pasajes de la historia de Guerrero en los que hemos aportado, la energía, la fuerza, el trabajo y la nobleza de los guerrerenses, ha sido lo que ha permitido aportar en las páginas de la historia del país.

Yo le quiero pedir, señor Presidente, que con esa energía, con esa visión, con esa gente, con ese pueblo, sea con quienes podamos trabajar este Plan que usted viene a presentarnos.

Ese Plan que pasa por garantizar que en la parte de seguridad involucremos a las personas, a esa gente que hoy se siente todavía aquí, en Chilpancingo, en la Tierra Caliente, en Acapulco, en la Costa Grande, temerosa de su patrimonio, temerosa de su vida por los secuestros, temerosa de que se le cobre piso a los comerciantes.

Y por eso este gran Plan, lo realmente atractivo, importante, señor Presidente, es que lo podamos hacer junto con la sociedad, y que juntos podamos irlo evaluando y que juntos podamos garantizar que en Guerrero, en el Sur del país y que en todo México, podamos tener un momento nuevo de desarrollo.

Muchas gracias.

-MODERADOR: A continuación, invitamos al Presidente de los Estados Unidos Mexicanos a que realice la Toma de Protesta al Consejo Estatal y Comités Comunitarios para la Restauración de Guerrero, e invitamos a los miembros del Consejo y Comités a que se pongan de pie.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Hay varios que están de este lado también, que son miembros de.

Mejor que se sienten los que no van a protestar y los demás.

Invitamos a que estén acá, arriba, los que serán parte de este Consejo.

Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Habrá oportunidad para definir con mayor claridad cuál es el propósito de la participación de la sociedad precisamente en este Plan, no sólo de reconstrucción, como en su momento lo habré de exponer, sino de realmente construir un nuevo Guerrero.

Yo quiero agradecer la participación de distintos miembros de la sociedad guerrerense, y de gente que no siendo originarios de este estado sin duda tienen una íntima vinculación con este estado, tienen inversiones en esta entidad y están resueltos, y con gran sentido de compromiso y de responsabilidad social, a participar realmente como sociedad en el proyecto de la construcción de un nuevo Guerrero.

Les quiero expresar mi reconocimiento por aceptar esta tarea, esta responsabilidad como miembros de la sociedad, y hacer votos porque realmente su participación realmente dé orientación, dé transparencia y dé certidumbre al alcance de este proyecto que hoy, estamos aquí, presentando.

Sin mayor preámbulo, quiero preguntarles a las señoras y señores que integran este Consejo, lo siguiente:

Protestan desempeñar leal y patrióticamente la responsabilidad que se les ha encomendado, como integrantes del Consejo Estatal para la Restauración del Estado de Guerrero.

-VOCES A CORO: Sí, protesto.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Si así no lo hicieren, que Guerrero y su población se los demande.

Felicidades, y que haya el mayor de los éxitos en el trabajo que habrán de llevar a cabo.

-MODERADOR: Tiene la palabra el doctor Luis Videgaray Caso, Secretario de Hacienda y Crédito Público.

-SECRETARIO LUIS VIDEGARAY CASO: Muchas gracias.

Muy buenas tardes.

Con el permiso del ciudadano Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, el licenciado Enrique Peña Nieto; saludo al señor Gobernador Constitucional de este estado de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero.

Al señor Presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de los Diputados, el Diputado Silvano Aureoles; a los señores Presidentes Municipales, Legisladores Federales y locales.

A mis compañeras y compañeros de Gabinete; y sobre todo, a los representantes de la sociedad guerrerense que hoy participan en este esperanzador anuncio.

Como ustedes saben, las lluvias ocasionadas por las tormentas Ingrid y Manuel en el mes de septiembre, afectaron a 19 estados de la República, para los cuales se emitió la Declaratoria de Desastre Natural.

En el caso de Guerrero, se emitieron dos Declaraciones de Desastre Natural, publicadas en el Diario Oficial de la Federación, el 23 y el 30 de septiembre, respectivamente.

Indudablemente, si bien las afectaciones fueron en 19 estados, en ninguna otra entidad se ha vivido con el alcance y con la magnitud de los daños económicos y sociales que hemos visto en esta entidad.

Los daños abarcaron el desbordamiento de 25 mil ríos, la afectación de más de 13 mil 700 viviendas; es decir, dos terceras partes de las viviendas afectadas en todo el país están aquí, en Guerrero; y, por supuesto, daños muy significativos a la infraestructura carretera e hídrica del estado.

Sin embargo, como ya se ha dicho aquí, la situación compleja y difícil de Guerrero no nace con estas tormentas.

La condición social y económica de Guerrero amerita, desde antes de Ingrid y de Manuel, una atención especial.

Sólo recordar que en Guerrero, el 70 por ciento de la población vive en condición de pobreza, muy por encima de la media nacional, del 45 por ciento.

El 95 por ciento de los municipios de Guerrero tiene algún grado de marginación.

Y una estadística que desde el punto de vista de productividad y crecimiento económico no debemos de soslayar: ocho de cada 10 guerrerenses que trabajan lo hacen en la informalidad; es decir, 80 por ciento de los empleos en Guerrero son de naturaleza informal.

Estas condiciones implican que Guerrero debe de ser una de las prioridades de la política pública, y si a eso aunamos los daños que dejaron daños históricos que dejaron las lluvias que provocó la Tormenta Tropical Manuel, eso explica porque hoy el Presidente de la República convoca a este Plan Nuevo Guerrero.

¿Qué ha hecho el Gobierno Federal para atender la emergencia en este entrañable estado?

A través del FONDEN, están en vías de autorización ya poco más de 20 mil millones de pesos.

Se han erogado ya en el Estado de Guerrero; mil 484 millones de pesos en apoyos parciales inmediatos.

Y estos recursos, que combinan recursos Federales y estatales, se aplicarán para la reconstrucción de las vías de comunicación, de las viviendas, de las escuelas, que han sido severamente dañadas.

El Gobierno Federal, también ha tomado, junto con la iniciativa privada, medidas para reactivar la economía, particularmente de las pequeñas y medianas empresas. Con acciones, como por ejemplo; líneas de crédito a través de Nacional Financiera, o líneas de crédito para los 81 municipios del estado, a través de BANOBRAS.

Sin embargo, la instrucción del Presidente de la República no es que esto sea solamente un esfuerzo de reconstrucción.

El desastre también es una oportunidad es la oportunidad de construir un Nuevo Guerrero.

Hoy, el Presidente de la República anunciará las acciones que integran este Plan Nuevo Guerrero.

Y aquí, quiero hacer un reconocimiento al Poder Legislativo Federal. Particularmente a la Cámara de Diputados, que tiene la atribución exclusiva de establecer el destino de los recursos públicos, y que con una gran solidaridad ha alcanzado ya, y así nos lo ha informado el Presidente de la Junta de Coordinación Política, que se ha alcanzado un acuerdo político con las fuerzas mayoritarias de esta Cámara de Diputados, para hacer una ampliación al Fondo de Desastres Naturales, para cubrir los requerimientos que tendrá Guerrero en el año 2014.

Recordemos que el proyecto de Presupuesto de Egresos que envió el señor Presidente Enrique Peña Nieto a la Cámara de Diputados fue turnado el día 8 de septiembre; es decir, apenas unos días antes de que ocurrieran las tormentas Ingrid y, particularmente, la tormenta tropical Manuel; por lo tanto, en la iniciativa del Ejecutivo no estaban contemplados los fondos.

Por eso, reconocemos y agradecemos a la Cámara de Diputados la voluntad política manifiesta a los principales grupos parlamentarios que han decidido tomar esta acción decidida. Agregando a la previsión original que teníamos para el FONDEN para el año próximo, una provisión de siete mil 217 millones de pesos, una provisión adicional de siete mil millones de pesos para el Fondo de Desastres Naturales, con destino específico para Guerrero.

Estos fondos, de ser aprobados por la Cámara de Diputados, por instrucción del Presidente Enrique Peña Nieto, serán potenciados por la Secretaria de Hacienda a través de un mecanismo financiero, para poder estar a la altura de los requerimientos amplios y grandes que requiere no solamente la reconstrucción, que requiere la construcción de un nuevo Guerrero.

Este Plan de Nuevo Guerrero también representa una oportunidad, una oportunidad de ejercer los recursos de manera ejemplar, con la participación de la ciudadanía y con absoluta transparencia.

Por eso, en cumplimiento a la instrucción del Presidente Enrique Peña Nieto, en el ejercicio de los recursos Federales del Plan Nuevo Guerrero se introducirán nuevas formas de participación y vigilancia ciudadana, como, por ejemplo, un sistema de obra pública abierta, que permitirá que la ciudadanía verifique con información en tiempo real el costo y el avance de las obras.

Ésta es una oportunidad para construir algo nuevo, para construir a partir de la confianza ciudadana y, como ya se ha dicho aquí, más allá de las filiaciones y de las fuerzas políticas, un esfuerzo para un estado que lo merece y lo demanda.

Vamos todos juntos a construir un nuevo Guerrero.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Hace uso de la palabra el licenciado Ángel Aguirre Rivero, Gobernador del Estado de Guerrero.

-GOBERNADOR ÁNGEL AGUIRRE RIVERO: Ciudadano Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto.

Señor Diputado Silvano Aureoles Conejo, Coordinador de la Fracción Parlamentaria del PRD y Coordinador de la Junta de Coordinación Política en la Cámara de Diputados.

Señor Secretario de Hacienda y Crédito Público, doctor Luis Videgaray; maestra Rosario Robles, Secretaria de Desarrollo Social; ingeniero Juan José Guerra, Secretario del Medio Ambiente; señor licenciado Enrique Martínez y Martínez, Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación; señor licenciado Gerardo Ruiz Esparza, Secretario de Comunicaciones y Transportes; doctora Mercedes Juan López, Secretaria de Salud; licenciado Jorge Carlos Ramírez Marín, Secretario de la SEDATU, de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano; querida paisana, licenciada Claudia Ruiz Massieu, Secretaria de Turismo.

Doctor David Korenfeld, Director General de la Comisión Nacional del Agua; contadora Nuvia Mayorga, Directora General de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas; estimado amigo, doctor Manuel Mondragón, Comisionado de la Policía Federal; Diputada Verónica Muñoz Parra, Presidenta de la Cámara de Diputados; señor General Juan Manuel Rico, Comandante de la 35 Zona Militar.

Y he dejado para el final saludar al señor General Salvador Cienfuegos, Secretario de la Defensa; y al Almirante Soberón, porque no me cansaré de expresar en este tipo de eventos el reconocimiento sincero de todos los guerrerenses por la labor tan humana, por todo el apoyo que nos brindaron durante y después de la contingencia.

Muchas gracias al Ejército y a la Marina.

Yo no me referiré a las obras, porque esas las anunciará el señor Presidente de la República, cosa que le agradezco mucho.

Pero, hace unos días, en estos días azarosos que hemos tenido por la contingencia, iba sobrevolando con un amigo muy querido para mí, y me dijo ahora entiendo por qué tu estado es tan convulsionado, porque tienen tantos problemas en Guerrero.

Cómo no van a tener problemas, me dice, si ve las condiciones de pobreza en que viven muchos de sus pueblos. Por supuesto, dice, eso fue lo que algún momento de la historia propició que hubiera guerrilla en Guerrero, y ha generado la presencia de los grupos de la delincuencia organizada, y otros tipos de turbulencias a la que ya estamos acostumbrados a vivir en Guerrero.

El 25 por ciento de la actividad sísmica del país se da en Guerrero. Y por si fuera poco, nos llueve muy seguido y a veces con mucha intensidad.
Otro amigo me comentó, también, sobre todo, cuando sobrevolábamos la costa, me decía: Oye, qué bonito está tu estado. Ve nada más que playas tienes aquí, en Guerrero. Qué ha pasado con estas bellezas naturales, tan diverso, con ese potencial que tiene.

Y me quedé reflexionando, y le dije: Lo que ha faltado es que no hemos las oportunidades de aprovechar esa riqueza.

Un General de alto rango a quien admiro y aprecio, me comentaba en plan de broma: Sabe, Gobernador, que Guerrero es el estado más grande del país. Dije, no mi General, yo creo que usted equivocado, le dije. Está Chihuahua, está Sonora, Veracruz.

No, me dice, Gobernador. Si planchan todos los cerros y las montañas que tiene Guerrero, sería el Estado más grande. Dije no, pues, sí tiene razón.

Y, entonces, eso me hizo recordar un anécdota, del guerrerense mexiquense, Ignacio Manuel Altamirano. Y digo, guerrerense mexiquense, porque nació en Tixtla, Guerrero, pero en aquellos años, pertenecía al Estado de México, no lo digo porque está aquí el Presidente, sino porque así fue.

Ustedes saben, que el Estado de México, generosamente nos aportó parte de su territorio, para crear Guerrero, Michoacán y Puebla.

Y le dijeron a Ignacio Manuel Altamirano, que definiera al Estado de Guerrero. Y agarró, y tomó una hoja así, la empuñó y dijo: Éste es el Estado de Guerrero, y esa es la orografía del Estado de Guerrero.
Por eso hoy, este evento, a mí me parece que es un evento de justicia; es un evento histórico, y digo histórico, porque, ya no voy a mencionar los indicadores socioeconómicos, ya los he mencionado en otras ocasiones.

Porque ningún Gobierno, de la época contemporánea, había volteado, verdaderamente los ojos hacia el Sur, hacia Guerrero, para darle el trato, que por justicia, por justicia nos corresponde.

Miren ustedes: Cuando se está en la Cámara de Diputados, se ponen a ver los nombres inscritos, con letras de oro. Saben cuál es el Estado que tiene más nombres en esa Cámara, y saludo aquí a los Diputados Federales, y a los Senadores que nos hacen el favor de acompañarnos; Guerrero.

Ahí está Cuauhtémoc, el último Emperador Azteca, ahí está Juan Álvarez, ahí están los Hermanos Bravo, ahí está, obviamente, el auténtico y verdadero consumador de la Independencia, el General Vicente Guerrero, ahí está, no ahí, el General Jesús H Salgado, Chong Díaz, que participaron en la época de la Revolución.

Por eso, desde siempre, los guerrerenses habíamos impulsado que en la Arenga Nacional, con motivo de las Fiestas Patrias, se mencionara el nombre del General Vicente Guerrero, y no nos habían escuchado.

Yo debo decir, que hoy me dio una enorme alegría, cuando el Presidente Peña, ha sido el único Presidente que mencionó al General Vicente Guerrero. Ojalá, señor Presidente, ojalá, de verdad, ya se quede para siempre, que no nos lo vayan a borrar después, hay que hacer ahí un decreto donde se establezca que también el General Vicente Guerrero.

O no paisanos.

Hoy, nos hemos convocado para anunciar este vigoroso programa, que permita desarrollar nuestras capacidades y aprovechar nuestro gran potencial productivo.

Como se ha dicho aquí, sabemos que las crisis significan oportunidades, pero se necesitan mentes visionarias para entenderlo así, inteligencias que sacudan el statu quo, remuevan inercias y sean capaces de liderar proyectos de reconstrucción integral.

Si en esta ocasión sólo se programara la restauración de la infraestructura arrasada por Manuel e Ingrid, se pondría en riesgo la estabilidad en la región.

La gente está cansada y su capacidad de tolerancia está tocando límites.

Por eso hoy, se requieren políticas de fondo para el desarrollo del sur, que serían también la mejor respuesta al crimen organizado, porque cuando nuestros jóvenes carecen de oportunidades, fácilmente se incorporan a estos grupos delictivos.

Años antes, de esta violencia que se ha dado en los últimos meses y en los últimos años, recuerdo haber leído una entrevista de un joven sicario.

A éste le preguntaban: Estás consciente que tu vida puede durar cinco o 10 años.
Su respuesta fue: Sí, pero prefiero vivir poco con mujeres, con camioneta, con dinero y no viejo muerto de hambre, trabajando de sol a sol en un pueblo sin agua y sin luz.

Ésta es la lastimosa realidad, que priva en muchos de los sectores y en particular de la juventud suriana, con un agravante, miles de universitarios están desocupados.

Se necesita un enfoque innovador, para atender las graves condiciones en las que se vive en el sur; por ello sería recomendable un nuevo modelo de gestión como el que hoy nos hemos convocado, en donde prevalezca la coordinación eficaz entre la Federación, estados y municipios con la sociedad civil.

Disponer de facultades para que en ella, concurran todos los programas Federales y estatales como ventanilla única de gestión y evitar traslapes, disputas, desvío de recursos, y muchas veces celos entre Secretarías y entre dependencias del gobierno del estado u otras entidades públicas.

En el Plan Nuevo Guerrero, es menester transparentar, rendir cuentas, dar seguimiento puntual y entregar buenos resultados.

Un modelo de gestión, como el que propongo, debe estar a cargo de mexicanos y guerrerenses capaces, honrados y con probada vocación de servicio, ajenos a los intereses de los gobernadores, en este caso del Gobernador, y de los partidos políticos.

Hoy, quiero reiterar una tesis que desde siempre he sostenido: La violencia está íntimamente ligada a la pobreza y marginación.

Ésta es la enésima vez que usted nos visita, señor Presidente. Algunos se preguntan por qué tantas veces ha visitado el Presidente Peña Nieto a Guerrero.

La respuesta es muy sencilla: Porque usted es un Presidente sensible, un Presidente humano. Porque, además, usted ha sido el único Presidente de la República desde que yo tengo memoria, que se ha metido a las entrañas de la pobreza y que cada vez conoce más a la gente de Guerrero.

Y cada vez que va conociendo más al pueblo y a los guerrerenses usted los quiere más, porque lo conocen. Y, por eso hoy, yo le quiero pedir que uno de sus proyectos prioritarios en su Gobierno sea adoptar al Sur, porque el Sur también existe, como dice Joan Manuel Serrat.

Yo creo que es importante que adopte usted a Guerrero.

Usted se ha dado cuenta que en Guerrero hay gente leal, hay gente agradecida, hay gente buena, no es como a veces nos quieren dibujar quienes no nos conocen.

Usted ha compartido momentos muy amargos con nosotros que nos han tocado vivir, y lo más importante, es que no nos ha dejado en el olvido, aplicando aquella frase de que instrucción que no se supervisa, instrucción que no se cumple.
Usted ha tenido esa capacidad y esa inteligencia de darle puntual seguimiento.

Aquí, sus funcionarios, todos, han estado atentos, han estado siempre trabajando de la mano del gobierno del estado y de los municipios, siempre respetando la autoridad local.

Yo quiero agradecerle hoy, la presentación de este plan, al doctor Luis Videgaray, Secretario de Hacienda, porque he encontrado en él; fíjense qué difícil es encontrar un Secretario de Hacienda sensible. De verdad, lo digo. La verdad es que siempre que lo veo y platico con él, me trata muy bien, y trata muy bien a Guerrero, que es lo más importante. O sea, que me estoy adelantando para plantearle otras cosas. Pero ahorita no.

Igualmente, agradecerles desde aquí, en ausencia, al señor Secretario de Gobernación, a Miguel Ángel Osorio Chong, que también se vino a fletar, con todos estos funcionarios, y estar aquí, durante mucho tiempo, atendiendo los reclamos de los guerrerenses.

Hoy requerimos de la participación decidida de la sociedad civil, de su conjunto, sin mirar ni partidos, ni ideologías, ni credos, sino con una sola mira, como decía. Alejandro Cervantes Delgado. Mi maestro: Unidos por Guerrero.

Ahí la trascendencia de este evento, donde habremos de instalar formalmente el Comité Ciudadano que ya se hizo. Y que le agradezco, cumplidamente, haya aceptado presidirlo un veracruzano, un guerrerense nacido en Veracruz, el licenciado Miguel Alemán Velasco. Muchas gracias por haber aceptado presidir este Comité.
A todos los integrantes les agradezco cumplidamente que hayan aceptado esta invitación, y les pido que se involucren de a de veras en estas tareas.
Esperamos sus propuestas, sugerencias, y una estricta vigilancia de la aplicación de los recursos públicos. Si lo logramos, como lo ha dicho el doctor Videgaray, Guerrero puede ser un modelo, Guerrero puede ser un ejemplo de la nueva participación ciudadana, con las instituciones de Gobierno.

Cuando pasen los años, ustedes podrán sentir, miembros de este Consejo, la satisfacción y el honor de haber aportado, cada uno de ustedes, lo mejor para encaminarnos hacia mejores derroteros.

El Sur ya no tiene tiempo, tenemos que hacerlo pronto. Y eso es lo que les quiero pedir a todos los integrantes de este Consejo.

Y para alentarnos todos, quiero terminar con un pequeño poema. Siempre dicen que el Gobernador de Guerrero es muy poeta. Sí, si lo soy, y me gusta, además, declamar. Eso no riñe con las responsabilidades.

Un bello poema del poeta alemán Bertolt Brecht, para que nos sirva de inspiración, como digo, para quienes estamos comprometidos con este proyecto.

Hay hombres que luchan un día y son buenos.

Hay otros que luchan un año y son mejores.

Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos.

Pero hay quienes luchan toda la vida.

Esos son los imprescindibles.

Muchas gracias.